Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-05-2012

La Revolucin Bolivariana y el Marxismo-Leninismo

Miguel ngel del Pozo
Aporrea


Probable que usted, lector, subjetivamente, considere que estamos considerando que la Revolucin Bolivariana sustenta sus tesis fundamentales en el marxismo-leninismo. Probable que la MUD y sus barones califiquen, inmediatamente, que el comunismo esta las puertas de entrada de sta, nuestra Revolucin Bolivariana, cuando, en consecuencia, Venezuela estara a las puertas de las profundidades y lgubres zonas de los infiernos del hegelianismo-cientificista y alejada del Edn. Vaya usted a saber, para alcanzar el Paraso, en cules teolgicas ideas los barones estaran lucubrando para demostrar que su candidato, es decir, el ungido, nos traera bienestares econmicos a toda la sociedad criolla que, por obligacin y necesidad capitalista, estaran limitados por los sub-conjuntos de los empresarios mantuanos, las clases altas y medias mayameras y los trabajadores sin conciencia de clase (lase: alienados). Para decirlo en frase corta y comprensible. Ramn Guillermo Aveledo, como vocero de la MUD, expresara los pensares de stos y de aquellos de allende fronteras que, en definitiva, sustentan su ideario en los paradigmas de la Guerra Fra.

Nos permitimos aclarar que dichos paradigmas ya estn en los corrillos de los medios de supuesta informacin internacional sobre las actuales contradicciones entre Washington-Beijing-Mosccomo usted bien conoce porque si usted, respetado, es un curioso lector an de matutinos como el panfleto neo-fascista de El Nacional sabr que en los contenidos de las declaraciones que se emiten desde Washington tanto como desde la OTAN se percibe y se aprehende como se trata de imponer, no solo subliminalmente, la matriz de opinin de que Vladimir Putin es algo as como Ivn, el terrible del siglo XXI; que los hunos (lase: trtaros) estn a las puertas de la Comunidad Europea; que el espritu de Mohamad est levantando huestes de seguidores que podran alterar las buenaventuras de Constantino (lase: Concilio de Nicea I, ao 325 de nuestro Seor).

Pareciera que la globalizacin se estalterando en contradiccin permanente hacia su desarrollo geopoltico en caos lo que obliga a sus inquietos seguidores a inquirir los porqus y el cmo se podran desarrollar los acontecimientos en pleno desarrollo en las actuales realidades de la profunda crisis del capitalismo en su proceso de reingeniera estructural buscando como solucin atemporal los marcos absolutos impuestos y desarrollados desde los primeros pinitos de la acumulacin (regreso a las bases fundamentales socio-econmicas de la Edad Media como ha propuesto Umberto Eco?).

Ante ese escenario de impulso del caos global, el nico factor que no estara sufriendo los avatares de esa reingeniera socio-econmica global seran los factores de defensa; es decir, nos referimos a las industrias militares mundiales, a las fuerzas armadas mundiales, a los ejrcitos privados como una modalidad trada desde las experiencias del Imperio Romano cuando contrataban a los, entonces, calificados como brbaros, germanos y galos, como compensacin en negatividad de la relacin hombre-costo de los soldados romanos para el Imperio. Por ejemplo, s usted, respetado lector, tuvo la oportunidad de conocer, ver y escuchar sobre la visita del Presidente Barack Obama a las tropas estadounidenses en Afganistn (1 de mayo, 2012) ha podido observar el alto nmero de tropas de procedencia afro-americana, de los calificados como latinos, de un evidente bajo nmero de catiritos, ojos azules. Ello demuestra, sociolgicamente, realidades objetivas de la actual situacin socio-econmica e ideolgica subliminal (lase: green-card) de la sociedad estadounidense; por ello, el reimpulso de los ejrcitos privados estadounidenses. Ello es importante? Pues si vamos a la Historia, concretamente, a la Historia de la decadencia del Imperio Romano, podemos conocer los procesos socio-econmicos con incidencia sociolgico-antropologica e ideolgico-religiosa que, paulatinamente, se fueron desarrollando y que llevaron a la crisis social de lo tradicional-histrico que sustentaron las bases fundamentales de Imperio de aquella Roma que tanto ha influido en la Historia de Occidente.

Usted diry con toda razn hacia donde se dirigen estas ideas y qutienen que ver, en ltima instancia, con la Revolucin Bolivariana. Para ello proponemos una pregunta: por quel capitalismo ha entrado en esta actual crisis y cmo podra salir de dicha situacin dentro de los paradigmas que sustentan las tesis del capitalismo? Y cmo ello podra influir, positiva y/o negativamente, en el proceso de revolucin que se estdesarrollando con la Revolucin Bolivariana si se vienen aprobando, en permanente consulta con el Poder Popular, el marco super-estructural en el cual se sustenta y se desarrollar lo que el Comandante de la Revolucin, Hugo Rafael Chvez Fras, ha calificado, conceptualmente, como socialismo del siglo XXI; en otras palabras, socialismo con caractersticas venezolanas y/o socialismo venezolano?

El capitalismo globalizado ha entrado en crisis porque, sencillamente, han entrado en escena variables econmicas, conjuntamente, con sociales-ideolgicas en profunda contradiccincon aquellas controladas durante la Guerra Fra. Una vez superada por los EEUU de Amrica, aparentemente, la contradiccin de esa conjuncin de socialismo real y superpotencia-URSS, Ronald Reagan-Margaret Thatcher llamaron a profundizar el desarrollo de la estructura capitalista en funcin del control global no solo de la economa globalizada sino el control de las decisiones geopolticas mundiales. Es decir, del multi-imperialismo del siglo XIX al uni-imperialismo (lase: EEUU de Amrica) del siglo XX hacia, supuestamente, el control absoluto del desarrollo del capitalismo del siglo XXI.

A nuestro entender, Washington se afinc en la tesis de la expansin necesaria de la democracia segn el concepto de los Padres Fundadores en coordinacin con la expansin capitalista global sin considerar que, al tiempo que se desarrollaban las contradicciones entre el consumo y los derechos sociales, inconscientemente, se impuls la entrada en la escena global de los Tigres Asiticos, en primera instancia, para darle paso a las propuestas del comisario poltico, Deng Xiaoping, de apertura e inversin extranjera con ofertas estructurales y super-estructurales cuasi similares a las obligadas-impuestas a China por los multi-imperialismos durante el siglo XIX con lo que se introdujeron en el escenario capitalista dos variables importantes: el desarrollo de la estructura econmica en China durante mas de una dcada con una alta acumulacin en moneda dura y, al tiempo, el control de la super-estructura por el mismo carcter del Estado chino, como primera variable; mientras que en un segundo escenario, aquella propuesta en escena obligaba a los EEUU de Amrica a trasladar bienes de capital, tecnologas e inversiones a zonas geogrficas especficas e impuestas por ese paradigma de Estado uni-poltico-internacional que permita, a lo interno-real estadounidense, aumentar el consumo abaratado (lase, por ejemplo: Macys) hacia las clases bajas y medias y trasladar hacia el sector financiero los reales intereses de la nueva etapa del desarrollo global del sistema capitalista. Esas realidades econmicas no financieras afectaron, directamente, los costos de las materias primas; afectaron la divisin internacional del trabajo, es decir, el costo de hora-hombre nacional con incidencias internacionales; costos en la distribucin tanto internacional como nacional; mientras que la especulacin en los centros financieros se despleg a su bien saber y entender. A nos, nos interesa, concretamente, las variables: costos de las materias primas y su incidencia en los costos de produccin y en la plusvala internacionales; y, los impactos en la super-estructura capitalista cuando renace el socialismo como respuesta-solucin a la avaricia capitalista y sus consecuencias directas en el Poder.

Sobre el impacto de los costos de las materias primas tanto por las especulaciones como por los costos de la inversin para aumentar su produccin-productividad, es bien conocida; pero es obligado precisar que en el tema de la materia prima: petrleo, su impacto global tiene caractersticas muy particulares con incidencias directas en las propias estructura y super-estructura del sistema capitalista por su particular naturaleza como sistema econmico global-imperante.

En este orden, nos permitimos darle importancia a tres (3) decisiones de Estado que el Comandante Chvez Fras ha impulsado. En primer lugar, la decisin de desarrollar lo que nos permitimos calificar como la Revolucin Cultural del Poder Popular anunciada por el seor Ministro de la Cultura, don Pedro Calzadilla. Como segunda decisin, la firma de la nueva Ley del Trabajo que tendr un importante impacto, no solo en la estructura econmica, sino a nivel de la super-estructura, es decir, en la conciencia de la masa trabajadora. En tercer trmino, la decisin de analizar, estudiar y concluir en recomendaciones al Comandante-Presidente, Hugo Rafael Chvez Fras, sobre el retiro de Venezuela de la Comisin Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la OEA.

Todas tres (3) decisiones estn directamente ubicadas en la super-estructura (no negamos su importancia en la estructura). Ambas tres (3) conforman lo que nos hemos permitido denominar como el corazn de la Revolucin Cultural del Poder Popular por su impacto en la conciencia revolucionaria y socialista y las contradicciones que se desarrollaran con sus opuestos. Las tres (3) son paradigmas obligados de la Revolucin Bolivariana en su modelo de socialismo del siglo XXI (tambin: socialismo con caractersticas venezolanas; socialismo venezolano). Pero (necesario el pero) tambin tienen un fundamental impacto en las contradicciones nacionales e internacionales con incidencias directas en la estructura y la super-estructura del sistema capitalista mas ahora que se encuentra inmerso, el capitalismo, en su reingeniera global.


Fuente: http://www.aporrea.org/ideologia/a142891.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter