Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-05-2012

Elecciones en Francia
Franois Hollande gan a Nicols Sarkozy en la segunda vuelta de las presidenciales

Eduardo Febbro
Pgina 12/La Jornada


Treinta y una rosas despus y una frase que marca un rumbo: La austeridad no puede ser ms una fatalidad en Europa. Tres dcadas y un ao ms separan la victoria del socialista Franois Mitterrand para la presidencia de la Repblica (mayo de 1981) del triunfo electoral obtenido ayer por Franois Hollande por 51,67 por ciento contra 48,33 por ciento de los votos. El modelo ms refinado del antihroe derrot en las urnas a la versin ms xenfoba y ultrajante del liberalismo europeo: Nicolas Sarkozy se qued sin el gran sueo de revalidar su mandato al cabo de una dcada en el poder, en la cual sus cinco aos de presidencia quedaron marcados por la panoplia de sus excesos, las promesas incumplidas, las reformas a medio camino, el desempleo, el desarme del Estado de Bienestar, el personalismo a ultranza, la arrogancia y la violencia racial con la que, de una u otra forma, trat a los extranjeros. Francia cerr anoche una fase y rescat del frondoso bosque liberal a la socialdemocracia europea. Pars tembl con los bocinazos y los gritos y cantos de alegra que cubrieron la Plaza de la Bastilla. Sarkozy se acab, La Francia Fuerte es la Francia de Izquierda, gritaba anoche la populosa juventud que se haba congregado en la sede parisiense del Partido Socialista, en la Rue Solferino. La gran mayora de esos jvenes slo haban conocido de la accin poltica los gobiernos conservadores y la fulgurante agresividad de Sarkozy. Ahora amanecan ante una nueva perspectiva: El cambio comienza ahora, dijo el presidente electo en el primer discurso que pronunci desde Tulle (regin de Corrze, centro sur del pas), la ciudad de la que fue intendente.

De la mano de un hombre discreto, sin la ms lejana sombra de aparatosidad, que jams ocup un cargo ministerial y por quien, hace un ao, ni sus ms fieles partidarios apostaban como presidente de la Repblica, el socialismo francs regresa al poder 24 aos despus de la ltima victoria de Mitterrand (1988). El triunfo de Hollande es el resultado de una construccin personal que se plasm luego de haber pasado once aos como primer secretario del PS y otros dos elaborando la plataforma con la que, el ao pasado y en medio del marasmo provocado por la cada del ex director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn (el candidato socialista campen de los sondeos), Franois Hollande sali de la nada. Hollande? No, imposible, es un chiste, decan sus opositores de la derecha y unos cuantos elefantes del Partido Socialista. El les gan. Apenas electo, en 2007, Nicolas Sarkozy haba pedido que al final de su mandato lo juzgaran por dos variables: la tasa de desempleo y la reduccin de la pobreza. El juicio cay en las urnas: hay un milln ms de desempleados y varios millones de pobres. Hollande le pidi a la historia otro juicio, el de dos compromisos mayores, la juventud y la justicia. El presidente electo dijo anoche que cada una de sus decisiones se fundar en dos criterios: acaso es justo, es verdaderamente para la juventud?. La victoria del socialista francs tiene adems otra connotacin: su llegada al poder rompe la cpula hegemnica que regente Europa en los ltimos aos, conocida como Merkozy. La pareja compuesta por la canciller alemana Angela Merkel y el presidente Nicolas Sarkozy impuso a Europa una sola va: la austeridad sin crecimiento como mtodo y disciplina. Hasta que Franois Hollande lleg con su candidatura, no haba otro camino fuera de los ajustes y la restriccin del gasto. La vida era eso o la nada. Hollande fue el primer dirigente de la Unin Europea que plant otra bandera y rechaz la biblia del rigor fiscal sin crecimiento. Y le vali la afrenta de un acuerdo secreto pactado entre Merkel; el primer ministro britnico, David Cameron; el presidente del Consejo Italiano, Mario Monti, y el presidente del gobierno espaol, Mariano Rajoy, para no recibir a Hollande. Hace dos meses le cerraron la puerta. Ahora debern colocar la alfombra roja.

El margen de la victoria de Hollande es ms estrecho de lo que anunciaron los sondeos. Pero la estrechez no pone en tela de juicio el denso coletazo de la historia. La derecha francesa protagoniz durante la campaa electoral, en particular durante las dos ltimas semanas, una alocada carrera hacia la ultraderecha: fronteras, inmigracin, seguridad, violento discurso contra los medios y un montn de verborragias ultraderechistas ocuparon los largos discursos de Sarkozy. Hasta ltimo momento, el presidente saliente defendi una Francia amenazada por el mundo, los intercambios comerciales desequilibrados, los flujos migratorios, los sindicalistas y los musulmanes. El concepto de frontera fue para Sarkozy el antdoto contra esa masa txica que era el resto del planeta. Anoche, en la alocucin que pronunci una vez que se conocieron los resultados, Sarkozy dijo: No logr convencer a una mayora de franceses. Llevo la responsabilidad de la derrota. La extrema derecha con la que tanto jug lo espera en la primera emboscada para desmenuzar el partido UMP y convertirse en la fuerza dominante de la derecha. Los conservadores tienen dos enemigos en su camino: las elecciones legislativas del prximo 10 y 17 de junio y la ultraderecha del Frente Nacional. El enfoque moderado de Hollande quebr la contundente apuesta ultraderechista y populista del presidente. Con ella, Sarkozy pens sepultar la impopularidad que lo persegua (60 por ciento) y el evidente fracaso de su gestin. El susurro socialdemcrata del presidente electo tap la furia liberal. Sarkozy perdi, como en toda disputa electoral, pero perdi sin honor.

Inmensa, colectiva, asombrosamente joven y liberadora, como una bocanada de un perfume renovador, como el fin de una pesadilla, bulliciosa y conmovedora hasta las tripas: la alegra que estall anoche en toda Francia es indescriptible. Ahora mismo, cuando an se siente el temblor de la historia que se traga lo que ya casi no est, la gente canta y baila en la Plaza de la Bastilla, corre por las calles con banderas francesas, botellas de champagne, retratos de Franois Hollande y rosas en la mano. Esta explosin colectiva tiene el nombre ms humano que se conozca: la esperanza. Sarkozy deja un pas agredido: Demasiadas fracturas, demasiadas heridas, demasiados cortes han podido separar a nuestros conciudadanos. Se acab. El primer deber de un presidente es unir, dijo Hollande en su discurso. Sus palabras ya fueron plasmadas en el seno de la izquierda y ello lo condujo al silln presidencial: uni a las corrientes socialistas, atrajo los votos ecologistas y, sobre todo, agrup en torno de s a la leal izquierda radical, liderada por Jean-Luc Mlenchon en el seno del Frente de Izquierda. Franois Hollande sac de la caja fuerte a la Francia Histrica. Cuando Hollande termin su discurso, una mujer que estaba en la Plaza de la Bastilla tena los ojos llenos de lgrimas. Apenas poda hablar: Cuando lo escucho dijo, tengo la impresin de volver a mi casa. Este es mi pas.

Hollande, un poltico de maneras amables y carrera popular, llevaba semanas con una ventaja estable, tras esbozar en enero un amplio programa basado en alzas de impuestos, especialmente sobre los ms acaudalados, financiar el gasto y mantener bajo control el dficit pblico.

El candidato se ha beneficiado tanto de su programa como de una corriente de sentimiento anti Sarkozy, debido en parte al estilo vistoso y en ocasiones arrogante del presidente, as como al descontento por esas penurias econmicas que ya han derrocado a lderes en Gran Bretaa o Portugal. Muchos seguidores de Sarkozy dijeron que la competencia del presidente es ms importante que el que sea agradable. "Sarkozy ha manejado muy bien la crisis. Gracias a l no estamos en la misma situacin que Grecia y Espaa", dijo el profesor de autoescuela Soizic La Riviere en Pars.

Los comicios coinciden con unas elecciones griegas en las que tambin se espera que los votantes castiguen a los grandes partidos por la miseria econmica.

Crdito econmico

Las elecciones se producen en un momento crucial para la convaleciente eurozona, ya que Francia, la segunda economa Europea, es un socio vital de Berln para salvaguardar el futuro de la moneda nica. Al resultar elegido Hollande, sumndose a una pequea minora de gobiernos de izquierda en Europa, buscar desafiar el nfasis alemn en las polticas de austeridad pidiendo que el pacto de responsabilidad presupuestaria de la zona euro aborde factores para impulsar el crecimiento.

El socialista tiene previsto visitar a la canciller de centroderecha Angela Merkel en los das siguientes a las elecciones para tratar ideas.

Dejando a un lado las relaciones con Alemania, Francia se enfrenta a un frgil crecimiento y un desempleo del 10 por ciento, un creciente dficit comercial y unos grandes gastos estatales que presionan las finanzas pblicas y fueron un factor en la rebaja de su calificacin crediticia de triple A por parte de Standard & Poor's. Aunque los mercados financieros se estn abriendo a las ideas pro crecimiento de Hollande, que estn ganando apoyo en el resto de Europa, el candidato socialista necesitara calmar deprisa los temores hacia sus planes econmicos, mientras resurge el miedo a la crisis de deuda de la zona euro.

Fuentes originales: http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-193455-2012-05-07.htmly http://m.jornada.com.mx/ultimas/index.php?id=2012/05/06/8334201-francia-elige-presidente-sarkozy-sufriria-derrota



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter