Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-11-2010

El Movimiento de Liberacin Nacional (1961-1967)

Gerardo Pelez Ramos
Rebelin


DADA LA CONFLUENCIA orgnica de los cardenistas, los comunistas y otras fuerzas de izquierda, en 1961 se fund en Mxico el Movimiento de Liberacin Nacional, que represent --hasta antes del Frente Democrtico Nacional en 1987-1988--, el esfuerzo ms importante en la lucha por la unidad de las corrientes y personalidades interesadas en un desarrollo nacional independiente y democrtico.

Nacido bajo la influencia de la Revolucin cubana, el MLN estuvo precedido de manera directa por la Conferencia Latinoamericana por la Soberana Nacional, la Emancipacin Econmica y la Paz, que desarroll sus trabajos del 5 al 8 de marzo de 1961 en la capital de la Repblica Mexicana, con la presidencia colectiva de Lzaro Crdenas, Alberto T. Casella (Argentina) y Domingos Vellasco (Brasil).

Para facilitar su funcionamiento, la conferencia dividi sus labores en cuatro comisiones de trabajo, a saber: la de Soberana Nacional, presidida por Vicente Lombardo Toledano; la de Emancipacin Econmica, dirigida por David Turner, de Panam; la de Amrica y la Paz, encabezada por Jos Venturelli, de Chile; y la de Acciones Comunes, presidida por Luis Figueroa, lder sindical chileno.

La reunin aprob una declaracin, que afirmaba con precisin:

La fuerza fundamental que bloquea el desarrollo de Amrica Latina es el imperialismo norteamericano. Su estrecha alianza con las oligarquas nacionales, los ruinosos efectos de su penetracin econmica y cultural, lo sealan como causa principal del estancamiento general que prevalece en la realidad latinoamericana.

La derrota del imperialismo es condicin fundamental de cualquier plan de desarrollo para nuestros pases. (1)

Ms adelante, indicaba el documento:

Rechazamos la doctrina Monroe y la poltica de pretendida seguridad y defensa hemisfrica que menoscaba nuestra soberana. Oponemos al panamericanismo opresor, un latinoamericanismo que libere nuestras fuerzas productivas, ample nuestras posibilidades de desarrollo, fortalezca la solidaridad y cooperacin entre nuestros pueblos y contribuya eficazmente a la paz en el hemisferio y en el mundo. (2)

La delegacin mexicana era muy representativa, ya que asistan lderes sindicales y agrarios, dirigentes polticos, artistas e intelectuales, entre quienes se hallaban Arturo Orona, Lzaro Rubio Flix, Ramn Danzs Palomino, Toms Cueva, Samuel Ruiz Mora, Armando Castillejos, Fernando Carmona, Enrique Gonzlez Pedrero, Luis Rivera Terrazas, Javier Campos Ponce, Francisco Ortiz Mendoza, Reyes Fuentes Garca, Arturo Garca Bustos, Carlos Fuentes, Roberto Jaramillo, Blas Vergara, Eliezer Morales Aragn, Adelina Zendejas, Enrique Ramrez y Ramrez, ngel Bassols, Augusto Velasco, Cuauhtmoc Crdenas, Anglica Arenal, Vctor Flores Olea, Adriana Lombardo, Cndido Jaramillo, Othn Salazar, Miguel Arroyo de la Parra, Heriberto Jara, Jos Chvez Morado, Vicente Lombardo Toledano, Alejandro Martnez Camberos, Paula Gmez Alonso, Eli de Gortari, Alonso Aguilar, Jorge Carrin, Jos Guadalupe Zuno, Mateo A. Senz e Isidoro Gmez Gmez, con el general Lzaro Crdenas como principal dirigente.

Enviaron saludos a la conferencia, adems de organizaciones y personalidades de Amrica, frica, Europa y Asia, el Consejo Nacional Ferrocarrilero, el Comit Ejecutivo de la Seccin 18 (Michoacn) y la Seccin 12 (Durango) del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educacin, el Sindicato de Trabajadores de la Industria Militar, la Federacin Nacional de Caeros, comisariados ejidales, organizaciones estudiantiles y logias masnicas.

Entre las resoluciones de la asamblea, destacaron las de exigir la anulacin de todos los tratados, convenios y acuerdos que menoscabaran la soberana nacional; luchar organizada y constantemente por la liberacin del subcontinente del imperialismo de Estados Unidos; rechazar toda forma de colonialismo; promover la solidaridad con la lucha del pueblo puertorriqueo por la independencia nacional; rescatar los recursos bsicos que se encontraban en poder de monopolios internacionales y recurrir a su nacionalizacin; proclamar la necesidad de implantar una reforma agraria integral; pugnar por la nacionalizacin de las empresas monopolistas extranjeras; oponerse a la guerra fra; defender a Cuba; apoyar las luchas contra las bases norteamericanas, y llamar a la unidad del movimiento sindical de Amrica Latina.

Para la izquierda mexicana, la Conferencia Latinoamericana por la Soberana Nacional, la Emancipacin Econmica y la Paz represent un paso decisivo en la lucha por la unidad. Gracias a ella, en cuestin de meses quedara constituido el MLN, que aglutinara a los cardenistas, a los comunistas y a otros grupos de orientacin socialista y antimperialista. La unidad, por cierto, no exclua la polmica ni la lucha ideolgica.

La unidad

LA REALIZACIN DE LA multicitada reunin aceler el proceso de unidad de las fuerzas del nacionalismo revolucionario, el lombardismo y el comunismo en Mxico. El 13 de abril de 1961, los ms activos participantes en ese foro se reunieron para elaborar un plan de actividades, en mayo constituyeron el Comit (provisional) por la Soberana Nacional y la Emancipacin y acordaron convocar a una asamblea nacional para el mes de agosto.

Paralelamente a las actividades organizativas de carcter poltico, se empezaron a dar pasos para reorganizar el movimiento de los pobres del campo. En la segunda quincena de abril se efectu una reunin campesina en Zamora, Michoacn, con la asistencia de cerca de 300 delegados provenientes de Guanajuato, Baja California, Jalisco, Sonora, Veracruz, Nuevo Len, Nayarit, Coahuila y Michoacn. En mayo una asamblea de 600 representantes celebrada en Torren, Coahuila, dio nacimiento al Comit Regional de Unificacin Campesina Independiente de la Comarca Lagunera. Por ello, para el mes de julio el Partido Comunista pudo afirmar: Las condiciones han madurado plenamente para la creacin de una nueva organizacin campesina... (3)

El triunfo de la Revolucin cubana gener, como respuesta, una mayor beligerancia de la derecha y una mayor agresividad de Estados Unidos. Luego de la fracasada invasin de Baha de Cochinos, en Mxico se desencaden por el alto clero, la iniciativa privada y la reaccin, una intensa campaa anticubana, anticomunista y anticardenista. El Partido Accin Nacional, la Unin Nacional Sinarquista y el llamado Partido Anticomunista pidieron que fueran investigadas las actividades del general Lzaro Crdenas, seguramente debido a la capacidad de convocatoria y al prestigio en la poblacin trabajadora y nacionalista del divisionario michoacano.

Pero las tendencias unitarias de la izquierda, impulsadas por la radicalizacin de la Revolucin cubana, eran muy fuertes y los das 4 y 5 de agosto de 1961 se desarrollaron con gran entusiasmo los trabajos de la Asamblea Nacional de las Fuerzas Democrticas, con la presencia de 182 delegados de 24 entidades federativas de la Repblica. La declaracin de apertura corri a cargo del general Heriberto Jara, prominente representante del ala jacobina e izquierdista de la Revolucin mexicana.

En su discurso, Lzaro Crdenas plante: ...Ni en la lucha por la Independencia ni en la Reforma ni en la Revolucin de 1910 se haban confabulado las fuerzas de las oligarquas dominantes, las del clero poltico y del imperialismo norteamericano, como sucede hoy.

Y agregaba: ...Mxico, como todos los dems pueblos de Amrica Latina, tiene que organizarse, unirse para la defensa conjunta de sus intereses; y a esto tiende la asamblea que ustedes celebran. (4)

As naci el Movimiento de Liberacin Nacional. En su fundacin intervinieron las expresiones principales de la amplia izquierda mexicana. En su primer Comit Nacional, integrado por 26 miembros, haba dirigentes del nacionalismo revolucionario como Alonso Aguilar, Alberto Bremauntz, Guillermo Caldern, Cuauhtmoc Crdenas, Fernando Carmona, Heberto Castillo, Ignacio Garca Tllez, Braulio Maldonado y Jos Siurob; comunistas como Martha Brquez, Jos Chvez Morado, Eli de Gortari, Arturo Orona, Manuel Terrazas, Mario H. Hernndez y Adelina Zendejas; de la intelectualidad progresista como Carlos Fuentes, Enrique Gonzlez Pedrero y Manuel Marcu Pardias; del Partido Popular Socialista, Jacinto Lpez, y del Partido Obrero-Campesino Mexicano, Carlos Snchez Crdenas.

En las delegaciones estatales, las fuerzas anteriores tambin estaban representadas. Destacaban entre los nacional-revolucionarios Janitzio Mgica, Jos Zuno Arce y Heriberto Jara; de los comunistas, Gerardo Unzueta, Arnoldo Martnez Verdugo y Alfonso Partida Labra; de la intelectualidad progresista, Vctor Flores Olea y Eulalia Guzmn; del PPS, Vicente Lombardo Toledano, y del POCM, Miguel A. Velasco y Alejandro Martnez Camberos.

Participaron en la asamblea constituyente del MLN delegados de organizaciones sociales como la Unin de Sociedades Ejidales de la Comarca Lagunera, el CNF, el Movimiento Revolucionario del Magisterio, las sociedades de alumnos de la Escuela Nacional de Antropologa e Historia, de la Facultad de Filosofa y Letras y de la Escuela Nacional de Economa de la Universidad Nacional Autnoma de Mxico y el Crculo de Estudios Mexicanos. De los representantes de estas organizaciones, sobresaldran aos despus Rubelio Fernndez, Roger Bartra, Carlos Pereyra y Eliezer Morales.

Con la creacin del MLN, la izquierda mexicana hara una gran experiencia unitaria; sin embargo, sera muy transitoria y no resistira la prueba de las elecciones presidenciales.

Un programa avanzado

AL CALOR DE la descolonizacin de frica, el ascenso nacional-liberador en Asia y, sobre todo, del triunfo y radicalizacin de la Revolucin cubana y de las luchas obreras y sindicales de 1958-1959, la asamblea constitutiva del MLN aprob e hizo pblico un Programa y un Llamamiento que representaron su diagnstico de la sociedad mexicana, sus propuestas de cambio y sus cartas de presentacin ante el pueblo de Mxico.

El Programa del MLN era claramente democrtico: se propona el cumplimiento absoluto de la Constitucin General de la Repblica, el respeto efectivo a la soberana de los estados integrantes de la Federacin, una autntica autonoma municipal, la eliminacin de la centralizacin poltica y el caciquismo, la efectividad de los poderes de la Unin y la lucha contra la corrupcin en todos los sectores de la vida poltica y administrativa, as como en la aplicacin de la justicia.

Sin mencionar el concepto de reforma poltica, el MLN buscaba algo similar al formular la siguiente propuesta:

1. Exigir la expedicin de una nueva Ley Electoral, de acuerdo con las condiciones polticas del pas, que estableciendo la representacin proporcional, garantice el respeto al sufragio y termine con las limitaciones al registro de los partidos polticos y con el monopolio electoral del partido oficial. (5)

Con sustento en la Constitucin Poltica de la nacin, el movimiento demandaba que fueran inviolables los derechos de asociacin, de reunin, de pensamiento, de contratacin colectiva, de afiliacin poltica de los miembros de los sindicatos y de huelga.

El MLN consideraba que el pueblo mexicano deba:

1. Luchar organizadamente y en forma sistemtica por la liberacin del pas del imperialismo norteamericano.

2. Rescatar, de acuerdo con el artculo 27 constitucional, las riquezas nacionales que se encuentran en manos de monopolios extranjeros.

3. Luchar por la anulacin de los tratados, convenios y pactos bilaterales o multilaterales... que intentan revivir la Doctrina Monroe.

4. Exigir la supresin de la rastreadora norteamericana de satlites instalada en Guaymas, Sonora.

5. Oponerse terminantemente a la Junta Interamericana de Defensa y a la Comisin Militar Mxico Americana de Defensa Conjunta, y reclamar la desaparicin y la salida de Mxico de estos organismos destinados a encadenar a nuestro pueblo a los fines blicos del gobierno norteamericano. (6)

El MLN inclua en su Programa la lucha contra el colonialismo, por la libertad de los presos polticos, la derogacin del artculo 145 del Cdigo Penal para el Distrito y Territorios Federales en materia de fuero comn, y para toda la Repblica en materia federal, as como de aquellos preceptos anlogos existentes en las leyes estatales, y, de manera muy destacada, la solidaridad amplia y militante con la Revolucin cubana.

La nueva organizacin luchaba porque el Estado adoptara una activa poltica de promocin del desarrollo econmico, porque formulara programas de desarrollo a corto y largo plazo, porque interviniera en todos aquellos campos en que su participacin fuera til o necesaria, porque regulara, orientara y definiera los cauces generales de inversin privada y porque la poltica econmica del Estado fuera democrtica; adems, el MLN se pronunciaba por una poltica de nacionalizaciones, la reforma agraria integral, la aceleracin de la industrializacin, la diversificacin del comercio exterior, la implantacin del control de cambios, una educacin con orientacin nacional, el impulso a la investigacin cientfica, la defensa de la soberana nacional y la cooperacin internacional.

En el Llamamiento al pueblo mexicano, el MLN exhortaba a los sectores democrticos a cerrar filas, a sumar sus fuerzas, a superar las diferencias y a participar en una lucha diaria, amplia y democrtica en bien de Mxico.

En los puntos reseados se resuman los objetivos, demandas y tareas del Movimiento de Liberacin Nacional. Su justeza y pertinencia que las juzgue el lector.

Polarizacin

PARA CONTRARRESTAR LA capacidad de convocatoria del general Lzaro Crdenas y para fortalecer sus posiciones, el gobierno de Adolfo Lpez Mateos organiz una respuesta al MLN que cubra los dos flancos del espectro poltico: desde la derecha, los representantes callistas, avilacamachistas y alemanistas, bajo la direccin de los ex presidentes Miguel Alemn y Abelardo L. Rodrguez, y desde la izquierda, los dirigentes y funcionarios del sexenio cardenista, organizados por la propia presidencia de la Repblica. De esta manera, la administracin lopezmatesta apareca ente la opinin pblica como una administracin con un amplio consenso.

En efecto, la jugada sali a la perfeccin. El 24 de agosto de 1961, los diarios de la capital federal publicaban dos desplegados en los cuales se apoyaba --a diestra y siniestra-- al gobierno del licenciado Lpez Mateos, que aparentaba as contar con el respaldo de las fuerzas polticas decisivas de diverso signo.

El manifiesto derechista, dirigido a la ciudadana de Mxico, era suscrito por Melchor Ortega, Antonio Daz Soto y Gama, Luis L. Len, Ignacio Asnsolo, Ezequiel Padilla, Alejandro Gmez Maganda, Rodrigo Garca Trevio, Alfredo Breceda, Camerino Arrieta y otros connotados anticomunistas y multimillonarios.

En dicho remitido se planteaba:

El mexicano est consciente de esta hora y se da cuenta del peligro que corre nuestra nacionalidad por la infiltracin de doctrinas extraas a nuestra idiosincrasia, que disfrazadas de un falso radicalismo pretenden precisamente suprimir las instituciones democrticas, para sustituirlas por un rgimen totalitario que acabara con nuestras libertades y que, al destruir patria, hogar y familia, terminara para siempre con las formas tradicionales de la vida mexicana.

No creemos que para resolver nuestros problemas sea necesaria la hecatombe sangrienta de una nueva revolucin de tintes comunistas, destruyendo vidas y riquezas, para terminar viviendo bajo una dictadura totalitaria... (7)

Al amparo de tales sealamientos surgi el Frente Cvico Mexicano de Afirmacin Revolucionaria, que estaba integrado por miembros destacados del Partido Revolucionario Institucional.

De contenido distinto, el documento de los cardenistas --que iba dirigido al sector revolucionario de Mxico-- era firmado, entre otros, por Francisco Arellano Belloc, Silvano Barba Gonzlez, Juan de Dios Btiz, Efran Buenrrostro, Ral Castellano, Antonio Garca Moreno, Ignacio Garca Tllez, Enrique Gonzlez Casanova, Heriberto Jara, Jos Domingo Lavn, Wenceslao Labra, Csar Martino, Antonio Mays Navarro, Vicente Mndez Rostro, Javier Rojo Gmez y Gonzalo Vzquez Vela.

En el manifiesto de los cardenistas, se expona un programa de 12 puntos: problema agrario, cuestin obrera, educacin y cultura nacional, previsin social, disolucin social, ley de responsabilidades, planificacin, sufragio y poltica internacional, que eran abordados desde una perspectiva moderada, distinta a la forma en que los tocaba el MLN. (8)

La versin original de la insercin de los cardenistas criticaba y denunciaba al imperialismo norteamericano, demandaba la libertad de los presos polticos y mencionaba otros tpicos, pero Francisco Martnez de la Vega, entonces gobernador de San Luis Potos, sugiri y logr que fueran eliminados de la redaccin final.

La maniobra gubernamental result un xito: se dio la impresin de apoyo nacional de todos los sectores a Lpez Mateos y su poltica, se amortigu el impacto del llamamiento del MLN y se inici el largo proceso de divisin de las fuerzas nacionalistas y de izquierda.

Por esos aos, el rgimen presidencialista an no iniciaba su declive. Al contrario, su solidez era evidente.

Con personalidades de la talla de Demetrio Vallejo, David Alfaro Siqueiros, Valentn Campa y Dionisio Encina en la crcel, el Movimiento de Liberacin Nacional privilegi la lucha por la libertad de los presos polticos, y debido a las agresiones y amenazas blicas de Estados Unidos en contra de Cuba, Corea, Vietnam, Laos y otros pases, el MLN llev adelante una clara accin cotidiana en favor de paz y en contra del armamentismo y el militarismo.

El MLN incursion, asimismo, en un frente de masas bien definido: el movimiento de los pobres del campo. Desde la realizacin de la Conferencia Latinoamericana por la Soberana Nacional, la Emancipacin Econmica y la Paz, se celebr una reunin de delegados agraristas para impulsar la reforma agraria y avanzar en la unidad del movimiento campesino. En abril de 1961, se efectu una asamblea campesina en Zamora, Michoacn, y en mayo de ese ao surgi el Comit Regional de Unificacin Campesina Independiente de la Comarca Lagunera. (9)

Despus de agosto de 1961, sobre la base del Programa del MLN --que inclua el objetivo de la reforma agraria radical--, se realizaron asambleas campesinas en Michoacn, Coahuila, Nuevo Len, Sonora, Puebla, Morelos, Veracruz, Guerrero, Guanajuato y Jalisco, que sentaron las bases para reunir en Torren, Coahuila, a delegados de La Laguna y de varios estados de la Repblica, que aprovecharon el Congreso de la Unin de Sociedades de Crdito Colectivo Ejidal de la Comarca Lagunera, a mediados de agosto de 1962. All discutieron los problemas del campo y se pronunciaron por la unidad de los campesinos en una central independiente.

En octubre de 1962, fue lanzada en la ciudad de Mxico la convocatoria al Congreso Constituyente de la Central Campesina Independiente, que avalaban firmas de dirigentes agrarios como Manuel Granados Chirino, Arturo Orona, Graciano G. Bentez, Blas Vergara y Ramn Danzs Palomino.

La posibilidad de organizar a masas campesinas fuera del control oficial, concit una intensa campaa anti-MLN y anticomunista de agrupaciones de la Confederacin Nacional Campesina y la prensa nacional; Jacinto Lpez, lder de la Unin General de Obreros y Campesinos de Mxico, y Vicente Lombardo Toledano, dirigente del PPS, manifestaron su oposicin a la nueva central y acusaron al MLN de divisionista.

A pesar de la campaa, el Congreso Constituyente de la CCI tuvo lugar del 6 al 8 de enero de 1963. En la Declaracin de Principios de dicha organizacin se seal con claridad:

...Esta central campesina es independiente del poder pblico, de los terratenientes y de la burguesa agraria, declarndose autnoma y libre frente a sus enemigos de clase, adems de fuerzas y personas que confunden y frenan las luchas en servicio de los intereses de los viejos y nuevos ricos del campo y la ciudad. (10)

El congreso eligi a un Comit Ejecutivo Nacional, que inclua a tres secretarios generales: Arturo Orona, Alfonso Garzn y Ramn Danzs Palomino.

Las resoluciones de la CCI, planteaban:

1. Denunciar la poltica de guerra fra, con la campaa anticomunista que le es inherente, realizada por las potencias occidentales, principalmente por los EU, poltica que pone en peligro la paz del mundo y origina constantemente conflictos entre los estados, inclusive el estallido de guerras locales. (11)

En torno a la situacin poltica del estado de Guerrero, demand: La libertad del Lic. Jos Mara Surez Tllez y de los dems encarcelados en el estado, y el cese de la persecucin contra Genaro Vzquez, dirigente cvico del pueblo de Guerrero, y contra otros lderes del movimiento popular guerrerense. (12)

Acerca del MLN, especific:

El programa y los fines de las Central Campesina Independiente coinciden con el programa y los objetivos del Movimiento de Liberacin Nacional.

La Central Campesina Independiente tiene un vivo inters, por lo que se ha dicho, en que el Movimiento de Liberacin Nacional crezca, se desarrolle y se ample, en que logre las finalidades unitarias y su carcter de frente nico; en que el MLN contribuya al mximo a unir en la accin democrtica y patritica a todos los sectores organizados y fuerzas progresistas y antiimperialistas de nuestro pas. (13)

La constitucin de la CCI le doli a la reaccin. De inmediato, dio comienzo una campaa de declaraciones anticomunistas y antiagraristas. Antonio Daz Soto y Gama, Juan Gil Preciado, el Partido Accin Nacional, el Frente Cvico Mexicano de Afirmacin Revolucionario y la Unin Nacional Sinarquista se lanzaron con furia en contra de la nueva central.

Si en la cuestin agraria el MLN actu con correccin, no ocurri lo mismo en el problema de las elecciones federales.

Durante la campaa electoral de 1963-1964, el Partido Comunista Mexicano particip activamente, aunque sin registro, por conducto del Frente Electoral del Pueblo y se fortaleci al llegar a grupos generalmente fuera de su radio de accin. Por el contrario, el Movimiento de Liberacin Nacional defini la orientacin errnea de que cada militante actuara de acuerdo con su afiliacin partidaria, y resolvi: El MLN no lanzar candidatos propios a puestos de eleccin popular ni apoyar, como organizacin, a ninguno de los grupos a l afiliados que decidan participar directamente en la campaa electoral. (14)

Con la resolucin anterior, el MLN firm su sentencia de muerte: con ella dara inicio una crisis que, a la larga, lo llevara a su inevitable disolucin. Sin exagerar, la futura desaparicin estaba en marcha.

La unidad en el Movimiento de Liberacin Nacional no dur mucho: el 16 de junio de 1962, el Partido Popular Socialista --con el pretexto de que el Comit Mexicano por la Paz apareca como brazo del MLN-- en un comunicado se propuso aclarar de una vez por todas, que el PPS no era miembro del movimiento, prohibir a sus afiliados la militancia en el MLN y considerar a ste como un grupo poltico nuevo. (15) La UGOCM asumi, asimismo, una posicin similar.

En realidad, el PPS se retiraba del MLN porque tena conocimiento de que la reforma electoral en marcha le permitira alcanzar algunas curules en la Cmara de Diputados, y, adems, porque Vicente Lombardo Toledano haba fracasado en su intento de ser el lder principal de la organizacin frentista.

Desde antes el PPS haba tenido problemas con los comunistas y otras fuerzas que confluan en el MLN. As, en marzo de 1961 este partido denunci que los trotskistas:

...en la Conferencia Latinoamericana hicieron causa comn con los elementos del Partido Comunista y del Movimiento Revolucionario del Magisterio, fraccin anarquizante de la Seccin IX del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educacin. En esa alianza, como cosa realmente curiosa, pudo observarse que los elementos del PC no influyeron en los trotskistas, sino al revs, exhibindose todos como verdaderos provocadores. (16)

El PCM respondi a las calumnias lombardistas:

Segn la nota editorial que Avante dedica a comentar los resultados de la Conferencia Latinoamericana por la Soberana Nacional, la Emancipacin Econmica y la Paz, el Partido Comunista Mexicano intent, sin xito y en alianza increble con los provocadores ligados al espionaje norteamericano, con los trotskistas y francotiradores de toda laya, hacer fracasar la histrica asamblea de los pueblos latinoamericanos celebrada en nuestro pas.

...la reunin es, as lo estima nuestro partido, el acontecimiento poltico ms importante en la Amrica Latina, despus de la Revolucin cubana... (17)

La divisin del PPS debilit al MLN y cre dificultades a la unidad de la izquierda. Por eso, en noviembre de 1963 el PCM sealaba:

Lombardo ha atacado al Movimiento de Liberacin Nacional, a la Central Campesina Independiente, al Frente Electoral del Pueblo, al Comit Mexicano por la Paz. Ha descendido incluso al nfimo nivel de turbios menesteres policacos en su ardor contra una publicacin como Poltica...

Slo ante una fuerza ha mantenido tercamente Lombardo una posicin de apoyo, de sumisa fidelidad: ante el gobierno y sus instrumentos polticos. (18)

Acerca del carcter de la militancia en las filas del MLN y el papel de ste como organizacin, existan distintas concepciones como justamente explicaba en una carta Alberto Lumbreras:

Quienes controlan e imprimen direccin al MLN, a excepcin de Manuel Terrazas que es dirigente nacional del PCM, tienen el concepto de que el MLN es un nuevo organismo, en tanto que nosotros --POCM, PPS y PCM-- lo concebimos como un movimiento, aglutinador de organizaciones y de personas... (19)

Despus vino otra escisin. Con fecha 26 de julio de 1964, Fernando Bentez, Vctor Flores Olea, Carlos Fuentes, Enrique Gonzlez Pedrero y Francisco Lpez Cmara, renunciaron a Poltica, por considerarla --segn decan-- de la siguiente manera:

Convertida en una publicacin marginal y abstracta, Poltica slo funciona como un tribunal de Inquisicin para --aunque no de-- la izquierda. No posee verdadera direccin, ni enfoques crticos vlidos, ni estudios objetivos de la realidad, ni pensamiento dialctico alguno. Es la expresin de los berrinches singulares de quienes la hacen, y con estados de nimo se podrn hacer fiestas y entierros, pero no revista de orientacin. (20)

Como lo probara el futuro poltico de esos intelectuales, los motivos de su renuncia eran obvios: colocarse en mayor o menor medida al servicio del rgimen del PRI y separarse de una izquierda nacional en vas de radicalizacin. El marco socio-poltico era claro: el retiro de los colaboradores de Poltica se dio a escasos meses del cambio sexenal en la presidencia de la Repblica y luego de que los firmantes de la renuncia suscribieran textos en que alababan la tranquilidad en las elecciones, la madurez cvica del pueblo, la democracia mexicana, la unidad revolucionaria y la personalidad de Gustavo Daz Ordaz. Un caso, pues, de oportunismo evidente.

La renuncia a Poltica, de hecho signific la separacin de dichos intelectuales del seno del MLN.

Posteriormente, en septiembre de 1965 renunciaron al Movimiento de Liberacin Nacional Alonso Aguilar Monteverde, Fernando Carmona, Guillermo Montao, Ignacio Aguirre y Clementina E. de Bassols. Con la salida de esta importante corriente de la izquierda --nucleada aos despus en la revista Estrategia-- y la separacin prctica del general Lzaro Crdenas, ya no se justificaba la permanencia de los comunistas en las filas del MLN, y en consecuencia se retiraron del mismo.

En la ltima etapa de su vida, el MLN se convirti en un pequeo grupo poltico que haba dejado atrs su carcter de frente amplio y unitario, a la sazn jefaturado por el ingeniero Heberto Castillo. A mediados de 1967, el Movimiento de Liberacin Nacional particip en la Conferencia Latinoamericana de Solidaridad, celebrada en La Habana, Cuba. Con la desaparicin del MLN termin una etapa de la historia de la lucha por la unidad de la izquierda mexicana.

Notas

(1) Conferencia Latinoamericana por la Soberana Nacional, la Emancipacin Econmica y la Paz, Documentos, Mxico, s. e., 1961, p. 3.

(2) Ibd., p. 4.

(3) Proyecto de informe al 1er. punto de la Orden del Da del IV Pleno del Comit Central del PCM, 7 de julio de 1961, mecano, p. 17.

(4) Poltica, nm. 32, 15-VIII-61, p. 19.

(5) Programa y Llamamiento del Movimiento de Liberacin Nacional, Mxico, s. e., 1961, p. 12.

(6) Ibd., pp. 14-15.

(7) Exclsior, 24-VIII-61.

(8) Ibd.

(9) Vase Llamamiento a todos los campesinos de Mxico, Zamora, mimeo, 20-IV-61.

(10) La Central Campesina Independiente, Mxico, FCP, 1963, p. 23.

(11) Poltica, nm. 66, 15-I-63, p. IV.

(12) Ibd., p. V.

(13) Ibd., p. VI.

(14) Poltica, nm. 73, 1-V-63, p. 60.

(15) El PPS y el Congreso por el Desarme y la Paz, Mxico, mimeo, 16-VI-62, pp. 5-6.

(16) Primer reunin del Comit Central del Partido Popular Socialista, Mxico, mimeo, 31-III-61, pp. 12-13.

(17) Poltica, nm. 24, 15-IV-61, pp. 23-24, y Gerardo Pelez, Partido Comunista Mexicano. 60 aos de historia. I (Cronologa 1919-1968), Culiacn, UAS, 1980, p. 117.

(18) La Voz de Mxico, nm. 1746, 29-XII-63, p. 4.

(19) Carta de Alberto Lumbreras a Ernesto Cruz Betanzos, de Veracruz, Mxico, mecano, 29-V-62, p. 1. (Archivo CEMOS).

(20) Poltica, nm. 104, 15-VIII-64, p. 19.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter