Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-09-2011

La segunda muerte de Puig Antich

Ricard Vinyes
Pblico


Corra enero de 2008 cuando el artista plstico chileno Ivn Navarro exhibi en el Espacio Matucana 100, de Santiago de Chile, su instalacin Dnde estn?. Tratndose de Chile, cualquiera poda imaginar que se pretenda saber dnde estaban los detenidos-desaparecidos de la dictadura. Pues no, se trataba de lo contrario, el visitante deba averiguar dnde estaban los responsables de la represin que haban escapado a la Justicia o al conocimiento pblico. Cada visitante se internaba en la inmensidad de una sala sumida en la oscuridad armado con dos objetos, una linterna y un cuaderno de 30 pginas del tamao aproximado de un peridico. El haz luminoso de la linterna permita ver, desde lo alto de la galera de la sala, un repentino ocano de letras sin sentido aparente, pegadas unas a otras, pero que el visitante poda recomponer para formar con ellas nombres y apellidos de centenares de agentes de la Direccin de Inteligencia Nacional, militares desleales o torturadores, si diriga la luz sobre cada letra hasta disipar la negrura del entorno y componer un nombre perdido, olvidado, cuyo currculo y hazaas poda consultar en el cuaderno de mano: Caulier, Pablo. Este oficial de Carabineros junto al coronel del Ejrcito Hugo Cardemil Valenzuela, adems del suboficial de Carabineros Luis Alberto Hidalgo, son los responsables directos de la detencin, tortura y posterior desaparicin de 15 detenidos en la ciudad del Parral. Y as hasta ms de quinientos personajes, en un ejercicio que permita averiguar dnde estn los otros desaparecidos y evitar que los responsables no tengan nombre, como deca Arturo Barea en uno de sus ms emotivos comentarios radiofnicos sobre los bombardeos de Madrid.

Y bien, dnde estn los nuestros, los de la dictadura? Imagino un catlogo que describa los autores y responsables de los hechos: de apaleamientos en las comisaras a lo largo de los aos sesenta y setenta, y que nos cuente dnde estn ahora; que cuente dnde estn los de la masacre de Vitoria en 1976; los de la del nmero 55 de la calle Atocha, o del asesinato efectuado en el nmero 60 de la calle General Mola, de Madrid, sptima puerta C, cuando comenzaba 1969; los de los disparos frente a la Central Trmica del Bess, o de los responsables del 23-F, dnde estn ahora y qu piensan; dnde se halla el hombre que dispar, en Montejurra, para matar a otro hombre. Dnde viven y qu hacen, qu sabemos de ellos. No se trata de una informacin para promover juicios (por otra parte imposibles), o ajustes insensatos como los que hicieron ellos segn su rencorosa y destructiva doctrina de sangre y fuego. Se trata de saber qu piensan de s mismos, y por qu lo piensan, conocen el sentimiento de vergenza?, justifican su pasado? Conocer el dolor de la vctima, sin conocer la responsabilidad y actitud del victimario por los hechos cometidos se ha revelado, en todas partes, no slo intil, sino tambin un foco de conflictos, de insatisfacciones, recelos y recriminaciones.

De Melilla ha llegado algo de informacin sobre todo eso. Se trata de la evaluacin que de s mismo ha hecho ante los poderes pblicos de la ciudad un polica que actu en la dictadura, Ramn Antn Mota. Cuarenta aos ms tarde, considera un mrito su destino en Irn en 1970 donde se declara por primera vez el Estado de excepcin. Tambin aduce como mrito su presencia durante la ejecucin de la ltima persona que muri en Espaa por garrote vil, Salvador Puig Antich. Mritos virtudes, dice exactamente el texto del fascculo presentado por el Consejero de Seguridad Ciudadana de Melilla, que han contribuido a la concesin de la Medalla de Oro de la Ciudad a Ramn Antn Mota. En fin, un poder pblico premia a un voyeur que en realidad no presenta mritos, sino alardes que adems contienen la trampa propia de un pillo, pues el Estado de excepcin de 1970 no fue el primero. Adems, no fue slo para Guipzcoa, sino que al cabo de pocos das el Estado de excepcin se declar en toda Espaa, por lo que todos vivieron ese Estado de excepcin, pero no lo vivieron igual. Unos, intentando hacer la vida ms difcil a la dictadura; otros, intentando la supervivencia del rgimen a base de prohibir, perseguir, detener, torturar Dnde estaba Ramn Antn, y qu es lo que haca? Porque al parecer slo estaba. As, lo que el pas vivi como un desastre, l, y los que son como l, lo recuerdan y lo aportan como valor, aunque sin datos sobre su actuacin. Lo que deca, un voyeur en medio de un sesmo.

Por otra parte, aportar la circunstancia de presenciar, voluntaria o involuntariamente, la ejecucin de alguien en este caso un asesinato de Estado a causa de la falta de garantas procesales, lejos de ser un mrito es una ostentacin de bajura moral en la que se hallan incluidos los que han aplaudido el guio, porque de un guio a los suyos se trata. Cuando hablo de los suyos no me refiero necesariamente a un partido, sino a un entorno, a una cultura poltica que todava constituye el referente de una parte de la derecha espaola.

Con este galardn, los responsables del premio el Gobierno de Melilla han creado un vaco tico descomunal. Comprobar que eso les complace es triste, muy triste Alguien debera hacer algn da un catlogo como el de Ivn Navarro, donde aparezca la voz Antn Mota, Ramn: perseguidor por vocacin, particip como polica casual en los desastres del tardofranquismo. En septiembre de 2011, junto con el Gobierno de la Ciudad de Melilla, perpetr la segunda muerte de Salvador Puig Antich siendo condecorado por ello.

Fuente: http://blogs.publico.es/dominiopublico/4011/la-segunda-muerte-de-puig-antich/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter