Portada :: frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-10-2010

Cosmogona Dogn, arte de vanguardia y cooperacin al desarrollo

Jos Gabriel Zurbano
Ciudad futura


El pueblo dogn habita en el corazn del frica del Oeste; cerca del entorno mtico donde el ro Bani desemboca en el Nger, en el corazn de Mali, y tampoco lejos de la vecina Burkina Faso. La capital de este pas es Bandiagara, que quiere decir Laguna a la que vienen a beber los elefantes. Este nombre resulta ahora anacrnico porque los elefantes se han marchado hace tiempo de aquel lugar. Los Dogn son clebres por sus mascaras geomtricas y gigantescas, por sus graneros puntiagudos apoyados en la pendiente escarpada de una gran falla y, sobre todo, por su cosmogona. Artistas como el pintor mallorqun Miquel Barcel se han visto atrados por este paisaje y este paisanaje y hace tiempo tiene all una casa-estudio.

La Dogn es una de las cosmogonas ms ricas, divertidas, complejas y poticas jams inventadas por los seres humanos. Contiene referencias como los termiteros-cltoris, los gemelos fundadores (Adam y Eva), un caballo incestuoso y un sptimo genio conocedor perfecto del verbo, un maestro de forjados un poco canalla Los dogn hoy viven del turismo y del cultivo del algodn, dos actividades que a veces no son suficientes para vencer el hambre.

El gran atractivo del Pas Dogn: el caso del artista mallorqun Miquel Barcel

Es conocido el caso del pintor espaol Miquel Barcel, quien en 1992 se instala en su casa-estudio de la localidad de Gogoli, en el Pas Dogn. Un ao antes este artista balear haba descubierto aquellos parajes recorriendo en piragua con su amigo maliense Amahiguer Dolo los 1.500 kilmetros que separan Sgou de Gao por el legendario ro Nger. En enero le visitan en Mali el director de cine Agustn Villaronga y Enrique Juncosa para escribir un guin de una pelcula basada en los libros de Herv Guibert y Paul Bowles. En 1993, Jean-Marie del Moral realiza una pelcula documental sobre la obra y las distintas etapas creativas de Barcel, filmada en Mali, Pars y Mallorca y presentada por el Instituto Cervantes en Pars. En 1995 Barcel realiza las primeras terracotas en Mali: Pinocchio mort, Two torsos, Tt dAmo. Como resultado de una nueva estancia en Mali en 1996 realiza retratos sobre papel de gran formato de sus amigos dogones. Un ao mas tarde, influenciado por la esencia del arte dogn, pinta por primera vez telas de tamao medio mezclando tierra, barro y pigmentos naturales con pintura.

En 1999 realiza nuevas pinturas en frica sobre sabanas y mantas. Seis aos mas tarde, se inaugura en la Sala Kubo de Kutxa del Kursaal de San Sebastian, la exposicin Las formas del mundo. La componen 22 lienzos y 25 acuarelas de tema africano, pintados en 2004, as como cinco esculturas en bronce. Paralelamente, la Galera Arteko de San Sebastian exhibe una seleccin de grabados de la serie Lanzarote y Pornogrfica. En 2007, adems de ejercer como profesor invitado en la Universidad de Bamako, capital de Mali; asiste en Angola a la Trienal de Arte de Luanda. Un ao mas tarde se organiza en Dubln La exposicin Miquel Barcel: The African Work del 25 de Junio al 28 de Septiembre en el Irish Museum of Modern Art, itinerante al Centro de Arte Contemporneo de Mlaga del 11 de noviembre de 2008 al 15 de febrero de 2009. Este ao colabora con la Fundacin Vicente Ferrer junto a otros artistas en la exposicin benfica Encuentro con el arte actual. Pintores y escultores espaoles en el Museo de Arte Contemporneo de Madrid, ubicado en el centro cultural Conde Duque, en la que los beneficios obtenidos de las ventas de las obras son destinados a la construccin de 5.000 casas en Anantapur, al sur de India.

Tambin colabora desde estos aos con la fundacin Ulls del Mn (Ojos del Mundo), ONG sanitaria dedicada a prevenir y combatir la ceguera evitable entre las poblaciones ms pobres del mundo y sensibilizar a la sociedad sobre la precariedad y las necesidades de salud y oftalmolgicas de los pases pobres. Desarrolla proyectos en los campamentos de refugiados saharauis adems de en Mozambique, Bolivia y Mal.

El significado de la palabra soy en lengua Dogon

A mediados de los aos 70, acosados por el hambre, una decena de familias dogn abandonaron su territorio y se dirigieron hacia el Sur. Las tierras que les ofrecieron hacia la frontera de Burkina Faso se revelaron an menos propicias para los cereales que las que haban abandonado. Pero s eran buenas para el cultivo del algodn Advertidos de esta buena nueva, otras familias llegaron para constituir un gran poblado de alrededor de seiscientas almas. Para nombrarlo eligieron el nombre de Bandiagara-2 por unanimidad.

Esta querencia por el algodn tiene hondas races para los dogn. El viejo cazador ciego Ogotemmeli cuenta al escritor francs Erik Orsenna:

El da ha llegado, tiene la luz del sol, el sptimo genio exhala de su boca ochenta hilos de algodn que reparte entre sus dientes superiores utilizados como los de un peine del oficio de tejedor. () Hace lo mismo con los dientes inferiores para constituir el pao de hilos pares. () Mientras los hilos se cruzan y se descruzan, las dos puntas de la lengua bfida del genio presionan alternativamente el hilo de la trama () El genio hablaba. El genio extraa sus palabras y las escriba en la trama tejida, a travs de una tcnica, a fin de que fuera entendida por los hombres. Mostraba as la identidad de los gestos materiales y de las fuerzas espirituales, para demostrar la necesidad de la cooperacin de ambas. El genio declamaba y sus palabras eran tejidas por los hilos () Era el tis l mismo y el tejido era la palabra. Y es porque en lengua Dogon estampado se dice soy, que significa tambin: sta es la palabra.

En las tardes de recoleccin circulan por la sabana innumerables carros tirados por asnos. Van y vienen cargados con el precioso algodn en rama que depositan en el poblado. Y la noche cae sobre los montones de algodn que asemejan colinas nevadas en pleno Sahel. El da siguiente es de gran fiesta porque llega el camin de la Sociedad Algodonera. Se pesa el tesoro, bala a bala, se calcula y se anuncia una cifra. El representante de la Sociedad saca de su bolsillo un grueso fajo de dinero (francos CFA). Las balas de algodn se cargan cantando y sonriendo en el camin. Pero cuando el camin parte en las caras de los ancianos se percibe la tristeza se llevan su sagrado algodn hacia la fbrica. Antes el algodn se quedaba en el poblado y era all donde se teja. Ahora no reaparecer en forma de tee-shirt despus de un largo viaje de ida y vuelta

Algunos das, las mujeres del poblado revisten sus boubous, se sientan en alfombras delante de la casa principal del poblado y una a una instalan sobre una plancha las pequeas bolas de algodn apenas extradas de sus cestas hechas de hojas secas. Pasan y repasan un rodillo de hierro para extraer los granos. Despus, con una suerte de peine de dientes afilados, cardan el algodn y posteriormente hilan sobre un huso que rpidamente se acumula. Durante todo este tiempo, un par de horas, las mujeres mueven sus dedos con la danza aprendida desde la infancia y nunca olvidada a pesar del obligado exilio. Las ms jvenes dan el pecho a sus bebs. Desde su estancia el viejo cazador ciego Ogotemmeli debe afeitarse escuchando este ruido. Los dogn de hoy en da no han olvidado uno de sus mayores secretos: hablar y tejer son en realidad una misma actividad y se designan en su lengua por la misma palabra: soy. En lengua castellana es la primera persona de la identidad: soy ser slo una casualidad?

La verdadera cooperacin exterior e interior frente al neoliberalismo y las privatizaciones

Pero para que el cultivo del algodn contine y los dogn puedan alimentarse hace falta que fluya el crdito y que se haga accesible a estas poblaciones que lo cultivan. Estos cultivos de algodn no les dan solamente dinero, les ofrecen tambin como acabamos de ver alegria y buen entendimiento y, en definitiva, la paz. Sin crditos no hay insecticidas contra las frecuentes plagas, y sin insecticidas no hay algodn. La banca internacional, amparada por los gobiernos occidentales, ofrece crditos cada vez mas escasos sobre sta y otras materias primas y alimentos sobre la base de recursos previsibles, futuros, con los que se llega a especular. Tambin se propone privatizar esta agricultura, para garantizar las inversiones, dicen los neoliberales. Por qu destruir estos enclaves de relativa paz en frica del Oeste? La respuesta tambin aqu son los mercados mundiales. En Burkina Faso una empresa algodonera publica la CMDT agrupa la mitad de las remesas de la exportacin del pas. Cuando los precios mundiales del algodn bajo control de los mercados se hunden, el estado burkinab, propietario de la empresa, debe recurrir al crdito para continuar manteniendo su estructura, entonces la respuesta de la banca mundial es: Yo os ayudo pero ustedes deben privatizar.

Fraois Traor es en primer lugar un agricultor africano, sus campos se encuentran en la carretera que une Bobo y Dioulasso, en el extremo oeste de Burkina Faso. Pero es tambin un sindicalista. No hay quien conozca mejor las fortalezas y debilidades de su continente. Su diagnostico sobre la situacin maliense no se detiene por falsas prudencias diplomticas: Si ellos deben privatizar hoy, es porque han faltado a la realidad ayer. Es muy bonito reclamar, pero no olvidemos la realidad de las cosas: si la situacion contina degradndose, qu propiedad privada querr comprometerse?. Burkina Faso ha encontrado una tercera va entre el koljs sovitico y la privatizacin. El principio es simple: los pequeos agricultores han rebasado los lmites de la aldea y han creado una Unin Nacional de pequeos agricultores. El Estado ha acordado ceder a stos el 30% de la antigua Sociedad Estatal, que pasa a manos de los campesinos; para financiar esta adquisicin los productores renuncian a parte de sus primas. Comienza la pedagoga Para cada campaa se fija un precio garantizado. Los beneficios, si existen, son repartidos entre los productores y completan las primeras ganancias. Esta opcin no se contempla en la ortodoxia neoliberal de la Banca mundial, pero en Burkina ha funcionado.

En Mali y otras zonas de frica estas formas de cooperacin interior y exterior al desarrollo no se han implementado, impidiendo as el desarrollo de aquellas gentes. Por el contrario, se propone una cooperacin policial y militar, privatizaciones e inversiones extranjeras con seguridad. Resultados: aumento de la miseria, del desarraigo de la juventud, aumento del fanatismo religioso islamista radical y prdida para la Humanidad de una hermosa parte de su dignidad y de su rica diversidad cultural, obligando al desplazamiento y a la miseria a millones de personas.

Fuente: http://ciudad-futura.net/2010/10/15/jgz-dogon/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter