Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-12-2011

Una sombra blica se cierne sobre Irn

Txente Rekondo
Gara/Rebelin


Desde el pasado verano se vienen sucediendo los acontecimientos que sitan a Irn en el centro de una estrategia que sitan al pas a las puertas de un peligroso escenario blico, e incluso ante una posible agresin militar por parte de Estados Unidos e Israel. Durante estos meses la mayora de acusaciones contra Irn han estado basadas en hechos e informaciones que con el paso del tiempo se han demostrado falsas, pero que han servido para atacar dialcticamente o con sanciones a aquel pas.

Primero fue el supuesto complot iran para acabar con la vida del embajador saud en EEUU (ms propio de una tragicomedia de Hollywood), posteriormente fueron las acusaciones de que Tehern estaba detrs de las protestas populares en Bahrein (un posterior informe del propio gobierno local desmentira esa teora), recientemente el Organismo Internacional de Energa Atmica (OIEA) public un informe que ha servido de excusa para que tanto EEUU como Gran Bretaa intensifiquen su campaa de sanciones econmicas y diplomticas contra Irn.

Posteriormente el asalto a la embajada britnica en Tehern ha provocado la expulsin de los diplomticos iranes en Gran Bretaa, al tiempo algunas noticias sin confirmar apuntaban a dos importantes explosiones en la ciudad de Isfahan, que supuestamente habran afectado a las instalaciones nucleares prximas a esa ciudad iran.

La ltima excusa que han utilizado Washington y sus aliados ha sido el informe de la OIEA sobre el programa nuclear iran. Importantes expertos y analistas de todo el mundo han puesto en entredicho dicho informe, alegando que el sustento del mismo se ha basado en informaciones procedentes de algunos servicios secretos de pases nada cercanos al rgimen de Tehern. Adems, algunas fotografas aportadas son de principio de la actual dcada, o se hace mencin a un programa sobre misiles que Irn ha abandonado hace aos, o se intenta vincular al programa nuclear a un especialista ucraniano que trabaj en el pas en los aos noventa.

Como sealan esas fuentes, la mayor parte del informe hace referencia a actividades anteriores a 2003, obviando lo que la propia inteligencia norteamericana reconoci en 2007, que el programa nuclear iran ha sido pacfico desde 2003 y ocultando intencionadamente la colaboracin que el gobierno iran ha estado manteniendo con la citada agencia. Todo hace indicar que la OIEA no ha contrastado la informacin suministrada por algunos gobiernos (desinformacin le llaman algunos), pero su informe ha servido para aumentar la presin en torno a Irn a travs de sanciones (lo que algunos definen como una verdadera guerra econmica)

EEUU ha aprovechado con rapidez esta nueva coyuntura. Las presiones de los llamados halcones de la poltica exterior estadounidense, y del propio Congreso, junto a las elecciones presidenciales del prximo ao, han contribuido a que la administracin de Obama se decante por un nuevo paquete de medidas sancionadoras contra Irn. El hecho de que en esta ocasin se haga hincapi en un supuesto rechazo del crudo y gas iran puede poner en una complicada situacin a terceros pases, aliados de EEUU pero que dependen del suministro iran (en Europa, Grecia, Italia y el estado espaol, y en Asia, Japn, Corea del sur o India, adems del gas iran que compra Turqua). Y todo ello sin olvidar que China mantiene importantes acuerdos comerciales con Tehern.

No ha tardado mucho tiempo Londres en sumarse a ese guin contra Irn. Las sanciones financieras bajo la excusa del informe de la OIEA han sido el detonante de los acontecimientos posteriores que han trado consigo el cierre de su embajada en Tehern y la expulsin de todos los diplomticos iranes del Reino Unido. Las posteriores manifestaciones en Irn, asalto a la embajada incluido, hay que enmarcarlas en ese contexto y en una historia de enfrentamientos y desconfianzas entre ambos pases. La poblacin iran no olvida el papel que jug Londres en su da en el golpe de estado contra Mohammed Mosaddeq y todos los crmenes del viejo colonialismo britnico contra Irn.

Por ello son muchos los que ven en estas maniobras un evidente intento de cambio de rgimen, ms todava al hilo de lo que ha acontecido en Libia, o lo que estn intentado repetir en Siria. No obstante, la mayora de analistas coinciden en apuntar que la situacin no es la misma en Irn y difcilmente se podr repetir el citado guin. Al contrario, son cada vez ms las voces que apuntan a que esta campaa de aislamiento contra Tehern est encaminada a incrementar la iranofobia, como previo paso para otro tipo de actuaciones contra el pas.

La campaa de guerra psicolgica y blica contra Irn est en marcha. Por un lado est la parte ms visible y retrica, con ataques y acusaciones pblicas y sobre todo con una constante amenaza de pasar de las palabras a los hechos. Pero por otro lado est la guerra encubierta o sucia que llevan practicando desde hace tiempo EEUU e Israel contra Tehern. Sabotajes industriales, guerra ciberntica o eliminacin fsica de personalidades iranes ligadas al programa nuclear o al aparato militar son algunos aspectos de esa estrategia.

Si bien la respuesta de Irn est siendo comedida, evitando una escalada blica o una respuesta que sirva de excusa a una posterior agresin a mayor escala, ello no ha evitado que el gobierno iran haya desmantelado estos meses una importante red de espas que trabajaban para EEUU, lo que ha supuesto a su vez un duro golpe para la CIA en el pas y en la regin. Los dirigentes iranes barajan varios posibles escenarios en torno a una agresin militar por parte de EEUU. Una ataque areo a gran escala, seguido de una operacin masiva terrestre; una agresin limitada para forzar a Irn a unas negociaciones a la baja; o una guerra encubierta para debilitar la capacidad operativa militar iran. El tercer escenario (una guerra de inteligencia) es el que barajan en Tehern, donde la orquestacin de una guerra psicolgica buscara arrebatar algunas de las cartas que a da de hoy tiene Irn en una hipottica futura negociacin.

Tambin en los despachos norteamericanos llevan tiempo analizando las consecuencias de una agresin militar contra Irn, y la mayora de los asesores de la administracin coinciden en resaltar que un ataque israel seran diez veces peor que uno de EEUU. Las hipotticas respuestas de Irn inquietan en Washington, donde barajan todo un abanico de escenarios. Un ataque iran contra instalaciones petrolferas de Arabia Saud (unido a un levantamiento chita en la zona), bajo el pretexto de que Israel habra usado el espacio areo saud apara el ataque; ataques contra territorio israel y contra instalaciones militares, creando un clima de inseguridad en Israel; convertir Iraq y Afganistn en un polvorn, con las dramticas consecuencias que ello traera para las fuerzas occidentalesson algunas de las hiptesis que preocupan sobremanera a los impulsores del actual guin contra Irn.

El escenario internacional est movindose en torno a estas hiptesis. El dominio regional tiene muchos pretendientes (Irn, Arabia Saud, Turqua o Egipto) y las alianzas en ese contexto son evidentes. El pulso que Irn mantiene con EEUU, Israel y Arabia Saud se presenta en diferentes lugares, desde Siria, al Lbano, pasando por Iraq o Afganistn. La excusa actual, en torno a la capacidad nuclear de Irn, se caera por s misma, sobre todo si vemos el doble rasero ante Israel (no ha firmado el tratado de no -proliferacin de armas nucleares, impide cualquier inspeccin internacional, y su capacidad cuantitativa es mucho mayor y ms peligrosa).

La cada de Siria debilitara a Irn, que perdera un aliado estratgico, y los sabotajes y la guerra sucia buscaran una mayor vulnerabilidad de Tehern ante la configuracin del nuevo panorama regional. En un reciente informe, se sealaba que EEUU tiene tres opciones: aceptar el programa nuclear iran, intentar un acuerdo sobre el uso pacfico del mismo, o una accin blica. Probablemente de los tres ste sea el que tenga las consecuencias ms terribles e impredecibles, y por ello sera la opcin a evitar. No obstante, la sombra blica sigue planeando sobre Irn, conforme a un guin elaborado hace tiempo en Washington o Tel Aviv.

TXENTE REKONDO.- Gabinete Vasco de Anlisis Internacional (GAIN)

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter