Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Revoluciones en el mundo rabe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-01-2012

Qu pretende el Consejo de Cooperacin del Golfo en Siria?

Pepe Escobar
Asia Times Online

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez


As pues, la Liga rabe tiene un nuevo borrador de resolucin para el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas con objeto de resolver la saga siria.

La opinin pblica mundial se engaara si creyera que se trata de una solucin rabe altruista ante un problema rabe. La verdad es que no es as.

Lo primero de todo, se trata de un proyecto de resolucin de la OTAN/CCG, esa simbiosis entre los miembros selectos de la Organizacin del Tratado del Atlntico Norte y las selectas petromonarquas del Consejo de Cooperacin del Golfo. De momento y tras su xito promoviendo el cambio de rgimen en Libia, la OTAN/CCG debera ser bien conocida como el eje entre los caniches europeos del Pentgono y las seis monarquas que componen el CCG, tambin conocido como Club Contrarrevolucionario del Golfo.

Ese proyecto de resolucin de las Naciones Unidas va un paso ms all del supuesto plan de transicin que la Liga rabe dise hace una semana. Ahora se ha pasado a la idea de una hoja de ruta poltica, que en esencia significa que el Presidente Bashar al-Asad se vaya voluntariamente, instalando en el poder a su vicepresidente durante un perodo de transicin, que se forme un gobierno de unidad nacional y se celebren elecciones libres y justas bajo supervisin internacional.

Segn manifestaciones del ministro de exteriores de Qatar, Hamad bin Yasim al-Thani: El presidente delegar todo el poder en su vicepresidente para que colabore con un gobierno de unidad nacional a fin de facilitarle sus tareas en el perodo transitorio.

Suena muy civilizado, excepto que enmascara la verdadera agenda de un cambio de rgimen impuesto por las Naciones Unidas. Un rpido vistazo al proyecto de resolucin revela tambin un lmite de dos semanas para que Asad salga pitando del pas; si no lo hace as, le espera el infierno, tras consultas con la Liga rabe.

La Liga rabe es en estos momentos una ficcin; la que est realmente a cargo es la Liga del Golfo rabe; en la prctica: la Casa de los Saud. Incluso Qatar, el aspirante a superpotencia regional, es plato de segunda mesa. Y todos los dems son meros extras.

Por tanto, ah tenemos a la Casa de Saud y a sus subordinados detallando una hoja de ruta para el cambio de rgimen, que ir seguida de una democracia parlamentaria a la occidental, y ah nos encontramos tambin con pases como los Emiratos rabes Unidos (EAU) y Kuwait defendiendo, mira por dnde, los derechos humanos por tierras rabes. Es como si todo ello fuera un plan conjunto tramado por el dadasta Tristan Tzara y el surrealista Andr Breton con una vuelta de tuerca a lo Monty Python.

Nueva versin del caso somal

No debera sorprender que el gobierno sirio rechace el proyecto de resolucin por ser una descarada intervencin en sus asuntos internos, segn la agencia de noticias SANA. El embajador sirio ante las Naciones Unidas, Bashar Yaafari, fue incluso ms grfico: Siria no ser Libia; Siria no ser Iraq; Siria no ser Somalia; Siria no ser un estado fallido.

Rusia, miembro de los BRICS que junto a China haba vetado ya una anterior resolucin redactada por Occidente- ha enterrado ya esta ltima. Para empezar, el ministro ruso de asuntos exteriores, Sergei Lavrov. no poda entender por qu la Liga rabe suspendi su misin de observacin en Siria el pasado sbado. En cambio, Lavrov estara dispuesto a apoyar un aumento en el nmero de observadores.

Rusia que en cuestin de segundos aprendi las lecciones de la resolucin abierta de las Naciones Unidas sobre Libia- tiene su propio proyecto de resolucin que, segn el embajador ruso ante las Naciones Unidas, Vitali Churkin, privilegia un proceso poltico dirigido por los sirios y no un resultado impuesto por la Liga rabe de un proceso poltico que an no ha tenido lugar, ni tampoco un cambio de rgimen a la Libia.

Rusia a diferencia de Occidente- atribuye la continuada violencia en Siria tanto al rgimen de Asad como a los rebeldes. Incluso la Liga del CCG ha admitido de alguna manera que hay shabihah (matones armados) en ambas partes, con los del lado rebelde afiliados al ya desacreditado Ejrcito Libre de Siria.

Esa bandeja de dulces es toda ma

Incluso aunque no haya en absoluto condiciones objetivas para que la OTAN bombardee Siria, el eje geopoltico OTAN/CCG + Israel seguir persiguiendo sus objetivos de forma implacable.

Tales objetivos son enormes: ejercer un control total sobre cualquier transicin relacionada con la Primavera rabe (como en el caso del Yemen); impedir cualquier cambio en el statu quo (sobre todo en los casos de Arabia Saud, Jordania, Marruecos); represin total (como en el caso de Bahrein); y, a ser posible, hacerse con todo (como en el caso de Libia).

Pero Siria es infinitamente ms compleja: debido a la conexin iran; debido a que Rusia y China, miembros de los BRICS, bloquearn cualquier esquema de cambio de rgimen; debido a que no ha habido grietas de importancia entre el ejrcito sirio; y porque el rgimen de Asad es experto en nadar y guardar la ropa entre una mayora sunn y la minora alau.

As pues, la Liga del CCG tuvo xito en el Yemen: controlando la transicin e incluso enviando a EEUU al dictador Ali Abdullah Saleh. Ha tenido un xito relativo en Egipto, pero aunque echaran a patadas a la cabeza de la serpiente (Hosni Mubarak), la serpiente sigue vivita y coleando (el establishment militar), y, para acabar de arreglarlo, el nuevo parlamento se jacta de tener una inmensa mayora islamista (nuestro corazn se compadece de los jvenes que iniciaron todo en la Plaza Tahrir que se han quedado sin nada).

Incluso las venerables piedras de la mezquita de los Omeya en Damasco saben que el Consejo Nacional Sirio (convenientemente exiliado en los pases miembros de la OTAN de Francia y Turqua) est siendo financiado por la Casa de Saud y Qatar. Por tanto, cuenten con ms armas financiadas por el CCG para seguir atizando candela en Siria, ahora incluso en algunos de los suburbios de Damasco. No se extraen de que la Liga del CCG haya retirado a sus observadores; habran tenido que denunciar de forma rotunda a la misma gente a la que estn armando.

Hasta el Rey Playstation de Jordania -que fue el primer potentado rabe en pedir oficialmente el derrocamiento de Asad (no les extrae que invitaran a Jordania a integrarse en el CCG)- se ha visto obligado a admitirlo: No veo a Siria haciendo muchos cambios. Pero, al menos, el rey Abdullah tuvo el buen sentido de observar: Es un puzzle muy complicado y no hay fcil solucin. Tampoco Iraq resulta fcil y Libia es tambin otra historia Por tanto, todo el mundo est perplejo y no creo que nadie tenga una respuesta clara sobre qu hacer con Siria.

A propsito, hay protestas prcticamente cada da en Jordania, la adicta al CCG, pero en los medios dominantes occidentales no se oir ni po sobre ello. La liberada Libia ha desaparecido totalmente de la narrativa triunfalista occidental, aunque Amnista Internacional tenga ahora pruebas de torturas sistemticas llevadas a cabo en improvisados mini-gulags y Mdicos Sin Fronteras decidiera salir definitivamente de Misrata despus de que los anteriormente conocidos como rebeldes les pidieran que atendieran a las vctimas de tortura para poder seguir torturndolas de nuevo.

Lo cual nos lleva a la espantosa equivalencia entre los consejos de transicin tanto en Libia como en Siria. Sus amos manifiestos eran y son- la OTAN/CCG. Puede que Rusia tenga su propia agenda en Siria, pero al menos los rusos saben que tanto el rgimen de Asad como el Consejo Nacional Sirio como el Ejrcito Libre de Siria estn todos sirviendo una dura violencia.

El Rey Playstation acert en algo al menos; nadie tiene la clave sobre qu hacer con Siria. Por tanto, tenemos a Asad por un lado y por el otro a la OTAN/CCG, con gran parte de los sirios cubriendo un amplio espectro de opinin- cogidos en medio. Hay rumores alrededor de un posible plan C; un acuerdo estilo bazar alcanzado sobre un interminable nmero de tazas de t verde entre Asad y la Casa de Saud. Eso es bastante improbable: la Liga del CCG quiere entera la bandeja de dulces y quiere comrselos todos.

Pepe Escobar es corresponsal itinerante de Asia Times Online. Es autor de Globalistan: How the Globalized World is Dissolving into Liquid War (Nimble Books, 2007) y Red Zone Blues: a snapshot of Baghdad during the surge. Su ultimo libro es Obama does Globalistan (Nimble Books, 2009). Puede contactarse con l en: [email protected]

Fuente

http://www.atimes.com/atimes/Middle_East/NA31Ak04.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter