Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-12-2010

La dictadura del general Pinochet en el banquillo de los acusados en Pars

Franck Gaudichaud
Le Monde Diplomatique

Traducido para Rebelin por Caty R.


Del 8 al 17 de diciembre de 2010 varios ex altos responsables del rgimen militar dirigido por el general chileno Augusto Pinochet trece chilenos y un argentino- sern juzgados por la detencin y desaparicin forzosa de cuatro franco-chilenos: Georges Klein, Etienne Pesle, Alfonso Chanfreau y Jean-Yves Claudet. Un proceso indito.

A pesar de la muerte de Augusto Pinochet, este juicio pstumo no dejar de ser el del dictador chileno, as como del conjunto del sistema de represin establecido [por las dictaduras de Sudamrica] (1). Con estos trminos los magistrados William Bourdon, Claude Katz, Benjamin Safati y Sophie Thonon han planteado el proceso ante el Tribunal de lo Criminal de Pars, la ms alta jurisdiccin criminal francesa.

Llevamos esperando desde hace mucho, mucho tiempo, casi toda nuestra vida, declaraba el lunes 6 de diciembre Natalia Chanfreau, quien era un beb cuando su padre desapareci (2). Previsto inicialmente en mayo de 2008, el proceso fue aplazado por primera vez por el juzgado general. Entonces se interrog a algunos militantes de los derechos humanos: Aquel aplazamiento sine die fue el resultado de presiones polticas, como cuando Pinochet todava estaba vivo? La razn invocada entonces por la justicia fue el deseo de organizar un juicio irreprochable, teniendo en cuenta las dificultades encontradas en la expedicin de las citaciones de las numerosas personas que residan en el extranjero (3). Hacer que vengan de varios lugares del mundo los testigos vinculados con las cuatro vctimas as como los grandes testigos internacionales (que permitiran poner el juicio en contexto)- requera una logstica complicada (4). Pero la ausencia de jueces dedicados en exclusiva a este asunto y la falta de voluntad poltica tambin influyeron.

As pues el juicio se abre despus de doce aos de procedimiento. Si se lleva a cabo, probablemente forjar un precedente histrico, hecho posible gracias a la movilizacin sin descanso de las familias de vctimas y de organizaciones sociales chilenas e internacionales. Los decenios de lucha contra la impunidad, el olvido y para obtener verdad y justicia desde el golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973.

El 16 de octubre de 1998 el general Augusto Pinochet fue arrestado en Londres por orden de las autoridades judiciales espaolas y del juez espaol Baltasar Garzn. Casi inmediatamente las familias de detenidos-desaparecidos franceses presentaron una denuncia contra los responsables del rgimen. Desde julio de 1999, la Federacin Internacional de las Ligas de Derechos Humanos (FIDH) y la Liga Francesa de los Derechos del Hombre y el Ciudadano (LDH), se constituyeron en parte civil. As como la Corporacin Chilena para la Defensa y la Promocin de los Derechos del Pueblo (CODEPU-Chile), la Asociacin de ex presos polticos chilenos-Francia y la asociacin France Amrique Latine (FAL) hicieron lo mismo.

El arresto del dictador abri un resquicio, a pesar de una inmensa frustracin. El mundo, y Europa en particular, vea en la posibilidad de un juicio contra el viejo dictador en Espaa y Francia especialmente- el advenimiento de una justicia internacional en materia de violaciones de los derechos humanos. Pero el juicio no tuvo lugar y Pinochet, despus de haber visto multiplicarse durante los aos 2000 las persecuciones contra antiguos responsables de la represin militar y haber sido l mismo encausado por ciertas investigaciones, muri libre y sin haber sido juzgado el 10 de diciembre de 2006 (5). Poco despus la jueza Sophie Clment cerr la instruccin, abriendo la audiencia (es decir, la inscripcin) del dossier ante la Corte de lo Criminal de Pars.

Si este proceso se puede realizar en Pars es porque la ley penal francesa, a ttulo de la competencia jurisdiccional extraterritorial, es aplicable a los crmenes cometidos por extranjeros contra personas de nacionalidad francesa fuera del territorio nacional (segn el artculo 113-7 del cdigo penal y de la competencia personal pasiva de las vctimas).

Por otra parte no es la primera vez que la justicia francesa deber pronunciarse con base en esa competencia en un juicio sobre el terrorismo de Estado en Sudamrica. El verdugo argentino Alfredo Astiz, conocido como el ngel de la muerte, fue condenado a cadena perpetua en rebelda en marzo de 1990 por la desaparicin forzada de dos religiosas francesas durante la ltima dictadura (1976-1983).

3.197 vctimas de desapariciones o ejecuciones y 28.461vctimas de torturas: stas son las cifras oficiales de la represin chilena. Cifras muy por debajo de la realidad. Varios historiadores y asociaciones de defensa de los derechos humanos hablan de 200.000 a 300.000 personas arrestadas y torturadas. Sin embargo este reconocimiento oficial da una medida de la violencia del rgimen militar.

Con este proceso es la arquitectura de la mquina infernal del terrorismo de Estado lo que se juzgar: su funcionamiento, sus cadenas de mandos y sus lgicas institucionales. Los distintos itinerarios de las vctimas ponen de manifiesto diferentes aspectos del sistema represivo. Tambin evidencian la resistencia de los militantes de izquierda (6).

Georges Klein, de 27 aos, era el mdico y asesor del presidente socialista Salvador Allende durante la Unidad Popular (1970-1973). Estaba junto al compaero presidente el da del bombardeo de La Moneda, desde ese da est desaparecido. Etienne Pesle, 46 aos, ex sacerdote, era militante del Movimiento de los Cristianos por el Socialismo. Ferviente defensor de la reforma agraria, trabajaba como funcionario del Instituto de Desarrollo de la Agricultura. Tambin desapareci en las dos primeras horas de la dictadura cuando se encontraba en Temuco, al sur del pas. Alfonso Chanfreau, de 23 aos, militaba en el Movimiento de la Izquierda Revolucionaria (MIR). Fue arrestado el 30 de julio de 1974 por la Direccin General de Inteligencia (DINA), la polica poltica bajo el mando de Manuel Contreras. Encarcelado y torturado durante ms de un mes, despus le transfirieron a la Colonia Dignidad, una comunidad sectaria fundada por un antiguo nazi, Paul Schaeffer, hoy fallecido (7). Finalmente Jean-Yves Claudet, 34 aos, ingeniero, estaba encargado de las relaciones internacionales del MIR. Detenido en dos ocasiones tras el golpe de Estado y despus expulsado a Francia volvi a Argentina al ao siguiente para organizar la resistencia. Fue secuestrado por la DINA el 1 de noviembre de 1975, en una operacin efectuada en el marco del Plan Cndor, plan de coordinacin y cooperacin internacional de las dictaduras del Cono Sur en su lucha contra la subversin, segn el lenguaje consagrado por los militares golpistas.

Este proceso, por otra parte, no podr pasar por alto la implicacin de Estados Unidos en el apoyo a las dictaduras de Sudamrica, empezando por la de Henry Kissinger, ex asesor de la Seguridad Nacional estadounidense, Premio Nobel de la Paz en 1973, que fue citado a comparecer en calidad de testigo durante la instruccin, sin xito.

No esperamos un milagro, concede Jacqueline Claudet, la hermana de Jean-Yves Claudet. Pero ste es un primer paso hacia la justicia (8). El juicio es esencialmente simblico. Pero muchas veces los smbolos son poderosos.

Los acusados, con edades de entre 59 y 89 aos, no se presentarn. Ni siquiera han solicitado representantes legales, negando cualquier legitimidad al procedimiento. Cinco murieron durante la instruccin (entre ellos Augusto Pinochet, Osvaldo Romo, verdugo clebre por sus confesiones, y el antiguo nazi Paul Schaefer). De los catorce restantes, en la actualidad la mayora cumple penas de prisin, empezando por el ex general del ejrcito Manuel Contreras. Otros, convertidos en hombres de negocios, circulan libremente, como por ejemplo el capitn reservista de la fuerza area Emilio Sandoval Poo. Chile ser su prisin, afirma Sophie Thonon, en el momento en que intenten cruzar una frontera sern detenidos (9).

Pero por qu se realiza este juicio en Francia y no en Chile? Durante los aos sombros de la dictadura las familias pidieron a la justicia chilena que investigara esas desapariciones, pero como seala el acta de acusacin, aqulla fall en su misin y mostr una dependencia total con respecto al rgimen establecido. Todava hoy, segn la FIDH, se comprueba que esta justicia choca contra las reminiscencias de la estructura de impunidad creada por Pinochet y los suyos al preparar la transicin. Cuando la condena tiene una levedad de las penas, al aplicar desde hace varios aos la regla de la prescripcin a la mitad, es absolutamente desproporcionada con respecto a la gravedad de los crmenes. Teniendo en cuenta en particular la antigedad de los hechos y el comportamiento actual de los actores de los crmenes perseguidos, esta regla supone en realidad que en muchos casos los condenados salen libres desde que se dicta la sentencia (10). De momento 171 personas han recibido condenas de encierro por crmenes contra la humanidad, pero slo 53 de ellas estn en la crcel o en residencia vigilada. Hay varios centenares de juicios en curso de instruccin.

Por otra parte, las diferentes comisiones nacionales de verdad y reconciliacin, de dilogo o de reparacin creadas tras la transicin democrtica de 1990 no se han enfocado a hacer justicia. Sus atribuciones restringidas, los testimonios annimos de los militares, el mantenimiento del decreto-ley de amnista de 1978, los numerosos enclaves autoritarios surgidos de la dictadura (entre ellos la constitucin de 1980, que todava rige las instituciones del pas!) o el mantenimiento del modelo econmico neoliberal, explican esta situacin. Veinte aos durante los que los gobiernos de la Concertacin (coalicin de demcratas cristianos y el centro izquierda) nunca han tenido la voluntad de cuestionar la impunidad que gangrena el pas e hipoteca el futuro. En nombre de la unidad nacional, las lites se niegan a afrontar ese pasado demasiado rpidamente pasado (11). Y se puede estar casi seguro que el presidente actual (Sebastin Piera), que se enriqueci durante la dictadura y es aliado de la Unin Democrtica Independiente (UDI), la formacin poltica surgida del pinochetismo, seguir el mismo camino. De ah la importancia histrica de la iniciativa que est en curso en Pars.

El cineasta Patricio Guzmn, autor de una delicada y potica Nostalgia de la luz (actualmente en pantalla), sealaba en una entrevista a propsito de su pelcula El caso Pinochet su voluntad de que se agarrase bien la informacin que transmitan las voces de los testigos, esas personas vivas que escaparon de aquel perodo tenebroso. Y conclua: En una palabra: hacer que se oigan las voces vivas. Poner la palabra de los testigos contra la dictadura, mostrar la dictadura en la palabra de esos testigos (8). ste es un poco el objetivo de ese juicio.


Notas:

(1) Fdration internationale des ligues des droits humains, Procs de la dictature de Pinochet , 3 de diciembre de 2010, http://fidh.org/Proces-de-la-dictature-de-Pinochet.

(2) Conferencia de prensa Ouverture du procs Paris de 14 hauts responsables de la dictature chilienne, Centre de acogida de la prensa extranjera en Pars, lunes 6 de diciembre (audio en lnea en su totalidad: http://www.capefrance.com/audio/2010/12/2056.mp3).

(3) Fdration internationale des ligues des droits humains, Un nouvel affront de la justice aux victimes de violations des droits de lHomme au Chili, 7de mayo de 2008, www.fidh.org/Report-du-proces-contre-les-anciens-responsables.

(4) Se escuch especialmente al abogado chileno y ex relator de las Naciones Unidas Roberto Garretn, Martn Almada, descubridor paraguayo de los archivos del Plan Cndor, el magistrado francs Louis Joinet y al periodista de investigacin estadounidense John Dinges.

(5) Asociation dex prisonniers politiques chiliens-France; France Amrique Latine, Dans lombre de Pinochet. Procs contre la dictature chilienne, Dossier de prensa, diciembre de 2010. Ver: http://franceameriquelatine.org/index.php?m=9&theme=29 y www.chiliveriteetmemoire.org.

(6) Para ms detalles consultar el blog del periodista Jac Forton, dedicado al proceso de la junta chilena en Francia: http://jac.forton.free.fr/blog_fr/index.php.

(7) Frdric Ploquin y Maria Poblete, La colonie du docteur Schaefer, une secte nazie au pays de Pinochet, Fayard, 2004.

(8) Conferencia de prensa, lunes 6 de diciembre, op. cit.

(9) Ibid.

(10) Fdration internationale des ligues des droits humains, Ibid.

(11) Olivier Compagnon, Franck Gaudichaud, Chili: un pass trop vite pass, en Pascal Blanchard, Marc Ferro e Isabelle Veyrat-Masson (dir.), Les guerres de mmoires dans le monde, revue Herms, Paris, 2008.

(12) Entrevista con Anthony Dufraisse, 12 octubre de 2001, www.fluctuat.net/cinema/interview/guzman.htm

Franck Gaudichaud es profesor de Civilizacin Hispanoamericana en la Universidad Grenoble 3, especialista en Chile contemporneo.

Fuente: http://www.monde-diplomatique.fr/carnet/2010-12-08-Pinochet 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter