Portada :: Conocimiento Libre
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-05-2010

A quin sirve realmente el servidor?

Richard Stallman
GNU Operating System

Traducido para Rebelin por Ricardo Garca Prez


En Internet, el software propietario no es el nico modo de perder la libertad. El software como Servicio es otra forma de entregar a alguien poder sobre nuestros datos.

Antecedentes: Cmo nos arrebata la libertad el software propietario

La tecnologa digital puede darnos libertad; pero tambin puede arrebatrnosla. La primera amenaza para el control que tenemos sobre nuestros datos vino del software propietario: los programas que los usuarios no pueden controlar porque los controla su dueo (una empresa como Apple o Microsoft). El titular suele aprovecharse de este poder desigual insertando elementos maliciosos como programas espa, puertas traseras (back doors) o Gestin de Restricciones Digitales (DRM, Digital Restrictions Management) (a la que en su propaganda denominan Digital Rights Management, Gestin de Derechos Digitales).

La solucin para este problema es desarrollar software libre y rechazar el software propietario. El software libre significa que nosotros, como usuarios, gozamos de cuatro libertades esenciales: (1) manejar el programa como deseemos, (2) analizar y modificar el cdigo fuente para que haga lo que nosotros ueramos, (3) redistribuir copias fieles del programa original y (4) redistribuir copias de las versiones modificadas. (Vase la definicin de software libre.)

Con el software libre nosotros, los usuarios, recuperamos el control sobre nuestros datos. El software propietario sigue existiendo, pero podemos eliminarlo de nuestra vida, y muchos ya lo hemos hecho. Sin embargo, ahora se cierne sobre nuestros datos una nueva amenaza. El software como Servicio. Por el bien de nuestra libertad, tambin debemos que rechazarlo.

Cmo nos arrebata la libertad el software como Servicio

El software como Servicio (SaaS, Software as a Service) significa que alguien configura un servidor de una red con programas que llevan a cabo determinadas tareas informticas (gestionar hojas de clculo, procesar textos, traducir un texto a otra lengua, etc.) y luego invita a los usuarios a realizar esas labores en ese servidor. Los usuarios envan la informacin al servidor, que ejecuta las operaciones con los datos suministrados y les devuelve directamente a ellos los resultados o el fruto de las tareas realizadas.

Estos servidores despojan del control a los usuarios de un modo an ms inevitable que el software propietario. Con el software propietario los usuarios suelen recibir un programa ejecutable, pero no el cdigo fuente. Eso dificulta a quienes saben de programacin estudiar el cdigo con el que est hecho, de modo que es difcil determinar qu hace en realidad el programa, y complicado modificarlo.

Con el SaaS los usuarios ni siquiera reciben el programa ejecutable: est alojado en el servidor, donde los usuarios no pueden verlo ni acceder a l. Por tanto, les resulta imposible determinar qu hace en realidad, y muy difcil cambiarlo

Adems, el SaaS desemboca automticamente en consecuencias perniciosas equivalentes a las prestaciones maliciosas de determinado software propietario. Por ejemplo, algunos programas propietarios son programas espa: envan informacin sobre la actividad informtica de los usuarios. Microsoft Windows enva informacin a Microsoft sobre las actividades de los usuarios. Windows Media Player y RealPlayer informan de lo que los usuarios ven o escuchan.

A diferencia del software propietario, el SaaS no requiere un cdigo oculto para obtener los datos del usuario. Por el contrario, son los usuarios quienes, para utilizarlo, deben remitir la informacin al servidor. El resultado es idntico al de los programas espa: el gestor del servidor obtiene la informacin. Y la obtiene sin ningn esfuerzo adicional, por la propia naturaleza del SaaS.

Algunos programas propietarios maltratan a los usuarios mediante un sistema de control remoto. Por ejemplo, Windows tiene una puerta trasera con la que Microsoft puede modificar a la fuerza determinado software del equipo. El lector de libros digitales de Amazon, Kindle (cuyo nombre, que en ingls significa prender o encender, hace pensar que est concebido para quemar los libros de las personas) tiene una puerta trasera orwelliana que Amazon utiliz en 2009 para borrar por control remoto las copias para Kindle de los libros de Orwell 1984 y Rebelin en la granja que los usuarios haban adquirido en Amazon.

El SaaS otorga intrnsecamente al gestor del servidor poder para cambiar el software que se utiliza o manipular los datos del usuario. Una vez ms, no es necesario ningn cdigo especial para hacerlo.

Por tanto, el SaaS equivale al programa espa por antonomasia, es una puerta trasera abierta de par en par y otorga injustamente al gestor del servidor poder sobre el usuario. No podemos aceptarlo.

Desenredar el problema del SaaS del problema del software propietario

El SaaS y el software propietario desembocan en situaciones perniciosas de similar naturaleza, pero los mecanismos causales son distintos. En el caso del software propietario, el origen reside en que disponemos de una copia del programa que es difcil o ilegal alterar, y la utilizamos. En el del SaaS, la causa es que utilizamos una copia de un programa que no tenemos.

Ambos asuntos suelen confundirse, y no slo de forma involuntaria. Quienes desarrollan Internet utilizan el trmino vago de aplicacin web para referirse tanto al software de un servidor como a los programas que se ejecutan en su nuestro equipo, en nuestro navegador. Algunas pginas web instalan temporalmente en nuestro navegador sin informarnos programas de JavaScript nada triviales o incluso muy voluminosos. Cuando estos programas JavaScript no son libres, son tan nocivos como cualquier otro software no gratuito. Sin embargo, aqu topamos con el problema del propio software del servidor.

Muchos defensores del software libre presuponen que el problema del SaaS se resolver desarrollando software libre para los servidores. Por el bien del gestor del servidor, sera mejor que sus programas fueran libres; si son propietarios, sus titulares tendrn poder sobre el servidor. Es injusto para el gestor y no nos ayuda en absoluto. Pero si los programas del servidor son libres, no nos libramos de los efectos del SaaS como usuarios del servidor, pues otorgan libertad al gestor, pero no a nosotros.

Liberar el cdigo fuente del software del servidor beneficia a la comunidad: los usuarios convenientemente entrenados pueden configurar servidores similares, quiz modificando el software. Pero ninguno de esos servidores nos dar el control sobre las operaciones que hacemos en l, a menos que sea nuestro. El resto sera todo SaaS. El SaaS siempre nos somete al poder del gestor del servidor, y la nica solucin es... no utilizar el Saas! No utilicemos el servidor de otro para hacer nuestras tareas informticas suministrndole informacin.

Distinguir el SaaS de otro tipo de Servicios en red

Condenar el SaaS significa rechazar tambin todos los servidores de red? En absoluto. La mayora de los servidores no plantean este problema, pues las tareas que realizamos con ellos no afectan a la informacin que suministramos salvo en un sentido muy trivial.

El propsito original de los servidores web no era realizar labores informticas para nosotros, sino hacer pblica informacin con el fin de que accediramos a ella. Eso es lo que hacen incluso hoy da casi todos los sitios web sin plantear el problema del SaaS, ya que acceder a la informacin hecha pblica por otro no consiste en realizar ningn tipo de operacin informtica. Tampoco lo es hacer pblicos nuestros materiales a travs de un sitio de blogs o un servicio de microblogs como Twitter. Eso mismo puede decirse para las comunicaciones no privadas, como las de los grupos. Las redes sociales pueden incurrir en el SaaS; sin embargo, su razn de ser es precisamente un mecanismo de comunicacin y publicacin, no de SaaS. Si utilizamos el servicio para retocar aspectos de edicin menores de aquello que vamos a comunicar, el problema no es importante.

Los servicios como los motores de bsqueda recogen informacin de toda la red y nos permiten examinarla. Buscar entre la recopilacin de informacin que nos ofrece no es realizar labores informticas propiamente dichas en el sentido habitual (no hemos sido nosotros quienes hemos suministrado la informacin), de modo que utilizar un servicio de esta naturaleza para buscar en la web no es SaaS. (Sin embargo, utilizar el motor de bsqueda de alguien para implantar una prestacin de bsqueda en nuestro sitio web s es SaaS.)

El comercio electrnico no es SaaS, pues la tarea informtica no es exclusivamente nuestra; ms bien, la hacemos en colaboracin con un tercero. De modo que no hay razn particular por la que esperemos controlar la operacin en exclusiva. Lo peliagudo del comercio electrnico es si confiamos a ese tercero nuestro dinero y nuestros datos personales.

Utilizar servidores para un proyecto conjunto no es Saas, ya que la tarea informtica que realizamos con ello no es nuestra personalmente. Por ejemplo, si editamos pginas en Wikipedia no estamos haciendo una tarea informtica propia ni ofreciendo informacin personal; ms bien, estamos colaborando con la labor informtica de Wikipedia.

Wikipedia controla sus servidores, pero los grupos pueden encontrarse con el problema del SaaS si realizan sus actividades en servidores ajenos. Por fortuna, desarrollar sitios para alojar a otros como Savannah o Sourceforge no plantea el problema del SaaS, ya que lo que los grupos hacen all es en esencia exponer publicaciones y emitir comunicaciones pblicas, no sus archivos informticos privados.

Los juegos entre varios jugadores son una actividad de grupo que se desarrollan en el servidor de un tercero, lo que los convierte en SaaS. Pero cuando la informacin que se expone es nicamente el estado del juego y la puntuacin, lo mximo que un gestor malintencionado podra hacer es favorecer a algn jugador. Tambin podemos ignorar ese riesgo, ya que parece improbable y hay muy poco en juego. Por el contrario, cuando el juego se convierte en algo ms que un juego, la cosa cambia.

Qu servicios online son Saas? Google Docs es un ejemplo claro. Su actividad esencial es editar textos, y Google anima a las personas a que lo utilicen para elaborar sus documentos personales; eso es SaaS. Ofrece la ventaja aadida de se puede trabajar con otro en ello, pero aadir participantes no altera el hecho de que editar en el servidor es SaaS. (Adems, Google Docs es inaceptable porque instala en los navegadores de los usuarios un voluminoso programa de JavaScript no libre.) Si utilizar un servicio para comunicarse o cooperar exige realizar tambin con l partes sustanciales de nuestra propia tarea informtica, ese tipo de actividad informtica es SaaS, aun cuando la mera comunicacin no lo sea.

Algunos sitios web ofrecen servicios mltiples, y aunque alguno no sea Saas, tal vez otro s. Por ejemplo, el servicio principal que presta Facebook es el de redes sociales, y eso no es SaaS; sin embargo, sirve de soporte para aplicaciones de terceros, algunas de las cuales pueden ser SaaS. El principal servicio de Flickr es distribuir fotografas, que no es SaaS, pero tambin ofrece prestaciones para editar fotos, que s lo es.

Algunos sitios web cuyo principal servicio es la publicacin de documentos y la comunicacin lo amplan con la gestin de contactos: almacenar y registrar las personas con quienes tenemos relacin. Enviar correo electrnico a esas personas no es SaaS, pero guardar un registro de nuestras conversaciones con ellos, si interesan, s es SaaS.

Si un servicio no es SaaS no quiere decir que est bien. Hay otras cosas perniciosas que puede hacer un servicio. Por ejemplo, Facebook distribuye imgenes de video mediante Flash, lo que ejerce presin sobre los usuarios para que utilicen un software no libre, y les transmite una impresin falsa de privacidad. Estos tambin son asuntos importantes, pero el objeto de este artculo es la cuestin del SaaS.

La industria de las tecnologas de la informacin no favorece que los usuarios tengan en cuenta estas distinciones. Para eso sirve la computacin en nube, un concepto de moda. El trmino es tan nebuloso que podra referirse casi a cualquier utilizacin de Internet. El trmino incluye el SaaS y casi todo lo dems, de manera que no sirve ms que para prestarse a generalizaciones intiles.

El significado real de computacin en nube es propiciar que nos despreocupemos de nuestros datos y tareas informticas. Dice: No hagas preguntas, simplemente confa en cualquier cosa sin vacilar. No te preocupes por quin controla tus tareas ni quien almacena tus datos. No compruebes si nuestro servicio esconde un anzuelo antes de haberlo mordido. En otras palabras: piensa como un bobo. Por eso prefiero evitar ese concepto.

Abordar el problema del SaaS

Slo una pequea parte del conjunto de sitios web hace SaaS; la mayora no plantean este problema. Pero, qu debemos hacer con los que s lo plantean?

Para el simple caso en el que estemos haciendo un tratamiento de informacin propia y por nosotros mismos, la solucin es sencilla: utilicemos una copia de una aplicacin de software libre. Editemos nuestros textos con nuestra propia copia de un programa de edicin libre como GNU Emacs, o con un procesador de textos libre. Editemos nuestras fotografas con nuestra copia de un software libre como GIMP.

Pero qu pasa cuando trabajamos en colaboracin con otras personas? Hoy da tal vez resulte difcil hacerlo sin utilizar un servidor. Si utilizamos uno, no confiemos en un servidor gestionado por una empresa privada. Un mero contrato de cliente no es proteccin suficiente, a menos que podamos detectar una infraccin y denunciarla de verdad, para lo que la empresa seguramente redacta los contratos de forma que les permitan cometer un amplio abanico de abusos. La polica puede citar judicialmente a la empresa para que le suministre datos sobre nosotros con menos fundamento del que nos exige a nosotros para citarlos a ellos como acusados; eso suponiendo que la empresa no trabaje ya de forma voluntaria para ellos, como hicieron las compaas telefnicas estadounidenses que pincharon los telfonos de sus clientes cuando se lo pidi Bush. Si tenemos que utilizar un servidor, usemos uno cuyos gestores nos ofrezcan unos motivos para confiar que trasciendan la mera relacin comercial.

Sin embargo, a ms largo plazo podemos crear alternativas a la utilizacin de servidores. Por ejemplo, podemos crear un programa P2P mediante el cual los colaboradores puedan compartir datos encriptados. La comunidad del software libre debera desarrollar distribuciones sustitutivas P2P para aplicaciones web importantes. Quiz sea prudente lanzarlas bajo la Licencia Pblica General de Affero, derivada de GNU, puesto que son candidatos adecuados para que alguien acabe convirtindolos en programas alojados en servidores. El proyecto GNU busca voluntarios para trabajar en este tipo de sustitutivos. Tambin invitamos a otros proyectos de software libre a tener en cuenta este aspecto en su diseo.

Mientras tanto, si una empresa nos invita a utilizar su servidor para almacenar datos o realizar tareas informticas, no cedamos; no utilicemos el SaaS. A menos que vayamos a utilizarlos con nuestro propio servidor, no compremos ni instalemos clientes livianos, pues no son ms que unos ordenadores tan endebles que nos obligan a hacer el trabajo de verdad en un servidor. Utilicemos un ordenador de verdad y almacenemos en l la informacin. Por el bien de nuestra libertad, trabajemos con nuestra propia copia de un programa libre,.

(publicado originalmente en Boston Review)

Fuente: http://www.gnu.org/philosophy/who-does-that-server-really-serve.html

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter