Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-02-2012

La reforma educativa del Partido Popular: Calidad para todos o excelencia para unos pocos?

Mary C. Bolaos Espinosa
Rebelin


Un mes despus de la formacin del nuevo gobierno del Estado , el ministro de Educacin, el seor Wert, anuncia en el Congreso reformas rpidas, y las comunidades educativas de la enseanza pblica nos echamos a temblar, porque al demoledor discurso mantenido en la comparecencia ante la Comisin de Educacin el martes 31 de enero, se suma lo que se est haciendo en las Comunidades gobernadas por el Partido Popular, que sabemos es la hoja de ruta que seguir el Gobierno del Estado.

Una Reforma que culpabiliza al alumnado

El eje fundamental sobre el que el Partido Popular asienta la necesidad de esta reforma es, segn el Ministro, la mejora de la calidad educativa. Pero la propuesta que hace el Ministerio no parte de buscar las causas de los problemas existentes y establecer soluciones. Muy al contrario, parte de una interpretacin sesgada de los datos sobre el fracaso escolar y las causas del mismo, y, a continuacin, deduce la arriesgada conclusin de tenemos que reformar el sistema. Frente al anlisis de las causas estructurales que estn provocando que determinados sectores sociales estn abocados al fracaso, se culpabiliza a los alumnos y alumnas de este fracaso. Y se les hace responsables de los bajos ndices de excelencia educativa existentes en el Estado espaol, ocasionados, segn el Sr. Ministro, por las dificultades de aprendizaje de este alumnado, el poco esfuerzo realizado, o la asuncin de la cultura del acomodo y la mediocridad. De esta forma las vctimas que fracasan las convierte en culpables de ese fracaso.

La reforma del seor Wert no es una accin aislada. l mismo la presenta como uno de los principales pilares del proyecto de reformas del Partido Popular. Responde a una lnea de pensamiento, de actuacin, de poltica, de visin del mundo y de la sociedad, acorde al paradigma neoliberal, una visin que pretende justificar una reforma con criterios empresariales, una reforma que acelere una progresiva privatizacin del servicio pblico de la educacin.

La reduccin de un ao en la ESO quiebra el derecho fundamental a la educacin obligatoria y gratuita.

Reducir un curso la Educacin Secundaria Obligatoria (ESO) y aumentar un ao el bachillerato es una de las lneas prioritarias de esta Reforma del Gobierno del Seor Rajoy.

Partiendo de que veintisis de cada cien alumnos y alumnas de la ESO no finalizan esta etapa y buena parte de los que la abandonan han repetido, por lo que no llegan a cursar ni 3 ni 4, es evidente que el alargamiento del Bachillerato, a costa de la ESO, no va a colaborar, en absoluto, a disminuir el fracaso escolar. Los datos cantan: a muchos de los que hoy el sistema pblico de educacin no les est ofreciendo las condiciones para alcanzar el xito escolar, no estn cursando bachillerato. Sin embargo, s podr contribuir a reducir gastos, dado que el aumento de la ratio del ltimo curso de la nueva enseanza obligatoria traer consigo un ahorro en la plantilla docente. Se obtiene, adems, de rebote, un aumento del xito escolar en el Bachillerato, que puede ser presentado como un logro de importantes proporciones.

A la par, se trata de adecuar la enseanza a las nuevas exigencias de la demanda del mercado: mientras un sector minoritario de la poblacin recibir una formacin de lite, que cubra las necesidades de personal altamente cualificado de la estructura productiva; se incrementar sustancialmente la poblacin con bajo nivel de cualificacin, que el mercado estar esperando con los brazos abiertos.

Junto a esta medida estrella del gobierno del PP, se incluye una Reforma de la Formacin Profesional dual tipo alemn. Una FP "dual" que, desde el discurso de la necesidad de combinar formacin y actividad laboral para bajar los ndices de paro juvenil, en un pas con escaso tejido industrial, lo que har ser separar al alumnado en funcin de una seleccin hecha desde las empresas, empresas que, en su mayora, convertirn a las y los estudiantes en aprendices sin sueldo.

A los 15 aos, chicas y chicos, debern decidir si van al bachillerato o a la Formacin Profesional y estarn obligados por ley a cursar, al menos, el primer curso, incluso si piensan dejar los estudios a los 16 aos. Establecer, a esta edad, una doble va no equivalentes cuestiona el tronco comn de formacin para todos y todas y quiebra un derecho fundamental como es la educacin obligatoria y gratuita, en condiciones de igualdad de oportunidades, hasta los 16 aos.

Garantizar el derecho a la educacin es un deber de los Poderes Pblicos.

El PP olvida, recortando la inversin en la enseanza pblica, poniendo obstculos que impiden a parte del alumnado continuar con sus estudios y aumentando los conciertos con la red de centros privados, que garantizar el ejercicio del derecho a la educacin de la ciudadana mediante las acciones oportunas, no es un acto voluntario del Gobierno de turno, sino un deber incuestionable de los poderes pblicos. Precisamente uno de los objetivos de esta reforma, manteniendo la obligatoriedad hasta los 16 aos, con el primer curso de bachillerato, es abrir el camino de la concertacin de todo el bachillerato.

No hay apuesta por el xito escolar de todo el alumnado en las medidas presentadas por el Ministro de Educacin, no se bajarn las tasas de fracaso escolar y de abandono escolar temprano, porque no hay apuesta por la escolarizacin temprana (educacin infantil de 0 a 3 aos), ni por la reduccin del nmero de alumnos y alumnas por aula, ni por las medidas de apoyo y refuerzo educativo, de atencin a la diversidad, ni por la educacin personalizada, ni por la participacin de la comunidad educativa elementos imprescindibles para elevar la calidad del sistema y hacerlo ms atractivo en todos los niveles educativos.

Hay que apostar por el xito escolar de todas y todos.

Por ello, en estos momentos, se hace imprescindible llenar de contenido el modelo de enseanza pblica que queremos y la calidad educativa que perseguimos. Apostamos por una educacin como un servicio pblico que persigue el desarrollo integral y la formacin de una ciudadana crtica y participativa, capaz de mejorar el mundo. Y la calidad educativa que defendemos supone que los Estados han de asumir el compromiso de asegurar una formacin comn en la etapa obligatoria, una educacin que compense desigualdades y ofrezca, por tanto, las mismas oportunidades a todo el alumnado para que pueda competir en condiciones de igualdad, una enseanza democrtica, igualitaria, integradora y de calidad para todas y todos.

Y esta educacin, a la vista de la hoja de ruta presentada por el Seor Wert, est en gravsimo peligro. Nos pretenden imponer, sin anestesia ninguna, un modelo de educacin como mecanismo de seleccin, de clasificacin, de exclusin..., un modelo que en lugar de entender la educacin como un proceso que ayuda al individuo a alcanzar su autonoma personal, un pensamiento crtico y una capacidad para participar activamente en la sociedad, considera al alumnado slo como mano de obra potencial, acrtica, conformista y consumista, cuya formacin se debe abaratar.

Pero, esto slo ser posible si el silencio y la resignacin de las comunidades educativas, de la ciudadana, se lo permite. Apoyados en el aumento del control social y de la informacin que se transmite en los medios de comunicacin y acompaados del constante miedo a perder el trabajo, los ajustes constantes del mercado laboral estn provocando un deterioro de nuestros derechos laborales y sociales, afectando negativamente a las condiciones de vida dignas. Desde posiciones de poder pretenden expropiarnos hasta de la capacidad de opinar y protestar, contando con la pasividad y colaboracin de algunas centrales sindicales, llamadas mayoritarias.

Es urgente que todas y todos asumamos la responsabilidad que nos compete, que nos informemos de las medidas que se pretenden imponer, que nos formemos una opinin y reaccionemos. Es imprescindible defender la enseanza pblica, la nuestra, la de todas y todos, la nica que asegura la cohesin social, la participacin democrtica. la justicia y la equidad .

Mary C. Bolaos Espinosa es miembro de Iniciativa en defensa de la Enseanza Pblica Canaria (IDEPC)

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter