Portada :: Opinin :: LA IZQUIERDA A DEBATE
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-04-2012

Dnde estamos? (III)

Julio Anguita
Pblico

Tercera entrega de una serie de ocho artculos en los que se sintetiza la intervencin de Julio Anguita en el Ateneo de Madrid el pasado da 9 de Marzo.


Quienes hayan ledo mis dos artculos anteriores podran ser inducidos a que, tras la derrota del pensamiento liberador clsico y conjuntamente con l la de las organizaciones que lo han sustentado y vertebrado, sera el neoliberalismo la nica opcin viable como propuesta de modelo de sociedad, habida cuenta de la hegemona que sus valores y conceptos de poltica econmica han alcanzado en el planeta. Muy al contrario, esa situacin, lejos de constituir un opcin medianamente vlida no es otra cosa que la barbarie disfrazada de rigor econmico. Dos ejemplos, uno basado en una experiencia personal y otro sacado de un texto ilustran el nivel de deformacin de los grandes principios y las conquistas sociales conseguidas tras varios siglos de lucha.

En un debate habido en la Fundacin Canal tuve como contradictor a Percival Manglano, Consejero de Economa y Hacienda de la Comunidad de Madrid. En un momento dado el seor Manglano mantuvo que la Democracia llevada hasta sus ltimas consecuencias degenera en demagogia y populismo; en consecuencia el sistema democrtico debiera tener unos elementos correctores que impidieran tal riesgo. Al preguntarle yo si se refera a las constituciones o al demos, me contest que el elemento corrector por antonomasia era el mercado.

Gregorio Peces Barba mantiene en uno de sus escritos que el derecho al trabajo slo puede ser cumplido si coinciden en el mismo sujeto el defensor de ese derecho subjetivo y el empleador. Pero como tal enunciado podra llevar a conclusiones no queridas termina diciendo en referencia al artculo 35 de la actual constitucin que debemos desembarazarnos de una promesa incumplida y de imposible cumplimiento, de una rmora, justificada en el pasado, pero que hoy puede ser una gigantesca hipocresa.

El corolario de ambas opiniones es bastante claro: el actual sistema econmico, considerado como nico, inmutable y cientfico, se impone a las tradiciones democrticas, a las grandes conquistas polticas, econmicas y sociales. De un plumazo son barridos la Declaracin de DDHH y textos vinculantes derivados de ella, los derechos sociales y el propio Estado de Derecho. Cobran su exacto sentido las palabras de Hans Tietmeyer en 1994; el entonces presiente del Bundbesbank afirm que los polticos deben aprender a obedecer los dictados de los mercados. Y en ese mismo sentido Alain MInc, dirigente empresarial y asesor de Sarkozy ha afirmado que el mercado es el estado natural de la sociedad, la democracia no.

Diariamente asistimos a los efectos de la aplicacin de esta filosofa econmica que se ha erigido en cosmovisin. Los resultados contables medidos a travs de ndices que en absoluto cuantifican o analizan la incidencia social de las medidas tomadas, se presentan como seales indiscutibles de la correccin de esta poltica. Pero adems lo hacen con la pretensin de que esa lnea de actuacin es apoltica, asptica, objetiva, cientfica.

La larga marcha de la humanidad desde los grandes momentos estelares de la Historia: Declaracin de Independencia de EEUU, Revolucin francesa, Internacionales obreras, Constitucin de Weimar, Constitucin sovitica de 1936 o la anteriormente citada Declaracin de Derechos de 1948 queda olvidada y supuestamente superada por este estado de cosas.

El neoliberalismo rampante y sus polticas de toda ndole, no pueden ser en absoluto los ejes sobre los que construir una sociedad moderna, democrtica y justa. El que en estos momentos y pese a la crisis que es inherente a l mismo, aparezca como nica opcin viable no significa de ningn modo que deba ser aceptado o tolerado. Su rechazo, adems de ser una cuestin de tica, racionalidad, libertad y justicia, lo es tambin de supervivencia de la especie.


Fuente: http://blogs.publico.es/dominiopublico/5108/%C2%BFdonde-estamos-iii/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter