Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-08-2010

Bienaventurados los incautos

Eduardo Montes de Oca
Rebelin


Por qu bienaventurados? Pues porque pudieron dormir tranquilos al menos el (breve) lapso en que las fanfarrias del capitalismo norteamericano sonaron, con arrestos de carnaval, proclamando la convalecencia de la crisis, dado el incremento de la mayor economa del mundo en 3,7 por ciento durante el primer trimestre de este terrible ao de 2010. (Terrible, s. En Rusia, los incendios forestales amenazan incluso polvorines militares y centrales nucleares; Paquistn, China y otros sitios del orbe se ahogan, literalmente; los sismos son tantos, que escapan de la memoria)

Ahora los crdulos podran estar abriendo los ojos. Al trmino de su ms reciente reunin de poltica monetaria, la Reserva Federal de los Estados Unidos informaba que "el ritmo de la recuperacin se ralentiz en los ltimos meses". En el centro de la atencin, el Banco Central situaba la persistencia del desempleo y la no reactivacin del consumo, como resean desde el elitista The Wall Street Journal hasta la insurgente IAR Noticias. Casi todos los medios de comunicacin, que algunos prefieren dormir.

Dormir o expandir el sueo, sin reparar lo suficiente en hechos tan sintomticos como una tasa de desempleo instaurada desde hace ms de un bimestre en 9,5 por ciento. Y el que, en junio, el dficit comercial volviera a crecer drsticamente, en 19 por ciento, el nivel ms alto en casi dos aos, situndose en 49 mil 900 millones de dlares, frente a los 41 mil 980 reportados en mayo.

As que nuestros ex incautos, si definitivamente cambiaron, habrn de coincidir con Germn Gorraiz Lpez (sitio web Rebelin) en descalificar la euforia de la bolsa de Wall Street tras los llamados test de estrs de las entidades financieras realizados por la Casa Blanca y en considerar que el goteo de datos econmicos inferiores a las ms pesimistas previsiones (deben de haber ayudado) a la sobreponderacin de los brotes verdes de la economa (aumento del 3 por ciento del PIB para 2010 y notable mejora de los resultados de la Banca y Wall Street).

A no dudarlo, la crisis mundial no da seales de resolverse, ni siquiera de amainar; sino que, por el contrario, los sobresaltos en los mercados financieros y las malas noticias en los sectores reales de la economa hacen que algunos analistas comiencen a preguntarse abiertamente si el planeta no se encamina hacia una rplica de la Gran Depresin de los aos 30 del siglo pasado.

Y no es que uno peque de agorero. No, seor. Es que convencen colegas como Alejandro Nadal (La Jornada) al aseverar que la crisis actual concita peor pronstico entre otras razones porque no se origina simple y llanamente en el mercado de las hipotecas chatarra. Las races son ms profundas. Se enclavan en la compresin salarial detonada en los aos 70, fenmeno que termin con la llamada fase dorada del capitalismo (1945-1970), caracterizada por tasas de crecimiento sostenido, remuneraciones al alza y una notable reduccin de la desigualdad social. La nica manera de mantener niveles adecuados de demanda agregada, entonces, fue el endeudamiento, que desde la mencionada dcada cobr un impulso desmedido.

Como impulso gan el intento de los trabajadores de compensar el estrangulamiento salarial y la prdida del poder de compra con ms deuda, as como el desplazamiento de las operaciones del gran capital hacia pases con mano de obra barata, lo cual provoc el desmantelamiento de la planta industrial en EE.UU. y la consiguiente incapacidad de generar empleos. Y con el paro, se sabe, la demanda pierde hemoglobina, as como la pierde la economa ntegra.

Solo que, al parecer, los incautos parecen haber copado incluso los ms altos puestos de la administracin estadounidense, porque se abstienen olmpica, desenfadadamente, de armas como la socializacin de la inversin, tan keynesianas y probadas, sin ver o sin querer ver que la crisis financiera por ende el alza del desempleo y la baja de los salarios, del consumo- se est trasmutando en una crisis social que podra dar al traste con el sistema en toda su extensin mundial Aunque, no, de ingenuos pecaramos nosotros si no apreciramos la comprensin por el Imperio de esa catstrofe. Acaso en previsin de ella los Estados Unidos de Amrica no siguen hoy al frente del orbe en gasto militar, con un acrecentamiento calculado por el Instituto de Investigacin para la Paz (Suecia) en 65 por ciento, equivalente a unos 661 mil millones de dlares, el 4.3 por ciento de un producto interno bruto que, conforme a plausibles previsiones, ser alcanzado por el de China en el cercano 2030?

Nada, que, en el caso de los capitanes polticos y econmicos del Imperio, quizs incautos no sea el trmino. No vendra mejor llamarlos desesperados? Impotentes?

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter