Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-05-2011

La Primavera rabe de 2011

Samir Amin
Rebelin

Traducido para Rebelin por S. Segu y Caty R.


El ao 2011 comenz con una serie de explosiones de ira atronadoras de los pueblos rabes. Va a dar inicio, con la primavera, una segunda fase del despertar del mundo rabe? O bien estas revueltas van a ser pisoteadas y al final abortadas, como sucedi en el primer momento evocado en mi libro Lveil du Sud (El despertar del Sur)? En el primer caso, los progresos registrados en el mundo rabe sern necesariamente parte del movimiento de superacin del capitalismo y el imperialismo en todo el mundo. Su fracaso mantendra al mundo rabe en su estado actual de periferia dominada, que le impedira erigirse en agente activo de la configuracin del mundo.

Siempre es peligroso generalizar cuando se habla del mundo rabe, en la medida en que se ignora as la diversidad de las condiciones objetivas que caracterizan a cada pas dentro de este conjunto. Por consiguiente, centrar mis siguientes reflexiones en Egipto, pas del que podemos reconocer sin dificultad el importante papel que siempre ha desempeado en la evolucin general de la regin.

Egipto fue el primer pas de la periferia del capitalismo mundial que intent emerger. Mucho antes que Japn y China, desde principios del siglo XIX, Mohamed Al haba diseado e implementado un proyecto de renovacin de Egipto y sus vecinos en el Mashreq rabe. Esta experiencia de gran envergadura dur dos tercios del siglo XIX y slo perdi fuerza al final de la segunda mitad del reinado del Jedive Ismail Pach, durante la dcada de 1870. El anlisis de su fracaso no puede ignorar la violencia de la agresin externa a cargo de la gran potencia del capitalismo industrial de la poca, Gran Bretaa. En dos ocasiones, 1840 y ms tarde en la dcada de 1870 al tomar el control de las finanzas de Egipto, y por ltimo con la ocupacin militar en 1882, Inglaterra persigui con obstinacin su objetivo: abortar el surgimiento de un Egipto moderno. Sin duda el proyecto egipcio tena sus lmites, los que definen la poca, puesto que fue, obviamente, un proyecto de emergencia en y por el capitalismo, a diferencia del proyecto del segundo intento egipcio (1919-1967), sobre el que volver ms adelante. Sin lugar a dudas las contradicciones sociales especficas del proyecto, como las ideas polticas y las bases ideolgicas y culturales en las que se desarroll, comparten la responsabilidad del fracaso. El hecho es que sin la agresin del imperialismo estas contradicciones probablemente podran haberse superado, como sugiere el ejemplo japons.

Este Egipto emergente derrotado fue sometido durante casi cuarenta aos (1880-1920) al estado de periferia dominada, cuyas estructuras se volvieron a disear completamente para ajustarse al modelo de acumulacin capitalista-imperialista de la poca. La regresin impuesta golpe, ms all del sistema de produccin del pas, sus estructuras polticas y sociales, y siempre trat de reforzar las concepciones ideolgicas y culturales retrgradas y reaccionarias tiles para mantener al pas en su condicin de subordinacin.

Egipto, es decir, su pueblo, sus lites, la nacin que representa, nunca ha aceptado esta condicin. Esta obstinada negativa motiv una segunda oleada de movimientos de carcter ascendente y que cubri el siguiente medio siglo (desde 1919 hasta 1967). En efecto, entiendo este perodo como un tiempo de lucha continua y avances importantes. El objetivo era triple: democracia, independencia nacional y progreso social. Estos tres objetivos por limitadas y confusas que hayan sido en ocasiones sus formulaciones son inseparables. Esta interconexin de los objetivos es de hecho la expresin de los efectos de la integracin del Egipto moderno en el sistema del capitalismo imperialista globalizado de la poca. En esta lectura, el captulo abierto por la cristalizacin nasserista (1955-1967) no es otra cosa que el ltimo captulo de este tiempo largo de flujo ascendente de las luchas inaugurado por la revolucin de 1919-1920.

El primer momento de este medio siglo de progresin de las luchas de emancipacin en Egipto tiene como objetivo con la formacin del partido Wafd en 1919 la modernizacin poltica, mediante la adopcin de una forma burguesa de democracia constitucional, y la recuperacin de la independencia. La forma democrtica imaginada permita un avance de la secularizacin no era plenamente laica simbolizada por la bandera, que ostentaba una combinacin de la media luna y la cruz (bandera que ha reaparecido en los acontecimientos de enero y febrero de 2011). Las elecciones normales permitan en esa poca no slo la eleccin de coptos por parte de mayoras musulmanas, sino tambin el ejercicio de altos cargos del Estado por estos mismos coptos, sin que esto plantease problemas.

Toda la fuerza del poder britnico, con el apoyo activo del bloque reaccionario compuesto por la monarqua, los terratenientes y los campesinos ricos, se emple en el intento de hacer retroceder los avances democrticos del Egipto wafdista. La dictadura de Sedki Pach en la dcada de 1930 (que aboli la constitucin democrtica de 1923) se enfrent al movimiento estudiantil, que en esa poca era la vanguardia de las luchas democrticas antiimperialistas. No es casualidad que, para reducir el peligro, la embajada britnica y el palacio real apoyaran activamente la creacin de los Hermanos Musulmanes (1927), grupo inspirado en el pensamiento islamista en su arcaica versin salafista wahab formulada por Rachid Reda, es decir, la versin ms reaccionaria antidemocrtica y en contra del progreso social del nuevo Islam poltico.

Ante la conquista de Etiopa por Mussolini y la posibilidad de una guerra mundial, Londres se vio obligado a hacer concesiones a las fuerzas democrticas, lo que permiti el regreso de los wafdistas en 1936 y la firma del Tratado anglo-egipcio del mismo ao; un Wafd, dicho sea de paso, mucho ms prudente que en su poca anterior. La Segunda Guerra Mundial constituy una especie de parntesis. Pero el flujo ascendente de las luchas se reanud, a partir del 21 de febrero de 1946, con la creacin del bloque obrero-estudiantil, fortalecido en su radicalizacin por la aparicin de los comunistas y el movimiento obrero. Una vez ms, las fuerzas de la reaccin egipcia, con el apoyo de Londres, se opusieron violentamente y movilizaron a los Hermanos Musulmanes en apoyo de una segunda dictadura de Sedki Pach, aunque sin conseguir silenciar el movimiento. Con el Wafd de regreso al gobierno, su denuncia del Tratado de 1936 y el comienzo de la guerrilla en la zona del Canal an ocupada, slo pudieron ser derrotados por el incendio de El Cairo (1951), una accin en la que estuvieron involucrados los Hermanos Musulmanes.

El primer golpe de Estado de los oficiales libres (1952), pero sobre todo el segundo con la toma del poder por Gamal Abdel Nasser (1954), coron este periodo de flujo ascendente de las luchas, segn algunos, o acab con ellas, segn otros. El nasserismo sustituy la lectura que propuse del despertar egipcio por un discurso ideolgico que borraba de un plumazo toda la historia de los aos 1919-1952 hasta poner como fecha inicial de la revolucin egipcia julio de 1952. En ese momento, muchos de los comunistas haban denunciado este discurso y entendan que los golpes de 1952 y 1954 tenan como objetivo acabar con la radicalizacin del movimiento democrtico. No se equivocaban, porque el nasserismo slo cristaliz como proyecto antiimperialista despus de Bandung (abril 1955). En ese momento, el nasserismo realiz lo que poda ofrecer: una postura internacional resueltamente antiimperialista (asociada con los movimientos panrabe y panafricano) junto a reformas sociales progresistas (pero no socialistas). Todo ello, organizado de arriba abajo, no slo sin democracia (prohibicin de que las clases populares se organizasen para y por s mismas), sino suprimiendo toda forma de vida poltica. El vaco as creado invitaba al llamado Islam poltico a llenarlo. As el proyecto agot su potencial progresista en un corto perodo de tiempo: diez aos, desde 1955 hasta 1965. La prdida de impulso ofreci al imperialismo, ahora dirigido por Estados Unidos, la oportunidad de quebrar el movimiento mediante la movilizacin de su instrumento miliar regional: Israel. La derrota de 1967 marc el final de este avance de medio siglo. El reflujo lo inici el propio Nasser, eligiendo para ello el camino de las concesiones a la derecha (la infitah, es decir, la apertura, entendida como apertura a la globalizacin capitalista) en lugar de la radicalizacin por la que lucharon, entre otros, los estudiantes (cuyo movimiento ocup un lugar central en 1970, poco antes y despus de la muerte de Nasser). Su sucesor, Anuar Sadat, acentu la deriva a la derecha e integr a los Hermanos Musulmanes en su sistema autocrtico. Mubarak seguira despus la misma lnea.

El siguiente perodo de reflujo (1967-2011) abarca casi medio siglo. Egipto, sujeto a las exigencias del liberalismo globalizado y a las estrategias de Estados Unidos, dej de existir como agente activo a escala regional e internacional. En la regin, los principales aliados de Estados Unidos Arabia Saud e Israel ocuparon el centro de la escena. Israel pudo as avanzar por la va de la expansin de su colonizacin de la Palestina ocupada, con la complicidad de Egipto y los pases del Golfo.

El Egipto de Nasser haba establecido un sistema econmico y social criticable pero coherente. Nasser opt por la industrializacin como medio de superacin de la especializacin internacional impuesta por el colonialismo, que limitaba al pas al papel de exportador de algodn. Este sistema industrializador potenci una distribucin del ingreso en beneficio de las clases medias en expansin, sin que ello significara el empobrecimiento de las clases populares. Sadat y Mubarak procedieron al desmantelamiento del sistema productivo egipcio, que fue sustituido por otro completamente incoherente, basado exclusivamente en la bsqueda de rentabilidad de las empresas, en su mayora subcontratistas del capital de los monopolios imperialistas. Las tasas de crecimiento supuestamente elevadas de Egipto, alabadas desde hace treinta aos por el Banco Mundial, no tienen ningn significado. El crecimiento egipcio es extremadamente vulnerable, y adems ha ido acompaado de un increble aumento de la desigualdad y el desempleo, que afecta a la mayora de los jvenes. La situacin era explosiva... y explot.

La aparente estabilidad del rgimen que Washington tanto elogiaba se basaba en una maquinaria policaca monstruosa (1.200.000 hombres frente a slo 5.000.000 en el ejrcito), que perpetraba el abuso criminal cotidiano. Las potencias imperialistas afirmaban que este rgimen protega a Egipto de una alternativa islamista, lo que no es ms que una burda mentira. De hecho, el rgimen haba incorporado plenamente al Islam poltico reaccionario (segn el modelo wahab del Golfo) en su sistema de poder, al concederle la gestin de la educacin, la justicia y los grandes medios (la televisin en particular). El nico discurso permitido era el asignado a las mezquitas salafistas, lo que les proporcionaba la ficcin de intentar presentarse como la oposicin. La duplicidad cnica del discurso del establishment estadounidense (y en este sentido Obama no es diferente de Bush) sirve perfectamente a sus objetivos. El apoyo de facto al Islam poltico destruye la capacidad de la sociedad para hacer frente a los desafos del mundo moderno (que est detrs de la degradacin catastrfica de la educacin y la investigacin), mientras que la denuncia ocasional de sus abusos (el asesinato de coptos, por ejemplo) sirve para legitimar las intervenciones militares de Washington, dedicado a la llamada guerra contra el terrorismo. El rgimen egipcio poda parecer tolerable mientras funcion la vlvula de seguridad de la emigracin masiva de las clases medias y bajas a los pases petroleros. El agotamiento de este sistema (la sustitucin de trabajadores de los pases rabes por inmigrantes asiticos) ha llevado al resurgimiento de las resistencias. Las huelgas obreras de 2007 las ms importantes del continente africano en 50 aos, la resistencia obstinada de los pequeos agricultores amenazados de expropiacin por parte del capitalismo agrario, la formacin de crculos de protesta democrtica en las clases medias (los movimientos Kefaya y Seis de abril) anunciaban la inevitable explosin, que los egipcios esperaban aunque sorprendiera a los llamados observadores internacionales. Estamos entrando pues a una nueva fase de aumento de las luchas de liberacin, de las que tendremos que analizar su direccin y desarrollo.

Los componentes del movimiento democrtico

La revolucin egipcia en curso ilustra la posibilidad del anunciado fin del sistema neoliberal, objeto de cuestionamiento en todas sus dimensiones: poltica, econmica y social. Este masivo movimiento del pueblo egipcio combina tres componentes activos: los jvenes repolitizados por propia voluntad y en formas modernas que ellos mismos han inventado, las fuerzas de la izquierda radical y las fuerzas reunidas por los demcratas de clase media.

Los jvenes (en torno a un milln de activistas) han sido la punta de lanza del movimiento. A ellos se unieron de inmediato la izquierda radical y los demcratas de clase media. Los Hermanos Musulmanes, cuyos dirigentes haban llamado a un boicot de las protestas los primeros cuatro das (persuadidos de que la represin las barrera) slo aceptaron el movimiento ms tarde, cuando la llamada, oda por todo el pueblo egipcio, haba producido ya grandes movilizaciones de 15 millones de manifestantes.

Los jvenes y la izquierda radical persiguen tres objetivos comunes: la restauracin de la democracia (fin del rgimen militar y policial), la instauracin de una nueva poltica econmica y social favorable a las clases populares (ruptura con las exigencias del liberalismo globalizado) y una poltica internacional independiente (ruptura con la sumisin a las exigencias hegemnicas de Estados Unidos y al despliegue de su control militar sobre el planeta). La revolucin democrtica a la que convocan es una revolucin democrtica, antiimperialista y social. Aunque el movimiento juvenil sigue diversificado en su composicin social y sus expresiones polticas e ideolgicas, en su conjunto se sita a la izquierda. Las rotundas manifestaciones espontneas de simpata con la izquierda radical dan testimonio de su orientacin.

Globalmente, las clases medias se ubican en torno a un nico objetivo de democracia, sin poner necesariamente en cuestin el mercado en su estado actual o el alineamiento internacional de Egipto. No debemos ignorar el papel de un grupo de blogueros que participan a sabiendas o no en una verdadera conspiracin organizada por la CIA. Sus dirigentes son en su mayora jvenes de clase alta, americanizados en extremo, que sin embargo adoptan la pose de contestatarios contra las dictaduras existentes. El tema de la democracia, en una versin impuesta manipulada por Washington, domina sus intervenciones en la red. Con ello participan en la cadena de actores de las contrarrevoluciones orquestadas por Estados Unidos, bajo el disfraz de revoluciones democrticas, segn el modelo de las revoluciones de colores de Europa del Este.

Sin embargo sera errneo sacar la conclusin de que este complot es la causa de las revueltas populares. La CIA sigue tratando de torcer el sentido del movimiento, de alejar a los militantes de sus objetivos de transformacin social progresista y encaminarlos hacia otros terrenos. Las posibilidades de xito de este complot son altas si el movimiento en su conjunto fracasa en la construccin de convergencias entre sus diferentes componentes, en la identificacin de objetivos estratgicos comunes y en la invencin de formas de organizacin y accin efectivas. Hay ejemplos de este fracaso en Filipinas e Indonesia, por ejemplo. Es interesante sealar aqu que nuestros bloggers, que se expresan en ingls en vez de rabe, lanzados en defensa de la democracia a la americana, exponen con frecuencia argumentos de legitimacin de los Hermanos Musulmanes.

La llamada a la protesta que hicieron los tres componentes activos del movimiento capt rpidamente los odos de todo el pueblo egipcio. La represin, de una violencia extrema los primeros das (ms de un millar de muertos) no desanim a los jvenes y sus aliados (que en ningn momento llamaron en su ayuda a las potencias occidentales como hemos visto en otros lugares). Su coraje fue el factor decisivo que llev la protesta a todos los barrios de las ciudades, grandes y pequeas, y pueblos; quince millones de manifestantes de manera permanente, durante das y das (y a veces noches). Este xito poltico fulminante tuvo sus efectos: el miedo haba cambiado de bando. Hillary Clinton y Obama descubrieron entonces que tenan que abandonar a Mubarak, a quien hasta entonces haban apoyado, mientras que los lderes del ejrcito salan del silencio, se negaban a tomar el relevo de la represin poniendo a salvo as su imagen y finalmente deponan a Mubarak y a algunos de sus principales secuaces.

La generalizacin del movimiento a todo el pueblo egipcio es en s misma un reto positivo. Pues este pueblo, como todos los dems, est lejos de formar un conjunto homogneo. Algunos de los segmentos que lo componen refuerzan, sin duda, la perspectiva de una radicalizacin posible. La entrada en la lucha de la clase trabajadora (alrededor de 5 millones de trabajadores) puede ser decisiva. Los trabajadores en lucha en las numerosas huelgas han hecho avanzar las formas de organizacin iniciadas en 2007. En la actualidad ya hay ms de de cincuenta sindicatos independientes. La tenaz resistencia de los pequeos agricultores a las expropiaciones, que se ha hecho posible gracias a la cancelacin de la ley de Reforma Agraria (los Hermanos Musulmanes en el parlamento votaron a favor de leyes injustas, argumentando que la propiedad privada es sagrada para el Islam y que la reforma agraria est inspirada por el demonio comunista), tambin contribuye a la radicalizacin del movimiento. Sin embargo queda una enorme masa de pobres que participaron activamente en los acontecimientos de febrero de 2011 y que se encuentran a menudo en los comits populares formados en los barrios para defender la revolucin. Estos pobres pueden dar la impresin (por las barbas, los velos, la vestimenta) de que el pas profundo es islmico o est movilizado por los Hermanos Musulmanes. De hecho su aparicin en la poltica se impuso al liderazgo de la organizacin. As pues, se ha dado ya la seal de salida a la carrera: quin conseguir formular alianzas eficaces con las masas desorientadas, y eventualmente encuadrarlas, trmino que personalmente rechazo: los Hermanos y sus islamistas asociados (salafistas) o la alianza democrtica?

Se estn dando pasos significativos en la construccin de un frente unido de fuerzas democrticas y trabajadores. Cinco partidos de orientacin socialista, el Partido Socialista Egipcio, la Alianza Popular Democrtica en su mayor parte ex miembros del partido Tagammu el Partido Democrtico de los Trabajadores, el trotskista Partido Socialista Revolucionario y el Partido Comunista egipcio, ex componente de Tagammu, formaron en abril de 2011 una alianza de las fuerzas socialistas y se comprometieron a continuar luchando en conjunto a travs de ella.

Mientras tanto se ha formado un Consejo Nacional (Maglis Watany) constituido por todas las fuerzas polticas y los actores del movimiento (partidos de orientacin socialista, diversos partidos democrticos, sindicatos independientes, organizaciones campesinas, redes de jvenes y numerosos grupos sociales.) Los Hermanos Musulmanes y los partidos de derecha se han negado a participar en este Consejo, reafirmando lo que ya sabemos: su oposicin a la continuacin del movimiento. El Consejo rene aproximadamente a 150 miembros.

Frente al movimiento democrtico, el bloque reaccionario

Al igual que en el pasado perodo de crecimiento de las luchas, el movimiento democrtico antiimperialista y social se enfrenta en Egipto a un bloque reaccionario de gran poder. Este bloque puede identificarse en trminos de sus componentes sociales (de clases, obviamente), pero tambin debe identificarse en relacin con los que definen sus medios de accin poltica y el discurso ideolgico al servicio de dicha accin.

En trminos sociales, el bloque reaccionario est dirigido por la burguesa egipcia en su conjunto. Las formas de acumulacin dependiente de los ltimos 40 aos han propiciado la aparicin de una burguesa rica, beneficiaria exclusiva de la desigualdad escandalosa que acompaa a este modelo liberal-globalizado. Se trata de decenas de miles no de empresarios creativos como el discurso del Banco Mundial los presenta sino de millonarios y multimillonarios que deben su fortuna, todos ellos, a su connivencia con el aparato poltico (la corrupcin es un componente orgnico del sistema). Esta burguesa compradora (en el actual lenguaje poltico de Egipto la gente los llama parsitos corruptos) apoya activamente la inclusin de Egipto en la globalizacin imperialista contempornea y es aliada incondicional de Estados Unidos.

Esta burguesa tiene en sus filas a muchos generales del ejrcito y la polica, a civiles vinculados con el Estado y el partido gobernante (Nacional Democrtico), creado por Sadat y Mubarak, a religiosos (los lderes de los Hermanos Musulmanes y los jeques de Al-Azhar, todos ellos multimillonarios). Ciertamente, todava hay burguesa compuesta de pequeos y medianos empresarios activos. Pero stos tambin son vctimas del sistema de extorsin creado por la burguesa compradora, y estn con frecuencia reducidos a la condicin de subcontratistas dominados por los monopolios locales, que a su vez son correas de transmisin de los monopolios extranjeros. En el sector de la construccin hay un principio casi universal: los grandes consiguen las adjudicaciones de obras, que luego subcontratan a los pequeos. Esta burguesa de empresarios emprendedores ve con verdadera simpata el movimiento democrtico.

La vertiente rural del bloque reaccionario no es menos importante. Se compone de campesinos ricos que han sido los principales beneficiarios de la reforma agraria nasserista, y que sustituyeron a la antigua clase de los grandes terratenientes. Las cooperativas agrcolas creadas por el rgimen nasserista asociaban a los pequeos agricultores y los campesinos ricos, con un funcionamiento que beneficiaba principalmente a stos. Sin embargo, el rgimen tomaba medidas para limitar los posibles perjuicios a los pequeos agricultores. Ms tarde, estas medidas fueron abandonadas por Sadat y Mubarak, por recomendacin del Banco Mundial, y el campesinado rico aceler la desaparicin de los pequeos agricultores. Los campesinos ricos siempre han sido una clase reaccionaria en el moderno Egipto, y ahora lo son ms que nunca. Tambin son el apoyo principal del Islam conservador en el campo y, a travs de su estrecha relacin (a menudo familiar) con los representantes del aparato del Estado y la religin, (Al Azhar es el equivalente de una iglesia musulmana organizada) dominan la vida social rural. Adems gran parte de las clases medias urbanas (no slo los oficiales del ejrcito y la polica, sino tambin los tecncratas y profesionales) han surgido directamente del campesinado rico.

Este bloque social reaccionario dispone de instrumentos polticos a su servicio: el ejrcito y la polica, las instituciones del Estado, un partido poltico privilegiado el Partido Nacional Democrtico, creado por Sadat, y partido nico de facto, el aparato religioso (con su centro en Al Azhar) y las corrientes del Islam poltico (los Hermanos Musulmanes y los salafistas).

La ayuda militar concedida por Estados Unidos al ejrcito egipcio (1.500 millones de dlares anuales) nunca estuvo destinada a fortalecer la capacidad defensiva del pas, sino, al contrario, a aniquilar este peligro mediante la corrupcin sistemtica, no slo conocida y tolerada sino tambin apoyada de manera positiva, con autntico cinismo. Esta supuesta ayuda ha permitido a los oficiales de ms alto rango apropiarse de grandes sectores de la economa egipcia compradora, hasta el punto de que en Egipto se habla de la sociedad annima-militar (Sharika al geish). El mando del ejrcito que ha tomado la responsabilidad de dirigir el perodo de transicin no es por lo tanto neutral, aunque haya tomado la precaucin de parecerlo, al desvincularse de la represin. El gobierno civil a sus rdenes (cuyos miembros han sido nombrados por el alto mando), integrado en parte por hombres del antiguo rgimen elegidos entre las personas de ms bajo perfil, ha tomado una serie de medidas perfectamente reaccionarias para frenar la radicalizacin del movimiento.

Entre estas medidas figura una perversa legislacin contra la huelga, so pretexto de reactivar la economa; adems de una ley que impone severas restricciones a la formacin de partidos polticos a fin de permitir la entrada en el juego electoral nicamente a las corrientes del Islam poltico (los Hermanos Musulmanes en particular) ya bien organizadas gracias al apoyo sistemtico del rgimen anterior. Y sin embargo, a pesar de todo esto, la actitud del ejrcito sigue siendo en ltima instancia impredecible. Porque, a pesar de la corrupcin de sus cuadros (los soldados son conscriptos, pero los oficiales son profesionales), el sentimiento nacionalista no est ausente en todos los casos. Adems, el ejrcito lamenta haber sido prcticamente descartado del poder en beneficio de la polica. En estas circunstancias, y dado que el movimiento ha expresado firmemente su deseo de separar al ejrcito de la direccin poltica del pas, es probable que el alto mando considere en un futuro permanecer entre bastidores, renunciando a presentar a sus hombres en las prximas elecciones.

Si bien, obviamente, el aparato policial se mantiene intacto (no se contemplan actuaciones judiciales contra sus funcionarios), tal como el conjunto del aparato estatal (los nuevos gobernantes son todos del antiguo rgimen), el Partido Democrtico Nacional ha desaparecido en la tormenta y su disolucin ha sido sancionada por los tribunales. Sin embargo, podemos tener confianza en la burguesa egipcia: no cabe duda de que sabr hacer revivir a su partido bajo nuevos nombres.

El Islam poltico

Los Hermanos Musulmanes son la nica fuerza poltica que el rgimen no slo haba tolerado sino que haba apoyado activamente en su desarrollo. Sadat y Mubarak les confiaron la gestin de tres instituciones bsicas: la educacin, la justicia y la televisin. Los Hermanos Musulmanes no han sido nunca, ni pueden ser, moderados y mucho menos democrticos. Su lder el mourchid (en rabe, gua o Fhrer) lo es por aclamacin y la organizacin se basa en el principio de la disciplina y el cumplimiento de las rdenes de los jefes, sin debate de ningn tipo. La direccin est compuesta exclusivamente por hombres inmensamente ricos (gracias, entre otras cosas, al apoyo financiero de Arabia Saud, es decir, de Washington), los cuadros los forman hombres surgidos de las facciones oscurantistas de las clases medias, y la base est compuesta por personas corrientes reclutadas por los servicios sociales que ofrece la Hermandad, siempre financiados por Arabia Saud. Al mismo tiempo, las fuerzas de choque estn formadas por milicias (los baltaguis) reclutadas en el lumpen.

Los Hermanos Musulmanes son partidarios de un sistema econmico basado en el mercado y totalmente dependiente del exterior. En realidad, son un componente de la burguesa compradora. Tambin han tomado posicin contra las grandes huelgas de la clase obrera y las luchas de los campesinos para conservar la propiedad de su tierra. Los Hermanos Musulmanes slo son moderados en el doble sentido de que siempre se han negado a formular un programa econmico y social propio, y de que por esta misma razn no cuestionan las polticas neoliberales reaccionarias y aceptan en la prctica la sumisin a las exigencias de la implementacin del control de EE.UU. en el mundo y en la regin. Por lo tanto son aliados tiles para Washington (hay un aliado mejor de Estados Unidos que Arabia Saud, el patrn de los Hermanos?), quien les ha otorgado un certificado de democracia.

Pero Estados Unidos no puede admitir pblicamente que su estrategia tiene como objetivo establecer regmenes islmicos en la regin. Tiene que fingir que le dan miedo. De este modo legitima su guerra permanente contra el terrorismo, que en realidad persigue otros objetivos: el control militar del planeta con el fin de reservar para Estados Unidos-Europa-Japn el acceso exclusivo a los recursos. Una ventaja adicional de esta duplicidad es que permite movilizar la islamofobia de la opinin pblica. Europa, como sabemos, no tiene una estrategia especfica para la regin y se contenta con alinearse a las decisiones cotidianas de Washington.

Es ms necesario que nunca poner en evidencia la duplicidad real de la estrategia de Estados Unidos, cuya opinin pblica, hbilmente manipulada, se mantiene en la inopia. Ms que a cualquier otra cosa Estados Unidos (y Europa en su estela) siente temor ante un Egipto verdaderamente democrtico que, sin duda, pondra en cuestin su alineamiento con el liberalismo econmico y la estrategia agresiva de Estados Unidos y la OTAN. Harn cualquier cosa para que Egipto no sea democrtico y, con este fin, apoyarn por todos los medios, pero con hipocresa, la falsa alternativa de los Hermanos Musulmanes, que han demostrado ser slo una minora en el movimiento del pueblo egipcio por un cambio real.

La colusin entre las potencias imperialistas y el Islam poltico no es, en realidad, ni nueva ni propia de Egipto. Los Hermanos Musulmanes, desde su creacin en 1927 hasta hoy, han sido siempre un aliado til para el imperialismo y el bloque reaccionario local y adems siempre han sido enemigos feroces de los movimientos democrticos. Y no sern los multimillonarios que dirigen hoy la Hermandad quienes se unan a la causa democrtica. El Islam poltico es igualmente el aliado estratgico de Estados Unidos y sus socios menores de la OTAN en todo el mundo musulmn. Washington ha armado y financiado a los talibanes, a los que calific de freedom fighters en su guerra contra el rgimen nacional popular calificado de comunista (antes y despus de la invasin sovitica). Cuando los talibanes cerraron las escuelas de nias creadas por los comunistas, Washington hall algunos demcratas e incluso algunas feministas que reclamaban un supuesto respeto a las tradiciones.

En Egipto, los Hermanos Musulmanes tienen ahora el apoyo de la corriente salafista, tambin financiada abundantemente por los pases del Golfo. Los salafistas se califican de extremistas (wahabes convencidos, intolerantes frente a cualquier otra interpretacin del Islam) y son los promotores de los asesinatos sistemticos de los coptos. Son operaciones difciles de imaginar sin el apoyo tcito (y una complicidad a veces mayor) de los aparatos estatales, en particular de la Justicia, en gran parte confiada a los Hermanos Musulmanes. Esta extraa divisin del trabajo permite a los Hermanos Musulmanes aparecer como moderados, tal como Washington pretende que se crea. Sin embargo, hay luchas violentas en perspectiva dentro de los movimientos religiosos islmicos en Egipto. Porque el Islam egipcio histricamente dominante es suf, y sus hermandades agrupan a 15 millones de seguidores. Es un Islam abierto, tolerante, que hace hincapi en la conviccin individual y no en la prctica de rituales (hay tantas vas hacia Dios como individuos, afirman), el sufismo egipcio ha sido siempre visto con sospecha por los poderes del Estado que, sin embargo, blandiendo el palo y la zanahoria, han evitado entrar en guerra abierta contra l. El Islam wahab del Golfo es su opuesto: arcaico, ritualista, conformista, enemigo declarado de cualquier interpretacin distinta de la suya, que no es ms que un simple recitado de los textos, enemigo de todo espritu crtico, al que compara con el diablo. El Islam wahab ha declarado la guerra al sufismo y pretende erradicarlo, para lo cual cuenta con el apoyo de las autoridades. Por su parte, los sufes son secularizadores, si no laicos, y llaman a la separacin de la religin y la poltica (el poder del Estado y las autoridades religiosas que ste reconoce: Al Azhar). Los sufes son aliados del movimiento democrtico. El precursor de la introduccin del Islam wahab en Egipto fue Rachid Reda, en la dcada de 1920, y en 1927 fueron los Hermanos Musulmanes quienes tomaron el relevo. Pero este movimiento islamista slo adquiri su fuerza actual despus de la Segunda Guerra Mundial, cuando la renta petrolera de los pases del Golfo, apoyados por Estados Unidos en conflicto con la ola de liberacin nacional popular de la dcada de 1960, permiti multiplicar sus medios financieros.

La estrategia de Estados Unidos: el modelo paquistan

Las tres potencias que han dominado el escenario de Oriente Medio durante todo el perodo de reflujo (1967-2011) son: Estados Unidos, patrn del sistema, Arabia Saud e Israel. Se trata de tres aliados ntimos. Los tres comparten el mismo temor obsesivo a la emergencia de un Egipto democrtico. Porque ste slo podra ser antiimperialista y social, tomara sus distancias del liberalismo mundial, condenara a Arabia Saud y a los pases del Golfo a la insignificancia, reanimara la solidaridad de los pueblos rabes e impondra a Israel el reconocimiento del Estado palestino.

Egipto es una piedra angular en la estrategia estadounidense para controlar el planeta. El objetivo exclusivo de Washington y sus aliados Israel y Arabia Saud es conseguir que aborte el movimiento democrtico en Egipto; con ese fin, quieren imponer un rgimen islmico dirigido por los Hermanos Musulmanes, que es el nico medio que tienen para perpetuar la sumisin de Egipto. El discurso democrtico de Obama slo sirve para confundir las opiniones ingenuas, las de Estados Unidos y Europa en primer lugar.

Se habla mucho, para dar una legitimidad a un gobierno de los Hermanos Musulmanes (alineados con la democracia!), del ejemplo turco. Pero slo es una cortina de humo. Porque el ejrcito turco, que sigue presente entre bastidores, aunque en realidad no es democrtico y por aadidura es un fiel aliado de la OTAN, sigue aportando la garanta del laicismo en Turqua. El proyecto de Washington, expresado abiertamente por Hillary Clinton, Obama y los think tanks a su servicio, se inspira en el modelo paquistan: el ejrcito (islmico) entre bastidores, el gobierno (civil) asumido por el partido (o los partidos) islmicos elegidos. Obviamente, si se diera este caso, el gobierno islmico egipcio sera recompensado por su sumisin en los asuntos esenciales (no cuestionar el liberalismo ni los presuntos tratados de paz que permiten que Israel contine su poltica de expansin territorial) y podra proseguir, como una compensacin demaggica, con la implementacin de sus proyectos de islamizacin del Estado y de la poltica, y los asesinatos de los coptos! Bonita democracia la que se concibe en Washington para Egipto. Naturalmente Arabia Saud apoya con todos sus medios (financieros) la implementacin de ese proyecto. Porque Riad sabe perfectamente que su hegemona regional (en el mundo rabe y musulmn) exige que se reduzca a Egipto a la insignificancia. Y el medio es la islamizacin del Estado y de la poltica; de hecho una islamizacin de tipo wahab con todos sus efectos entre otros las desviaciones fanticas con respecto a los coptos y la negacin del derecho de igualdad de las mujeres-.

Es factible este tipo de islamizacin? Quiz, pero al precio de violencias extremas. La batalla se libra sobre el artculo 2 de la constitucin del rgimen depuesto. Dicho artculo, que estipula que la Sharia es la fuente del derecho, es una novedad en la historia poltica de Egipto. Ni la constitucin de 1923 ni la de Nasser la imaginaron. Fue Sadat quien la introdujo en su nueva constitucin con el triple apoyo de Washington (respetar las tradiciones!), de Riad (El Corn toma el lugar de la constitucin) y de Jerusaln (El Estado de Israel es un Estado judo).

El proyecto de los Hermanos Musulmanes sigue siendo el establecimiento de un Estado teocrtico, como se pone de manifiesto en su adhesin al artculo 2 de la constitucin de Sadat/Mubarak. Por aadidura el programa ms reciente de la Hermandad tambin refuerza esa visin retrgrada con la propuesta de instaurar un Consejo de Ulemas encargado de vigilar que todos los proyectos de ley sean conformes a las exigencias de la Sharia. Ese consejo constitucional religioso es anlogo al de Irn que controla al poder elegido. Entonces el rgimen sera el de un gran partido religioso nico, y todos los partidos que se autodefinieran como laicos se convertiran en ilegales y los partidarios de dichos partidos no musulmanes (como los coptos) quedaran excluidos, de hecho, de la vida poltica. A despecho de todo esto los poderes de Washington y Europa hacen como si se pudiera tomar en serio la reciente declaracin de los Hermanos en la que renuncian al proyecto teocrtico (sin modificar su programa!), otra declaracin mentirosa y oportunista. Los expertos de la CIA no saben leer el rabe? La conclusin se impone: Washington prefiere el poder de los Hermanos, que le garantizan el mantenimiento de Egipto en su redil y en el de la globalizacin liberal, al poder de los demcratas con los que correra el riesgo de que se cuestionase seriamente el estatuto subalterno de Egipto. El partido Justicia y Libertad, creado recientemente y visiblemente inspirado en el modelo turco, apenas es otra cosa que un instrumento de los Hermanos. Admitiran a los coptos (!), lo que significa que los invitan a aceptar el Estado musulmn teocrtico consagrado por el programa de los Hermanos si quieren tener derecho a participar en la vida poltica de su pas. Pasando a la ofensiva, los Hermanos Musulmanes crean sindicatos, organizaciones campesinas y una retahla de partidos polticos con diferentes nombres cuyo nico objetivo es dividir los frentes unidos de trabajadores, campesinos y demcratas con el fin de trabajar en beneficio, por supuesto, del bloque contrarrevolucionario.

Ser capaz el movimiento democrtico egipcio abolir ese artculo en la futura constitucin? Slo podemos responder a esta pregunta volviendo a examinar los debates polticos, ideolgicos y culturales que se han desplegado en la historia del Egipto moderno.

Comprobamos, en efecto, que los perodos ascendentes se caracterizan por una diversidad de opciones abiertamente expresadas que relegan la religin (siempre presente en la sociedad) a un segundo plano. As fue durante dos tercios del siglo XIX (de Mohamed Al al Jedive Ismail). Los temas de la modernizacin (en forma de despotismo ilustrado ms que democrtica) dominaron entonces la escena. Fue lo mismo de 1920 a 1970: haba un enfrentamiento abierto entre los demcratas burgueses y los comunistas, que ocuparon ampliamente el primer plano de la escena hasta el nasserismo. ste suprimi el debate para sustituirlo por un discurso populista panrabe, pero al mismo tiempo modernizador. Las contradicciones de ese sistema abrieron el camino de regreso al Islam poltico. Podemos comprobar que en las fases de reflujo, por el contrario, desaparece la diversidad de opiniones dejando sitio a un anacronismo presuntamente islmico que se arroga el monopolio del discurso autorizado por el poder. De 1880 a 1920 los britnicos construyeron esta tendencia, entre otras cosas al condenar al exilio (en particular en Nubia) a todos los pensadores y actores modernistas egipcios formados desde Mohamed Al. Pero tambin se remarc que la oposicin a la ocupacin britnica se ubica asimismo en esa concepcin anacrnica. La Nahda (inaugurada por Afghani y continuada por Mohamed Abdou) se inscribe en esta tendencia, asociada a la ilusin otomanista defendida por el nuevo Partido Nacionalista de Mustaf Kemal y Mohamed Farid. No es sorprendente que esa deriva condujera hacia el final de los escritos ultra reaccionarios de Rachid Reda, recuperado por Hassan el Bana, fundador de los Hermanos Musulmanes.

Fue lo mismo en el perodo de reflujo de los aos 1970-2010. El discurso oficial del poder (de Sadat y de Mubarak), perfectamente islamista (como lo demuestra la introduccin de la Sharia en la constitucin y la delegacin de poderes esenciales a los Hermanos Musulmanes), es tambin el de la falsa oposicin, la nica tolerada, la del discurso de las mezquitas. Por eso el artculo 2 puede parecer muy slidamente anclado en la conviccin general (en la calle como se suele decir por imitacin del discurso estadounidense). No se pueden subestimar los efectos devastadores de la despolitizacin instaurada sistemticamente durante los perodos de reflujo. Nunca es fcil salir a flote. Pero no es imposible. Los debates actuales en Egipto se centran explcita o implcitamente- en esa cuestin de la presunta dimensin cultural del desafo (en la competencia islmica). Indicadores positivos: Han sido suficientes algunas semanas de debates libres que se han impuesto en la realidad para ver como desapareca de todas las manifestaciones el eslogan el Islam es la solucin a favor de reivindicaciones precisas en el terreno de la transformacin concreta de la sociedad (libertad de opinin , de formacin de partidos, sindicatos y otras organizaciones sociales, salarios y derechos laborales, acceso a la tierra, educacin y sanidad, rechazo de las privatizaciones y llamado a las nacionalizaciones, etc.). Una seal que no llama a engao: en las elecciones de los estudiantes la aplastante mayora (un 80%) de los votos que fueron para los Hermanos Musulmanes hace cinco aos (cuando era el nico discurso aceptado como presunta oposicin) ha cado al 20% en las elecciones de abril. Pero el adversario tambin sabe organizar la respuesta al peligro democrtico Las modificaciones insignificantes de la constitucin (todava vigente!) propuestas por un comit constituido exclusivamente por islamistas elegidos por el consejo supremo (el ejrcito) y adoptados por referndum deprisa y corriendo en abril (con un 23% de no, pero una mayora de s, forzada por los fraudes y un chantaje masivo de las mezquitas) no conciernen, obviamente, al artculo 2.

Las elecciones presidenciales y legislativas estn previstas para septiembre/octubre de 2011. El movimiento democrtico lucha por una transicin democrtica ms larga, de forma que permita que sus discursos lleguen verdaderamente a las masas desamparadas. Pero Obama hizo su eleccin en los primeros das de la insurreccin: una transicin breve, ordenada (es decir, sin cuestionar los aparatos del rgimen) y las elecciones (que den la deseada victoria a los islamistas). Como sabemos las elecciones en Egipto, como en otras partes del mundo, no son el mejor medio de asentar la democracia sino, a menudo, el de acabar con la dinmica de los avances democrticos.

Una ltima palabra con respecto a la corrupcin. El discurso dominante del rgimen de transicin enfatiza su denuncia asociada con amenazas de persecucin judicial (ya veremos cmo ser en realidad). Ese discurso ciertamente es bien recibido, particularmente por la fraccin, sin duda la ms amplia, de la opinin ingenua. Pero se guarda de analizar las razones profundas y de explicar que la corrupcin (presentada como una desviacin moral, un tipo de discurso moralista estadounidense) es un componente orgnico necesario en la formacin de la burguesa. No slo en el caso de Egipto y en los pases del Sur en general, se trata de la formacin de una burguesa compradora cuya asociacin con los poderes del Estado constituye el nico medio de emerger. Sostengo que en el estado capitalista de los monopolios generalizados la corrupcin se convierte en un elemento constitutivo orgnico de la reproduccin del modelo de acumulacin: la retencin de la renta de los monopolios exige la complicidad activa del Estado. El discurso ideolgico (el virus liberal) proclama nada de Estado mientras que su prctica es el Estado al servicio de los monopolios.

Zona de tormentas

Mao tena razn cuando afirm que el capitalismo (en su existencia autntica, es decir, imperialista por naturaleza) no tena nada que ofrecer a los pueblos de tres continentes (la periferia constituida por Asia, frica y Amrica Latina, esa minora que rene al 85% de la poblacin del planeta) y que por lo tanto el Sur constitua la zona de tormentas, es decir, de las revueltas repetidas, potencialmente (pero slo potencialmente) portadoras de avances revolucionarios dirigidos a la superacin del capitalismo por el socialismo.

La Primavera rabe se inscribe en esta realidad. Se trata de revoluciones sociales potencialmente portadoras de la cristalizacin de alternativas que pueden inscribirse a largo plazo en la perspectiva socialista. Es la razn por la cual el sistema capitalista, el capital de los monopolios dominantes a escala mundial, no puede tolerar el desarrollo de esos movimientos. Dicho sistema movilizar todos los medios posibles de desestabilizacin, desde las presiones econmicas y financieras hasta la amenaza militar. Apoyar, segn las circunstancias, bien las falsas alternativas fascistas o pseudofascistas o bien la implantacin dictaduras militares. No hay que creer una palabra de lo que dice Obama. Obama es Bush pero con otro lenguaje. Hay una duplicidad permanente en el lenguaje de los dirigentes de la trada imperialista (Estados Unidos, Europa occidental, Japn).

No tengo la intencin, en este artculo, de examinar exhaustivamente cada uno de los movimientos en curso en el mundo rabe. (Tnez, Libia, Siria, Yemen y otros). Porque los componentes del movimiento son diferentes de un pas a otro, igual que lo son las formas de la integracin de cada uno en la globalizacin imperialista y las estructuras de los regmenes establecidos.

La revolucin tunecina dio el pistoletazo de salida y ciertamente envalenton mucho a los egipcios. Por otra parte el movimiento tunecino cuenta con una autntica ventaja: el semilaicismo implantado por Burguiba sin duda no podr ser cuestionado por los islamistas que regresan de su exilio en Gran Bretaa. Aunque al mismo tiempo el movimiento tunecino no parece estar en condiciones de cuestionar el modelo de desarrollo extravertido inscrito en la globalizacin capitalista liberal.

Libia no es Tnez ni Egipto. El bloque en el poder (Gadafi) y las fuerzas que combaten contra l no tienen ninguna analoga con lo que hay en Tnez y en Egipto. Gadafi siempre ha sido un ttere cuyo pensamiento encuentra su reflejo en su famoso Libro Verde. Al actuar en una sociedad todava arcaica, Gadafi poda permitirse discursos sin gran alcance real- sucesivamente nacionalistas y socialistas y despus, al da siguiente, adherirse al liberalismo. Lo hizo para complacer a los occidentales!, como si la eleccin del liberalismo no tuviera efectos en la sociedad. Sin embargo los tuvo y en general agrav las dificultades sociales para la mayora. Entonces ya estaban dadas las condiciones para la explosin que conocemos, inmediatamente aprovechada por el Islam poltico del pas y los regionalismos. Porque Libia nunca existi realmente como nacin. Es una regin geogrfica que separa el Magreb y el Mashreq. La frontera entre ambos pasa precisamente por el medio de Libia. La Cirenaica, histricamente griega y helenstica, despus se convirti en mashrequina. La Tripolitania fue latina y se convirti en magrebina. Por eso siempre hay una base para los regionalismos en el pas. En realidad no se sabe quines son los miembros del Consejo Nacional de Transicin de Bengasi. Quiz haya demcratas ente ellos, pero es seguro que hay islamistas, y de los peores, y regionalistas. Desde el principio el movimiento ha tomado en Libia la forma de una revuelta armada, disparando sobre el ejrcito, y no la de una ola de manifestaciones civiles. Esta revuelta armada, por otra parte, llamo inmediatamente a la OTAN en su auxilio. As se dio entonces la ocasin para una intervencin militar de las potencias imperialistas. Los objetivos que se persiguen no son, ciertamente, la proteccin de los civiles ni la democracia, sino el control del petrleo y la consecucin de una importante base militar en el pas. Es cierto que las empresas occidentales ya controlaban el petrleo libio desde que Gadafi se aline al liberalismo. Pero con Gadafi nunca se puede estar seguro de nada. Y si vuelve la chaqueta y maana mete en su juego a los chinos o a los indios? Pero hay algo ms grave. Desde 1969 Gadafi exiga la evacuacin de las bases britnicas y estadounidenses establecidas en Libia tras la Segunda Guerra Mundial. En la actualidad, Estados Unidos necesita transferir el AFRICOM (el mando militar de Estados Unidos para frica, una pieza importante del dispositivo de control militar del planeta todava en Stuttgart!) a frica. La Unin Africana lo rechaza y hasta la fecha ningn Estado africano se ha atrevido a aceptarlo. Un lacayo establecido en Trpoli (o en Bengasi) obviamente suscribira todas las exigencias de Washington y de sus aliados subalternos de la OTAN.

Los componentes de la revuelta en Siria hasta ahora no han dado a conocer sus programas. Sin duda la deriva del rgimen baasista, alineado al neoliberalismo y singularmente pasivo frente a la ocupacin del Goln por parte de Israel, est en el origen de la explosin popular. Pero no hay que excluir la intervencin de la CIA: se habla de grupos que han penetrado en Deraa procedentes de la vecina Jordania. La movilizacin de los Hermanos Musulmanes, que ya estuvieron hace aos en el origen de las insurrecciones de Hama y de Homs, quiz no es extraa al complot de Washington, que se dedica a acabar con la alianza Siria/Irn, esencial para el apoyo de Hizbul en Lbano y de Hams en Gaza.

En Yemen la unidad se construy sobre la derrota de las fuerzas progresistas que haban gobernado el sur del pas. El movimiento se rendir ante esas fuerzas? Por esta razn se comprenden las dudas de Washington y del Golfo.

En Barhin la revuelta ha abortado por la intervencin del ejrcito saud y la masacre, sin que los medios de comunicacin dominantes hayan encontrado nada que decir. El doble rasero, como siempre.

La revuelta rabe no es el nico ejemplo, aunque es la expresin ms reciente de la manifestacin de la inestabilidad inherente a la zona de tormentas.

Una primera ola de revoluciones, si las llamamos as, barri ciertas dictaduras de Asia (Filipinas, Indonesia) y de frica (Mal), que haban sido establecidas por el imperialismo y los bloques reaccionarios locales. Pero all Estados Unidos y Europa consiguieron abortar la dinmica de esos movimientos populares, a veces gigantescos por las movilizaciones que suscitaron. Estados Unidos y Europa quieren repetir en el mundo rabe lo que pas en Mal, en Filipinas y en Indonesia: cambiar todo para que nada cambie! All, despus de que los movimientos populares se desembarazasen de sus dictadores, las potencias imperialistas se dedicaron a que lo esencial permaneciese a salvo por medio de gobiernos alineados al neoliberalismo y a los intereses de la poltica extranjera. Es interesante comprobar que en los pases musulmanes (Mal e Indonesia) el Islam poltico se moviliz con ese fin.

Por el contrario la ola de movimientos de emancipacin que barri Amrica del Sur permiti autnticos avances en las tres direcciones que representan la democratizacin del Estado y la sociedad, la adopcin de las subsiguientes medidas antiimperialistas y el compromiso en la va de las reformas sociales progresistas.

El discurso dominante de los medios de comunicacin compara las revueltas democrticas del Tercer Mundo con las que pusieron fin a los socialismos de Europa del Este tras la cada del Muro de Berln. Se trata de una superchera pura y simple. Porque independientemente de las razones (comprensibles) de las revueltas en cuestin, aqullas se inscriban en la perspectiva de la anexin de la regin por las potencias imperialistas de Europa occidental (en beneficio de Alemania en primer lugar). De hecho, reducidos ya al estatuto de periferia de la Europa capitalista desarrollada, los pases de Europa del Este conocern maana su autntica revolucin. Ya hay seales que lo anuncian, en particular en la antigua Yugoslavia.

Las revueltas, potencialmente portadoras de avances revolucionarios, se prevn por todas partes, o casi, en los tres continentes que siguen siendo, ms que nunca, zona de tormentas, desmintiendo as los discursos almibarados sobre el capitalismo eterno y la estabilidad, la paz y el progreso democrtico que lleva asociados. Pero esas revueltas, para traer los avances revolucionarios, debern vencer numerosos obstculos: por un lado superar las debilidades del movimiento, construir las convergencias positivas entre sus componentes, concebir y establecer las estrategias eficaces, pero tambin por otra parte derrotar las intervenciones (incluidas las militares) de la trada imperialista. Cualquier intervencin militar de Estados Unidos y la OTAN en los asuntos de los pases del Sur bajo cualquier pretexto, por ejemplo los de apariencia amable como la intervencin humanitaria- debe proscribirse. El imperialismo no quiere el progreso social ni la democracia para esos pases. Los lacayos que implanta en el poder cuando gana la batalla siguen siendo enemigos de la democracia. No podemos por menos de lamentar que la izquierda europea, incluso radical, haya dejado de comprender qu es el imperialismo.

El actual discurso dominante llama a la instauracin de un derecho internacional que en principio autorice la intervencin cuando se violen los derechos fundamentales de un pueblo. Pero no existen las condiciones necesarias que permitan avanzar en esa direccin. La comunidad internacional no existe. Se resume en la embajada de Estados Unidos seguida automticamente por las de Europa. Es necesario describir la larga lista de las, ms que lamentables, criminales intervenciones y sus resultados? (por ejemplo Irak). Hay que recordar el principio de doble rasero que las caracteriza? (Podemos pensar, obviamente, en los derechos violados de los palestinos y el apoyo incondicional a Israel o en las innumerables dictaduras que se siguen apoyando en frica).

La primavera de los pueblos del Sur y el otoo del capitalismo

Las primaveras de los pueblos rabes, como las que conocieron los pueblos de Amrica Latina desde hace dos decenios, lo que denomino la segunda ola del despertar de los pueblos del Sur la primera se despleg en el siglo XX hasta la contraofensiva del capitalismo/imperialismo neoliberal- reviste formas diversas que van desde las explosiones dirigidas contra las autocracias que precisamente acompaaron el despliegue neoliberal hasta la revisin del orden internacional por parte de los pases emergentes. As pues, estas primaveras coinciden con el otoo del capitalismo, el declive del capitalismo de los monopolios generalizados, globalizados y financiarizados. Los movimientos parten, como los del siglo anterior, de la reconquista de la independencia de los pueblos y los Estados de las periferias del sistema, que recuperan la iniciativa en la transformacin del mundo. Por lo tanto son, ante todo, movimientos antiimperialistas y adems, slo potencialmente, anticapitalistas. Si esos movimientos llegan a converger con el otro despertar necesario, el de los trabajadores de los centros imperialistas, podra dibujarse a escala mundial una perspectiva autnticamente socialista de toda la humanidad. Pero eso no est inscrito de ninguna forma en el avance como una necesidad de la historia. El declive del capitalismo puede abrir el camino a la larga transicin al socialismo como puede comprometer a la humanidad en la va de la barbarie generalizada. El proyecto del control militar del planeta por parte de las fuerzas armadas de Estados Unidos y sus aliados subalternos de la OTAN, que sigue en marcha, el declive de la democracia en los pases del centro imperialista o el rechazo retrgrado de la democracia en los pases revolucionarios del Sur (que toma la forma de ilusiones para los religiosos fundamentalistas que proponen el Islam, el hinduismo y el budismo polticos), operan junto a esa perspectiva abominable. As, la lucha por una democratizacin laica toma una dimensin decisiva en el momento actual, que opone la perspectiva de la emancipacin de los pueblos a la de la barbarie generalizada.

Lecturas complementarias:

Hassan Riad, LEgipte nassrienne, Minuit 1964.

Samir Amin, La nation arabe, Minuit 1976.

Samir Amin, A life looping forward, Memories of an independent Marxist, Zed, Londres 2006.

Samir Amin, Lveil du Sud, le temps des cerises, 2008. El lector encontrar aqu mis lecturas de las realizaciones del virrey Mohamed Al (1805-1848) y de los jedives que le sucedieron, en particular Ismail (1867-79) y Wafd (1920-1952), las posiciones del comunismo egipcio frente al nasserismo, y la deriva de la Nahda de Afghani a Rachid Reda.

Gilbert Achcar, Les Arabes et la Shoa, Actes Sud, 2009. Se trata del mejor anlisis de los componentes del Islam poltico (de Rachid Rede y de los Hermanos Musulmanes, los salafistas modernos).

Con respecto a la relacin entre el conflicto Norte/Sur y el que opone el comienzo de la transicin socialista a la continuacin del despliegue del capitalismo, vanse:

Samir Amin, La crise, surtir de la crise du capitalisme ou surtir du capitalisme en crise?, Le Temps des Cerises, 2009.

Samir Amin, La loi de la valeur mondialise, Le Temps des cerises, 2006.

Samir Amin, Pour la cinquime internationale, Le Temps des cerises, 2006.

Samir Amin, The long trajectory of historical capitalismo, Monthly Review, Nueva York, febrero 2011.

Gilbert Achcar, Le choc des barbarise, Complexe, Bruselas.

El Cairo y Pars, mayo de 2011.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter