Portada :: Opinin :: La Izquierda a debate
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-04-2012

Apuntes para el socialismo del siglo XXI

Michael Lwy y Samuel Gonzlez
Rebelin


La crisis de civilizacin que hoy experimentamos es el resultado de ms de dos siglos de modernidad capitalista, un proceso histrico que nos ha conducido a un panorama de miseria social y a una temible crisis ecolgica que amenaza la vida sobre el planeta, lo cual anuncia una verdadera crisis de sentido para la vida y para la historia de nuestras sociedades. Acaso la modernidad fall tanto en su apuesta liberal como socialista? Acaso la historia perdi sentido; acaso se haya fatalmente condenada?

Para nosotros, si la historia puede cobrar un sentido diferente tendra que hacerlo en un sentido opuesto a la lgica actual de la sociedad; tendra que hacerlo fuera de la lgica cosificada del valor, fuera del individualismo, el autoritarismo, el machismo y la depredacin ecolgica. Esto implica reinventar el mundo, reinventar la sociedad sobre bases completamente diferentes. La pregunta sera desde dnde construir la experiencia de esa historia distinta. Desde qu posturas tericas, desde qu valores, desde qu tica y desde qu experiencias histricas. Sin esperar, por supuesto, que ello consista en una receta mgica, monoltica o dogmtica. Un cambio posible deber sembrarse sobre la base de la pluralidad y el debate constante.

Desde nuestra perspectiva, la lucha por resignificar la historia debera ser una experiencia que logre atajar los antagonismos modernos entre tradicin y modernidad; entre naturaleza y sociedad; entre campo y ciudad y ello representa un ejercicio abierto al debate, abierto a la pluralidad y a la creatividad. La sola idea de cambiar el mundo implica hacer un intento por recuperar las experiencias ms valiosas de la humanidad y, al mismo tiempo, ser capaces de innovar, ser capaces de ir contra y ms all de la moderna sociedad capitalista.

Sin duda alguna el proyecto liberal de la modernidad capitalista slo ha sido brutalmente contrastado y puesto en cuestin por el horizonte socialista. El socialismo, como perspectiva de emancipacin, se instala en la moderna sociedad industrial intentando cuestionar el orden social en su totalidad; intentando consolidar una verdadera resignificacin de la vida y de la historia ms all de la opresin y la explotacin.

El socialismo, por supuesto, no es ningn bloque esttico u homogneo ya que en su interior conviven diversas perspectivas de emancipacin social, pasando por el anarquismo, el comunismo e incluso ciertas formas de socialismo utpico. Pero es vlido, o quizs factible, el proyecto socialista como proyecto histrico, como movimiento de transformacin social, como anhelo de reinvencin radical para la historia?

Nos parece, a la vista de las experiencias de lucha social y poltica a nivel mundial de la ltima dcada, que hoy ms que nunca es necesario y coherente el horizonte socialista para este siglo pues, frente a la crisis de civilizacin, el socialismo contina proponiendo e impulsando la creacin de un mundo sin opresin ni explotacin, sin propiedad privada ni Estado. Esto indica la vigencia y la necesidad de seguir pensando la realidad de manera distinta; de seguir actuando de manera crtica y radical, es decir, revolucionaria.

La pregunta, por supuesto, es qu tipo de socialismo construir y bajo qu supuestos histricos y tericos, lo cual constituye un reto que sobrepasa a una sola corriente terica, a una sola corriente poltica o a un slo autor. Por ello es importante resaltar la necesidad de consolidar un ambiente de dilogo permanente entre autores y corrientes con la intencin de recrear nuestros horizontes prcticos y tericos.

En ese campo de lucha y de emancipacin el marxismo revolucionario, sin lugar a dudas, juega un papel primordial. Debemos reconocer que cualquier perspectiva revolucionaria de la modernidad debe transitar necesariamente por las coordenadas esbozadas por Marx y por los distintos marxismos que se han desarrollado en el seno de esta compleja tradicin terica y poltica.

El presente esfuerzo pretende contribuir, de manera simultnea, a una reflexin crtica sobre el proyecto comunista de sociedad y sobre la necesidad y vigencia de la teora marxista en vistas de reinventar el sentido de nuestras vidas y de nuestra historia. Como todo esfuerzo terico se ve limitado por distintas razones, y es en esa medida que este ensayo pretende ser una invitacin explcita tambin- a reinventar la teora marxista revolucionaria.

Con la intensin de impulsar un socialismo revolucionario y libertario, a lo largo de este artculo nos proponemos operar un abordaje y un rescate crtico, desde una perspectiva marxista, de tres corrientes de tericas y polticas que en la actualidad gozan de un peso significativo para las luchas de las clases subalternas a nivel mundial: el romanticismo revolucionario, el anarquismo y el ecosocialismo. Todo ello, con la intencin de entretejer una perspectiva creativa y dinmica para el socialismo del siglo XXI.

La decisin de retomar estas tres perspectivas no fue casual. Desde nuestra perspectiva el socialismo del siglo XXI debe emprender una revisin crtica de estas corrientes de pensamiento en vistas de su propio proyecto histrico. Para nosotros, existe la urgente necesidad de hacer de la poltica socialista una herramienta til en la lucha de clases actual y, para ello, debe lograr apropiarse de una perspectiva romntica, libertaria y ecosocialista.

Entre la tradicin y la modernidad: el romanticismo revolucionario

Contrariamente a lo que se puede leer en los manuales de historia de la literatura, el romanticismo es mucho ms que una escuela literaria de principios del siglo XIX. Se trata ms bien de una visin del mundo, que atraviesa todos los campos de la cultura literatura, artes, filosofa, religin, doctrinas polticas, historiografa, antropologa, etc. - y que tiene por eje principal una crtica cultural a la moderna civilizacin capitalista en nombre de ciertos valores sociales, culturales, religiosos del pasado pre-moderno.

La protesta romntica se levanta en contra de algunas de las caractersticas centrales de las sociedades burguesas modernas: el desencantamiento del mundo, la cuantificacin de las relaciones sociales, la mecanizacin de la vida y la atomizacin de los individuos. De hecho, el romanticismo es una de las principales estructuras de sensibilidad de la cultura moderna, que aparece en mediados del siglo XVIII -se puede considerar Jean-Jacques Rousseau como su fundador - y contina hasta hoy. Un movimiento poltico-cultural como el surrealismo es un ejemplo evidente de romanticismo en el siglo XX.

Para muchos marxistas, el romanticismo, por su referencia al pasado, es necesariamente un movimiento reaccionario. Pero en realidad, el campo cultural romntico es muy heterogneo polticamente, y en su interior se cristalizan dos polos opuestos: uno, el romanticismo regresivo, restaurador y/o reaccionario, que suea con una (imposible) vuelta al pasado; el otro, el romanticismo utpico y/o revolucionario, para el cual se trata ms bien de un giro por el pasado en direccin al futuro. Para el romanticismo revolucionario -que hace suyos los valores emancipadores modernos, libertad, igualdad, fraternidad- la nostalgia del paraso perdido es proyectada hacia un futuro ideal. De hecho, el socialismo romntico es una de las formas que puede tomar el romanticismo revolucionario.

La critica romntica de la modernidad no deja de ser, a pesar de su pasadismo , una forma cultural moderna; se le puede considerar una auto-critica cultural de la modernidad. Su protesta tiene por algo aspectos fundamentales de la civilizacin capitalista: la mercantilizacin, la reificacin, el espritu de clculo comercial, la disolucin de todos los valores cualitativos (estticos, ticos o sociales) y la dominacin exclusiva de la cantidad, del valor de cambio, del dinero.

Una impresionante sntesis de esta crtica romntica anti-capitalista es el siguiente pasaje de un autor del siglo XIX:

Finalmente vino un tiempo en el cual todo lo que los seres humanos haban considerado inalienable se transform en objeto de cambio, de trfico y pudo alienarse. Es el tiempo en el cual las cosas mismas que hasta entonces eran transmitidas pero jams cambiadas ; regaladas pero jams vendidas ; obtenidas pero jams compradas virtud, amor, opinin, ciencia, consciencia, etc. - una poca en la cual finalmente todo paso en el comercio. Es el tiempo de la corrupcin general, de la venalidad universal, o, para hablar en trminos de economa poltica, el tiempo en el cual todas las cosas, morales o fsicas, transformadas en valor venal, son llevadas al mercado para ser apreciadas a su justo valor .

Quin es el autor, tan nostlgico del pasado pre-capitalista, de esta feroz crtica moral de la sociedad burguesa? Muchos lectores habrn reconocido la pluma de Karl Marx. 1

Sera Marx un pensador romntico? No, por cierto, pero Marx reconoca a la crtica romntica de la sociedad burguesa una cierta legitimidad: En etapas anteriores de la evolucin se manifiesta una mayor plenitud del individuo (). Es tan ridcula la nostalgia de esta plenitud originaria, cuanto la creencia en la necesidad de quedarse en el vacio presente. La concepcin burguesa nunca logr superar a la romntica, y por tanto esta la va a acompaar, como su legitima oposicin, hasta su bendito termino . 2 Adems, existe en los escritos de Marx un momento romntico , que se manifiesta, por ejemplo, en su inters por el comunismo primitivo y, en sus ltimos escritos, en defensa de la comunidad rural rusa con sus tradiciones colectivistas. En una carta a la socialista rusa Vera Zasulitsch, en 1881, Marx considera esta comuna como el punto de partida para una regeneracin socialista de Rusia. En ltima instancia, escribe Marx en uno de los borradores de la carta, que es el socialismo sino el retorno de las sociedades modernas a una forma superior del tipo ms arcaico: la produccin y la apropiacin colectiva Aadiendo un comentario irnico: no hay que dejarse intimidar por la palabra arcaico . 3 Se trata de una dialctica entre el pasado ( arcaico o primitivo ) y el futuro (utpico) tpica del romanticismo revolucionario.

El socialismo romntico se va desarrollar, despus de Marx, en la obra de autores como William Morris, revolucionario ingls de sensibilidad marxista/libertaria, autor de la clebre novela utpica, News from Nowhere (Noticias de ninguna parte) (1890), o el filosofo marxista Ernst Bloch, que caracterizaba sus primeros escritos como expresin de romanticismo revolucionario .

Uno de los socialistas romnticos ms importantes del siglo XX es el marxista peruano heterodoxo Jos Carlos Maritegui. C ontra el romanticismo retrogrado de las elites - la nostalgia del periodo colonial - l apela a una tradicin ms antigua y profunda: las civilizaciones indgenas precolombinas: El pasado incaico ha entrado en nuestra historia, reivindicado no por los tradicionalistas sino por los revolucionarios. En esto consiste la derrota del colonialismo (). La revolucin ha reivindicado nuestra tradicin ms antigua 4 .

Maritegui llam a esta tradicin el comunismo incaico. 5 No se trata para l de volver al pasado pre-colonial, sino de entender las races indgenas del futuro: El socialismo, en fin, est en la tradicin americana. La ms avanzada organizacin comunista primitiva, que registra la historia, es la incaica. No queremos ciertamente, que el socialismo en Amrica sea calco y copia. Debe ser creacin heroica. Tenemos que dar vida, con nuestra propia realidad, en nuestro propio lenguaje, al socialismo indoamericano. He aqu una misin digna de una nueva generacin 6 .

Este mensaje no qued olvidado. Una visin romntico/revolucionaria semejante se encuentra en muchos de los movimientos indigenistas actuales en Amrica Latina. Estos movimientos en Per, Ecuador, Bolivia, pero tambin Mxico - se refieren al pasado comunitario inca o maya, no para restaurar el Twantisuyo, o la civilizacin de los Mayas, sino para plantear una alternativa radical al neo-liberalismo, al colonialismo, al mismo sistema capitalista. La expresin socialismo comunitario que circula en Bolivia es una de las manifestaciones de esta visin del socialismo del siglo XXI.

Perspectivas libertarias para el socialismo del siglo XXI

Por ruidoso que pueda resultar para muchos, en las luchas de las clases subalternas podemos hallar un sabor libertario inconfundible que trae hasta nosotros la memoria del movimiento anarquista internacional. En la actualidad el anarquismo es un espectro difuso que se mezcla en las luchas cotidianas de las clases subalternas en todo el mundo, a pesar del pensamiento dominante que intento borrarlo, a toda costa, de la memoria de los oprimidos. Tendr la historia del anarquismo algn significado o valor frente a la situacin actual?

A lo largo de ms de una dcada tuvieron lugar distintos eventos de lucha cuyo contenido libertario remembraba, no sin melancola y un sabor utpico inigualable, las grandes odiseas del anarquismo internacional, una historia de luchas, y tambin de persecucin, tortura y deportacin. Las luchas antineoliberales emergen en un ambiente completamente distinto pero enfrentado, en muchsimos sentidos, a un panorama que anuncia la necesidad de recrear la poltica de las mayoras bajo perspectivas abiertamente libertarias. Y en ese caso nos parece que el anarquismo tiene un valor inigualable.

El anarquismo, como parte del movimiento socialista, es una de las corrientes polticas ms radicales de crtica romntica a la modernidad, pero al mismo tiempo profundamente moderna pues sus aspiraciones llevan hasta sus ltimas consecuencias el ideal de la autonoma de individuos y comunidades para conducir sus vidas y su historia. A lo largo del siglo XX, el socialismo libertario logr constituirse como uno de los principales profetas de la revolucin socialista como una lucha primordialmente antiestatal y predominantemente social basada en prcticas federativas y autogestivas, elementos presentes en las luchas de las ltimas dcadas a nivel mundial. Basta recordar el perfil autonomista de los movimientos indgenas en Amrica Latina, los proyectos autogestivos tambin en esta regin as como la autogestin de numerosas fbricas en pases como Argentina y Canad.

Es necesario sealar que las tendencias libertarias de las protestas sociales de la ltima dcada han trado a colacin viejos debates dentro de la izquierda revolucionaria a nivel internacional relacionados con la toma del poder, la construccin del Estado y la participacin electoral. Y es que no podemos negar que, desde hace aproximadamente una dcada, han vuelto de manera contundente las discusiones estratgicas entre los distintos movimientos sociales del mundo. Las tensiones y contradicciones de este proceso fueron particularmente fuertes entre los movimientos latinoamericanos que alcanzaron la capacidad de derribar gobiernos.

Desde esta perspectiva consideramos fundamental que el proyecto socialista de este siglo vuelva sobre las experiencias y las concepciones del movimiento anarquista, pues detrs de todos estos episodios podemos encontrar un legado inigualable para las luchas revolucionarias de este siglo. Para las y los socialistas de nuestra poca debe ser de gran inters un nuevo acercamiento a la literatura crata con el firme objetivo de renovar el proyecto socialista desde perspectivas libertarias.

Debemos ser conscientes que tras las experiencias del movimiento socialista durante el ltimo siglo el horizonte socialista para este siglo debe ser capaz de integrar dentro de sus elementos constitutivos una crtica radical del autoritarismo, el burocratismo y el estatismo desarrollados no slo en las experiencias de la Unin Sovitica. Para ello, consideramos fundamental operar un rescate crtico del socialismo libertario.

No debemos olvidar que desde sus inicios el anarquismo hizo de la libertad el valor supremo de su pensamiento. Desde esta visin, es la libertad la fuente, pero al mismo tiempo, la nica posibilidad de progreso para la humanidad. Es en este sentido que, bajo el enfoque libertario de Proudhon, libertad y solidaridad son conceptos hermanados orgnicamente pues como lo indica en su Confesin de un revolucionario:

Consideradas desde el punto de vista social, libertad y solidaridad son dos conceptos idnticos. Encontrando la libertad de cada uno, no un impedimento en la libertad de los dems, como dice la Declaracin de los Derechos del Hombre y el Ciudadano de 1793, sino un apoyo, el hombre ms libre es el que mayores relaciones tiene con sus semejantes

Como podr intuirse, dentro del movimiento anarquista no existe una concepcin definitivita de la libertad. Sin embargo, todas las corrientes anarquistas coinciden en identificar la libertad con la autonoma plena de individuos y colectividades para decidir el sentido y la dinmica de sus vidas en contraposicin a cualquier tipo de jerarqua. De esta manera, la concepcin anarquista de la libertad transgrede los tradicionales lmites modernos del concepto ya que para el anarquismo la libertad emerge en una oposicin irreductible al Estado. Desde la perspectiva crata no es el Estado la garanta para la libre autodeterminacin de la sociedad.

Pero, lo que resulta verdaderamente sorprendente es cmo esta concepcin de la libertad fue constituida a travs de prcticas histricas completamente radicales. De hecho, la historia del anarquismo es la historia de una serie de experiencias que intentaron llevar, hasta sus ltimas consecuencias, esta concepcin de la libertad. Esto se hizo evidente en la experiencia de las rebeliones campesinas en Ucrania (1917- 1920) y Corea (1929-1930), la experiencia de la CNT-FAI en la revolucin espaola (1936-38), y en la experiencia del sindicalismo revolucionario en Italia (USI), Argentina (FORA), Bolivia, en otros muchos pases.

Es necesario reconocer que en todas estas experiencias se ejercieron prcticas que hoy deben volver a pensarse y, sobre todo, a revalorarse. En primer lugar, la perspectiva antiautoritaria del socialismo libertario logr impulsar prcticas tan radicales como las milicias voluntarias en Espaa y Ucrania, la reorganizacin de la economa sobre la base de la solidaridad a travs de cooperativas cuya estructura fue en muchas ocasiones rotativa pero en general una serie de acciones que tendan abiertamente a la autogestin de la vida social. Todas estas experiencias nos muestran que una revolucin social en manos de las clases subalternas deber ser una revolucin que aspire a la disolucin del Estado y a la autogestin de la vida social.

Al mismo tiempo, no queremos dejar de lado las limitaciones y contradicciones de todas estas experiencias. No debemos olvidar que los socialistas libertarios experimentaron en carne propia las contradicciones de una perspectiva estratgica que pretende la disolucin inmediata del Estado, y esto fue ms que evidente en la experiencia del revolucin espaola en donde la CNT se vio implicada en la participacin gubernamental.

En la actualidad la disyuntiva est abierta para los distintos movimientos sociales a nivel internacional, sobre todo tras la rebeliones populares en Amrica Latina y recientemente en el mundo rabe y en Europa las cuales revelan que no basta con la lucha social, que a ella debe sumarse la perspectiva estratgica de la toma del poder ya que, sin quererlo o no, el Estado no se disuelve automticamente sobre todo si pensamos la revolucin como un proceso internacional e internacionalista.

Desde este enfoque el socialismo del siglo XXI debe pensarse como un proceso revolucionario capaz de combinar la toma del poder con practicas autogestivas abiertamente antiestatales, es decir, la revolucin deber proyectarse como un proceso social y poltico que debe mezclar la creacin de formas democrticas de poder con prcticas que sobrepasen al Estado y que apunten directamente a la autogestin de la vida social. En otras palabras: buscando, como lo sugera Marx a propsito de la Comuna de Paris, formas no-estatales de poder poltico de los trabajadores. Para nosotros la revolucin socialista debe ser una revolucin libertaria capaz de reinventar la historia sobre la base de la libertad y la creatividad.

La apuesta ecosocialista, la apuesta por una nueva civilizacin

La crisis ecolgica planetaria ha tomado un giro decisivo con el fenmeno del cambio climtico. Primera constatacin: todo se acelera mucho ms rpidamente que lo previsto. La acumulacin de gases con efecto de estufa, la elevacin de la temperatura, la fusin de los hielos polares y de las nieves eternas de las montaas, las sequias, las inundaciones: todo se precipita, y los balances de los cientficos, apenas la tinta de los documentos ha secado, se revelan demasiado optimistas. Ya no se habla de lo que pasar dentro de cien aos, en un futuro remoto, sino de catstrofes que pueden darse en las prximas dcadas.

Los efectos de feed-back pueden provocar un salto cualitativo en el efecto de estufa y un desbordamiento incontrolable e irreversible del calentamiento global. Qu pasar si la temperatura supera los 2 o 3 grados? Sabemos que la subida del nivel del mar puede llevar a la sumersin de las grandes ciudades martimas de la civilizacin humana. A partir de un cierto nivel de temperatura - por ejemplo seis grados - la Tierra seria aun habitable para nuestra especie? Infelizmente no disponemos de un planeta de repuesto en el universo conocido por los astrnomos

Quin es el responsable por esta situacin, indita en la historia de la humanidad? Es el Hombre, contestan los cientficos. La respuesta es correcta, pero un poco corta: el hombre habita la Tierra hace milenios, pero la concentracin de gas carbnico ha empezado despus de la Revolucin Industrial y se ha agravado considerablemente en las ltimas dcadas. En cuanto marxistas, creemos que la respuesta es: la culpa la tiene el sistema capitalista, con su lgica absurda de expansin y acumulacin infinita, su productivismo obsesionado por la ganancia. Un sistema intrnsecamente perverso, que el pretendido socialismo real , ya desaparecido sin gloria, trat de imitar, tanto en el terreno del aparato productivo basado en las mismas fuentes de energa, fsil y nuclear - cuanto en su obsesin productivista, en una variante de corte burocrtico.

La racionalidad estrecha del mercado capitalista, con su clculo inmediatista de prdidas y ganancias, es necesariamente contradictorio con una racionalidad ecolgica, que toma en consideracin la temporalidad larga de los ciclos naturales. No se trata de oponer los malos capitalistas ecocidas a los buenos capitalistas verdes: es el propio sistema, basado en la feroz competencia, en la impiedosa exigencia de rentabilidad, en la corrida por la ganancia rpida, que es inevitablemente destructora de la naturaleza.

Una reorganizacin del conjunto del modo de produccin y de consumo es necesaria, basada en criterios exteriores al mercado capitalista: las necesidades reales de la poblacin y la defensa de los equilibrios ecolgicos. Esto significa una economa de transicin al socialismo, en la cual es la misma poblacin - y no las leyes del mercado , o un Bur Poltico autoritario quien decide, democrticamente, las prioridades de la produccin y del consumo.

Esta transicin conducira no solo a un nuevo modo de produccin y a una sociedad ms igualitaria, ms solidaria y ms democrtica, sino tambin a un modo de vida alternativo, una nueva civilizacin, ecosocialista, ms all del reino del dinero, de los hbitos de consumo artificialmente inducidos por la publicidad, y la produccin al infinito de mercancas intiles.

Qu es entonces el ecosocialismo? Se trata de una corriente de pensamiento y de accin que se refiere al mismo tiempo a la defensa ecolgica de la naturaleza y a la lucha por una alternativa socialista. En ruptura con la ideologa productivista del progreso y del crecimiento - en su forma capitalista y/o burocrtica esta corriente representa una tentativa original de articular las ideas fundamentales del socialismo - marxista y/o libertario - y del anti-capitalismo con los avances de la crtica ecolgica al productivismo.

El ecosocialismo es un movimiento revolucionario que pretende abrirse paso fracturando la vida contempornea en todas sus escalas. No demos olvidar que una revolucin ecosocialista debe emerger, simultneamente, como una revolucin poltica pero tambin como una revolucin de la vida cotidiana. Un proceso en donde los grandes y los pequeos cambios no son contradictorios sino complementarios.

Desde ahora las y los ecosocialistas debemos emprender un combate por hacer coincidir las luchas sociales y polticas con las luchas ecolgicas en una perspectiva de cambio radical. Como lo podemos constatar, el entrecruzamiento entre estas luchas ser cada vez ms intenso como lo demuestra la situacin actual en Amrica Latina y en muchsimas regiones del mundo.

Nos encontramos frente a un panorama muy contradictorio en donde la crisis ecolgica es combatida por las clases subalternas de todo el mundo, no solo mediante resistencias sino tambin mediante prcticas alternativas que portan, en la prctica, una visin ecolgica anticapitalista. Ello puede observarse ntidamente en numerosos territorios de Amrica Latina en donde diversas comunidades, mayoritariamente rurales e indgenas, gestionan de manera autnoma diversos recursos naturales.

Las luchas ecolgicas en todo el mundo representan un amplio escenario lleno de vida. Un escenario en donde se funden tradiciones antiqusimas de respeto a la naturaleza con nuevas experiencias que intentan inaugurar una nueva relacin con la naturaleza. Uno de los ejemplos ms significativos, a pesar de sus tensiones y contradicciones, lo podemos encontrar en Bolivia: por un lado, el pas sigue dependiendo de las energas fsiles (gas), pero por el otro, el gobierno de Evo Morales ha encabezado las movilizaciones internacionales en contra del cambio climtico.

En la actualidad las luchas ecolgicas a nivel internacional hacen evidente que las luchas ecolgicas son simultneamente luchas polticas en donde se disputa el rumbo de la historia. Contrario a los que muchos quisieran, la crisis ecolgica es un conflicto de clases. No podemos olvidar que los costos de la crisis son actualmente descargados sobre las y los explotados del mundo.

Por esta razn, pensamos que el horizonte ecosocialista debe operar multiescalarmente, apoyando procesos locales y regionales e impulsando, simultneamente, perspectivas nacionales, continentales e internacionales. Nuestra labor es hacer converger todas estas movilizaciones no slo en el terreno de lo social, mediante proyectos de autonoma y autogestin, sino tambin mediante la lucha por el poder pues debemos ser conscientes de que el capitalismo no desaparecer de la noche a la maana.

De ello se desprende la necesidad de combinar los combates sociales con los combates polticos. No basta luchar por cambios de gobierno, pero tampoco basta con la lucha social al margen del poder. Ambas dimensiones deben impulsarse simultneamente. Es desde esta visin que consideramos fundamental pensar en la construccin de gobiernos no solo anticapitalistas sino tambin ecologistas ya que, como lo demuestran las pugnas actuales socioambientales en Amrica Latina, se trata de consolidar experiencias de gobiernos anticapitalistas con una perspectiva ecologista.

Nos encontramos en un momento estratgico para las luchas ecolgicas a nivel internacional. Sobre todo, si tenemos en cuenta el desastre de la COP 16 que anunci la intensificacin de los desastres ecolgicos, pero sobre todo tras la cumbre de los pueblos realizada en Cochabamba en donde se hizo evidente la necesidad de pasar a la ofensiva, de ir ms all de la resistencia avanzado sobre la consolidacin de alternativas sociales y polticas, ms all del capitalismo.

Finalmente, queremos expresar que luchar por una revolucin ecosocialista implica resignificar el sentido de nuestras vidas pues una relacin distinta con la naturaleza conlleva una relacin distinta con nosotros mismos.

Conclusin

El socialismo del siglo XXI se sita en una relacin dialctica de continuidad y ruptura en relacin con el socialismo del siglo XX. La continuidad se refiere a lo mejor que ofreci el pensamiento y la accin de los revolucionarios del pasado, desde Emiliano Zapata y Augusto Cesar Sandino, hasta Jos Carlos Maritegui y Ernesto Che Guevara ; desde Rosa Luxemburgo y Len Trotsky, hasta Bonaventura Durruti y Emma Goldman ; desde Gyrgy Lukcs y Ernst Bloch hasta Antonio Gramsci y Walter Benjamin ; desde William Morris y Gustav Landauer hasta Andr Breton y Guy Debord. La lista es obviamente mucho ms larga Nos interesa la herencia marxista revolucionaria, libertaria y romntica, en su pluralidad contradictoria pero potencialmente convergente.

No se trata de inventar un nuevo dogma, un sistema cerrado con pretensiones exclusivas, en lugar del llamado marxismo-leninismo del siglo XX, sino de buscar inspiracin en la diversidad de las culturas revolucionarias. Nos interesan tambin, pero con una perspectiva crtica, las grandes experiencias revolucionarias del siglo XX, no slo las victoriosas - la revolucion rusa, la cubana - sino tambin las que fueron derrotadas: la revolucin mexicana, la alemana, la espaola - entre otras. No empezamos desde cero, ni hacemos del pasado tabla rasa: sin memoria del pasado, no habr futuro.

La ruptura se refiere a las tendencias dominantes en el socialismo del siglo XX, el reformismo social-demcrata, cmplice de la Primera Guerra Mundial, responsable del asesinato de Rosa Luxemburgo en 1919 y de varias guerras coloniales, y el estalinismo, responsable de numerosos crmenes en contra de la humanidad en nombre del comunismo . Estas dos tendencias comparten una concepcin estatista, desde arriba , del socialismo, donde todas las transformaciones son iniciativa del Estado - burgus, en el caso de la social-democracia, burocrtico/autoritario en el estalinismo y de sus aparatos. La ruptura se refiere tambin a la tendencia productivista, predominante en las corrientes socialistas del siglo XX, desde las ms moderadas hasta las ms radicales. La opcin por el ecosocialismo es, desde un cierto punto de vista, la ms novedosa dimensin del socialismo del siglo XXI en relacin a las tradiciones del pasado en la izquierda y el movimiento obrero. Ella implica una ruptura con el culto socialista del infinito desarrollo de las fuerzas productivas , y con la ideologa del progreso irreversible, traducido por el crecimiento y la expansin de la produccin y del consumo.

Hemos propuesto tres dimensiones que nos parecen importantes para el socialismo del siglo XXI: el romanticismo, el anarquismo y la ecologa. No las planteamos como alternativa al marxismo revolucionario, sino como una forma de enriquecerlo, y de radicalizar su oposicin a la civilizacin capitalista. Estas tres dimensiones no son separadas, sino que se interrelacionan y se combinan de diferentes formas. El anticapitalismo romntico est presente tanto en la ecologa radical como en el socialismo libertario - y viceversa.

El socialismo del siglo XXI es un horizonte utpico, una propuesta revolucionaria, la perspectiva de un otro mundo posible , ms all de las infamias del capitalismo. Pero no se trata, para nosotros, de esperar por el Gran Da , el derrocamiento final del capitalismo, la revolucin mundial. El camino hacia el socialismo del siglo XXI empieza hic et nunc, aqu y ahora, en la convergencia de luchas de clases y luchas ambientales, contra el enemigo comn que son las polticas neo-liberales, la Organizacin Mundial del Comercio (OMC), el Fondo Monetario Internacional (FMI), el imperialismo yanqui, el capitalismo global. La lucha de las comunidades indgenas, de los campesinos sin tierra y de los trabajadores del campo de Per, Ecuador y Brasil en defensa de la Amazonia, bien comn de la Humanidad, en contra de las multinacionales petroleras, los latifundistas, las empresas madereras y el agro-negocio es un ejemplo evidente de estos combates por un futuro distinto.

Lo mismo se puede decir de la rebelin de los estudiantes en defensa de la educacin como servicio pblico en Chile, de las ocupaciones de fbricas en Argentina, de los acampamientos de los sin-tierra en Brasil, - as como de algunas de las discusiones e iniciativas que se dan en el Foro Social Mundial, con la perspectiva de que otro mundo es posible - todas stas son -potencialmente- semillas del socialismo del siglo XXI. Hay que mencionar tambin la extraordinaria experiencia del movimiento zapatista de Chiapas, con sus iniciativas de auto-organizacin de las comunidades indgenas, y con su planteamiento internacionalista, materializado en la Conferencia Intergalctica de 1994 iniciativa pionera del movimiento altermundialista. Algunas de las medidas de los gobiernos anti-imperialistas de Venezuela, Bolivia y Ecuador son tambin pasos en esta direccin ; pero se trata de procesos cargados de contradicciones, que slo podrn avanzar en la medida que los movimientos sociales lo impulsen a travs de movilizaciones desde abajo - lo que implica que los sindicatos, los ecologistas, los movimientos campesinos, las comunidades indgenas y las fuerzas de la izquierda anti-capitalista se organicen de forma autnoma en relacin al gobierno y al Estado.

La pregunta, por supuesto, es cmo reconstituir y reposicionar el horizonte socialista como un proyecto histrico viable, no como un proyecto de minoras radicales sino como una aspiracin paras las mayoras explotadas y oprimidas de todo el mundo, pensando, al mismo tiempo, al socialismo como un proyecto y como un proceso heterogneo y abierto, en constante cambio pero firme en sus convicciones histricas. Esta tarea exige dejar atrs las frmulas dogmticas y sectarias proponindonos consolidar experiencias verdaderamente histricas que respondan a la situacin actual, a las necesidad de las luchas contemporneas.

Tal y como Rosa Luxemburgo lo mencionaba, las y los socialistas no somos, ni debemos ser, los maestros rojos de la revolucin, por el contrario, la tarea de los revolucionarios es lograr tejer un puente entre el proyecto socialista y las luchas actuales; ello implica precisamente un ejercicio de sensibilidad ineludible. Pensar el socialismo del siglo XXI es pensar una revolucin para la vida. Pensar y actuar como socialista es ser capaces de subvertir el orden comn, de cuestionar radicalmente el mundo tal cual es, atrevindonos a soar con un mundo completamente diferente. Andr Breton, fundador del surrealismo, co-autor, con Leon Trotsky, del Manifiesto por un Arte Revolucionario Independiente (Mexico, 1938), escribi en 1935 estas palabras aun actuales: Marx deca tenemos que transformar el mundo, el poeta Arthur Rimbaud deca hay que cambiar la vida; para nosotros, los dos constituyen un solo y nico imperativo.

Notas:

1 Karl Marx, Misre de la Philosophie, Paris, Ed. Sociales, 1947, p. 33.

2 K.Marx, Grundrisse der Kritik der politischen konomie, , Berlin, Europische Verlaganstaltung, 1953, p. 80

3 K.Marx, Brouillons de la rponse Vera Zassulitsch, 1881, in uvres II. Economie, Paris, Gallimard, 1968, pp. 1561, 1570

4 JC Maritegui, La tradicin nacional, 1927, Peruanicemos el Per, Lima, Amauta, 1975, p. 121. Maritegui Total, Lima, Empresa Editora Amauta S.A., 1994, p. 326.

5 Esta expresin aparece tambin en la Introduccin a la Crtica de la Economa Poltica de Rosa Luxemburgo publicada en Alemania en 1925 e indudablemente desconocida por Maritegui.

6 JC Maritegui, Aniversario y Balance, 1928, Ideologa y Poltica , pp. 248-249. Maritegui Total , Lima, Empresa Editora Amauta S.A., 1994, p. 261.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter