Portada :: frica :: Revueltas en el norte de frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-05-2012

Desarrollos partidistas en el Tnez post-Ben Ali
El garante del pluralismo en una democracia naciente

Wafa Ben Hassine
Jadaliyya.com

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez


Era a primera hora de la tarde en la sede del Congreso por la Repblica (CPR), en el centro de Tnez, conocida entre sus miembros como Hezb el Kuyina , literalmente, el Partido Cocina. El Sr. Mohammed Abbou, se encontraba en la actual kuyina del CPR comiendo apresuradamente un bocadillo antes de enfrentarse a una reunin con el resto el bur poltico d el partido. Abbou, actualmente Ministro para la R eforma Administrativa de Tnez , haca cuanto poda para tragar trozos de bocadillo mientras se daba el tiempo suficiente para respirar y contestar a las preguntas de quienes le rodeaban: los miembros jvenes del partido le estaban haciendo preguntas sobre la estructura de su ministerio y sobre el curso del politiqueo interno con sus iguales. En ese momento entr en escena su mujer, la Sra. Samia Abbou , que forma tambin parte de la Asamblea Constituyente de Tnez. Y la imagen siguiente semeja una especie de invernadero con cinco acaloradas discusiones , todas producindose al mismo tiempo. Haciendo gala de animados y fogosos gestos, la Sra. Abbou bromea con dos miembros ms jvenes del CPR, inter rumpindose solo ante una llamada telefnica a la que contesta fuera de la cocina. Este es el escenario poltico en la sede del CPR, similar al de otros muchos partidos en el Tnez post-Ben Ali: accesible, abierto.

El derrocamiento del anterior presidente el 14 de enero de 2011 abri una nueva ruta para Tnez hacia la democracia funcional. El derrocamiento activ tambin los sueos partidistas de muchos activistas convertidos en polticos. Durante dcadas, la Agrupacin Constitucional Democrtica (ACD) de Zine al-Ab i dine Ben Ali, surgi da en 1988, domin la escena poltica. El partido penetraba todos los niveles administrativos nacionales y cada aspecto de la vida diaria tunecina. Desde instituciones pblicas como ayuntamientos y oficinas de correos hasta en las corporaciones privadas y las tiendas de propiedad familia r , podas tener la certeza de que estar captando el destello de la omnipresente mirada de Ben Ali. E ra difcil desaparecer de su alcance con tantos c arteles y cuadros suyos enmarcados por doquier. Las elecciones anunciaban siempre a l parecer resultados milagrosos: el porcentaje de votantes a favor de Ben Ali nunca bajaba del 80%. La mayor parte de la actividad poltica durante la era de Ben Ali fue violentamente aplastada. Desde 1988 a 1999, solo se le permiti presentarse a las elecciones al Partido Demcrata Progresista , PDP, uno de los pocos partidos entonces que actuaba legamente. Pero el PDP, que todava sigue hoy activo como partido de oposicin, era considerado en gran medida un decorado de fondo, tanto por los miembros del partido gobernante ACD como por innu merables activistas que operaban en la clandestinidad.

El panorama poltico germinal actual de Tnez es el polo opuesto de lo que era . Tras los levantamientos de 2010-2011, por todas partes fueron brotando partidos. Su nmero ha alcanzado ya la cifra de 118. Durante la campaa para las elecciones del 23 de octubre para la Asamblea Constituyente, fue casi imposible poder seguirlos a todos: marxistas, progresistas, islamistas, conservadores y nacionalistas de todo tipo y condicin. Al igual que la mayora de los pases que han experimentado una revolucin democratizadora de transformacin (tambin conocida como fiebre revolucionaria), el nmero de partidos fue poco a poco reduci ndose . Ahora, es una cuestin de sup ervivencia de los ms competentes .

El ms preparado en el momento actual es, desde luego, el partido islamista Ennahda (Partido del Renacimiento). Ennahda goza de un nivel de organizacin sin parangn en el terreno poltico tunecino. Por una parte, el aspecto que sirve para unifica r el partido es que lograron preservar sus principales pilares estructurales durante el rgimen de Ben Ali, bien en la clandestinidad o en el exilio en el extranjero. Adems, los miembros de Ennahda son muy disciplin ados, votan coherentemente en aras de la plataforma poltica del partido. La plataforma se ha convertido en un conjunto de creencias compartidas por todos los miembros del partido y sirve como representacin parcial de su forma de ver la vida a nivel social y religioso. Su aqidah (credo) y su conexin con su fe aumentan drsticamente su nivel de coherencia poltica, especialmente entre s y dentro de los burs ejecutivo y poltico del partido. La campaa electoral del partido fue tambin muy loable, aventurndose por el corazn de Tnez y yendo de puerta en puerta por las regiones subdesarrolladas del interior donde solo unos pocos se atrevan antes a entrar.

Ennahda, que gan la mayora de los votos en las elecciones de octubre de 2011, form finalmente una coalicin con dos importantes partidos laicos que recogieron en segundo y cuarto lugar el mayor nmero de votos. Tras las elecciones, el centro-izquierda CPR y un partido social-demcrata llamado Ettakatol (Foro Democrtico por el Trabajo y las Libertades) entraron satisfactoriamente en negociaciones en Troika con Ennahda para repartir proporcionalmente los puestos ministeriales y gubernamentales de alto nivel. El puesto de Presidente de la Repblica fue a parar a Moncef Marzouki, un activista de los derechos humanos y uno de los cofundadores del CPR; el cargo de Primer Ministro se le dio al Secretario General de Ennahda Hamadi Yebali; y el de Presidente de la Asam blea Constituyente fue para Mustafa Yafar, el Secretario General de Ettakatol.

Comparados con otros partidos, el CPR y Ettakatol parece que marchan bien. Sin embargo, esta apreciacin no podra estar ms lejos de la realidad . Desde las ne gociaciones en Troika de la coalicin, los dos partidos han estado sufriendo importantes problemas en su gestin operativa y de mantenimiento. En el caso del CPR, se ha desarrollado una fisin en lneas ideolgicas . Algunos miembros de cada uno de los partidos respectivos no estn de acuerdo con algn detalle relativo a las negociaciones de la Troika y, lentamente, han ido cristalizando de hecho dos partes en oposicin en cada partido. Las conversaciones han ido tambin degenerando rpidamente entre cada una de las partes. Por ejemplo, e l CPR se ha enorgullecido siempre de no mantener una posicin ideolgica y de unir a tunecinos de toda s las clases e ideologas en apoyo de los derechos humanos y de una forma republicana de gobierno. Sin embargo, lo que una vez fue motivo de orgullo es ahora una fuente de discordia entre las filas del CPR. Han aparecido dos campos: uno en a poyo del Secretario General Abderraouf Ayadi y de sus planes para fortalecer la influencia del partido en el gobierno , y otro campo que se mantiene firmemente fiel a las decisiones del bur poltico del CPR alcanzadas durante las negociaciones. Si tuaciones parecidas han provocado tambin not orios desacuerdo s dentro del Ettakatol, lo que ha provocado varias dimisiones.

A los dos partidos les aqueja toda una imaginera de ciego servilismo poltico ante Ennahda, llevndoles a la paralizacin. Aunque el acuerdo de la Troika es fuente de inquietud para muchos dentro de Ettakatol y CPR, ya es hora de que ambos partidos dejen de refunfuar y traten seriamente de reconsiderar su posicin electoral. A este paso, sus horizontes polticos no auguran nada bueno y, por su propia naturaleza, presagia n un futuro desafortunado para las aspiraciones democrticas del pas. No es fcil conseguir un escenario poltico pluralista , nunca ser algo que viene regalado, especialmente en el contexto post-revolucionario de Tnez.

Si los miembros del CPR y Ettakatol no se movilizan con suficiente rapidez para poner orden en sus respectivos partidos, Ennahda podra quedar como el nico partido viable. Despus, cuando no haya competidores, los islamistas podran tener capacidad para usurpar el poder y adoptar posiciones hegemnicas, imponiendo sus programas socioeconmicos y polticos a todos los tunecinos. El poder corrompe, y el poder absoluto corrompe absolutamente. Los dos partidos laicos de la Troika, junto con partidos ms pequeos de la oposicin, son actualmente el nico control posible sobre Ennahda. La reorganizacin de Ettakatol y CPR no solo conseguir atraer a la base de sus votantes hacia sus respectivos programas , sino que servir de garanta para una sociedad tunecina pluralista.

Wafa ben Hassine es estadounidense, de origen tunecino. Es licenciada en Ciencias Polticas y Derecho Pblico por la Universidad de San Diego. Actualmente reside en Tnez, donde trabaja como periodista independiente y traductora. Wafa ha sido tambin editora-jefe de Tunisia Live y colabora con diversos medios, entre ellos Al-Jazeera English, France 24 y RFI .

Fuente: http://www.jadaliyya.com/pages/index/5250/post-ben-ali-partisan-developments-in-tunisia_the-



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter