Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Golpe militar y resistencia popular en Honduras
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-07-2010

La Resistencia Nacional en Honduras se consolida como un nuevo movimiento social amplio

Ollantay Itzamn
Alai-amlatina


Las decisiones asumidas por el movimiento social, Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP), reunida en asamblea, en Toca, el pasado fin de semana, dilucidan varias dudas y sospechas que, tanto la Honduras oficial, como sectores indiferentes y/o prudentes mantena respecto a dicho movimiento social y al proceso de la Asamblea Constituyente Popular en Honduras.

Primero. Los 56 representantes, 36 por los 18 departamentos (2 por Departamento) y 20 por las organizaciones sociales, confirmaron la extremauncin al moribundo sistema dedocrtico del bipartidismo en Honduras.

La asamblea en Tocoa estableci que el FNRP no es ningn analgsico para revivir partidos polticos tradicionales. Y, si los liberales en resistencia quieren formar parte de la dirigencia nacional del Frente, pueden hacerlo, pero ya no como patrones, ni dueos de la verdad poltica, sino como uno ms entre las y los 15 que ahora conforman la temporal comisin nacional.

El pueblo est despertando! El Partido Liberal tuvo ms de un siglo para refundar el pas y el Estado de Honduras! Pero, qu hicieron liberales y nacionales? Hundieron a Honduras a las profundidades del analfabetismo y de la muerte prematura. Quines (des)gobernaron, pues, a Honduras en el ltimo siglo? Cmo creer, pues, la bondad de los lobos, incluso cuando stos ahora aparecen bajo la bandera de la resistencia?

El mensaje del FNRP en Tocoa fue claro: si quieres servir al pueblo hondureo, no puedes, al mismo tiempo, servir a la rancia partidocracia que tanto dao hizo al pas! Pero, para algunos/as, en Honduras, parece que es ms fcil renuncia a una religin o iglesia que al bipartidismo.

Segundo. La nominacin del compaero Manuel Zelaya Rosales como coordinador Nacional del Frente, es tambin otra ratificacin estratgica del sentir popular. En la coyuntura hondurea, Zelaya es un lder popular/nacional indiscutible. Pero, dicha nominacin es una estrategia sociopoltica. El FNRP necesita articular a todas las clulas de la resistencia desperdigadas en el pas, y as construir una hegemona sociopoltica a nivel nacional. Y esta difcil tarea, contra el tiempo, slo se puede hacer con un liderazgo nacional fuerte y evidente. He aqu la razn estratgica de la nominacin del Compaero Zelaya, pero esto no quiere decir que el FNRP se agote en Manuel Zelaya Rosales.

Esta designacin obliga al compaero Zelaya, actualmente en exilio en Costa Rica, a tomar varias definiciones inmediatas. Primero, considerando el sentimiento popular con relacin a la partidocracia y al bipartidismo, Zelaya deber renunciar a su ancestral Partido Liberal, slo as consolidar al movimiento social del FNRP. Segundo, tendr que volver de inmediato al pas para avanzar con la etapa preparatoria a la Asamblea Constituyente (incluso a los empresarios que (des)gobiernan Honduras, ahora, les conviene el retorno de Zelaya, de lo contrario, estar en Honduras ser igual o peor que sobrevivir en Hait o en Somalia)

Tercero. Los discursos en la asamblea, la metodologa y las definiciones de la misma (incluyendo la pluralidad de la transitoria comisin nacional designada) indican que el FNRP avanza hacia su consolidacin como un nuevo movimiento social amplio y heterogneo. No revivir, ni fortalecer ningn partido poltico (lo cual no niega la posibilidad de contar con un instrumento poltico propio). El FNRP se consolidar en el gran ro (sujeto sociopoltico) que impulsar el soado proceso constituyente popular y de largo aliento en Honduras. Hacia este ro confluirn todos los otros movimientos y organizaciones sociales.

En estas condiciones, ya no hay ms motivos para sospechar del FNRP. Acompaar y consolidar a este nuevo sujeto sociopoltico es una obligacin moral y cvica de todas y todos cuantos tenemos la dicha de vivenciar esta nueva, policromtica y refulgente primavera sociopoltica hondurea. Nuestra indiferencia, incluso encubierta por la falsa prudencia, es y ser un delito que ni la historia, ni las futuras generaciones nos perdonarn.

Fuente: http://alainet.org/active/39487


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter