Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-05-2011

Rusia y China desafan a la OTAN

M K Bhadrakumar
Asia Times Online

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


Se esperaba que las consultas del ministro de Exteriores chino Yang Jiechi en Mosc durante el fin de semana preparasen el terreno para la visita del presidente Hu Jintao a Rusia el prximo mes. Finalmente result, sin embargo, que tomaron un carcter de inmensa importancia para la seguridad internacional.

Los continuos esfuerzos ruso-chinos por coordinar su posicin sobre temas regionales e internacionales han conducido a un nivel cualitativamente nuevo respecto a la situacin que se desarrolla en Medio Oriente.

La agencia oficial de noticias rusa utiliz una expresin poco usual estrecha cooperacin para caracterizar el nuevo modelo al que ha llevado su coordinacin de las polticas regionales. Esto tender a plantear un fuerte desafo a la agenda unilateralista de Occidente en Medio Oriente.

La visita de Hu a Rusia tiene lugar, en principio, para asistir al despliegue en San Petersburgo del 16 al 18 de junio, que el Kremlin est coreografiando cuidadosamente como un evento anual al estilo de un Davos de Rusia intitulado Foro Econmico Internacional-. Ambos pases estn muy excitados ante la posibilidad de que la visita de Hu sea un momento crucial en la cooperacin energtica entre China y Rusia.

El gigante ruso de la energa, Gazprom, espera bombear 30.000 millones de metros cbicos de gas natural al ao a China hasta 2015 y las negociaciones sobre los precios estn en una etapa avanzada. Los funcionarios chinos sostienen que las negociaciones paralizadas por fin se ultimarn con un acuerdo cuando Hu llegue a Rusia.

Por cierto, cuando la economa importante de ms rpido crecimiento del mundo y el mayor exportador de energa del mundo llegan a un acuerdo, el asunto va ms all de un acuerdo de cooperacin bilateral. Habr desasosiego en Europa, que ha sido histricamente el principal mercado de Rusia de lasexportaciones de energa, por el hecho de que un competidor aparezca en Oriente y que el negocio energtico de Occidente con Rusia pueda tener a China como socio comanditario. Este cambio de paradigma provee un trasfondo a las tensiones Este-Oeste por el Medio Oriente.

Posicin idntica

Medio Oriente y el Norte de frica resultaron ser el motivo central de las conversaciones de Yang en Mosc con su anfitrin Sergei Lavrov. Rusia y China decidieron trabajar juntas para encarar los problemas que provienen de la agitacin en Medio Oriente y el Norte de frica. Lavrov dijo: Hemos acordado coordinar nuestras acciones utilizando las capacidades de ambos Estados a fin de ayudar a la estabilizacin ms rpida posible y la prevencin de ms consecuencias negativas imprevisibles en la zona.

Lavrov dijo que Rusia y China tienen una posicin idntica y que toda nacin debera determinar su futuro independientemente, sin interferencia extranjera. Presumiblemente, los dos pases han acordado ahora una posicin comn para oponerse a cualquier accin de la OTAN para realizar una operacin terrestre en Libia.

Hasta ahora, la posicin rusa ha sido que Mosc no aceptar que se d algn mandato del Consejo de Seguridad de la ONU a la OTAN para una operacin terrestre sin una posicin claramente expresada que la apruebe por parte de la Liga rabe y de la Unin Africana (de la cual forma parte Libia).

Evidentemente, existe un dficit de confianza en este caso, que se hace cada da ms insuperable a menos que la OTAN decida un inmediato alto el fuego en Libia. Dicho en pocas palabras, Rusia ya no confa en que EE.UU. o sus aliados de la OTAN sean transparentes sobre sus intenciones respecto a Libia y Medio Oriente. Hace unos das, Lavrov habl largamente sobre Libia en una entrevista con el canal de televisin ruso Tsentr. Expres gran frustracin por la ambigedad y los subterfugios de Occidente al interpretar unilateralmente la Resolucin 1973 de la ONU para hacer prcticamente todo lo que le da la gana.

Lavrov revel en esa entrevista: Nos llegan informes sobre la preparacin de una operacin terrestre [en Libia] y sugieren que los planes adecuados se desarrollan en la OTAN y en la Unin Europea. Y dej entrever pblicamente la sospecha de Mosc de que el plan estadounidense sera evitar la necesidad de un contacto con el Consejo de Seguridad para obtener un debido mandato para operaciones terrestres de la OTAN en Libia y en vez de eso presionar al secretario general de la ONU Ban Ki-Moon para sacar una solicitud a la alianza occidental para que suministre escoltas para la misin humanitaria de la ONU y utilizarla como una tapadera para iniciar operaciones terrestres.

La posicin pblica de Rusia y China impedira que los funcionarios del secretariado de Ban faciliten subrepticiamente por la puerta trasera una operacin terrestre de la OTAN. Ban visit recientemente Mosc y algunos informes rusos sugirieron que recibi una bronca por su forma de dirigir el organismo mundial. Un experto comentarista moscovita, Dmirty Kosyrev, escribi con hiriente sarcasmo:

Hay muchas maneras de decir polticamente a un invitado por cuenta propia y por cuenta de los propios socios internacionales: No estamos muy contentos con su desempeo, estimado seor Ban. A menudo las palabras ni siquiera son necesarias en estos casos. Es obvio que al secretario general le gusta el romanticismo revolucionario de las guerras civiles y que apoya a los combatientes por la libertad en general. Como resultado, a menudo se pone de parte de los archiliberales de Europa o EE.UU.

Sin embargo, el secretario general de la ONU no debera adoptar posiciones polticas extremas, y mucho menos an ponerse de parte de la minora de los Estados miembros de la ONU respecto a un tema, como lo ha hecho en el caso de Libia y de Costa de Marfil. No fue elegido para eso. El punto no es obligar al seor Ban a cambiar sus convicciones o posicin, sino ms bien a que ajuste ligeramente su visin a favor de ms neutralidad.

Mosc y Pekn parecen contemplar al denominado Grupo de Contacto Libia (formado por 22 pases y seis organizaciones internacionales) con mucha sospecha. Refirindose a la decisin del grupo en su reunin de Roma el jueves pasado, de poner a disposicin de inmediato un fondo temporario de 250 millones de dlares como ayuda a los rebeldes libios, Lavrov dijo custicamente que el grupo incrementa sus esfuerzos para adoptar el papel dirigente en la determinacin de la poltica de la comunidad internacional hacia Libia y advirti de que no debera tratar de reemplazar al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, y que no debera tomar partido por una de las partes.

Se ha convertido en motivo de inquietud para Mosc y Pekn que el grupo de contacto se convierta gradualmente en un verdadero proceso regional soslayando a la ONU a fin de modular el levantamiento rabe que se ajuste a las estrategias occidentales. El grupo de Estados del Consejo de Cooperacin del Golfo (y de la Liga rabe) que estn presentes en el grupo de contacto permite que Occidente proclame que el proceso es una voz colectiva de opinin regional. (Irnicamente, Francia ha invitado a Rusia a unirse al grupo de contacto.)

Punta del iceberg

En la conferencia conjunta de prensa con Yang en Mosc el viernes, Lavrov fue directo al grano: El grupo de contacto se ha establecido solo. Y ahora trata de arrogarse la responsabilidad por la poltica de la comunidad internacional hacia Libia. Y no solo Libia, estamos escuchando voces que llaman a que este grupo decida qu hacer en otros Estados de la regin. Lo que preocupa a Rusia en trminos inmediatos sera que el grupo de contacto podra estar gateando hacia Siria para realizar tambin en ese pas un cambio de rgimen.

China ha sido hasta ahora muy diplomtica respecto al tema de Libia y ha dejado que Rusia ponga el cascabel al gato occidental, pero ahora se hace ms y ms elocuente. Yang fue bastante directo en la conferencia de prensa en Mosc en su crtica de la intervencin occidental en Libia. Hace apenas tres semanas, el People's Daily coment que la guerra en Libia estaba en un punto muerto; el rgimen de Muamar Gadafi haba mostrado su resistencia; y la oposicin libia fue sobrestimada por Occidente. El peridico coment:

La guerra libia se ha convertido en una situacin delicada para Occidente. Primero, Occidente no se puede permitir la guerra econmica y estratgicamente La guerra cuesta demasiado a los pases europeos y a EE.UU. que no han salido completamente de la crisis econmica. Cuanto ms dure la guerra, ms pases en Occidente se vern ante una desventaja.

Segundo, Occidente encontrar muchos problemas militares y legales Si Occidente se sigue involucrando, ser considerado como parcial a favor de una parte Respecto a alas cciones militares, los pases occidentales tendrn que enviar fuerzas terrestres a fin de deponer a Gadafi Eso va mucho ms all del alcance de la autoridad de las Naciones Unidas, y es probable que repita los errores de la Guerra de Iraq En una palabra, la solucin militar al problema en Libia ha llegado a su fin y hay que poner en la agenda la solucin poltica.

Las conversaciones de Yang en Mosc significan que Pekn ya se da cuenta de que Occidente est determinado a aguantar la delicada situacin cueste lo que cueste, hacer que se tranquilice a cualquier precio y luego consumirla sin compartirla con nadie. Por lo tanto, parece que hay una revisin de la posicin china y una aproximacin a la de Rusia (que ha sido mucho ms abiertamente crtica de la intervencin occidental en Libia).

Mosc podra haber alentado a Pekn a ver lo que se avecina. Pero el argumento decisivo parece que es el creciente sentido de intranquilidad de que la intervencin occidental en Libia slo es la punta del iceberg y que lo que se est desarrollando podra ser una geoestrategia orientada a perpetuar la dominacin histrica de Occidente sobre el nuevo Medio Oriente en la era posterior a la Guerra Fra. Entretejido con ello est el precedente extremadamente preocupante de una accin militar de la OTAN sin un mandato especfico de la ONU.

Desde entonces, Lavrov y Yang han ido a Astana a una conferencia de ministros de exteriores de la Organizacin de Cooperacin de Shanghi (SCO) que negociar la agenda para una reunin en la cumbre del organismo regional, que tendr lugar en la capital kazaja el 15 de junio. La gran pregunta es si el acuerdo ruso-chino sobre estrecha cooperacin en los temas de Medio Oriente y el Norte de frica se convertir en la posicin comn de la SCO. Parece que la probabilidad es elevada.

El embajador M. K. Bhadrakumar fue diplomtico de carrera del Servicio Exterior de la India. Ejerci sus funciones en la extinta Unin Sovitica, Corea del Sur, Sri Lanka, Alemania, Afganistn, Pakistn, Uzbekistn, Kuwait y Turqua

(Copyright 2011 Asia Times Online (Holdings) Ltd. All rights reserved.

Fuente: http://www.atimes.com/atimes/Central_Asia/ME10Ag01.html

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter