Portada :: Opinin :: La Izquierda a debate
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-03-2011

Sobre el Sistema Presupuestario de Financiamiento hoy
La "manzana prohibida" del comunismo

Nstor Kohan
Rebelin


Las alternativas en el centro de la escena

Luego de 30 aos de reinado econmico neoliberal y hegemona cultural del posmodernismo, en medio de una nueva crisis del capitalismo mundial (estructural y sistmica, en la cual confluyen mltiples crisis al mismo tiempo), retorna la discusin sobre las alternativas.

Cmo salir de la crisis y comenzar a transitar hacia otro tipo de sociedad radicalmente distinta? Ser con la bandera roja pero sumisamente guiados de la mano por John Maynard Keynes? Quizs intentando volver, con no poca nostalgia y revival, hacia los capitalismos perifricos, nacionales y populares, de la posguerra? Tal vez con la ilusin siempre incumplida de un capitalismo con rostro humano adornado con una imposible tercera va? O deberemos resignarnos a un socialismo mercantil, con gigantescos pulpos internacionales que explotan mano de obra barata y disciplinada, empresas completamente autrquicas y cooperativas autogestionadas compitiendo entre s por la distribucin de la renta?

Sea cual fuera la salida, posible y deseable, lo que est claro es que actualmente esa bsqueda se ubica a la orden del da. Encontrar en forma imperiosa una alternativa ha dejado de ser un sueo utpico (simptico y encomiable, quejoso del neoliberalismo, pero polticamente inviable) para convertirse en una urgencia de supervivencia planetaria en el caso de que no nos abandonemos al reino de la barbarie ni a un futuro sombro que se parece mucho ms a las novelas antiutpicas ms pesimistas (Un mundo feliz, 1984 o Fahrenheit 451 ) que a los finales felices y edulcorados de las pelculas romnticas de Hollywood.

Si los Foros Sociales Mundiales abrieron este milenio con la consigna otro mundo es posible, qued irresuelta la interrogacin: cul es o debera ser ese otro mundo posible? En medio del desconcierto y la confusin generalizada el presidente bolivariano Hugo Chvez intent resolver el enigma de la esfinge: la salida es el socialismo del siglo XXI. Ah noms proliferaron nuevas polmicas. Qu entendemos o deberamos entender por ese enigmtico socialismo del siglo XXI? Nadie lo sabe todava. Est en discusin. Lo cierto es que el proyecto del socialismo, durante dcadas insultado, caricaturizado y ridiculizado, ha vuelto a la agenda poltica. Ya no slo en el terreno del debate ideolgico sino tambin en el acuciante problema de la gestin prctica de las relaciones sociales, econmicas y polticas de la nueva sociedad que se pretende crear y construir.

Hurfanos y sin Vaticanos

Lo interesante y peculiar de esta compleja situacin en la que nos encontramos es que ya no hay Vaticanos que dicten catecismos sobre la materia. Fenmeno que resulta positivo en cuanto a libertad de proyectos en pugna pero al mismo tiempo sumamente complicado ya que no existe reaseguro alguno frente a la prepotencia poltico-militar imperial.

La antigua Unin de Repblicas Socialistas Soviticas (URSS) experiment un terremoto poltico que implosion su sistema econmico y social. El Estado burocrtico, dirigido por una casta represiva y una elite completamente alejada del mundo laboral, de las bases polticas y de la clase trabajadora, se desplom sin pena ni gloria y sin necesidad de misiles nucleares, dando lugar a una salvaje apropiacin privada de las grandes riquezas sociales acumuladas durante dcadas por el trabajo cotidiano del pueblo sovitico. Los apropiadores han formado y continan formando parte de una nueva burguesa mafiosa, constituida por los antiguos burcratas partidarios devenidos, ahora, burgueses propietarios. Dirigentes que abandonaron la doble moral y el doble discurso (en pblico supuestos defensores de Lenin, en privado lmpenes cnicos e impiadosos) para mostrarse rpidamente en pblico tal cual eran en privado, es decir, gente que viva con desfachatez en forma lujosa a costillas de los trabajadores y que les importaba un bledo el socialismo y la banderita roja que decan defender. El caso emblemtico de Boris Yeltsin, jefe del PC sovitico y cabecilla de los burgueses apropiadores, no es obviamente el nico.

En el caso de China, pas que anteriormente disputaba con la URSS por ver cual de los dos era ms socialista, ms antiimperialista y ms radical hoy en da se ha convertido en una sociedad con una fuerza de trabajo tremendamente explotada y mal pagada (como todo el mundo sabe ese pago irrisorio de la fuerza de trabajo china es el que permite subsidiar las exportaciones masivas al Occidente capitalista), sin posibilidad alguna de organizarse y reclamar por los derechos laborales elementales frente a las grandes firmas capitalistas que facturan millones con el sudor de la clase trabajadora china. El gigante del oriente es hoy una sociedad que no slo exporta mercancas sino tambin capitales, recibiendo con los brazos abiertos a los grandes pulpos empresariales a los cuales les garantiza una explotacin de los trabajadores tranquila y ordenada, sin sobresaltos, huelgas ni sabotajes. Las gigantescas asimetras de clase y la polarizacin extrema en el orden social chino no son desmentidas ni por sus ms fanticos y obcecados defensores.

Al dejar de existir la URSS con todas las caractersticas anteriormente sealadas y con la innegable conversin de China en potencia capitalista, los pueblos del Tercer Mundo nos hemos quedado sin el antiguo potencial respaldo militar de ambas potencias frente a la agresividad del imperialismo (como ha quedado empricamente demostrado en las ltimas aventuras militares de EEUU en Afganistn, Irak o el norte de frica, as como las de Israel en Palestina y el Lbano). Nuestros pueblos slo pueden contar con sus propias fuerzas, tanto en su lucha contra el imperialismo como en el intento de pensar alternativas futuras de gestin socialista. Ese es el contexto mundial en que nos movemos hoy.

Con o sin apoyo militar de las antiguas potencias socialistas, el debate sobre las alternativas resurgir una y otra vez para cualquier sociedad que pretenda iniciar o desplegar el camino de transicin a un tipo de relaciones sociales ms all del capitalismo. Nadie que pretenda atravesar el muro del capital podr eludirlo.

Ese debate sobre las formas de propiedad (estatal o cooperativa, mixta y privada); las formas de gestin (mercantil o planificada); el uso del dinero (el papel de los bancos y el crdito, las cuentas, los gastos y los depsitos, en un sistema integral, planificado y presupuestario, o con absoluta autarqua financiera de las empresas); la ley del valor y el mercado (promovidos como giles reguladores sociales o combatidos como obstculos para avanzar al socialismo), las distintas formas de incentivar el trabajo (con un proyecto poltico-ideolgico radical y trabajo voluntario o mediante premios dinerarios individuales), etc., tuvo lugar en la Rusia bolchevique de los aos 20, volvi a aparecer en la Cuba revolucionaria de los aos 60 y hoy, en pleno siglo XXI, retorna en los debates de Venezuela, mientras en Cuba se vuelve a discutir nuevamente el modelo de gestin social.

 

Atencin! Llegaron las ltimas novedades!

Lo curioso, llamativo y, porque no, sorprendente es que en varios de esos debates se presentan propuestas, proyectos y lneas a seguir apologistas del mercado como si fueran absolutamente novedosas e inditas, cuando en realidad han sido implementadas varias veces en la historia y con resultados prcticos que distan largamente de ser positivos.

Recorramos algunos pocos razonamientos propagandsticos e hiptesis falaces que hoy circulan con pretensiones de radical novedad en la colorida feria de las alternativas:

* (a) Si una o varias empresas se encontraran en poder del pueblo a travs del estado (en una sociedad donde la clase trabajadora y los sectores populares organizados han aplastando a los aparatos de represin de la burguesa, la han derrocado mediante una revolucin, han logrado tomar el poder y la han expropiado) eso implicara necesariamente el reinado gris, triste y mediocre de la BUROCRACIA. Si en cambio, esas mismas empresas expropiadas fueran gestionadas mediante asociaciones cooperativas, iniciativas por cuenta propia, arrendamientos privados y otras formas de gestin no estatales (curioso eufemismo!) que compitieran en el mercado, eso conllevara, siempre y en cualquier circunstancia, el relucir maravilloso y alegre de la DEMOCRACIA.

* (b) Si dentro de este mismo contexto de una sociedad en transicin, que intenta ir ms all del capitalismo, el estado centralizara su presupuesto y lo distribuyera de acuerdo a una planificacin encaminada a combatir el MERCADO (en esta hiptesis no se tratara de un estado gestionado por y subordinado a las grandes firmas capitalistas, sino de una forma poltica de poder popular que surgira de una revolucin anticapitalista), eso conllevara necesariamente dictadura, violencia, autoritarismo, paternalismo, corrupcin, burocratismo y estancamiento. Si en cambio el estado (siempre manteniendo la hiptesis de que no se trata del estado burgus dirigido por las grandes empresas del capital) se limitara a repartir el dinero y sus recursos en una infinidad de ncleos productivos y de servicios antrticos, con plena y absoluta autonoma financiera y comercial, que compitieran en el mercado guindose no por la satisfaccin de necesidades sociales y populares, sino por la optimizacin de ganancias (que en caso de haberlas seran repartidas de forma privada y particular entre los agentes cooperativos y no estatales) y por la disminucin de prdidas (que en caso de producirse seran asumidas por el estado, es decir por el conjunto social), entonces. ese modelo implicara democracia participativa, horizontalismo, pluralismo, multiculturalismo, respeto por las subjetividades, pleno desarrollo de la sociedad civil, consenso, transparencia, honestidad, divisin de poderes, soberana popular, eficacia y en ltima instancia progreso econmico.

* (c) Si los sectores populares no se sienten suficientemente involucrados en la gestin econmica, ausentndose del empleo, desentendindose de las tareas de gestin colectivas, cayendo en el escepticismo, la indiferencia poltica o incluso la apata, lo cual deriva en una disminucin de la productividad laboral, pues entonces. las dos mejores maneras de remediarlo consistiran en:

(1) apelar al desempleo selectivo (as quien conserve el trabajo se esforzar mucho ms por temor a ser despedido), creando de este modo un ejrcito laboral de reserva que servira como acicate y palanca de incentivo para los que tienen empleo, y

(2) crear un creciente, asimtrico y cada vez ms pronunciado escalonamiento salarial que premie con mayor dinero y estmulos materiales individuales a quien ms esfuerce.

* (d) Por contraposicin con esos dos remedios mercantiles, si el estado (dirigido polticamente por los trabajadores y los revolucionarios) se propusiera combatir la falta de productividad del trabajo, el ausentismo y la apata con una ofensiva poltica, recuperando la credibilidad perdida, degradada o disminuida, combatiendo los fenmenos de la burocracia y la doble moral de los funcionarios, el amiguismo y las prebendas personales dentro de una elite, los privilegios, las asimetras escandalosas tanto en el nivel salarial como en el consumo de la vida cotidiana, pues entonces esas propuestas seran invariablemente caracterizadas como bienintencionadas, pero utpicas, romnticas, poco realistas, voluntaristas, subjetivistas, moralistas, y en ltima instancia IGUALITARISTAS (como si el igualitarismo fuera algo muy malo para el socialismo!).

Estos cuatro ncleos ideolgico-propagandsticos (a), (b), (c) y (d), asentados en el razonamiento falaz que tramposamente homologa [mercado = democracia y eficacia] y [planificacin socialista = burocracia y estancamiento], hoy se esgrimen como la gran novedad terica. El ltimo grito de las ciencias sociales. Un descubrimiento reciente que vendra a subsanar todos los males y todas las deficiencias del socialismo, el comunismo y la revolucin. La salvacin mercantil que vendra a redimir los pecados igualitaristas, en el caso de quienes hace varias dcadas se esfuerzan por superar el capitalismo; y a expurgar cualquier tentacin radical, para quienes intentan en el ltimo tiempo comenzar la transicin al socialismo. Ser as? Sospechamos que no.

 

Una lcida advertencia

Hace muchos aos, Rodolfo Puiggrs, un viejo profesor argentino (historiador, de joven militante comunista, de viejo guerrillero montonero), alert que como los revolucionarios argentinos, en sus mltiples tendencias, no hemos podido hacer nuestra propia revolucin y no llegamos a tomar el poder, entonces vamos por el mundo inspeccionando revoluciones ajenas. Esa lcida advertencia siempre nos pareci iluminadora y la hemos adoptado hace largo tiempo como gua contra la soberbia, la petulancia y el engreimiento de quienes se sienten propietarios de la verdad absoluta.

No obstante, aun dando cuenta del sealamiento de Puiggrs, creemos que tenemos el derecho de opinar respetuosamente sobre procesos sociales y debates polticos que hoy se desarrollan en la Patria Grande latinoamericana, aunque no se den en nuestro pequeo pas.

Por eso nos genera cierta preocupacin el modo como se plantean estos debates sobre la gestin de las sociedades que pretenden organizar un orden nuevo (al decir de Gramsci), no capitalista sino socialista.

Son tan originales, novedosas y superadoras estas propuestas de socialismo mercantil (bautizado mediante un eufemismo elegante y perfumado, como autogestionario) que nos prometen mayor democracia de la mano de la autarqua financiera de las empresas y el engorde creciente de la economa no estatal? Servir descentralizar los recursos presupuestarios y privatizar en nombre de los arrendatarios, las cooperativas y otros actores no estatales para poder superar la burocracia y los privilegios, la corrupcin y el amiguismo? Se generar participacin poltica, aumentar la eficiencia social y habr mayor empeo laboral expulsando fuerza de trabajo para que sea empleada como mano de obra barata y precaria por grandes inversionistas capitalistas? Habr mayor conciencia socialista en quienes slo se involucran, de modo cooperativo, si hay dinero y ganancia privada de por medio?

Perdn, disculpas, pero tenemos nuestras serias dudas al respecto. Expresamos nuestra opinin con todo respeto. Creemos que esas recetas que algunos promueven y presentan como pocin mgica y redentora no profundizarn el socialismo martiano ni permitirn avanzar hacia un proyecto bolivariano anticapitalista.

 

Experiencias repetidamente fracasadas y un debate histrico olvidado

Aquellos cuatro ncleos ideolgico-propagandsticos (a), (b), (c) y (d), y muchas otras recetas similares que actualmente los acompaan, no son proyectos nuevos, elaborados al calor de facebook, del twitter, las nuevas tecnologas, la sociedad de la informacin, la sociedad en red, las nuevas formas de sociabilidad y otras profecas semejantes. Tienen una larga historia, repleta de fracasos concretos, despistes prcticos, equvocos tericos y enormes sinsabores polticos para la familia revolucionaria.

En la dcada del 20 (hace casi un siglo, cuando no exista ni la televisin!), dentro de la revolucin rusa, hubo corrientes que creyeron que el mercado socialista iba a solucionar mgica y repentinamente todos los males, todas las penurias, la escasez, la falta de acumulacin, la desproporcin entre produccin y consumo y las deficiencias revolucionarias (1). Haciendo de necesidad, virtud; convirtieron a la NEP de Lenin [Nueva Poltica Econmica, conjunto de medidas provisorias implementadas por los bolcheviques como concesin tctica al mercado, luego de la agotadora guerra civil de 1918-1921] en un supuesto proyecto mercantil estratgico y de largo aliento. Ms tarde, estos mismos partidarios del socialismo mercantil desarrollaron durante dcadas varias ofensivas hasta terminar por minar desde dentro a la Unin Sovitica. Todo en nombre de la participacin democrtica, la eficiencia econmica y la autogestin financiera de las empresas (2).

En lugar de combatir la desproporcin econmica entre produccin y consumo y la ineficiencia de la administracin burocrtica terminaron convirtiendo a la burocracia en una burguesa mafiosa que se apropi de todos los recursos sociales y naturales de aquella sociedad que haba derrotado a los nazis. Por supuesto, como no poda ser de otro modo, conjurando el fantasma endemoniado del igualitarismo (3).

Pero el debate sovitico, hoy extraamente olvidado (pues sus resultados en torno al socialismo mercantil estn ya fuera de discusin), no fue una excepcin. En los aos 60 en Cuba, el gran debate enfrent a los partidarios del clculo econmico, la autogestin financiera y la va cooperativa mercantil promovidos, entre muchos otros exponentes, por Carlos Rafael Rodrguez con el ministro de industrias Ernesto Che Guevara quien defendi el proyecto del Sistema Presupuestario de Financiamiento (SPF) y la planificacin socialista.

Los compaeros cubanos dieron un ejemplo al mundo con ese debate de 1963-1964 donde, a pesar de que haba un feroz bloqueo imperialista y una permanente agresin internacional, todas las tendencias discutieron libremente y nadie fue censurado, herido, prisionero, muerto ni exiliado (como trgicamente haba sucedido en la URSS, donde la mayor parte de los polemistas terminaron fusilados). En Cuba, las posiciones fueron pblicas y nadie se ofendi ni fue tildado de desleal, sospechado de agente de la CIA o despreciado por contrarrevolucionario. Un gesto de madurez digno de imitarse hoy en da (4).

Quienes se oponan al Che optaban por descentralizar los recursos financieros, apelando al desarrollo del mercado como gran regulador social, a los incentivos materiales y dinerarios, a la autogestin y autarqua financiera de cada empresa y a la competencia entre ellas como palanca fundamental de desarrollo econmico (competencia denominada, de manera elegante, emulacin). Siempre apelando al uso inteligente de la ley del valor, segn una frmula repetida en aquella poca, muy comn en los manuales soviticos de economa poltica (5).

Pero aquellas primeras propuestas del socialismo mercantil que se sucedieron en la antigua Unin Sovitica y las polmicas econmicas contra el proyecto comunista del Che Guevara y en defensa del socialismo mercantil que tuvieron lugar en la Cuba de los aos 60 tampoco fueron los nicos.

A su vez, como alternativa al mundo poltico y cultural sovitico, los yugoslavos tambin promovieron en su poca la autogestin descentralizada de las empresas a travs de la competencia mercantil. Ese modelo cooperativista hoy admirado e incluso recomendado al presidente Hugo Chvez como panacea digna de imitar por algunos compaeros (seguramente con las mejores intenciones) iba a superar mgicamente todos los males del socialismo burocrtico sovitico. Todo el mundo conoce el trgico final del experimento de Yugoslavia todava ms catastrfico, si acaso puede serlo, que el de la difunda URSS.

La propuesta de la autogestin que se intent implementar de Yugoslavia parta de un reclamo sano, justo, racional. La necesidad inocultable de democratizar las relaciones sociales, no slo bajo la dictadura del mercado capitalista sino tambin bajo un tipo de sociedad postcapitalista en transicin al socialismo. Esa necesidad de democratizacin, esa sed antiburocrtica, no es una tontera ni un disparate. Se propona democratizar a fondo las relaciones sociales y esa finalidad debe ser reivindicada. Uno de sus promotores tericos as lo reconoce: La autogestin cumplir sus promesas democrticas no sojuzgando al hombre en su comportamiento frente al trabajo, sino modificando su posicin econmica y social fundada en el trabajo, es decir, transformando las relaciones implcitas en el sistema de produccin (6).

Esas promesas y esos antiguos anhelos democrticos de la humanidad (muy anteriores al capitalismo), que deberan constituir una parte fundamental del proyecto socialista y comunista de liberacin humana, estn sometidos a un doble tironeo. Por un lado, en cuanto estn asociados a la participacin comunitaria en la gestin social, se potencian, se refuerzan, se revitalizan. Es precisamente en ese orden comunitario donde se puede llegar a experimentar la verdadera democracia (7). No obstante, en la medida en que ese modelo de autogestin financiera de las empresas termina dando como supuesto inmodificable la existencia de relaciones mercantiles, automticamente los anhelos democrticos y comunitarios se desdibujan, se evaporan y aparece en primer trmino la lgica dictatorial, frrea y desptica del mercado. Una lgica irracional, annima, fetichista, que se impone como ciega necesidad (aunque el mercado tenga la bandera roja) contra todos los anhelos democrticos y participativos de la comunidad y los trabajadores (8). La autogestin financiera de las empresas y el imperio de la ley del valor (del mercado) que la fundamenta, constituyen los peores remedios para lograr ese objetivo justo y racional (democratizacin y superacin de la burocracia) que se persigue.

A pesar de esa encomiable promesa democrtica el modelo yugoslavo y muchos otros similares que lo toman como inspiracin, lo admitan abiertamente o no termina depositando en el inters material directo e inmediato y en la obtencin de mayores cuotas de dinero el eje de la autogestin. As lo admite otro de sus principales tericos: Su derecho de reparticin de utilidades es considerado no solamente como consecuencia lgica de la gestin, sino como el factor esencial de la eficacia de la autogestin. Este es el elemento motor del sistema. Mientras mejores sean los resultados de la empresa, ms grande ser la cuota que tendrn que repartir (9).

Si el inters material directo, el aumento de la remuneracin individual en dinero y la bsqueda frentica de ganancia empresarial constituyen el eje central de este modelo, segn lo reconocen sus mismos tericos, qu tipo de conciencia socialista y comunista se puede construir en el seno del pueblo de ese modo? La respuesta, ya analizada crticamente en su poca por el Che Guevara, es ms que obvia. Los resultados histricos estn hoy a la vista para quien no tenga anteojeras. Ninguno de esos trabajadores yugoslavos, autogestionarios y cooperativos, que haban luchado heroicamente en las guerrillas comunistas contra la dominacin nazi, movi un solo dedo para defender el socialismo cuando implosion y se derrumb, partiendo a su pas en mil pedazos. Exactamente lo mismo pas en la Unin Sovitica. Una casualidad? No, una lgica consecuencia de un modelo de gestin y ordenamiento social que aparentemente es muy simptico pero en el cual la clave de todo pasa por la bsqueda del dinero individual, la competencia, el mercado y la ganancia personal, en lugar de predominar los valores del trabajo colectivo y voluntario, la satisfaccin personal que se deriva de haber cumplido el deber social trabajando no slo para el bolsillo propio sino para toda la sociedad, la consolidacin de una conciencia colectiva, comunitaria y comunista, y la creacin de una sociedad justa para todos y todas, ms all del inters mezquino inmediato.

Los mismos tericos de la autogestin lo reconocieron pblicamente. El centro de ese modelo (que hoy se pretende reeditar en Amrica Latina) est constituido por la lgica inexorable de las necesidades de una economa de mercado (10).

Si las (encomiables) promesas democrticas estaban por detrs del modelo autogestionario, en ese mismo orden de aspiraciones tambin se encontraba la (justa) lucha contra la burocracia. Sin embargo, convendra no ser ms papistas que el papa. Hasta los mismos partidarios de la autogestin yugoslava reconocen que en s misma dicha forma de gestionar las empresas no garantiza automticamente la eliminacin de la burocracia. Incluso puede llegar a reproducirla en otra escala y en otros planos: el anquilosamiento de las condiciones de la autogestin en determinados mecanismos esto es, su congelacin en rganos que opera en nuestros pases como tendencia vigorosa, puede crear un nuevo terreno para la reproduccin de condiciones burocrticas (11).

Analizando crticamente aquellas experiencias que apelan al inters material directo para elevar la productividad, el Che Guevara le escribi a Fidel Castro: El inters material individual era el arma capitalista por excelencia y hoy se pretende elevar a la categora de palanca de desarrollo, pero est limitado por la existencia de una sociedad donde no se admite la explotacin. En esas condiciones, el hombre no desarrolla todas sus fabulosas posibilidades productivas, ni se desarrolla l mismo como constructor consciente de la sociedad nueva. Y para ser consecuentes con el inters material, ste se establece en la esfera improductiva y en la de los servicios Esa es la justificacin, tal vez, del inters material a los dirigentes, principio de la corrupcin, pero de todas maneras, es consecuente con toda la lnea del desarrollo adoptada en donde el estmulo individual viene siendo la palanca motora porque es all, en el individuo, donde, con el inters material directo, se trata de aumentar la produccin o la efectividad (12).

Adelantndose a los partidarios del socialismo mercantil que promueven un Estado flaco, slo reducido a la defensa, la educacin y la salud, pero que deja en manos de los sectores econmico no estatales el resto de la economa, el Che contina dicindole a Fidel Castro: Qu sucede ahora? Se rebelan contra el sistema pero nadie ha buscado donde est la raz del mal; se le atribuye a esa pesada lacra burocrtica, a la centralizacin excesiva de los aparatos, se lucha contra la centralizacin de esos aparatos y las empresas obtienen una serie de triunfos y una independencia cada vez mayor en la lucha por un mercado libre. Quines luchan por esto? Dejando de lado a los idelogos, y los tcnicos que, desde un punto de vista cientfico analizan el problema, las propias unidades de produccin, las ms efectivas claman por su independencia. Esto se parece extraordinariamente a la lucha que llevan los capitalistas contra los estados burgueses que controlan determinadas actividades. Los capitalistas estn de acuerdo en que algo debe tener el Estado, ese algo es el servicio donde se pierde o que sirve para todo el pas, pero el resto debe estar en manos privadas. El espritu es el mismo; el Estado, objetivamente, empieza a convertirse en un estado tutelar de relaciones entre capitalistas. Por supuesto, para medir la eficiencia se est utilizando cada vez ms la ley del valor, y la ley del valor es la ley fundamental del capitalismo; ella es la que acompaa, la que est ntimamente ligada a la mercanca, clula econmica del capitalismo (13).

Esa propuesta, crtica de la planificacin socialista, no qued histricamente reducida a Yugoslavia. Luego se adoptaron esos criterios en Polonia, Checoslovaquia y Alemania oriental (la antigua Repblica Democrtica Alemana, RDA). La experiencia se generaliz. Los resultados? A la vista.

Los compaeros y amigos de Amrica Latina que proponen para el siglo XXI la receta del socialismo mercantil (rara vez se lo menciona de este modo, pues as resulta poco seductor y atractivo, pero de eso se trata) tienen todo el derecho del mundo a defenderla, promoverla y promocionarla. Pero al menos les solicitamos fraternalmente, con todo respeto, que hagan un mnimo balance crtico de las numerosas experiencias histricas de ese modelo que terminaron invariablemente en fracasos rotundos y contundentes.

El SPF: Una alternativa comunista no slo econmica

Promover la profundizacin del mercado socialista y de las actividades econmicas no estatales no es una cuestin de eficiencia econmica, de medidas tcnicas, de resoluciones concretas. Es, ni ms ni menos, una apuesta deliberada por un proyecto poltico. Habra que explicitarlo no es cierto?

Si ese proyecto econmico y poltico, pero tambin cultural, no nos satisface, no nos convence, no lo visualizamos como solucin (ni para la coyuntura ni para el largo plazo), queda flotando en el aire una pregunta pendiente: entonces no hay alternativa?

Creemos que s hay alternativa. Y no un modelo a importar desde algn lugar lejano y remoto, lleno de nieve y ajeno a nuestras tradiciones bolivarianas, sanmartinianas, martianas, sino una propuesta elaborada desde Nuestra Amrica y el Tercer Mundo, a partir de un pensamiento social, econmico y poltico de liberacin nacional y social, insurgente y comunista.

Nos referimos al Sistema Presupuestario de Financiamiento (SPF), elaborado por el Che Guevara cuando trabajaba como ministro de industrias (por lo tanto confeccionado no en una cmoda biblioteca sin vnculos con el mundo terrenal y concreto de la gestin prctica, sino al frente de una institucin econmica). Ese proyecto para encarar la gestin en transicin al socialismo es, lamentablemente, escasamente conocido y menos an estudiado.

Si le solicitamos a nuestros compaeros y amigos partidarios del socialismo mercantil que expliciten su propuesta poltica, no deberamos hacer lo mismo? Creemos que s. Pues bien, nuestro proyecto poltico, lo reconocemos explcita y abiertamente, es (o al menos pretende ser) un proyecto comunista.

La propuesta del Sistema Presupuestario de Financiamiento no es estrictamente ni nicamente econmica pues lo que est en juego, adems de la gestin de los recursos sociales, es la conciencia individual y colectiva de nuestros pueblos, hoy terreno privilegiado de disputa hegemnica en tiempos de la guerra asimtrica y la aldea global. Y no slo la conciencia popular est en juego. Tambin el porvenir poltico de los procesos sociales revolucionarios que intentan, con variada suerte, impulsar una transicin al socialismo en el Tercer Mundo. Nuestra propuesta trata de apuntar hacia ambos terrenos de disputa al mismo tiempo, sin separar uno del otro.

El Sistema Presupuestario de Financiamiento, comunismo latinoamericano para el siglo XXI

El Sistema Presupuestario de Financiamiento (SPF) constituye una propuesta integral, econmica pero tambin poltica, para encarar la transicin al socialismo. Descentra la cuestin aparentemente tcnica de la gestin empresarial supuestamente asunto de especialistas para ubicarla, como problema a resolver por todo el pueblo, en una disputa poltica de largo alcance. E s parte de una concepcin general del desarrollo de la construccin del socialismo y debe ser estudiado entonces en su conjunto.

El SPF constituye un sendero viable, posible y perfectamente realizable para comenzar a construir la sociedad comunista del maana a partir de la suciedad, terrenal y mundana, que el capitalismo le deja como pesada herencia a cualquier revolucin que se precie de tal. El pensamiento del Che no opera con almas bellas, ngeles puros ni vrgenes imaginarias. Sabe perfectamente en donde est pisando y desde qu grado de putrefaccin social individualismo, egosmo, competencia, consumismo desenfrenado, etc. hay que comenzar a crear el hombre nuevo y la mujer nueva.

Esa concepcin general abarca una singular interpretacin de la concepcin materialista de la historia aplicada a la transicin socialista, pasando por un modelo terico que ensea el funcionamiento y desarrollo de la economa en los pases que pretenden construir relaciones sociales distintas del capitalismo hasta llegar a una serie de realizaciones prcticas, coherentes entre s, de poltica econmica alternativa. Lo que hoy est en discusin y en la agenda de debate.

Los niveles de la reflexin que nos deja el Che acerca de esa concepcin general giran en torno a dos problemas fundamentales. En primer lugar: es posible y legtima la existencia de una economa poltica de la transicin? En segundo lugar: qu poltica econmica se necesita para la transicin socialista? Las respuestas para estos dos interrogantes que se formula el Che permanecen abiertas, an hoy en da, medio siglo despus. Intentando dar respuestas a esas inquietantes preguntas, el Che elabor un pensamiento sistemtico de alcance universal (no reducido a la situacin cubana, como sugeran algunos soviticos como el ya mencionado especialista econmico Abel Aganbegyan, argumentando la trivialidad de que Cuba es un pas pequeo, mientras la URSS es una pas grande, como si eso demostrara algo en el terreno cientfico de la economa poltica), estructurado en diversos niveles.

Si desagregamos metodolgicamente su reflexin terica, el Che nos dej:

(a) una reflexin de largo aliento sobre la concepcin materialista de la historia, pensada desde un horizonte crtico del determinismo y de todo evolucionismo mecnico entre fuerzas productivas y relaciones sociales de produccin;

(b) un anlisis crtico de la economa poltica (tanto de los modelos capitalistas desarrollistas sobre la modernizacin que por entonces pululaban de la mano de la Alianza para el Progreso y la CEPAL como de aquellos otros consagrados como oficiales en el socialismo real, adoptados institucionalmente en la URSS);

(c) un pormenorizado sistema terico de poltica econmica, de gestin, planificacin y control para la transicin socialista: el Sistema Presupuestario de Financiamiento (SPF). Este ltimo es el que aqu nos interesa para el debate actual.

En la reflexin del Che Guevara, tanto (a), como (b) y (c) estn estructurados sobre un subsuelo comn. Los tres niveles de anlisis (que en l fueron al mismo tiempo prctica cotidiana, no slo discurso terico) se enmarcan sobre un horizonte que los engloba y a partir del cual adquieren plenitud de sentido. Ese gran horizonte presupuesto es el proyecto poltico comunista: para continuar con la enumeracin previa, podramos bautizarlo aleatoriamente como nivel (d).

Es entonces (d), el proyecto poltico comunista, antiimperialista y anticapitalista, de alcance continental y mundial y no reducido a la revolucin cubana, el que nos permite inteligir la racionalidad de (a), (b) y (c). Para el Che Guevara, sin proyecto poltico no tiene sentido entablar discusiones bizantinas y meramente acadmicas sobre la concepcin materialista de la historia. Sin proyecto poltico, no vale la pena esforzarse por cuestionar los modelos econmicos falsamente cientficos que obstaculizan el desarrollo del pensamiento crtico acerca de las relaciones sociales. Sin proyecto poltico, carece igualmente de sentido cualquier debate en torno a las diversas vas posibles de poltica econmica durante el perodo de transicin al socialismo en cualquier revolucin del Tercer Mundo perifrico, subdesarrollado y dependiente que pretenda dejar atrs al capitalismo.

Uno de los puntos ms controvertidos del SPF reside en la siguiente interrogacin: Quin decide lo que se planifica? Cmo garantizar la democratizacin real y profunda de las relaciones sociales? El propio Che Guevara estaba consciente de ese problema, por eso plantea que: se nos critica el que los trabajadores no participan en la confeccin de los planes, en la administracin de las unidades estatales, etc., lo que es cierto   (14). Esa incgnita le quitaba el sueo. Cmo garantizar la lucha contra los mecanismos fetichistas del trabajo abstracto, contra la mediacin del equivalente general como gran articulador de los sujetos sociales y contra el predominio del mercado a travs de una planificacin socialista sin descuidar al mismo tiempo las promesas democrticas del comunismo? Guevara no despreciaba ni subestimaba ese problema como se lo hace saber explcitamente a Fidel en esa carta de 1965. Apostaba todas sus fichas a la movilizacin poltica, a la educacin ideolgica comunista del hombre y la mujer nueva y a la batalla hegemnica para lograr la plena participacin popular dentro de los mecanismos de la planificacin socialista.

Casi medio siglo despus de su propuesta original, nuevas instituciones han surgido en las sociedades en transicin que bien podran tratar de resolver esos enigmas que ya visualiz el propio Guevara y que, evidentemente, el socialismo mercantil no ha resuelto ni podr resolver.

Una de esas instituciones son (en el caso de Venezuela) los consejos comunales. Si se lograra implementar una planificacin centralizada y socialista para todo el pas, tendran que desaparecer los consejos comunales? En absoluto! Cules deberan ser entonces sus tareas?

El gran desafo para poder implementar hoy, en el siglo XXI, el proyecto comunista del Sistema Presupuestario de Financiamiento garantizando al mismo tiempo la participacin popular consistira en la necesidad de articular los consejos comunales y los consejos de trabajadores de empresas (combatiendo a la burocracia y a las viejas mafias sindicales que all operan) dentro de una estrategia conjunta de planificacin. La solucin consistira en la coexistencia del Sistema Presupuestario de Financiamiento y los consejos comunales otorgando predominio a la planificacin centralizada de los recursos financieros. Los consejos deberan elevar su puntera, dejar de pedir nicamente dinero para financiar proyectos particulares y privados (quizs disfrazados de cooperativos) para apuntar hacia una estrategia poltica global, general, ms all del plano corporativo, en coordinacin con la planificacin centralizada y presupuestaria de todos los recursos del pas.

El gran supuesto de esa coexistencia y complementariedad entre planificacin y consejos estara dado por una dursima y continuada batalla sistemtica en el terreno de la hegemona socialista y la ideologa revolucionaria. No se ganarn afectos y sensibilidades populares repartiendo dinero y comprando conciencias (como se compran objetos de consumo, un televisor de plasma, un telfono celular de ltima generacin o el coche y el carro ms caro). No! A largo plazo esa pelea est perdida. No se puede competir con el capitalismo en su propio terreno, donde es ms fuerte. En la guerra asimtrica hay que combatir donde nosotros somos ms fuertes. La conciencia popular y la complementariedad entre consumo y produccin, entre gestin y administracin, entre participacin popular comunal y planificacin macroeconmica centralizada (coordinada a su vez con otros pases aliados del ALBA) slo se lograr ganando a la militancia popular para un proyecto global, donde la vida cotidiana de cada barrio, de cada empresa, de cada comuna adquieran sentido dentro de un proyecto poltico colectivo de nueva y mejor sociedad que nos englobe a todos y todas: el socialismo. All reside la necesidad de incorporar los consejos comunales a la gestin planificada de las principales empresas de la economa nacional y resolver el enigma que quitaba el sueo al Che Guevara.

Urgencias impostergables para hoy y maana

Cul es entonces la utilidad actual del pensamiento comunista del Che?

En primera instancia, sus reflexiones resultan provechosas para ubicarnos en nuestro angustioso presente, comenzando la segunda dcada del siglo XXI, precisamente por los llamados de atencin que l formul. Alertando a aquellos compaeros y amigos que quizs se les ocurre apostar al mercado como una opcin estratgica, no como un recurso tctico, el Che explica extensamente el modo en que ste genera necesariamente irracionalidad y desperdicio del trabajo social global, adems de ineficacia, corrupcin y burocracia. Por si ello no alcanzara, insiste una y otra vez en las consecuencias negativas que el mercado provoca en la conciencia poltica, a nivel individual y colectivo, de cualquier sociedad en transicin. Para contrarrestar su influencia, el pensamiento comunista del Che nos permite defender las razones de una planificacin democrtica (no ejercida nicamente por tecncratas especialistas, aislados de las masas, sino a travs de una creciente participacin popular), a partir de la cual la poltica revolucionaria pueda incidir en el natural decurso econmico a travs de la batalla de las ideas, la cultura y la lucha por recrear cotidianamente la hegemona socialista en todo el ordenamiento social.

En segunda instancia, estrechamente vinculado a lo anterior, el pensamiento comunista del Che nos recuerda que en determinados momentos de la historia la relacin de fuerzas no nos es favorable. En esos casos no nos queda ms remedio que retroceder, momentneamente, para tomar fuerzas y volver a empujar. Esos retrocesos no son estratgicos sino tcticos, no constituyen un camino a largo plazo sino un conjunto de medidas que se toman para responder a una coyuntura determinada, teniendo en el centro del anlisis la relacin de fuerzas. Jams hay economa sin relacin de fuerzas o al margen de la relacin de fuerzas.

Creer que el desarrollo del mercado constituye una necesidad objetiva de todo proceso de transformacin social constituye un mito peligroso, infundado y regresivo. Nada ms lejos del pensamiento del Che que esa creencia supersticiosa en las leyes de hierro de una economa supuestamente independiente con la que tanto insistan los acadmicos de la URSS, Yugoslavia, Polonia, Checoslovaquia y otros pases del Este europeo (por no mencionar la China actual!) cuando explicaban la historia de la Nueva Poltica Econmica (NEP). Aquel conjunto de medidas econmicas tcticas que implement Lenin a inicios de los 20, despus de la guerra civil, y que las vertientes ms dogmticas del marxismo transformaron en supuestas normas universales vlidas para todo tiempo y lugar. Confundiendo la tctica con la estrategia, la coyuntura con el proyecto, las medidas de emergencia con supuestas leyes de hierro transhistricas y metafsicas, se transform a Lenin en un vulgar apologista del mercado. En su inteligente defensa de Lenin del revolucionario vivo, no de la momia de museo Ernesto Guevara se anim a poner en discusin esas pretendidas leyes de hierro. Ms tarde, a la hora de redactar sus observaciones crticas al Manual de Economa Poltica de la Academia de Ciencias de la URSS, pone en prctica la misma operacin y vuelve a cuestionar esas mismas leyes inviolables.

Cuando el Che inscribe las relaciones sociales, en general, y las econmicas, en particular, dentro de relaciones de fuerza est pensando fundamentalmente en la Nueva Poltica Econmica (NEP) de Lenin. En nuestra modesta apreciacin, es ms que probable que esto tambin valga para la sociedad cubana de hoy en da. Desde nuestro punto de vista y ngulo de interpretacin, el Che demostr que no existe una economa poltica de la transicin al margen de la relacin de fuerzas sociales y polticas. Creer lo contrario implica empantanarse, una vez ms, en el fetichismo y desbarrancarse por los equvocos del socialismo mercantil como alegremente le pas a los yugoslavos, a Abel Aganbegyan y Gorbachov y a tantos otros.

Si hoy en da la URSS ya no existe y China vibra en otra dimensin, ajena por completo a la lucha antiimperialista y anticapitalista del Tercer Mundo, entonces es inviable el proyecto comunista en Amrica Latina y el Tercer Mundo? Una primera visin, sencilla y simple, sacara esta conclusin errnea. Como no hay relaciones de fuerza absolutamente favorables, no queda ms remedio que tragar la medicina amarga del mercado.

Dado que ninguna sociedad sola y aislada podra desarrollar el socialismo en un solo pas de espaldas al mundo, se dificultara muchsimo implementar en la prctica el SPF en condiciones de aislamiento. Adems ya no existe el CAME ( Consejo de Ayuda Mutua Econmica, alianza econmica implementada por la Unin Sovitica y pases aliados).

Sin embargo, hoy existe el ALBA ( Alianza Bolivariana para las Amricas ). Cuba no est sola y aislada como en otras dcadas. Venezuela tampoco. Las perspectivas de crecimiento del ALBA son promisorias, los intercambios tambin. Incluso recientemente se han firmado acuerdos para operar en comn dentro del ALBA nada menos que en el tema petrleo (Qu no hubiera hecho la Revolucin Cubana si durante los aos 60 en lugar del azcar hubiera tenido como principal producto el petrleo?). Si en ambos pases junto con otros que podran irse polticamente acercando (desde Bolivia, Ecuador y Nicaragua hasta Colombia en caso de triunfar la insurgencia comunista de las FARC-EP) se comenzara a implementar la planificacin socialista conjunta, coordinada y articulada a travs del Sistema Presupuestario de Financiamiento, muy distinto sera el futuro de Nuestra Amrica. No slo en el terreno social y poltico sino tambin econmico.

La planificacin socialista del Sistema Presupuestario de Financiamiento es superior al socialismo mercantil, al clculo econmico y a la autogestin financiera de las empresas porque no slo permitira resolver los problemas inmediatos de ineficiencia, productividad, dependencia y monoproduccin en el corto plazo, dejando atrs la torpe regulacin puramente mercantil de las empresas (criterio con el cual hay que venderle simplemente al que paga ms y no al aliado poltico), sino que adems nos permita avanzar estratgicamente en conjunto contra el imperialismo y hacia el socialismo de aqu hacia las prximas dcadas con una perspectiva continental. No era ese el proyecto de Simn Bolvar y Jos Mart?

Balance provisorio del proyecto comunista del SPF

Cmo evaluar al Sistema Presupuestario de Financiamiento (SPF) propugnado por el Che? La evaluacin no puede reducirse a una cuestin nicamente cuantitativa referida a la acumulacin de bienes de consumo producidos por las empresas sino que necesariamente debe incorporar otra dimensin. La evaluacin (y cualquier comparacin posible con los modelos de socialismo mercantil) no puede dejar de preguntarse qu tipo de subjetividad y qu grado de conciencia popular se estn generando con semejantes mtodos de gestin y planificacin econmica. Cul de los dos sistemas nos garantiza mejor una eficaz estrategia poltica a largo plazo?

Los compaeros y amigos partidarios del socialismo mercantil argumentan que la planificacin socialista fracas en Cuba y en la URSS. Es realmente as?

Convendra no confundir la planificacin burocrtica y sus viejos mtodos de ordeno y mando, despilfarro, corrupcin, doble discurso, cuentas del plan infladas con la propuesta y el proyecto comunista del Che Guevara. En Cuba nunca lleg a implementarse en su totalidad el proyecto del Che. Cuando Guevara estaba al frente del Ministerio de Industrias, su SPF debi convivir forzosamente con el sistema de Clculo Econmico implementado por el Ministerio de Agricultura (el INRA, Instituto Nacional de la Reforma Agraria), dirigido por entonces por Carlos Rafael Rodrguez con una perspectiva terica y poltica completamente afn a los soviticos. Ambos sistemas coexistieron y nunca se implement a fondo y en toda la sociedad el SPF. Luego, en 1965, cuando el Che march a realizar tareas insurgentes internacionalistas, se aplic en Cuba el Sistema de Registro de Control Material, donde desaparecieron las categoras financieras, la contabilidad de costos y slo se llevaba el registro de los movimientos materiales, lo cual deriv en un despilfarro importante. Diez aos despus, en 1975, acorde al ingreso reciente de Cuba en el CAME, se aplic en toda la isla el Clculo Econmico, copia mecnica del sistema sovitico y de otros pases del este europeo. Finalmente, en 1986, comienza el proceso de Rectificacin de errores y tendencias negativas impulsado por Fidel Castro que se ve truncado por la cada de la U RSS, el desplome del comercio internacional de Cuba y el surgimiento en la isla del denominado periodo especial.

Por lo tanto, en todos esos aos, nunca logr implementarse a fondo y para el conjunto de la sociedad cubana, el mtodo de gestin propugnado por el Che Guevara. Grave equivocacin cuando no se trata de una vulgar manipulacin que no puede corroborarse empricamente la de aquellos que afirman que el sistema del Che Guevara fracas en Cuba. Ese sistema todava est por comprobarse en los hechos y en la prctica. Lo que s fracas y rotundamente es el socialismo mercantil que s se aplic en el conjunto de esa sociedad y en muchas otras (Yugoslavia, Polonia, etc.) dando siempre el mismo resultado negativo.

Cuba, Venezuela y Nuestra Amrica hoy

Por qu en los debates actuales de Cuba y Venezuela no se estudia, no se discute y no se debate a fondo la propuesta comunista del Che para la gestin de las empresas, la economa, los montos laborales, el desafo de la participacin popular y otras preocupaciones que actualmente estn a la orden del da? (15). (No nos referimos a la existencia de papers acadmicos sino al debate poltico de fondo).

No podra PDVSA convertirse en la columna vertebral de un proyecto integral de planificacin socialista, no slo venezolana sino coordinado y planificado con Cuba y otros pases que comiencen su transicin al socialismo? No es una utopa irrealizable. Ya se han dado los primeros pasos, ha comenzado una primera articulacin con Cuba y Angola (16).

Ya no alcanza homenajear al Che del pster. Hay que estudiarlo para los debates y desafos actuales. En Cuba, en Venezuela y en cualquier sociedad que pretenda dejar atrs el mundo monstruoso y perverso del mercado capitalista, repleto de explotacin, exclusin, dominacin, alienacin, fetichismo, irracionalidad, dependencia y destruccin de la naturaleza.

La salida para los desafos actuales est en Simn Bolvar y en Jos Mart, es decir en el comunismo latinoamericano del Che Guevara, no en modelos mercantiles pergeados lejos de Amrica Latina y que ya fracasaron ms de una vez en la historia.

Nos animaremos a ir contra la corriente? Echaremos a los mercaderes del Templo? Nos animaremos a morder la fruta prohibida del comunismo?

NOTAS

(1) Vase Bujarin, Preobrazhenski, Kamenev, Trotsky, Lapidus y Ostrovitianov: El debate sovitico sobre la ley del valor [Antologa que rene las posiciones originales de los aos 20]. Madrid, Comunicacin [serie B], 1974. En ese debate sovitico de la dcada de 1920 le correspondi a Nikolai Bujarin defender la economa privada, cooperativa y autogestionaria, as como tambin la necesidad de alimentar la economa mercantil y la vigencia de la ley del valor en coexistencia con la planificacin socialista. Vase Nikolai Bujarin Las categoras econmicas del capitalismo durante el perodo de transicin. Obra citada. pp. 75-92. Sus posiciones a favor del socialismo mercantil (crticas de Eugenio [ Yevgeni Alekseyevich ] Preobrazhenski) las defiende tambin en su libro Sobre la acumulacin socialista. Buenos Aires, Materiales Sociales, 1973.

La crtica del socialismo mercantil fue desarrollada por Preobrazhensky en su libro La nueva economa [Mxico, ERA, 1971], donde plantear la relacin entre el mercado y el plan como una contradiccin estratgica y antagnica. Otro pensador sovitico de la dcada de 1920, Isaak Illich Rubin, desarrollar una aguda crtica al socialismo mercantil en su formidable Ensayos sobre la teora marxista del valor. Mxico, Siglo XXI, 1987.

Sobre aquel debate de la dcada del 20 y sus implicaciones actuales, tambin puede consultarse con provecho la discusin posterior entre Ernest Mandel, Alec Nove y Diane Elson: La crisis de la economa sovitica y el debate Mercado/Planificacin. Buenos Aires. Imago Mundi, 1992 [la polmica original tuvo lugar en la revista marxista inglesa New Left Review, entre 1986 y 1988, cuando todava exista la URSS]. Las posiciones defensoras del socialismo mercantil fueron planteadas en esa polmica por el profesor britnico Alec Nove, primero a travs de su libro La economa del socialismo factible [1983] y luego con su artculo Mercados y socialismo. En dicha polmica la crtica a la falsa igualacin entre mercado y democracia, as como a la homologacin de planificacin socialista y burocracia fue argumentada por Ernest Mandel en sus artculos En defensa de la planificacin socialista y El mito del socialismo de mercado. El mismo Mandel, un par de dcadas antes, tambin haba participado en el debate cubano, apoyando las posiciones de Ernesto Che Guevara a favor de la planificacin socialista.

(2) Vase Abel Aganbegyan: La perestroika econmica. Una revolucin en marcha. Buenos Aires., Grijalbo [coleccin Economa y Empresas], 1990. Este libro, verdadera antologa del desconcierto ideolgico y una autntica joya de la confusin poltica, es decir, sntesis magistral de neoliberalismo puro y duro promovido en nombre de la democratizacin del socialismo debera ser de consulta permanente. Su sola lectura resolvera de un plumazo muchas discusiones y debates actuales

Su autor, caracterizado y promovido como el arquitecto de la perestroika, era uno de los principales asesores econmicos y polticos de Mijal Gorbachov. Segn su opinin, El problema principal consiste en sustituir el sistema de administracin mediante rdenes, que ha regido en nuestro pas [la URSS] durante los ltimos cincuenta aos, por un sistema de administracin radicalmente nuevo, basado en la utilizacin de los mtodos econmicos, desarrollo del mercado y de los mecanismos financieros y crediticios, afirmacin de los estmulos econmicos, y todo esto bajo la influencia determinante de una democratizacin general y de la aceptacin de la autoadministracin. Obra citada. p.30. [En esta cita y en todas las de este trabajo, el subrayado me pertenece, excepto cuando se indique lo contrario. Nstor Kohan]. As se abre el libro postulando la generalizacin desembozada del mercado, la proliferacin de los estmulos dinerarios y la autogestin financiera de las empresas compitiendo entre s. Siempre asimilando, de manera tramposa, al viejsimo mercado con. lo nuevo y enmascarando la mercantilizacin de la vida social con un proceso de auto desarrollo, cuando no hay nada ms opuesto al autodespliegue humano que las relaciones mercantiles, invariablemente fetichistas, alienadas, annimas, impersonales, jams sujetas a la racionalidad y al control humanos. Cualquier parecido con otros procesos ms recientes no es pura casualidad.

El libro de Aganbegyan intenta sistematizar las recurrentes y peridicas recetas mercantiles que se fueron implementando progresivamente en la URSS. Primero con la NEP, luego con la utilizacin de la ley del valor bajo Stalin; ms tarde con Jruschov; luego con Kosyguin y finalmente con Gorbachov. Vase la reconstruccin histrica de estas arremetidas mercantiles, festejadas y aplaudidas por Aganbegyan, en Obra citada. pp.181-191.

(3) Vase Abel Aganbegyan: La perestroika econmica. Una revolucin en marcha. Obra citada. pp.105-139.

(4) Vase Ernesto Che Guevara, Charles Bettelheim, Ernest Mandel, Marcelo Fernndez Font y otros: El gran debate. Sobre la economa en Cuba. La Habana, Ocean Sur, 2003.

Hemos intentado analizar en diversos textos ese debate y en particular las posiciones ms radicales all defendidas por el Che Guevara. Vanse nuestros libros Ernesto Che Guevara: El sujeto y el poder. Buenos Aires, Nuestra Amrica, 2005. En la web:

http://www.lahaine.org/amauta/b2-img/nestor_sujeto.pdf ; Che Guevara: Un marxismo para el siglo XXI. Caracas, Coleccin Nuevo Socialismo, 2009 y el ms reciente En la selva. (Los estudios desconocidos del Che Guevara. A propsito de sus Cuadernos de lectura de Bolivia) . Caracas, Misin Conciencia, 2011. Tambin el prlogo Ernesto Guevara: Una reflexin de largo aliento, que escribimos para el libro de Carlos Tablada El pensamiento econmico de Ernesto Che Guevara. Buenos Aires, Nuestra Amrica, 2005. pp. 1-18. Prlogo en la web: 

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=7065

(5) Para una crtica extensa, detallada, pormenorizada y rigurosa de esta supuesta utilizacin inteligente de la ley del valor en la transicin al socialismo por parte de los partidarios del socialismo mercantil, vase Ernesto Che Guevara: Apuntes crticos a la economa poltica. Melbourne, Ocean Sur, 2006. Lo mismo vale para sus ensayos La planificacin socialista, su significado y Sobre el Sistema Presupuestario de Financiamiento. En todos esos trabajos el Che desmenuza la incoherencia terica y las nefastas consecuencias polticas tanto para la nueva sociedad que se pretende construir como para la conciencia popular que emerge de ese proceso derivadas de esta apologtica de la autogestin financiera de las empresas que hoy, en el ao 2011, vuelve a asomar su cabeza en nuestros debates actuales con rostro aparentemente ingenuo de nio inocente y como si nada hubiera sucedido en las ltimas dcadas.

(6) Vanse los trabajos de Radivoj Uvalic; M.E.Kardelj; y Dusan Bilandzic: La autogestin en Yugoslavia. Recopilado en Ernest Mandel: Control obrero, consejos obreros, autogestin [Antologa]. Mxico, ERA, 1974. Esta cita pertenece a Dusan Bilandzic. Obra citada. p. 324.

(7) En las tradiciones de Nuestra Amrica, ese orden comunitario previo y por qu no? postcapitalista sigue estando a la orden del da en las comunidades de los pueblos originarios con instituciones sociales, econmicas, polticas y culturales como el ayllu, para el caso andino (abarcando los territorios hoy conocidos como Bolivia, Per y Ecuador) y otros anlogos para el caso centroamericano. En el caso europeo, muchas tradiciones comunitarias municipales del pueblo vasco y otros pueblos igualmente resistentes tambin expresan la supervivencia de relaciones sociales colectivas y autnticamente democrticas no sujetas al ordenamiento econmico, jurdico y poltico capitalista. Fue precisamente Marx quien indag, tanto en El Capital como en los Grundrisse [primeros borradores de El Capital] y tambin en escritos tardos, en ese ordenamiento comunitario que se encuentra por debajo de la crislida social mercantil del valor, el dinero y el capital. Vase Karl Marx: Elementos fundamentales para la crtica de la economa poltica (Grundrisse) 1857-1858 . Mxico, Siglo XXI, 1987. Tomo I, pp. 433-475; Karl Marx: El Capital. Crtica de la economa poltica. Mxico, Siglo XXI, 1988. Tomo I, Vol. I. pp.87-102 y Karl Marx: El porvenir de la comuna rural rusa. Mxico, Siglo XXI, 1980.

(8) Hemos intentado demostrar esta tesis sobre el carcter irreductiblemente fetichista, irracional y desptico de todo mercado (incluido el mercado socialista) en el libro Nuestro Marx. Caracas, Misin Conciencia, 2011. All, sobre todo en la segunda parte, intentamos argumentar en detalle la crtica socialista y comunista del mercado, tratando de demostrar lo insostenible, tanto terica como prcticamente, de un proyecto socialista mercantil y la urgencia impostergable de desarrollar una estrategia de largo plazo contra el mercado en la transicin al socialismo. Una estrategia que deber ser al mismo tiempo econmica, poltica y cultural, sometiendo a discusin todo disfraz mercantil presentado bajo la falsa apariencia de medidas slo tcnicas. Obra citada. pp.560-784.

(9) Vase Radivoj Uvalic: La autogestin en Yugoslavia. Obra citada. 314-315. Este mismo autor yugoslavo cita una encuesta de 1956 (en pleno auge del modelo de la autogestin) realizada por el Instituto Federal de Estadsticas entre trabajadores yugoslavos en la cual los reglamentos de tarifas y las escalas de la remuneracin en dinero constituyen el principal foco de inters de los trabajadores autogestionados y cooperativos. Obra citada. pp. 317-318.

(10) Vase Dusan Bilandzic: La autogestin en Yugoslavia. Obra citada. p. 325.

(11) Vase Ljubomir Tadic: La burocracia como organizacin cosificada. Recopilado en Gajo Petrovic; Mihailo Markovic; Pedrag Vranicki y otros: Praxis, revolucin y socialismo [Zagreb, Yugoslavia, 1975]. Mxico, Grijalbo, 1981. p. 243.

(12) Vase Ernesto Che Guevara: Algunas reflexiones sobre la transicin socialista [Carta a Fidel Castro, abril 1965]. En la web: http://www.lahaine.org/amauta/b2-img/CheFideltransicion.pdf

(13) Vase Ernesto Che Guevara: Algunas reflexiones sobre la transicin socialista [Carta a Fidel Castro, abril 1965]. En la web: http://www.lahaine.org/amauta/b2-img/CheFideltransicion.pdf

(14) Vase Ernesto Che Guevara: Algunas reflexiones sobre la transicin socialista [Carta a Fidel Castro, abril 1965]. En la web: http://www.lahaine.org/amauta/b2-img/CheFideltransicion.pdf

(15) Una de las pocas excepciones lo constituye el peridico Debate Socialista que recientemente le ha dedicado un nmero completo al estudio del Sistema Presupuestario de Financiamiento (SPF) en funcin del presente de Venezuela. Vase Debate Socialista N 120, Caracas, 5 y 7 de noviembre de 2010: El Sistema Presupuestario de Financiamiento y la Revolucin Bolivariana. La edicin digital puede encontrarse en el siguiente link:

http://www.debatesocialistadigital.com/edicionesanteriores/n120.pdf

(16) Vase PDVSA constituye empresa mixta petrolera con Angola y Cuba. En la web: http://www.pdvsa.com/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter