Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-10-2011

Manifiesto de las nuevas Brigadas Populares

Rebelin


Unidad abierta por una nueva mayora poltica y social para el Brasil. Este es el eje estratgico que motiva y conduce la constitucin de una organizacin de carcter nacional, popular y socialista a partir de las Brigadas Populares, Colectivo Autocrtica, Colectivo 21 de Junio (C21J) y del Movimiento Revolucionario Nacionalista crculos bolivarianos (MORENA cb) en una nica organizacin para contribuir con la edificacin de una patria soberana y socialista. En su sentido amplio significa juntar de forma crtica e innovadora las tradiciones de lucha y experiencias histricas de larga duracin de los sectores nacionalistas revolucionarios, comunistas y socialistas de la izquierda brasilea.

Las nuevas Brigadas Populares surgen para contribuir con la recomposicin de una alternativa popular de enfrentamiento al capitalismo dependiente y asociado y al Estado capitalista vigente en el pas.

Establecemos como fundamentos de las nuevas Brigadas Populares las siguientes bases tericas y orientaciones estratgicas:

I) SOCIALISMO  

El socialismo es la propuesta de superacin de la irracionalidad capitalista y sus desdoblamientos perversos sobre la condicin de vida de la clase obrera y del futuro de la humanidad. Se presenta como la aspiracin ms elevada de las masas populares en su proceso de emancipacin. El socialismo en Brasil, por lo tanto, no se confunde con modelos o reglas preestablecidas, con acuerdos tericos abstractos, apartados y ajenos a las experiencias histricas de la clase obrera en cada pas; sino que surge como producto de la extensin de la soberana popular.  

Consecuencia de las aspiraciones de la mayora en mediacin con la realidad y con las posibilidades de cada tiempo histrico. La originalidad y singularidad necesarias a la emancipacin social son requisitos fundamentales de toda revolucin. Implica as, en la construccin creativa y realista de una nueva forma de poder. Rompiendo con doctrinarismos tericos y subjetivismos analticos que contaminan la comprensin y la accin poltica.

El Brasil Socialista ser obra del pueblo brasileo en sintona con el movimiento internacional de los trabajadores y trabajadoras. No ser repeticin o copia de experiencias de otras formaciones sociales y de otros tiempos, posee un registro propio en armona con los contornos contemporneos.

La Revolucin brasilea es el encuentro de la cuestin social, nacional y democrtica. Una vez que la conquista de la soberana solamente ser plena se imbricada al proceso de modificacin del modelo actual de civilizacin, suministrando respuestas a las necesidades y aspiraciones populares. Tales transformaciones requieren la ampliacin permanente de los mecanismos de intervencin democrtica, incorporando las mayoras sociales a la vida pblica.

II) NACIONALISMO REVOLUCIONARIO  

El pueblo brasileo es una colectividad humana singular y abierta. Nuestra formacin social y cultural siempre estuvo conectada a los movimientos y transformaciones globales con su identidad propia. No como la negacin de otras nacionalidades, sino como una afirmacin de lo que somos, y, sobre todo, de lo que podemos ser.  

Reivindicamos la Nacin Brasilea y defendemos su sentido bajo la perspectiva revolucionaria. Estamos en oposicin al nacionalismo burgus, que se utiliza de un discurso patritico en favor de sus intereses econmicos, reforzando la tradicin oligrquica del actual arreglo de dominacin; y al cuento liberal que afirma que el mercado es el mejor eje articulador de la sociedad, siendo que este desprecia cualquier iniciativa de autodeterminacin de los pueblos.

Para nosotros, el pas en su dimensin ms profunda, es la afirmacin de la soberana popular y la autodeterminacin. Corresponde a nosotros, el pueblo brasileo, la responsabilidad de construir nuestro destino de manera independiente, sin supervisin o la imposicin de fuerzas extraas a nuestras conveniencias.

La autodeterminacin no es la negacin del internacionalismo, sino el requisito para la realizacin de una real solidaridad y unin de los pueblos. El nacionalismo revolucionario no hace concesiones al chovinismo pequeo burgus, ni al internacionalismo abstracto; si coloca como herramienta de emancipacin del pueblo.

III) POR UNA NUEVA MAYORA

Definimos como estrategia de la Revolucin Brasilea la constitucin de una Nueva Mayora en nuestro pas. Eso significa establecer un campo de fuerzas sociales capaces de iniciativa en la lucha poltica que busque por la hegemona en todas las dimensiones de la vida social.

Nosotros, revolucionarios brasileos, tenemos como misin la constitucin de un poder de disuasin propio y la rotura del cerco impuesto por las fuerzas conservadoras y liberales. Para ello, es necesario ampliar el dilogo con los dems sectores de izquierda y disputar programticamente el campo popular, la intelectualidad y la juventud.

La poltica revolucionaria, con la que estamos comprometidos, debe ser receptiva en sus formulaciones, flexible en sus tcticas y coherente en sus objetivos; superando los modelos abstractos, subjetivistas y sectarios que proponen alternativas fuera del horizonte de las grandes mayoras. Nuestra poltica dialoga con el presente, presenta medidas concretas para el momento actual y abre camino para tareas futuras. Adems, es fundamental que las grandes masas y los sectores avanzados de la sociedad tengan en nosotros una referencia terica, poltica y prctica de naturaleza realista, sensata y convicta. Por lo tanto, nuestra ortodoxia reside en el mtodo, expresando nuestra capacidad de, a travs de la interaccin con las masas, encontrar soluciones objetivas, contundentes y profundamente reales.

IV) UNIDAD ABIERTA Y LAS DOS TAREAS ESTRATGICAS     

La alternativa est en la unidad. Es urgente la superacin de la fragmentacin del campo popular y de izquierda en nuestro pas, resultado de la crisis terica, poltica y organizativa que se abati bajo los revolucionarios en las ltimas dcadas. En esta perspectiva urge la recomposicin de la perspectiva de unidad abierta, o sea, la convergencia constante y en diferentes niveles en torno a plataformas que acumulen fuerza rumbo al socialismo.

A los revolucionarios caben dos tareas estratgicas y simultneas: la construccin de una organizacin poltica propia, portadora de una propuesta de superacin del capitalismo y de un frente poltico amplio, de naturaleza antiimperialista, antilatifundiaria y antimonopolista que se articule en torno a un programa de liberacin nacional.

La primera tarea estratgica objetiva recomponer la capacidad orgnica de los sectores revolucionarios de la izquierda brasilea, restableciendo su iniciativa en la dinmica de la lucha de clases y de la disputa por el poder en el mbito nacional. Se hace necesario, sin embargo, producir la comprensin ininterrumpida de las diversas coligaciones socialistas nacionales, regionales y sectoriales, que por el aislamiento poltico o geogrfico tiene su accin extremadamente limitada. Entendimiento este que apunte para la necesidad de un instrumento poltico de mbito nacional y de naturaleza socialista, en que la constitucin de las nuevas Brigadas Populares es una contribucin en este camino.

La direccin revolucionaria es fundamentalmente poltica, producto de la constitucin de un pensamiento capaz de convertirse en la referencia y alternativa de superacin a las limitaciones de la orden vigente. Siendo as, estn superadas las nociones vanguardistas de actuacin, productos del subjetivismo y del voluntarismo terico y prctico. La vanguardia necesaria no es aquella que se aleja del conjunto social por medio de propuestas que solo tienen sentido a los iluminados y arrogantes dueos de la verdad; de otro modo, es aquella que trabaja de manera ms eficaz las posibilidades y contradicciones del momento presente, disputando la preferencia y la referencia de las masas y reafirmando su autoridad poltica delante de las dems organizaciones.

En lo tocante a segunda tarea estratgica, la constitucin del Frente Poltico es expresin de una unidad en otro nivel programtico, en el mbito de un programa mnimo y de materializacin inmediata. No se debe confundir, sin embargo, con coligaciones coyunturales o electorales, y s con la constitucin de un campo de fuerzas capaz de expresarse como una Nueva Mayora poltica. Este es el espacio de las organizaciones revolucionarias en unidad con sectores que se han puesto de comn acuerdo con una plataforma de liberacin nacional.

Unidad, sin embargo, no se confunde con identidad. Es esencialmente una relacin entre diferentes. La madurez poltica asociada es una lectura realista de la situacin actual de la lucha de clases fecunda y motiva las posibilidades de congregacin de distintas tradiciones polticas en un nico campo de fuerzas, amplio en su diversidad y unido en sus objetivos principales.

Por lo tanto, la unidad es un requisito de la revolucin brasilea, el camino por el cual la organizacin revolucionaria se afirmar como hegemona y como parte de una Nueva Mayora poltica. Unidad en ampliacin constante, sin aislamientos programticos o esencialismos de ningn tipo.  

V) MILITANTE, POPULAR Y DE MASAS    

Entendemos que la forma de organizacin debe siempre atender a las necesidades de lucha de clases. No confundindose con principios, debe ser constantemente evaluada y actualizada con el objetivo de mejor responder las demandas de cada contexto histrico y poltico.

La flexibilidad de la organizacin revolucionaria en sus mtodos de funcionamiento est fundamentada en el carcter histrico y dinmico que asumen las formaciones sociales y sus desdoblamientos sobre la vida cotidiana y las formas de manifestacin del poder del Bloque Dominante. Por lo tanto, la primera pretensin de los revolucionarios no es crear la organizacin perfecta, pero la organizacin necesaria para determinado contexto.

Para ello, establecemos como directrices de la forma organizativa de los revolucionarios para el momento actual su carcter militante, popular y de masas. Nuestro objetivo es formar una militancia revolucionaria caracterizada por su disciplina consciente, compromiso, capacidad de iniciativa y comprensin del anlisis materialista, dialctica e histrica de la realidad. Sin embargo, estas caractersticas son metas constantes del programa de formacin de la organizacin y no requisitos para la incorporacin de miembros. La actividad orgnica posee tambin su dimensin pedaggica que debe ser orientada por la inclusin de todos aquellos que estn de acuerdo con la disciplina interna y con la plataforma poltica.

El carcter de masas de la organizacin revolucionaria es la calidad necesaria para actuar de manera eficaz en el actual momento histrico. Las condiciones de complejidad de la disputa poltica, asociadas a la exigencia de una actuacin amplia en diversos sectores y dimensiones de la vida social conducen los revolucionarios a asumir una organicidad masiva, no necesariamente compuesta por cuadros, pero por militantes de diferentes niveles de compromiso y conciencia, que dentro de las limitaciones y contradicciones existentes contribuyen para el acmulo de fuerzas en la disputa de hegemona.

El carcter popular de la organizacin transcurre del anlisis del sujeto de la revolucin brasilea. Un sujeto en construccin, sntesis de dos condiciones especficas: las condiciones de trabajador y de pueblo. Nuestra lnea de masas parte de la percepcin de que no es posible separar la clase obrera de su condicin de pueblo en la disputa poltica. La diferencia entre clase y pueblo se da en una dimensin analtica especfica, dentro de un ejercicio de abstraccin que privilegia las categoras tericas e informa la composicin y la organizacin de la sociedad capitalista en general. Sin embargo, en los niveles ms concretos de anlisis, considerando las formaciones sociales, el pueblo y la clase estn imbricados e importan para la construccin de la estrategia revolucionaria, siendo un error poltico separar el trabajador de su condicin de pueblo. El sujeto de la revolucin brasilea est en las fbricas, en el campo, en las periferias de los grandes centros, en los presidios y calles. Tomarlo en toda su complejidad es una necesidad irrenunciable de aquellos que buscan establecerse cmo alternativa a la dominacin capitalista.

Nuestro estilo de trabajo, por lo tanto, asume la referencia en la dimensin poltica por la soberana nacional y por la superacin del capitalismo. Sin embargo, no descuida de las condiciones de vida de las masas, de la situacin cotidiana de la reproduccin de la existencia del pueblo trabajador. La interaccin entre luchas econmicas y polticas es parte del mtodo de acmulo de fuerza de los revolucionarios, comprendiendo el registro especfico de cada dimensin de la disputa, sin confundirse con el economicismo y el vanguardismo.

Nuestra forma de insercin poltica tiene como principio, el no proveimiento de los movimientos sociales, estudiantiles, sindicales, etc. Comprendemos que esta prctica efectuada por organizaciones de intenciones revolucionarias ha generado un ciclo vicioso que envuelve la degeneracin de los movimientos y la extincin de cualquier posibilidad revolucionaria por parte de estas organizaciones. Lucharemos por la radicalizacin de la democracia! Este reto se centra en la superacin de la lgica liberal que ha prevalecido en los movimientos a travs de la reorganizacin de estos en una forma en que el dinero no est en el centro de la lucha poltica y en que haya la reduccin drstica de la diferencia entre representantes y representados. Construir una democracia ms avanzada presupone una nueva pedagoga poltica que tenga como punto de partida las necesidades de la mayora y que garantice el espacio de esta pro ejercicio de su protagonismo poltico.

VI - CONCLUSIN

La Revolucin Brasilea no se trata de la disensin colectiva entre trabajadores y patrones. Es la constitucin de una mayora poltica en la cual los trabajadores se establecen como fuerza dirigente. O sea, la espina dorsal de un nuevo bloque hegemnico. En este sentido, es un proceso que enfrenta el problema de la alteracin del rgimen poltico en favor de una democracia real y acumula fuerzas para la superacin del patrn civilizatorio del capital, rumbo al socialismo.

Enfatizamos el carcter procesal de la transformacin revolucionaria, distancindonos de las visiones de la toma del poder mediante la insurreccin, en el sentido restricto. La revolucin no es un acto, un golpe, una cada de gobierno, otro conjunto de eventos histricos que reorganizan la sociedad en favor de la clase trabajadora, elevando su estatuto, construyendo una nueva visin de mundo y la forma de produccin de la existencia de una determinada colectividad humana.

So Paulo, 18 de setiembre de 2011



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter