Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-09-2011

Servicios pblicos, depende de para quin

Jess Garca Pedrajas
Rebelin


El proceso de desmontaje de un servicio pblico suele ser largo pero termina siendo ms sencillo de lo que pareca inicialmente, basta con un poco de tiempo y dedicacin, y con seguir fielmente los manuales al uso. La prctica ha llevado a la perfeccin y la resistencia al proceso parece bastante disminuida en una sociedad civil como la nuestra, desarmada moralmente y sin la necesaria conciencia de clase. En esta sociedad slo puedes pertenecer a una de las dos clases existentes: los que pagan y los que disfrutan. Las dificultades que el poder poltico y econmico puede prever antes de empezar se suelen ver minimizadas por la escasa o nula resistencia que al final ofrecemos.

Y esos manuales indican claramente las fases que deben seguirse para el completo xito de la misin, porque de eso se trata en el fondo, de una misin, con un fin determinado y con unos objetivos intermedios claros, que se pueden medir y, por supuesto, con una posibilidad real de ser alcanzados. Dichas fases se pueden resumir ms o menos de esta manera.

De este modo, al final del proceso nos encontramos con que un servicio pblico que considerbamos inviolable ha pasado a convertirse en un producto, al que se puede o no tener acceso; los residuos pblicos de ese servicio se convierten en algo caritativo, ofertado a la gente sin recursos, de tal modo que no pueda ser exigido un mnimo de calidad, ya que el servicio as ofrecido como una limosna no puede ser cuestionado. Los usuarios no podrn quejarse ya que, como ocurre con las limosnas, al menos reciben algo, y algo es siempre mejor que nada.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter