Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-07-2011

Ms all del manual, la vida

Eduardo Montes de Oca
Rebelin


Acababa yo de leer un texto que arremeta contra otros del mismo signo ideolgico cuando deplor ante un amigo los disensos en el seno de la izquierda, donde, aad, se precisan mentes buidas y sintetizadoras como las de Lenin para imprimir a la doctrina el impulso que la praxis requiere. Para guiar la accin a puerto seguro.

Pero acaso uno espera a estudiar un manual de sexologa para darse al gozo ertico, o en general accede a este por instinto?, me espet el hombre, al que mir como reconocindole la boutade, la frase ingeniosa con que emergi de la prueba, en tanto para mis adentros lo acusaba de practicismo rampln, porque se sabe que sin teora revolucionaria no habr movimiento tal.

Si Ulianov comand la Revolucin de Octubre contra El Capital -al decir de Gramsci-, o sea, a despecho de la previsin del salto en un capitalismo desarrollado, en el cual las fuerzas productivas entran en contradiccin con las relaciones de produccin, como consideraba Marx, fue porque ahond en el mtodo de este y en la realidad contempornea, para concluir que podra quebrarse primero el eslabn ms dbil de la cadena del imperialismo, en un mbito transido de avance desigual.

Asimismo, el clsico de Simbirsk alcanz a distinguir nuevos rasgos esenciales, apenas delineados antes como tendencia: la concentracin de la produccin y la creacin de los monopolios, que desempean un papel decisivo en la vida econmica; la fusin del capital bancario con el industrial y la consiguiente configuracin de la oligarqua financiera; la exportacin de capitales; la formacin de asociaciones internacionales monopolistas de capitalistas, que se reparten el planeta, y la culminacin de esa divisin territorial entre las potencias ms sealadas.

Como siempre, la izquierda est convocada a aprehender intelectivamente el momento. En la actualidad, habra que responderse interrogantes como la planteada, en agudo artculo aparecido en Rebelin.org, por Fernando Moreno Bernal: El neoliberalismo representa una nueva etapa o una degeneracin del capitalismo? Considerarlo mera fase podra implicar la prdida del horizonte del final de este. Otra cosa resultara explicar que el mecanismo de la plusvala ya no le permite una reproduccin normalizada del capital, por lo que no le queda ms remedio que exprimir los mecanismos de obtencin de beneficios en el comercio internacional y en la esfera financiera, tensionando el sistema-mundo capitalista al mximo y llevando la explotacin de mano de obra y de los recursos naturales al lmite de lo insostenible [] A estas alturas, el sistema capitalista es el neoliberalismo. No hay posibilidad de otro capitalismo. Tan solo de caminar hacia la construccin del post-capitalismo.

Para mayor inri, la crisis se manifiesta ms crudamente en los Estados Unidos y la Unin Europea, porque la emergencia del BRICS (Brasil, Rusia, la India, China, Sudfrica) les impide el saqueo total, por medio del intercambio asimtrico. Al quedar limitada esta fuente de obtencin de beneficios al sistema capitalista no le queda ms remedio que explotar al mximo a la masa asalariada de sus territorios, llegando al lmite y provocando la deslegitimacin y la contestacin social que acabar con l definitivamente, profetiza Moreno Bernal.

Profeca no s si atinada con respecto a un plazo mediato, porque escaldado anda uno de tantas conjeturas frustradas por la proverbial capacidad de recomposicin a toda costa y a todo costo, incluso del planeta y la especie. Lo que s resulta verdad de Perogrullo es que uno no puede aguardar apoltronado el paso del cortejo fnebre del enemigo, en actitud atentatoria del aspecto subjetivo, activo, de voluntad acerada que proclama el marxismo.

Por supuesto que la izquierda no puede coincidir en todas sus cogitaciones, pues incurrira en la negacin del propio ser del pensamiento, la contradiccin dialctica, mas convengo con mi docto amigo en que las diferencias no nos pueden detener en la lucha, no nos deben truncar el cumplimento del axioma de la razn?, aguijn del miocardio?, en cuanto a que cada protesta representa un hito tangible en el trastabillar, en la cada del neoliberalismo.

Mientras debatimos sobre cuestiones como la ampliacin del sujeto transformador ms all del proletariado, la praxis histrica nos exige comulgar no solo de palabra con los zapatistas chiapanecos, los sin tierra brasileos, los indignados europeos con todos los erguidos frente a quienes marginan a cada vez ms amplios sectores. Y para ello se precisa algo ms que el lado terico del asunto. La izquierda tiene que estar all, entre los contestatarios. Nada, que el fraterno lleva razn con su smil de lujo. En el gozo (la prctica) no deviene imprescindible la edicin ms trabajada, completa del manual, porque esperndola podramos morir en perfecto celibato. O en el ms inverecundo de los quietismos polticos.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter