Cartas a Rebelión
Cartas de la 1 a la 10 de un total de 1034 cartas.


04/05/2016

26J: Fracaso y oportunidad

Pocas dudas caben que el 20D fue un fracaso para la izquierda transformadora del Reino de España, en una coyuntura política como nunca la había tenido de favorable, y lo fue por más que el excelente resultado de Podemos y las confluencias aparenten lo contrario; un fracaso porque la aritmética que dieron las urnas impidió la oportunidad de desalojar del gobierno al PP -lo urgente- y menos todavía de ahormar una mayoría rupturista capaz de dar un vuelco a las políticas ‘austericidas’ de los últimos años -lo necesario-.

Las proyecciones que han realizado distintos medios aseguran que si Podemos e IU hubieran concurrido en coalición el 20D, agrandando el espectro de las confluencias, las suma de los votos y por consiguiente de los escaños de la izquierda y el centro izquierda habría alcanzado los 173 diputados, una mayoría suficiente para gobernar. Sin embargo, la estrategia de Podemos de "fagocitar" a IU para hacerse con sus cuadros políticos y dar el sorpasso al PSOE condujeron a que los 920.000 votos obtenidos por Alberto Garzón se tradujeran por efecto de la ley electoral en tan solo dos diputados y a un resultado total de las izquierdas de 161 escaños, con lo que para conformar gobierno se precisaba incluir en el pacto a los nacionalistas (ERC, DiL y PNV), que en varias legislaturas fueron el complemento-bisagra a cambio de beneficios económicos para su comunidad (singularmente PNV y CiU) y que ahora han transformado en exigencias dificilmente aceptables por el PSOE y menos aún por PP y Ciudadanos, o un acuerdo con el partido de Albert Rivera que éste nunca hubiera aceptado con un gobierno escorado a la izquierda; todo esto aderezado con los errores cometidos tanto por un ‘desnortado’ Pedro Sánchez como por un ‘soberbio’ Pablo Iglesias.

Llamados nuevamente a las urnas, el 26J se presenta para la izquierda rupturista como un fracaso y una oportunidad. Un fracaso, que será realidad si no es capaz de articular, con inteligencia y generosidad partidista, un bloque político y social capaz de generar la ilusión suficiente para provocar un efecto movilizador en el electorado; un bloque en que todo el mundo sea visible y se sienta cómodo, entendiendo que el objetivo no puede ser el sorpasso al PSOE, sino al PP, pues lo primero llevaría irremediablemente a un gobierno con suficiente mayoría de PP y Ciudadanos o a la Gran Coalición, PP, PSOE, con el apoyo o participación de Ciudadanos; un fracaso del que tardaría años en recuperarse una izquierda imposible, incapaz de aprovechar su oportunidad política. Pero también supone una oportunidad; una oportunidad que lo puede ser si ese bloque de izquierdas es capaz de conformar una alternativa movilizadora del voto para superar al PP, posible porque fue el partido que más últimos escaños se llevó el 20D (19), y obligar al PSOE, por el efecto movilizador de la ciudadanía, a pactar a su izquierda o ‘autoinmolarse’; una oportunidad que garantizaría lograr lo urgente e iniciar el camino de lo necesario. En breve, veremos.


Cyrano de Bergerac
03-05-2016
Sobre violencia y democracia

Nunca he sido un gran fan de la democracia, mucho menos de la democracia burguesa, ahora bien, resulta evidente que para que esta (la real) exista -además por supuesto de anular el potencial chantaje del capital mediante la nacionalización de los sectores que permiten el normal desarrollo de la res publica- es necesario algo muy importante: poner fin al monopolio de la violencia que tradicionalmente el estado tiene en las (ahora post)monarquías europeas. Y esto se consigue, naturalmente [re]distribuyendo la violencia potencial. En este sentido -y entendiendola además como uno de los elementos necesariamente constitutivos del poder como estado- no sería de extrañar que cualquier demócrata defendiera la normalización de la violencia al estilo de la segunda enmienda. Habrá quien diga que el único resultado de este derecho es el de repetidas masacres en los colegios, yo le respondería que el problema no es del derecho sino de lo enfermo de algunas sociedades, y que le pregunte a las Panteras Negras de lo que les sirvió cuando entendieron que debían usarlo como propio. La virtud de un estado democrático es cuestionable, lo que no lo parece tanto es la imposibilidad del mismo si el poder no es reclamable por el “demos”. Ya me gustaría a mí haber visto a Wert, a Montoro, al mismo Jefe de Estado o a algunos de los pparlamentarios proponiendo o comentando ciertas cosas (“Qué se jodan” , gracias señora Fabra, admiro su talante democrático) sabiendo que la gente podría responder, y es que es en ese poder, en el de respuesta y control en que consiste la Democracia.
Lógicamente preferiría un escenario el que no existieran las armas, pero claro, en ese caso tampoco el estado las tendría. También habrá quien diga que es razonable que el estado (gobierno) en tanto que no es sino un elemento representativo de la soberanía popular, debe disponer de ciertos elementos para sustentarse, (¿entonces cuando la violencia emana del estado se es justa?, seguramente el Sr. Felipe Galzález diría que sí, pero tampoco es que el hombre un gran dechado de espíritu democrático). Como yo lo entiendo el gobierno no ha de ser sino un servidor que refleje la voluntad de su amo, su dictador, la gente. Y tradicionalmente a los sirvientes, no se les da más poder que el que tienen los amos.
Guillermo López
17/04/2016
Los deshauciadores y su calidad

“Hay hombres que luchan un día y son buenos,

hay hombres que luchan un año y son mejores,

hay hombres que luchan muchos años y son muy buenos´

pero hay los que luchan toda la vida, esos son los imprescindibles.”

Bertolt Brecht

Jamás se hubiera podido pensar que las palabras que tanto citó del dramaturgo comunista alemán fueran susceptibles de ser usadas en la publicidad de un banco, (repugnante publicidad de un banco).

Hay en el mundo hoy más esclavos que en cualquier otro momento histórico, a pesar de que en términos jurídicos ya se sabe todas somos libres, la mayoría de  la gente, en muchas partes del mundo lejanas y cercanas, sólo pueden elegir entre mil maneras de mal vivir y ninguna para vivir dignamente.

A nadie con un mínimo de vergüenza se le ocurriría publicitar las limosnas, las ayudas, las solidaridades o las caridades que se pudieran haber hecho por alguien, y mucho menos cuando se es el culpable de la situación calamitosa.

Pues bien, “La Caixa”, que es la culpable de montones de desahucios, por ejemplo, y que es dirigida por un señor que se hace pagar un indecente “salario” de siete cifras, se permite publicitar a bombo y platillo, que paga el plato de sopa de los desahuciados, o paga programas para sus hijos en riesgo de exclusión social y se permite usar unas palabras que más bien están pensadas para aquellos que luchan contra entidades poderosas como esta, que son el cáncer de cualquier sociedad decente.

Señor traficante de dinero, se podrían poner ejemplos miles, de personas que luchan y han luchado para combatir las consecuencias, los desmanes y los crímenes, que un día sí y otro también cometen las corporaciones como la suya, pero Berta Cáceres es un ejemplo actual, la compañera Berta fue asesinada y ésta sí es de las imprescindibles, en su asesinato es probable que haya algún banco o corporación financiera que directa o indirectamente esté involucrada, sería repugnante que sus asesinos publicitaran que la habían “reconfortado” en su agonía o que ayudan a sus hijas con un plato de sopa.

Es bochornoso que las decisiones que toman todos los días estas corporaciones provoquen guerras, desolación, precariedad, miseria, muerte………y se den besos a sí mismas porque pagan las tiritas y las aspirinas, (por supuesto lo pagan con parte de los recursos que escamotean a la población todos los días).

Las palabras de Bertolt Brecht sobre los hombres y la lucha van dirigidos a derribar de los pedestales de la impunidad a los poderosos y son un homenaje a gente como Berta Cáceres y tantas otras.

Sabíamos que ustedes, señores de “La Caixa”, acumulan montones de poder y de dinero, ahora sabemos que también acumulan toneladas de desvergüenza, que además se permiten escupir a la cara de sus propias víctimas.

NOTA : En la próxima campaña de publicidad, señores traficantes, pueden usar las palabras que le gustaba citar a un tal Karl Marx, que traducidas libremente decían ”la gente, además de pan necesita respeto y algunas veces más que el pan”.



Jesús García Gualdras
17/04/2016

Primero vinieron por la democracia, en Lesbos ya vienen por la vida

Primero vinieron por la democracia. Pero no dijimos nada porque aseguraron que solo era por eficiencia. Pensamos, henchidos de eurocentrismo, que nosotros éramos europeos... ¿qué podía pasar?

Después crearon el mayor sistema de poder bancario de la historia. Crearon el privilegio de monedaje, el euro, el banco central europeo y el señorío de los bancos privados sobre la política monetaria.

Entonces vinieron por los servicios públicos, por la inversión pública. Vinieron por las Constituciones, por las políticas sociales, por los derechos laborales. Impusieron los rescates y las políticas de desigualdad.

Ya han explotado el trabajo y los recursos de hoy y de los años venideros.

Vinieron por el futuro, por el mañana de niños y mayores, por las universidad y las pensiones, por la sanidad y los colegios.

Pero no es suficiente y no les queda más que engullir para salvar su burbuja de privilegios, ni muchos más a quienes culpar para distraer nuestra visión de sus robos.

Ahí están. Ahora vienen a por la vida, en Idomeni. La vida de familias y niños. El mismo fanatismo que anuló los derechos y la capacidad de las personas de tener un futuro con formas antidemocráticas, ahora aniquila solidaridad y cualquier rastro de esperanza con gases y vallas. Vidas lanzadas a la muerte en el mar o a la tortura en territorios hostiles.

Primero vinieron por la democracia, ahora ya vienen por la vida. Pronto vendrán por todo, por lo que quede. Por los restos de nosotros mismos. Quizá ya hayan venido por nosotros cada vez que nos callamos, cada vez que dejó de importarnos, cada vez que dejamos de luchar. Pronto vendrán por todo y quizá en ese momento no quede nada de lo que un día fuimos. Y ya será demasiado tarde.

Ahora es el momento. No hay mañana que nos necesite más que hoy. Ahora es el momento de ser lo que soñamos, lo que esperábamos de nosotros mismos.

Nos toca proteger la vida. Nos toca construir los derechos, destruir los privilegios, recuperar el futuro y la esperanza. Es nuestro momento de alzarnos por la vida, por el futuro, de levantarnos por la democracia.


Diego Hidalgo Morgado
14/04/2016
Mi experiencia en el Pireo como voluntaria

Esta mañana se comentaba que quieren desalojar los campos de Pireo. He estado 10 días en el allí, en el puerto de Atenas, donde he convivido como voluntaria con miles de personas que huyendo del horror, se han quedado varadas en Grecia, sin salida tras el acuerdo de la vergüenza que ha firmado la Unión Europea con Turquía. Es un buen momento para contaros mi experiencia.

Nos encontramos con miles de personas que tienen una mirada perdida, un gesto de desolación, una falta de esperanza, y que encima te sonríen y te dan las gracias porque tú estás allí como voluntaria, intentando que sus necesidades básicas sean cubiertas, cuando debemos ser nosotras/os quien les pidamos perdón.

No hay duchas, pero si hay piojos y sarna, y enfermedades por falta de higiene, y niñas/os descalzas/os y heridos de guerra, que hacen colas infinitas por una ración de comida, o se pasan horas bajo la lluvia por un jersey usado.

La organización del Pireo es gracias a las personas voluntarias, que se reúnen cada mañana para explicar la situación y organizarse ese día. No hay grandes organizaciones presentes y es sola la buena fe de las personas que vamos llegando la que gestiona el almacén de la ropa, los repartos de la comida, organiza las donaciones, entretiene a las/os pequeñas/os, etc.

Hay personas enfermas en tiendas de campaña, mujeres embarazadas sobre una manta en el suelo y demasiadas niñas y demasiados niños corriendo, sin ir al colegio desde hace demasiado tiempo que incluso te piden que les traigan a España para poder volver a clase.

Y hay hombres que se sienten impotentes y lloran en silencio porque se sienten fracasados y hay mujeres que miran a sus hijas/os y no ocultan sus lágrimas de desesperanza. Hay demasiadas personas que perdieron a seres queridos por el camino, o que no saben nada de los que quedaron atrás.

Hay demasiada tensión, desconcierto, mucha desinformación, demasiados días pensando en el futuro incierto y recordando todo lo vivido con la incertidumbre de si valió la pena tanto sufrimiento. Y si tenemos en cuenta, que muchas de ellas ya tenían enfrentamientos previos, la convivencia en estas condiciones hace que las tensiones aumenten y se vivan momentos duros y de enfrentamientos entre ellas/os. Es además bastante culpa nuestra, pues hemos creado refugiadas/os de primera y de segunda categoría, olvidando de nuevo el derecho internacional que bien explica, que todo ser humano tiene derecho al asilo por las razones que sean las que ponen en riesgo su vida.

Los últimos movimientos que viví en el Pireo, fueron la clausura de la cocina en E2 y la gestión de la comida por parte del Ejercito, llegando tarde, con raciones pequeñas y comida en mal estado, mientras llegaban autobuses pidiendo que se marchara voluntariamente a los campos que se han construido por el país. Coincidió en el tiempo, con la clausura del almacén cedido en el Pireo, para las donaciones que se llevan desde el gran almacén de Eleniko donde se gestiona la recepción de las mismas, ¿coincidencia o política de desgaste para desalojar el Pireo antes de la llegada de los cruceros?

Me preocupa una cosa: cuando tengas a todas/os las/os refugiadas/os en los campos militarizados, donde no habrá voluntarios extranjeros que les den voz y difundan lo que ocurre, ¿qué pasara con ellas/os? Dejaran de ser noticia internacional y caerán en el olvido como mínimo y pudiendo ser víctimas de abusos, vejaciones, maltratos, etc., sin que nadie pueda denunciarlo.

En Pireo también hay momentos donde se normaliza la vida, donde un señor griego trae un equipo de sonido y se forma una verbena en el campamento y las personas bailan y ríen como si estuvieran en las fiestas de su pueblo. Y niñas/os jugando con una pelota, y pintando con tizas en el suelo o buscando las palmas de una voluntaria para seguir jugando y utilizando las cajas como coches y corrillos de domino y peluquerías improvisadas y mujeres lavando a sus hijos con botellas de agua mineral o cantándoles nanas a su bebes.

No pensé jamás ser testigo de este “genocidio”, ni que ocurriera en suelo europeo, ni que se grabe en color en pleno siglo XXI y que se difunda por Twitter. Son imágenes que no debieron nunca de existir y que sobre todo no debemos seguir permitiendo. No sé cuál es la solución, pero existe, existen posibilidades materiales para acoger a estas personas, para que tengan una vida digna, para que rehagan su futuro. La historia no nos perdonara jamás, y espero que no lo haga. Que jamás se olvide y que seamos juzgados por esto, por nuestro silencio, por nuestra mirada hacia otro lado.


Mónica Hidalgo Sánchez
31-03-2016
Réquiem para Argentina
Dia de duelo nacional. Réquiem para Argentina.
Hoy los representantes del poder económico, o sea la mayoría de senadores le pondrán un clavo mas al ataúd. Dentro del cajón yace la soberanía y con ella Argentina como país. Mientras el congreso lleva cajoneado desde el año 2000 la sentencia firme de un juez argentino, juez Ballesteros que, entre otras cosas confirma que se probaron 477 actos fraudulentos en el endeudamiento argentino (1976-1983), o sea la deuda es un fraude y el Congreso se apresura a acatar el fallo de un juez de NY.
Salvo excepciones los legisladores de diferentes partidos vienen discutiendo cómo pagar la deuda, jamás su investigación. Se lo llama el partido de la deuda.
Al ceder la soberanía jurídica al CIADI, la Argentina quedó postrada e indefensa. Ecuador salió del CIADI y cuando entró en default, el mismo estado ecuatoriano compró sus bonos por nada (por eso se demoniza a Correa). Mientras en nuestro país, todos los gobiernos y oposiciones guardaron un sepulcral silencio al respecto, quedamos entregados de pies a cabeza.
No solo eso sino que a este fraude se le dio la categoría de soberano y de interés público... ¿qué significa todo esto? La deuda es eterna e impagable. La pérdida de divisas por este rubro es monumental. Ese pago sr. ciudadano sale de su bolsillo, y ud ya tiene y tendrá menos y peor de todo, salud, educación, etc, etc... Y ud la va a tener que pagar con aumentos descomunales de todos los pésimos servicios que nos brindan las privatizadas, que además se llevan los beneficios fuera del país. Ud ciudadano ya lo viene pagando y ahora se produce un aumento en progresión geométrica. Además su salario o ingreso sera brutalmente disminuido. O sea, pagamos con la miseria creciente de gran parte de nuestros hermanos.
Me asombra que la gran mayoría de nuestra población se haya quedado con la burda desinformación y slogans de los diferentes medios y hoy escuchemos por parte de los representantes del establishment (léase legisladores) las más aberrantes excusas para acatar el fallo Griesa. ¿Y el fallo Ballesteros?... Silencio.
Hoy comienza el efecto dominó. El 93% restante con Paul Singer a la cabeza nos caerá como un tsunami. Si no tenemos claro que el proyecto de estos señores es la destrucción de Argentina como estado nación (puesto que de soberano no nos queda casi nada), no entendimos nada. Con otros o parecidos métodos en pocos años ya han destruido, Yugoslavia, Afganistán, Irak, Libia, Siria, Yemen, Ucrania. etc, etc. Solo que aquí no se necesitan guerras, nos suicidamos nosotros mismos en la falsa e hipócrita guerra K-antiK. El promocionado odio de clase ha triunfado. Recordemos la trágica historia del Titanic, salvo unos pocos privilegiados, los artífices de este descomunal desfalco, los demás nos hundimos todos. Y nuestro país, ¿dónde está? ¿o ya no es nuestro? ¿Creemos que nosotros somos diferentes a los pueblos ya destruidos?
Otro paso más hacia el abismo, el saqueo de todo que en algún momento Argentina intentó construir.
Bandera a media asta, ¡réquiem para Argentina!
Arturo Terrizzano
28-03-2016
Europa muerta
Al día siguiente del atentado en Bruselas, leo en un panfleto digital progre que la Comisión Europea culpa a los Estados de no hacer frente adecuadamente a la amenaza terrorista. Algo así como que se han relajado por encima de sus posibilidades.
El argumentario neoliberal sigue en una línea creciente, expansiva e intrusiva, no dejando espacio para la reflexión personal, y mucho menos la colectiva, qué peligro, pues estas palabras fecales no son pronunciadas para políticos ni dirigentes, quienes ya conocen la agenda, sino para temerosos pero honrados ciudadanos a los que adoctrinar.
Efectivamente, vomita Juncker: "creemos que hace falta la unión de la energía, del mercado de capitales, la unión económica, pero también la unión de la seguridad", sostuvo, al tiempo que hace referencia expresa a medidas para mejorar la protección de las fronteras exteriores y para contar con un registro europeo de datos de pasajeros aéreos (PNR).
Ya he unido seguridad, fascismo y tratados de libre comercio en otras líneas anteriores, pero aquí encontramos una nítida e inequívoca declaración de intenciones...
Es curioso que el sabelotodismo patrio no se inmute ante este tipo de declaraciones. O no tanto, si asumimos, de una puñetera vez, que este país es cutre, bruto, ignorante y egoísta.
Cualquiera de los cuatro partidos que no ha sabido ponerse de acuerdo para formar un gobierno, pero sí para irse de vacaciones, está apestado de un acrítico tufo europeísta, tanto por electoralismo como por convicción. Ya sobran las razones para hablar de planes C y D, pero sus ociosas señorías no saben salir del "construyamos más Europa". ¿Más de qué?. ¿De esta infamia?
¿Cómo se puede depositar confianza alguna en cualquiera de estos partidos, cuando tan apenas alcanzan a cuestionar el régimen y, en absoluto, el sistema? ¿Qué parte no se ha entendido de este país y de esta Europa? ¿Cuánto se ha elegido no entender siempre por la cuestión electoral, a pesar de la evidencia de que las renuncias cuestan vidas?
¿Hemos cruzado, ya, la línea de no retorno que ni entre tanta inmundicia somos capaces de reaccionar? Las consecuencias ocultan las causas, que sólo son referidas con mucha tibieza e ingenuidad por algunas formaciones políticas. Y en dichas consecuencias se enmaraña el pensamiento crítico con una empatía absolutamente mercantilizada.
¿Acaso precisa la amoral e hipócrita ciudadanía europea de sufrir atentados en las propias carnes o, no siempre menos aterrador, de ser sistemáticamente desahuciada, despedida, torturada, violada, maltratada, abandonada, desatendida, ignorada, procesada, contabilizada, asaltada, expoliada,... de forma directa, sin distancias ni intermediarios, sin mediar cámaras de televisión ni banderitas en facebook ni cartelitos de "je suis", para tomar conciencia de que algo va muy mal y transformar la poética empatía en acción directa y responsable?
Si la respuesta es afirmativa, y las reacciones y manifestaciones apuntan a ello, es evidente que Europa está muerta y no reacciona ni en su macabra auto-lesión.
Que descanse en paz entonces o, mejor, que deje en paz a los pueblos. A todos los pueblos.
Alejandro Floría Cortés

22-03-2016

Raúl Castro y la grandeza del no-decir

A las preguntas de la prensa norteamericana sobre las violaciones de Derechos Humanos en Cuba, el Presidente Castro dio una respuesta muy general en el sentido de que ningún país los cumple todos, y debe trabajarse por cumplirlos indivisos.

Fue una respuesta delicadísima, teniendo en cuenta todo lo que se puede decir en respuesta a quienes señalan con el índice acusador a Cuba mientras permiten las detenciones por tiempo indeterminado sin previo juicio, la tortura del submarino, los ataques con aviones no-tripulados sobre sus propios ciudadanos en países no legalmente en guerra; a quienes han bombardeado con fósforo vivo en Fallujah, no han pagado las indemnizaciones a los niños víctimas del agente naranja en Vietnam, han absuelto a policías asesinos-racistas… Nada de lo cual ha hecho Cuba.

Pero en ocasiones hay más grandeza en el no-decir. Calma y auto-control que requieren una grandeza de espíritu, más accesible a los ancianos-sabios que a los líderes jóvenes y carismáticos…

Bien por Raúl. “¡Que el silencio resulte aún más bienaventurado!” ["Así habló Zaratustra"].


Douglas Calvo Gaínza
20/03/2016

Preguntas a la izquierda cubana ante la visita a la Habana del Sr. Presidente del Imperio Barack Obama

El domingo 20 de marzo de 2016 llega a la Habana “Julio César”.

¿Nadie en Cuba protestará por la llegada de tan “distinguido” huésped, no me refiero al gobierno o al Partido Comunista y todas sus ramificaciones en otras organizaciones, ya que han sido los que lo han invitado, sino algunos grupos, personas o miembros de la sociedad que tengan plena conciencia de los daños y perjuicios que ocasiona el “emperador romano” al mundo?

¿No habrá nadie que protestará en sus calles por las guerras del jefe imperial en Libia (un estado caotizado y fallido, por causa de la agresión de EE UU de 2011, demostrable en los correos electrónicos recientemente dados a la luz de la antigua Secretaria de Estado de Obama en su anterior mandado, y ahora candidata presidenciable Sra. Clinton); o la guerra en Ukrania (cuya embajadora norteamericana Sra. Nulan ha estado envuelta en todo), o en Siria (país que han destruido, armando y creando milicias terroristas que han desembocado en el Estado Islámico); o por el apoyo de EE UU a Israel en su política genocida contra los Palestinos; o por las agresiones contra Venezuela y su pueblo?

¿Nadie en Cuba protestará por esto ante el “emperador romano”, aprovechando que todo el mundo estará al tanto de todo lo que sucede en la Habana?

¿O es que en Cuba ya no hay nadie capaz de protestar por ello?

¿Y si algún cubano protesta (enarbolando alguna de las cuatro razones anteriores, o cualquier otra (porque razones para protestar contra el imperio americano se sobran en este mundo) lo encarcelarían, lo multarían, será apaleado y/o reprimido por la policía, o habrá una mayoría de cubanos que defenderían a “Julio César” y por eso no se podrán manifestar?

¿Si en otras parte del mundo (en otras épocas, como es lógico) otros pueblos protestaron cuando se agredía a Cuba (siempre que hubo oportunidad de exteriorizar la repulsa a las agresiones norteamericanas a la Isla rebelde de Cuba, que fueron muchas y sangrientas todas), no cree usted compañero héroe cubano, que esta es una buena oportunidad también para que el pueblo de Cuba ayude con su protesta a otros pueblos víctimas de las agresiones imperialistas americanas, no de ayer sino de ahora mismo, saldando su deuda con la humanidad (el prócer cubano Martí decía que “patria era humanidad”)?

¿O es que la protesta de algunos cubanos, no tanto contra la visita de Obama (entiéndase bien esto), sino contra su política genocida en el mundo harían el “juego” a los grupos de Miami que se oponen a la normalización de las relaciones de EE UU y Cuba, y por eso no se puede protestar durante la visita de “cortesía” del emperador a la capital cubana?

¿Dónde está el límite entre lo que es políticamente correcto hacer y la defensa de los pobres, invadidos y masacrados por el imperio yanki por todo aquel que sienta el deber de hacerlo?

¿Como cubanos solidarios y de izquierda de a pie (no como miembro del Partido Comunista cubano al que deben obediencia y disciplina en su comportamiento todos sus miembros) que harían si experimentara aquello que decía Che de sentir en su mejilla cualquier golpe dado a cualquier mejilla de hombre, y en consonancia con ello hacer pública su protesta ante el jefe de las fuerzas más siniestras que hay hoy en el mundo?

¿Y qué haría esa izquierda cubana si viviera en un barrio libio destruido por los cohetes cruceros lanzados desde submarinos americanos en el Mediterráneo, o en los barrios calcinados de tantas ciudades sirias, o en la zona de Donetz Donetsk ametralladas por los intereses geopolíticos americanos en la zona, y ve que unos valientes cubanos salen a las calles de la Habana a protestar (repito no por la visita) sino contra la política norteamericana abusiva en tantas partes del mundo? Y, ¿sí esa izquierda cubana fuese ese libio, ese sirio o ese ukraniano masacrado (y sin esperanza de poder salir del caos donde el imperio yanki lo ha llevado) y ve que unos manifestantes cubanos que hablan en su nombre, no los dejan manifestarse en la Habana contra el mal elegido Premio Nobel de la Paz, o los encarcelan por ello, o los reprime la Policía, o los multan por esa manifestación, qué diría?

¿Tendrá alguna moral las autoridades de Cuba para repudiar cualquier protesta contra Obama en la Habana (si se diera), si el propio Comandante Fidel Castro en los propios EE UU se arrogaba el derecho a hablar “en nombre de los niños que en el mundo no tienen un pedazo de pan… en nombre de los enfermos que no tienen medicinas… en nombre de aquellos a los que se les ha negado el derecho a la vida y la dignidad humana”? ¿Ningún cubano puede protestar por esos mismos principios que el compañero Fidel Castro esgrimía hace 36 años hablando en mandato de la Sexta Conferencia de Jefes de Estado o de Gobierno del Movimiento de los Países No Alineados, ante el XXXIV periodo de sesiones de la Asamblea general de las Naciones Unidas en New York?

Ante todo el rosario de crímenes que EE UU en su fase declinante deja por todo el mundo no vendría mal protestar por ello en la Habana en estos días.



Diosdado Rojas Ferro

11/03/2016

Masas de refugiados se acercan a nuestras fronteras. Los discursos humanitarios se mezclan con el discurso bélico. Los discursos humanitaristas se mezclan con la construcción acelerada de vallas y alambradas. También se negocian las cuotas, las expulsiones. Las masas de refugiados son en un primer momento cifras a repartir. Se habla de invasión como se habla se tragedia. Goteo de muertes que son en este lado de la frontera cifras. Cifra humana, cifra monetaria. La cifra humana que más repercusión tiene es la del muerto. Al muerto se le entierra y se le llora. Cifras de lágrimas. La cifra de la tragedia. Los muertos no hablan y sus costes son limitados. Cifras de vivos que amenazan con desestabilizar la cifra monetaria. La frontera es el dinero. El dinero es la alambrada. Europa se ha puesto a sí misma en cuarentena contra los refugiados, los inmigrantes, contra las cifras vivientes que caminan hacían la alambrada, siempre adelante. Europa desea llorar a los muertos. Europa no quiere acoger a los vivos. El discurso humanitario solo funciona con los muertos. El discurso bélico busca contener a los vivos, esos que caminan, que vienen hacia nosotros. La situación es de alarma. Pero hay dos alarmas. La alarma vital del que viene y la alarma del miedo del que observa a los que vienen. A este lado de la frontera la alarma que se impone es la del miedo. Las masas de caminantes que se acercan solo traen problemas. No hay trabajo para todos. No hay trabajo ni siquiera para los de aquí. No todo el trigo está limpio. Es el discurso de la xenofobia que toma cuerpo en la alambrada. Las alambradas, las concertinas, son el esqueleto de la xenofobia. Vienen hacia nosotros y no les hemos invitado. Pongamos puertas al campo. La alarma que se da con el miedo se implementa con la zombificación del refugiado y justifica la conciencia que se aferra a la alambrada. ¿Quién no se defendería de un zombi? La zombificación tiene que ver con las masas. Masas de refugiados. Antes de ser cifra los refugiados son masa, masas que caminan, que huyen. Masas que apestan a este lado de la frontera. Frente a la masa aquí nos erigimos como individuos. El individuo contra las masas, sin atisbos de solidaridad, ya que la solidaridad está dirigida a los vivos y a los vivos se les opone una valla. El individuo europeo solo se siente movido por el humanitarismo televisado de los muertos.



Juan José Colomer Grau
más cartas...
Mensaje para cartas a Rebelión