Portada :: Colombia :: Derechos Humanos en Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-05-2011

Una muerte anunciada. Un crimen de Estado
Asesinado John Kennedy Higuita Ramrez, miembro de la Comunidad de Paz de San Jos de Apartad

Comunidad de Paz de San Jos de Apartad
cdpsanjose.org


"... Estn masacrando a mucha gente de nuestro entorno y que ha pedido proteccin y ayuda a nuestra Comunidad de Paz. Seguramente quieren desestimular todas nuestras iniciativas de paz y nuestra resistencia. Sin embargo, seguimos convencidos de que el nico sendero vlido para construir paz es seguir consolidando alternativas de solidaridad y de no violencia..."


La maquinaria de muerte que se ha montado en torno nuestro desde hace quince aos, ha estado espacialmente activa en los ltimos meses y semanas. El Presidente, el Vicepresidente, los ministros, los organismos de control, la fuerza pblica y todo el aparato administrativo regional y local, siguen aferrados a su ceguera y sordera voluntarias, pero cargando progresivamente con la responsabilidad de ms y ms crmenes que son silenciados por los medios masivos de informacin y por ello se creen exonerados de culpa.

El mircoles 11 de mayo de 2011, a las 16:00 horas, en el sitio conocido como La Antena, a quince minutos del asentamiento de San Josesito, fue ejecutado JOHN KENNEDY HIGUITA RAMREZ, como acto final de una persecucin de varios aos perpetrada por militares, policas, paramilitares y fiscales.

En 2006 le hicieron el primer montaje por rebelin y lo tuvieron que dejar en libertad a los 6 meses por inconsistencia del proceso. Violando el principio de non bis in idem (no dos veces en lo mismo), la Fiscal 51 de Medelln, Fabiola Meja Muetn, volvi a ordenar su captura en abril de 2007, esta vez por una afirmacin sin prueba alguna hecha por un paramilitar pagado y como evidente castigo por haber denunciado al Estado ante la Corte Penal Internacional, en compaa de otras vctimas, luego de aparecer en una lista de personas para matar, exhibida por el paramilitar Elkin Tuberquia Tuberquia, quien trabajaba al servicio del Coronel Nstor Ivn Duque Lpez, entonces Comandante del Batalln Bejarano Muoz, de la Brigada XVII. Slo cuando un abogado anunci que demandara a la Fiscal por su conducta antijurdica, ella lo dej en libertad tres das despus.

En septiembre de 2010, la Fiscala volvi a violar el principio non bis in idem y lo cit nuevamente a indagatoria, siendo conducido antes a la Brigada (contra lo ordenado por al Corte Constitucional) y a un hospital. Esta vez se apoyaron en las falsas e insostenibles denuncias de una desmovilizada conseguida por la Brigada XVII, apodada Gisela. En esta ltima ocasin los cuatro sindicados, en varios de los cuales se estaba violando nuevamente el principio non bis in idem, sospecharon algo demasiado perverso y pidieron acompaamiento a la Defensora del Pueblo, la cual se los neg. Al salir de las indagatorias ya de noche, varios de ellos tuvieron que regresar a pie al corregimiento de San Jos y fueron atacados a bala desde la oscuridad al pasar por el tradicional nido del paramilitarismo conocido como Tierra Amarilla. Las sospechan sobre este atentado se dirigen necesariamente hacia la articulacin entre la Brigada XVII y la Fiscala, con omisin culpable de la Defensora. John Kennedy se escap esa noche por buscar otras formas ms discretas de regresar a su finca, pues el da anterior a dicha indagatoria, unos soldados con otros hombres sospechosos que andaban buscando trabajo, armaron una balacera junto a su casa.

De all en adelante, los miembros del Ejrcito lo sealaron muchas veces ante pobladores de la zona como supuesto guerrillero y por eso l tema que lo iban a asesinar. Adems, los dos ltimos personajes que la Brigada XVII ha cooptado para acusar a quien ellos quieran, como pago de prebendas y protecciones: alias Zamir (desertor de las FARC) y Robinson Gmez (paramilitar tambin protegido por la Brigada), lo haban amenazado recientemente. Meses antes, tambin haba recibido amenazas de muerte de la guerrilla.

Todo esto le hizo sospechar que las instituciones del Estado y sus aliados paramilitares estaban buscando intensamente su muerte y as se lo expres a varios miembros de la Comunidad de Paz y a una Comisin Nacional que visit recientemente la Comunidad de Paz. Su muerte es, pues, una muerte anunciada y largamente planificada.

John Kennedy fue asesinado en la tarde del mircoles 11 de mayo cuando sali de su casa a reunirse con algunos vecinos para jugar ftbol. En el camino lo asesinaron pero nadie conocido presenci el momento mismo del asesinato. El mismo da encontraron su cuerpo sin vida y con claras huellas de tortura. Aunque no era integrante de nuestra Comunidad de Paz, su familia pidi que se le enterrara en la Comunidad. l haba acudido muchas veces a nosotros para compartirnos sus angustias y temores y cuando apareci en la lista de condenados a muerte, le solicitamos a la Corte Interamericana de Derechos Humanos que le exigiera al Gobierno respetar su vida y las de los dems que figuraban en la lista.

Todo muestra, nuevamente, que se trata de un Crimen de Estado. La misma insensibilidad del Gobierno ante todas las peticiones elevadas en los ltimos meses y semanas, evidencia un apoyo tcito al plan de exterminio que avanza imperturbable. Estn masacrando a mucha gente de nuestro entorno y que ha pedido proteccin y ayuda a nuestra Comunidad de Paz. Seguramente quieren desestimular todas nuestras iniciativas de paz y nuestra resistencia. Sin embargo, seguimos convencidos de que el nico sendero vlido para construir paz es seguir consolidando alternativas de solidaridad y de no violencia. La memoria de tanta gente que sigue derramando su sangre en este caminar, nos afianza ms en la afirmacin de la Vida y de la Paz.

 

Comunidad de Paz de San Jos de Apartad

Mayo 16 de 2011

http://cdpsanjose.org/?q=node/196


NOTAS RELACIONADAS:




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter