Portada :: frica :: Revueltas en el norte de frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-04-2012

La oposicin tunecina: tras los gases lacrimgenos ha cado en la trampa de Ali Larayedh?

Abdelbasset Boucheche
Nawaat

Traduccin del frances para Rebelin por Susana Merino


Una semana ms tarde de la represin del 9 de abril ltimo en la avenida Bourguiba, no dejan de subsistir las resonancias. La violencia de las imgenes no pueden dejar a nadie insensible, pero ms all de las imgenes, la sola violencia no puede tener ms lugar de la Tnez de hoy en da. Pero entonces cmo es que se lleg a ella?

Yo no voy a endosrsela a cualquiera, no es lo que busco aqu, sobre todo porque el tema ha sido ya bastante mencionado . Por el contrario tampoco vamos a dejar que el beb se vaya por el desage de la baera. No se puede, dejar de recordar sin embargo, que el principio bsico de la democracia pasa por el respeto a las leyes en vigor, de otro modo sera la anarqua. En Francia est prohibida toda clase de manifestaciones en la avenida de los Champs Elyses. Sin embargo nadie se ha opuesto a esta decisin y Francia contina siendo un modelo de democracia. No se trata aqu de condenar a unos u a otros; trato en cambio de encarar el tema de otro modo, con la mayor distancia posible y sin lesionar a nadie.

Algunos no pueden oponerse al simbolismo de la avenida Bourguiba. Pero, entonces por qu nadie protest cuando esa arteria se hallaba prohibida a las manifestaciones hasta enero ltimo? Estamos ante la radicalizacin de quienes se oponen a la Troika o estamos ante un progresivo regreso del aparato represivo que creamos haba desaparecido para siempre? Los oradores alzan la voz cuando les faltan los argumentos deca Cicern.

Todo argumento que beneficie a unos para disculpar las provocaciones o a los otros para salir del apuro, me parece irrisorio. Hubo provocacin por parte de los manifestantes que desafiaron frontalmente la prohibicin de manifestar en la Avenida Bourguiba. En realidad tampoco debi haber tenido lugar tan desmesurada represin luego de la revolucin del 14 de enero.Mantengan la calma, La clera no es un argumento: parece decir el ministro a sus contrarios, montados rpidamente en la ola provistos de sus rosarios de invectivas, con un tono que no poda ser ms vehemente. En efecto por el tono de la oposicin, cuya sensibilidad est a flor de piel, pareciera que esta hubiera perdido el punto de vista esencial de esta batalla que la enfrenta al gobierno constituido. Porque a fuerza de querer desmarcarse lo ms rpidamente posible de este gobierno, han olvidado de paso que la poltica es sino un arte al menos una ciencia o bien al mismo tiempo ambos y no ciertamente una guerra de trincheras. Porque quin va a la guerra debe saber que puede perder algunas plumas en la reyerta. Esto es mucho ms cierto cuando se observan las cosas de ms cerca, no se est seguro de no desembocar en un resultado en perfecta correlacin con los objetivos que busca la oposicin. . Habra que preguntarse tambin si algunos opositores no han sido tomados por borricos en esta historia. Todo depende del punto de vista en que uno se site, no siempre se llegar a la misma lectura de los hechos. Quirase o no, la oposicin no puede gritar victoria tan pronto, porque el despertar puede ser duro, de modo que cuando se ha comenzado por aceptar ciertas culebras, aunque fuere por poltica, se termina por aceptarlas a todas. Porque no sintiendose capaz de que se puede detener la mquina infernal lanzada para arrasar con todo a su paso, el gobierno ha encontrado la forma de contrarrestar todas esas ofensivas todas juntas. Ante una oposicin que rechaza sistemticamente todas als reformas o hasta todo cambio de personas , pareciera que estamos asistiendo a un cambio de tctica por parte del gobierno para lograr sus fines.

La protesta general puesta de manifiesto en ocasin de los recientes nombramientos de los nuevos gobernadores y delegados ha hecho reflexionar a algunos de los responsables sobre cmo deber continuar la limpieza de la administracin- Es evidente que de ahora en adelante , la tendencia ser utilizar la fuerza y la agresividad del adversario como medio de alcanzar ciertos objetivos. Dicho de otro modo, no existiendo una participacin de buen grado en los procesos que tienden a reformar la vida poltica, la oposicin demasiado recalcitrante corre el riesgo de ser, muy a su pesar, manipulada. Tambin hay que preguntarse si el objetivo buscado por el seor Larayedh que deseaba reformar su ministerio no ha sido logrado con la ayuda de esa oposicin demasiado erguida en sus trece. No es imposible que el ministro no trate de usar la dinmica creada por los acontecimientos del 9 de abril en su propio favor, ubicndose por sobre la confusin y mucho mejor si caen algunas cabezas: el trabajo habr sido hecho por otros en su lugar.

Est bien que los miembros de este gobierno hayan comprendido perfectamente las dificultades de las tareas que deban enfrentar. Parece absolutamente normal, al mismo tiempo, que hayan diseado diferentes planes para salir de la crisis y varias maneras para abordar los diferentes obstculos. Dicho esto el giro que han tomado los acontecimientos del 9 de abril pasado parece ser completamente para que la reforma del ministerio del interior comience de una vez. Este fue desde siempre uno de los objetivos de la revolucin tunecina.

No se trata de una tarea menor ocuparse este gran espacio. Pero que por una vez est todo el mundo de acuerdo sobre este tema, no existen razones para postergarlo para ms tarde. La comisin independiente puede comenzar su investigacin y la oposicin no podr chillar si caen algunas cabezas. A partir de ah se habr avanzado hacia las reformas sin ser inmediatamente atacado por los flancos. Es una pena que se hayan tenido que producir estos golpes de matraca para avanzar y alcanzar finalmente algunos objetivos.

Algunas figuras de la oposicin llegadas, despus del golpe, a rozarse con la rudeza de la revolucin tendrn ciertamente otras ocasiones para descubrir una y otra vez el engao de los ideales artificiales. Pero nos quedarn de ellos el recuerdo de algunas fotos. Fotos que agradarn ciertamente a la prensa extranjera ya que tan miopes son estos hombres y estas mujeres con sus lentes de buceo.

Fuente: http://nawaat.org/portail/2012/04/19/opposition-tunisienne-apres-les-coups-de-lacrymos-roulee-dans-la-farine-par-ali-laraye


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter