Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-12-2010

Documentos sobre el feminicidio de Ciudad Jurez

Mart Caussa
Viento Sur



El prximo 10 de diciembre el gobierno mexicano debe hacer un informe sobre su cumplimento de la sentencia dictada por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), hecha pblica el 10/12/2009, que condenaba al estado de Mxico por no garantizar la vida y la integridad de las mujeres de Ciudad Jurez. Era la primera vez que un tribunal americano condenaba a un estado por violar los derechos humanos y por discriminacin de gnero y condicin social.

El motivo de la condena fueron los asesinatos del Campo Algodonero, cuya descripcin, realizada durante las sesiones de la CIDH, puede encontrarse en la pgina de Amnista Internacional:
http://amnistia.org.mx/contenido/2009/06/30/importantes-casos-de-violencia-contra-las-mujeres-en-mexico-ante-la-corte-interamericana-de-derechos-humanos-2/

Lo que sigue es un extracto de la misma:

Los cuerpos de dos nias y una joven mujer, Esmeralda Herrera Monreal, Laura Berenice Ramos Monrrez y Claudia Ivette Gonzlez, fueron descubiertos en un antiguo campo algodonero en Ciudad Jurez el 6 y 7 de Noviembre del 2001 junto con los cuerpos de cinco otras jvenes mujeres. Al menos cinco de las vctimas tenan menos de 18 aos de edad. Sus familias haban denunciado su desaparicin en 2000 y 2001. Uno de los cuerpos nunca fue correctamente identificado.

En 1993 haba comenzado un patrn de secuestros, violaciones y asesinatos de mujeres en Ciudad Jurez. De manera sistemtica, las autoridades no tomaron en serio estos crmenes, sealando a menudo que las vctimas tenan la culpa por los crmenes cometidos en su contra y tratando a los familiares con desprecio. Pocos de los autores de estos crmenes fueron llevados a la justicia, lo que cre un clima de miedo e inseguridad para las mujeres.

El caso del Campo Algodonero se hizo famoso al ejemplificar la manera en que las autoridades municipales, estatales y federales discriminaron a las mujeres vctimas de asesinatos as como a sus familias, se equivocaron al identificar los cuerpos y no lograron recoger pruebas forenses fiables ni llevar a cabo investigaciones eficaces. En cambio, recurrieron a numerosas prcticas irregulares, incluida la tortura, para obtener confesiones y fabricar casos uno de los que fueron condenados al principio apel ms tarde con xito y fue liberado.

Tras protestas nacionales e internacionales ante este patrn de asesinatos de mujeres e impunidad conocido como feminicidio, los gobiernos federal y estatal tomaron algunas medidas para mejorar los procedimientos de prevencin e investigacin, sin embargo en muchos casos los responsables de los asesinatos, incluido aquel de las tres vctimas del Campo Algodonero ante la Corte Interamericana, no han sido llevados a juicio.

A pesar de haber identificado a al menos 177 funcionarios estatales posiblemente implicados en investigaciones deficientes de mujeres asesinadas en la ciudad, las autoridades nunca llevaron a juicio a ninguno de ellos. No se han proporcionado reparaciones completas por los crmenes a muchos de los familiares de las vctimas, incluida una falta de reconocimiento adecuado del no cumplimiento por parte del Estado en respetar, proteger y cumplir sus derechos y los derechos de sus familiares asesinadas segn las leyes internacionales sobre derechos humanos.

La sentencia de la CIDH puede leerse en la siguiente pgina:
http://www.campoalgodonero.org.mx/sites/default/files/documentos/Sentencia_Campo_Algodonero_0.pdf

Se trata de un extenso documento de 167 pginas donde, a parte de los razonamientos jurdicos y del anlisis de los tres asesinatos que se juzgan, se hace una extensa descripcin de los asesinatos de mujeres en Ciudad Jurez, se indica que el trmino de feminicidio es adecuado para calificar los asesinatos del Campo Algodonero y entienda que algunos o muchos de los asesinatos de mujeres de Ciudad Jurez puedan haber sido cometidos por razones de gnero y que la mayora han ocurrido dentro de un contexto de violencia contra la mujer. A continuacin se reproducen algunos extractos:

117. El Informe de la Relatora de la CIDH resalta que aunque Ciudad Jurez se ha caracterizado por un pronunciado aumento de los crmenes contra mujeres y hombres83 (supra prr. 108), el aumento en lo referente a las mujeres es anmalo en varios aspectos, ya que: i) en 1993 se incrementaron notablemente los asesinatos de mujeres84, ii) los coeficientes de homicidios de mujeres se duplicaron en relacin con los de los hombres85, y iii) el ndice de homicidios correspondiente a mujeres en Ciudad Jurez es desproporcionadamente mayor que el de ciudades fronterizas en circunstancias anlogas86. Por su parte, el Estado proporcion prueba referente a que Ciudad Jurez ocupaba en el 2006 el cuarto lugar en homicidios de mujeres entre ciudades mexicanas87.
/..
1.3. Vctimas

122. En primer lugar, la Comisin y los representantes alegaron que las vctimas eran mujeres jvenes de 15 a 25 aos de edad, estudiantes o trabajadoras de maquilas o de tiendas u otras empresas locales, y que algunas vivan en Ciudad Jurez desde haca relativamente poco tiempo. El Estado no se pronunci al respecto.

123. Los alegatos de los demandantes encontraron sustento en diversos informes de entidades nacionales e internacionales que establecen que las vctimas de los homicidios parecen ser predominantemente mujeres jvenes98, incluyendo nias99, trabajadoras sobretodo de maquilas-100, de escasos recursos101, estudiantes102 o migrantes103.

1.4. Modalidad

124. En segundo lugar, la Comisin y los representantes alegaron que un nmero considerable de los homicidios presentaron signos de violencia sexual. Segn un informe de la Fiscala Especial, algunos de los homicidios y las desapariciones desde 1993 han presentado caractersticas y/o patrones conductuales similares104.

125. Diversos informes establecen los siguientes factores en comn en varios de los homicidios: las mujeres son secuestradas y mantenidas en cautiverio105, sus familiares denuncian su desaparicin106 y luego de das o meses sus cadveres son encontrados en terrenos baldos107 con signos de violencia, incluyendo violacin u otros tipos de abusos sexuales, tortura y mutilaciones108.

126. En cuanto a las caractersticas sexuales de los homicidios, el Estado aleg que segn cifras del ao 2004, alrededor del 26% de los homicidios obedeca a actos de ndole sexual violento
/..

143. En el presente caso, la Corte, a la luz de lo indicado en los prrafos anteriores, utilizar la expresin homicidio de mujer por razones de gnero, tambin conocido como feminicidio.

144. Para efectos de este caso, la Corte considera que, teniendo en cuenta la prueba y argumentacin sobre prueba obrante en el expediente, no es necesario ni posible pronunciarse de manera definitiva sobre cules homicidios de mujeres en Ciudad Jurez constituyen homicidios de mujeres por razones de gnero, ms all de los homicidios de las tres vctimas del presente caso. Por esta razn, se referir a los casos de Ciudad Jurez como homicidios de mujeres, aunque entienda que algunos o muchos de stos puedan haber sido cometidos por razones de gnero y que la mayora han ocurrido dentro de un contexto de violencia contra la mujer.
/..

1.8. Conclusiones de la Corte

164. De todo lo expuesto anteriormente, la Corte concluye que desde 1993 existe en Ciudad Jurez un aumento de homicidios de mujeres, habiendo por lo menos 264 vctimas hasta el ao 2001 y 379 hasta el 2005. Sin embargo, ms all de las cifras, sobre las cuales la Corte observa no existe firmeza, es preocupante el hecho de que algunos de estos crmenes parecen presentar altos grados de violencia, incluyendo sexual, y que en general han sido influenciados, tal como lo acepta el Estado, por una cultura de discriminacin contra la mujer, la cual, segn diversas fuentes probatorias, ha incidido tanto en los motivos como en la modalidad de los crmenes, as como en la respuesta de las autoridades frente a stos. En este sentido, cabe destacar las respuestas ineficientes y las actitudes indiferentes documentadas en cuanto a la investigacin de dichos crmenes, que parecen haber permitido que se haya perpetuado la violencia contra la mujer en Ciudad Jurez. La Corte constata que hasta el ao 2005 la mayora de los crmenes seguan sin ser esclarecidos, siendo los homicidios que presentan caractersticas de violencia sexual los que presentan mayores niveles de impunidad.

En los primeros das de noviembre del presente ao una Comisin Internacional se desplaz a Mxico para investigar los avances en el cumplimiento de la sentencia de la CIDH. La revista Proceso, en el nmero 1776 del 14/11/2010 publica un artculo de Gloria Leticia Daz, titulado Feminicidios: crmenes discriminados en el que se da cuenta de los problemas detectados. A continuacin se reproducen unos extractos:

/.. las integrantes de la misin alertan de la gravedad de la violencia contra la mujer y manifiestan su preocupacin por la lentitud para atender la sentencia de la Corte Interamericana por los feminicidios en Ciudad Jurez.

En Mxico este fenmeno y la violencia contra las mujeres ha quedado oculto frente a la batalla contra el narcotrfico; hay un desprecio institucional por la vida de las mujeres y, por tanto, se niega la realidad, afirma Victoria de Pablo, integrante de la Fundacin de Derechos Humanos del Consejo General de la Abogaca Espaola/..

Julia Monrrez Fragoso, investigadora de El Colegio de la Frontera Norte y perito ante la Corte Interamericana para el caso campo algodonero, afirma que hay evidencia de que los crmenes contra las mujeres se han incrementado, especialmente en Ciudad Jurez:

De 1993 a 2007, tenamos registro de 500 nias y mujeres asesinadas; de 2008 a octubre de 2010 ya eran 567 ms. Sin embargo, el gobierno se niega a aceptar que haya feminicidios y adjudican esas muertes a ajustes de cuentas entre el narcotrfico, con lo que se desentienden de su responsabilidad de investigar./..

Marta Eugenia Solano Arias, representante del Instituto Latinoamericano de las Naciones Unidas para la Prevencin del Delito (del que depende la misin que visit Mxico) manifiesta su preocupacin porque a casi un ao de emitida la sentencia de la Corte Interamericana, no hay visos ni seales del Estado mexicano de intentar cumplirla; omos hablar a funcionarios que nos decan: eso no es mi competencia, y al final no sabemos a quin le corresponde cumplir/..

Luz Estrada, del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF), aporta nmeros: de enero de 2009 a junio de 2010, en 18 estados mexicanos se cometieron mil 768 asesinatos de mujeres. De ellos, en mil 74 los patrones corresponden a feminicidios (homicidios de mujeres como resultado de la discriminacin de gnero) y ocurrieron en 13 entidades, pero slo se dictaron 40 sentencias.
En los casos de feminicidio las vctimas fueron arrojadas en la va pblica, sus edades iban de 11 a 30 aos, tenan huellas de abuso y fueron ejecutadas por estrangulamiento, quemaduras o con arma punzocortante.

Adems de Chihuahua, donde se registraron 245 crmenes de ese tipo, en las 13 entidades de las que el OCNF tuvo informacin para ese mismo periodo las de mayor incidencia son el Estado de Mxico (309), Quintana Roo (204), Sinaloa (125), Tamaulipas (103), Jalisco (88) y Veracruz (82).

En el Estado de Mxico, de acuerdo con el OCNF, entre 2005 y 2010 se cometieron 900 homicidios dolosos de mujeres; de stos, en 57% se desconoce al responsable, en tanto que en 37% el autor fue un familiar, conocido o pareja de la vctima. Adems, en la entidad se tienen 99 vctimas no identificadas, lo que para Estrada podra significar que eran migrantes centroamericanas.

Otra entidad con nmeros alarmantes es Jalisco: segn datos de la procuradura estatal, en el ltimo ao y medio ha habido 187 mujeres desaparecidas con edades de entre 11 y 17 aos/..

En entrevista, Karla Michelle Salas Ramrez, representante legal de las familias de las vctimas del caso campo algodonero, detalla las dificultades para el cumplimiento de la sentencia de la Corte Interamericana, de cuyos avances el gobierno federal tiene que rendir un informe el prximo 10 de diciembre: el gobierno de Chihuahua no ha publicado la sentencia, la Fevimtra se ha negado a atraer las investigaciones de los casos de desaparicin y homicidio de las mujeres localizadas en el campo algodonero en 2001, no se ha sancionado a los funcionarios pblicos que obstaculizaron el esclarecimiento de los crmenes y no se ha investigado ni castigado a quienes hostigan a los familiares de las vctimas.

Otros puntos de la sentencia se refieren a la construccin de un monumento en memoria de las mujeres vctimas de homicidio por razones de gnero en Ciudad Jurez y el reconocimiento pblico de la responsabilidad internacional del Estado en las muertes de Laura Berenice Ramos Monrrez, Esmeralda Herrera Monreal y Claudia Ivette Gonzlez.

Alejandro Negrn (director general de Derechos Humanos y Democracia de la SRE) inform a David Pea, mi compaero en la defensa de los familiares de las vctimas, que el memorial que pedimos estuviera en el campo algodonero al que se refiere el caso no se iba a construir porque es propiedad privada y no se han puesto de acuerdo qu mecanismo seguir para edificarlo, sobre todo porque el gobierno no acepta nuestra exigencia de que se incluyan los nombres de ms de mil mujeres que han sido asesinadas de 1993, cuando se denunci el fenmeno, a la fecha.

El gobierno se resiste a que Ciudad Jurez quede marcada no slo por la violencia producto del narcotrfico sino por los feminicidios. El memorial sera para el gobierno de Caldern el muro de la vergenza, dice Salas.

En cuanto a la disculpa pblica a la que est obligado el Estado mexicano, agrega la abogada, se prepara un evento encabezado por Caldern al que se pretende llevar a familiares de las vctimas del campo algodonero y a deudos de Rosendo Radilla, lder campesino desaparecido por el Ejrcito en Guerrero durante la guerra sucia y por cuyo caso la Corte Interamericana tambin conden a Mxico (Proceso 1706 y 1729).

A menos de 30 das de que se cumpla el plazo para que el gobierno federal rinda su informe sobre el cumplimiento de la sentencia sobre los feminicidios en Ciudad Jurez, el nico avance concreto es la tramitacin de indemnizaciones para los familiares de las tres vctimas por parte de la Comisin Nacional para Combatir la Violencia contra la Mujer (Conavim), apunta Salas Ramrez/..

Los 3 documentos anteriores de los cuales hemos reproducido extractos, creemos que ofrecen una descripcin bastante fidedigna de la violencia pasada y presente contra las mujeres en Ciudad Jurez. Sin embargo el retrato ms fiel y profundo del horror de los feminicidios de esta ciudad mexicana se encuentra en una obra de ficcin: la novela 2666, obra pstuma del escritor chileno Roberto Bolao.

Siguiendo la estela del novelista Joseph Conrad en El corazn de las tinieblas y del cineasta Francis Ford Coppola en Apocalypse Now, Roberto Bolao consigue describir el horror ocultado de una poca (la de la globalizacin) a partir de una manifestacin paradigmtica, en este caso, los crmenes de la ciudad mexicana de Santa Teresa, el nombre literario de Ciudad Jurez. Esta ciudad juega el mismo papel que Congo en la novela de Conrad y Vietnam en la pelcula de Coppola. El propio Bolao seal que en su novela haba un centro fsico y un centro oculto. El primero es, sin duda, Ciudad Jurez, donde convergen todas las historias. Sobre el centro oculto slo dej pistas. Una de ellas el propio ttulo, con la marca del diablo (666), el seor del infierno. Otra la cita de Baudelaire al inicio del libro: Un oasis de horror en medio de un desierto de aburrimiento. El mismo centro oculto que sugeran el Kurtz de Conrad y el de Coppola cuando exclamaban: El horror! El horror!

Roberto Bolao haba pensado editar su obra en 5 libros diferentes y los editores, con acierto, la han editado en un solo libro. Que no es de lectura fcil, ni igualmente logrado en todas sus partes. No en vano Bolao hace decir a uno de sus personajes que prefiere las obras ambiciosas, aunque imperfectas (como Moby Dick o El Proceso), a las redondas y perfectas (como Bartleby, el escribiente o La metamorfosis). Por aadidura la novela inicia su andadura por el desierto de aburrimiento para ir avanzando, captulo a captulo, hasta el centro del oasis de horror y, finalmente, sugerirnos que todo oasis ha tenido su precedente. Todo ello en una prosa muy bella que, a lo largo de ms de mil pginas, nos hace emocionar, comprender y disfrutar.

Los interesados en la vida y la obra de Roberto Bolao pueden consultar la siguiente pgina web:
http://www.elortiba.org/bolano.html#La_ltima_entrevista_de_Roberto_Bolao

De ella hemos extrado la siguiente biografa:

Una existencia trashumante

Escritor nacido en Santiago de Chile, Bolao ha llevado una existencia bastante trashumante. A los 15 aos estaba viviendo en Mxico, donde comenz a trabajar como periodista y se hizo trotskista. En el 73 regres a su pas y pudo presenciar el golpe militar. Se alist en la resistencia y termin preso. Unos amigos detectives de la adolescencia lo reconocieron y lograron que a los ocho das abandonase la crcel. Se fue a El Salvador: conoci al poeta Roque Dalton y a sus asesinos. En el 77 se instal en Espaa, donde ejerci (tambin en Francia y otros pases) una diversidad de oficios: lavaplatos, camarero, vigilante nocturno, basurero, descargador de barcos, vendimiador. Hasta que, en los 80, pudo sustentarse ganando concursos literarios.

A fines de los aos 90 la suerte empez a estar de su lado: Los detectives salvajes (1999) obtuvo el premio Herralde y el Rmulo Gallegos, considerado el Nobel de Latinoamrica. Es autor de las novelas, La pista de hielo (1993), La literatura nazi en Amrica (1996), Estrella distante (1996), Amuleto (1999), Monsieur Pain (1999), Nocturno de Chile (2000), Una novelita lumpen (2002) y 2666 (2004), sta ltima pstuma; los libros de relatos Llamadas telefnicas (1997), Putas asesinas (2001) y El gaucho insufrible (2003) y los poemarios Los perros romnticos (2000) y Tres (2000). Tambin escribi Amberes (2002), que recoge varios textos del autor y Entre parntesis (2004), un recopilatorio de artculos, conferencias y otros textos publicados en varios medios de comunicacin. Muri el 14 de julio del 2003 a consecuencia de una insuficiencia heptica.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter