Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-05-2012

Apuesta a colapso
Recuperacin o colapso?

Paul Craig Roberts
CounterPunch

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


El sistema financiero de EE.UU. y probablemente el sistema financiero europeo, como la polica, ya no sirven a un propsito social til.

En EE.UU. la polica ha demostrado que es una amenaza mayor para la seguridad pblica que los criminales del sector privado. Acabo de buscar en Google police brutality y encontr 183.000.000 de resultados.

El coste del sistema financiero privado es todava mayor para la sociedad. Escribiendo en CounterPunch (18 de mayo), Rob Urie informa de que hace dos aos Andrew Haldane, director ejecutivo de Estabilidad Financiera en el Bank of England (la versin en el Reino Unido de la Reserva Federal) dijo que la crisis financiera, que ahora tiene cuatro aos, terminar por costar a la economa mundial entre 60 billones [millones de millones] de dlares y 200 billones en prdida del PIB. Si el informe de Urie es correcto, es una admisin sorprendente por parte de un miembro de la elite gobernante. Trate de imaginar esas cifras. El PIB de EE.UU., el mayor del mundo, es de unos 15 billones. Lo que nos dice Haldane es que la crisis financiera terminar por cortar al mundo ingresos reales entre 4 y 13 veces el tamao del actual Producto Interno Bruto de EE.UU. Podra resultar que se trata de un pronstico optimista.

A la larga, la crisis financiera podra destruir la civilizacin occidental.

Incluso si el informe de Urie o el clculo de Haldane son incorrectos, la gran prdida econmica debida ala crisis financiera no tiene precedentes. El enorme coste de la crisis tiene una sola fuente, la desregulacin financiera. Es probable que dicha la desregulacin termine siendo el error que destruyala civilizacin occidental. Mientras temblamos por temor a los terroristas musulmanes, lo que nos est destruyendo es la desregulacin financiera, con la ayuda de la deslocalizacin de puestos de trabajo. Hay que recordar que Haldane es miembro de la elite gobernante, no un crtico del sistema como yo, Michael Hudson o Pan Martens, por mencionar solo algunos de los colaboradores de CounterPunch.

La desregulacin financiera ha tenido consecuencias peligrosas y adversas. Permiti una concentracin financiera que produjo bancos demasiado grandes para quebrar, requiriendo por lo tanto que el pblico en general absorba los costes de los errores y del juego de azar de los bancos.

La desregulacin permiti que los bancos apalancaran una pequea cantidad de capital con enormes deudas a fin de maximizar el rendimiento de los valores, maximizando con ello la inestabilidad del sistema financiero y el coste para la sociedad de las malas apuestas de los bancos.

La desregulacin permiti que las instituciones financieras dejaran de lado los lmites a las posiciones de especuladores y dominaran los mercados de materias primas, convirtindolos en un casino de juego y aumentando los precios de la energa y los alimentos.

La desregulacin permite que las instituciones financieras vendan opciones call no cubiertas, lo que significa vender al mercado las acciones de una compaa o lingotes de oro y plata que el vendedor no posee con el fin de reducir el precio.

El lector informado puede agregar ms tems a esta lista.

El dlar en su papelde moneda de reserva mundial es la fuente del poder de Washington. Permite que Washington controle el sistema internacional de pagos y que excluya del sistema financiero a los pases que no sigan sus rdenes. Permite que Washington imprima dinero para pagar sus cuentas y comprar la cooperacin de gobiernos extranjeros o para financiar la oposicin en pases cuyos gobiernos no logra comprar, comoIrn, Rusia y China. Si el dlar no fuera la moneda de reserva mundial y reflejara realmente su verdadero valor depreciado por la creciente deuda de EE.UU. y la operacin de las prensas de impresin, el poder de Washington se limitara drsticamente.

El dlar estadounidense ha estado al borde de la defuncin en varias ocasiones recientes. En 2011 el valor del dlar cay hasta 72 centavos suizos. Los inversionistas que buscaban seguridad para el valor de su moneda se lanzaron a los francos suizos, aumentando tanto el valor del franco que las exportaciones de Suiza comenzaron a sufrir. El gobierno suizo reaccion ante la afluencia de dlares y euros que buscaban refugio en el franco declarando que en el futuro imprimira nuevos francos para compensar la afluencia de divisas extranjeras a fin de impedir el aumento del valor del franco. En otras palabras, la huda de divisas de EE.UU. y Europa oblig a los suizos a inflar su moneda a fin de impedir el continuo aumento de su valor de cambio.

Antes de la crisis de la deuda soberana en Europa, el dlar tambin enfrent una subida del valor del euro mientras los bancos centrales extranjeros y miembros de la OPEP transferan sus reservas de dlares a euros. El euro iba camino de convertirse en una moneda de reserva alternativa. Sin embargo Goldman Sachs, cuyos exempleados dominan el Tesoro de EE.UU. y las agencias reguladoras financieras, adems del Banco Central Europeo, el gobierno de Italia e, indirectamente Grecia, ayud al gobierno griego a ocultar su verdadero dficit, engaando as a los bancos privados europeos que adquiran los bonos del gobierno griego. Una vez lanzada la crisis de la deuda soberana europea, Washington tuvo inters en que continuara, ya que hace que los poseedores de euros huyan hacia dlares seguros, aumentando as el valor de cambio del dlar, a pesar del enorme aumento de la propia deuda de Washington y de la duplicacin del suministro de dinero en EE.UU.

El ao pasado el oro y la plata aumentaron rpidamente su precio (medido en dlares estadounidenses), y el oro lleg a 1.900 dlares la onza e iba en camino de 2.000 dlares cuando repentinamente las ventas cortas comenzaron a dominar los mercados de ventas en lingotes. Las ventas en cortode lingotes de oro y plata lograron reducir el precio del oro en 350 dlares por onza desde su punto mximo. Muchos observadores informados creen que el motivo por el cual Washington no ha encausado a los bnksters por sus crmenes financieros conocidos es que sirven de auxiliares a Washington para proteger el valor del dlar al vender lingotes y monedas rivales.

Qu pasar si Grecia sale de la UE por propia decisin o pateada por Alemania? Qu pasar si los dems miembros de la UE rechazan la austeridadMerkel, como prometi hacerlo el nuevo presidente de Francia? Si Europa se desmorona, huirn ms inversionistas hacia el dlar estadounidense condenado al fracaso?

Se convertir la burbuja del dlar en la mayor burbuja de la historia econmica?

Cuando el dlar desaparezca, las tasas de inters aumentarn y los precios de los bonos colapsarn. Todo el que haya buscado seguridad en bonos del Tesoro de EE.UU. ser aniquilado.

Todos deberamos ser conscientes de que semejantes resultados no forman parte del debate pblico.

Recientemente Bill Moyers entrevist a Simon Johnson, execonomista jefe del Fondo Monetario Internacional y actualmente profesor en el MIT. Resulta que la desregulacin, que aboli la separacin de los bancos de inversin de los bancos comerciales, permiti que el JPMorganChase de Jamie Dimon jugara con depsitos federales asegurados. A pesar de ello, Moyers informa de que los republicanos estn resueltos a destruir la dbil ley Dodd-Frank y restaurar la desregulacin total.

Simon Johnson dice: Pienso que la desregulacin es una receta para al desastre. El problema es, dice Johnson, que la poltica econmica correcta est bloqueada por las inmensas donaciones que los bancos hacen a las campaas polticas. Esto significa que las actitudes de Wall Street y los modelos de riesgo defectuosos llevarn a una crisis financiera an mayor que la que seguimos sufriendo. Y suceder antes de una recuperacin de la actual crisis.

Johnson advierte de que los republicanos distraern a todos de la verdadera crisis urdiendo otra crisis por el techo de la deuda.

Johnson dice que unos pocos, particularmente dentro y alrededor del sistema financiero, han llegado a ser demasiado poderosos. Se les permiti que tomaran muchos riesgos, e hicieron un dao masivo a la economa, la prdida de ms de ocho millones de puestos de trabajo. Todava nos esforzamos en volver a algo parecido a los niveles de empleo que tenamos antes de 2008. Y han causado un dao masivo al presupuesto. Este dao al presupuesto es duradero; afecta al presupuesto cuando necesitamos que sea ms fuerte porque la sociedad est envejeciendo. Tenemos que apoyar a la Seguridad Social y apoyar a Medicare sobre una base justa. Tenemos que restaurar y reconstruir los ingresos, que han sido totalmente devastados por la crisis financiera. La gente tiene que comprender el vnculo entre lo que hicieron los bancos y el presupuesto. Y demasiada gente no lo comprende.

En consecuencia, dice Johnson, los banqueros siguen recibiendo grandes beneficios mientras imponen enormes costes sociales a la sociedad.

Pocos estadounidenses y ningn responsable poltico en Washington comprenden la dramtica situacin. Estn demasiado ocupados exagerando una recuperacin inexistente y preparando la prxima guerra. El estadstico John Williams informa de que si se mide correctamente como un indicador del coste de la vida, lo que el IPC ya no es, la actual tasa de inflacin en EE.UU. es entre 5 y 7 puntos mayor que la tasa oficialmente reconocida, comosabe todo consumidor. La tasa de desempleo bajasolo porque la gente que no puede encontrar empleo sale de la fuerza laboral y ya no se contabiliza como desocupada. Toda persona informada sabe que las tasas oficiales de inflacin y desempleo son ficciones; sin embargo, los medios prenstituidos siguen mencionando sin inmutarse las tasas como un hecho.

Tal como el gobierno ha amaado la medicin del desempleo, es posible que EE.UU. tenga una tasa cero de desempleo y ni una sola persona empleada o en la fuerza laboral.

Tal como el gobierno ha amaado la medicin de la inflacin, es posible que vuestro nivel de vida caiga, mientras el gobierno informa de que os va mejor.

La desregulacin financiera aumenta el rendimiento de operaciones especulativas por sobre el rendimiento de la actividad productiva. La deuda y los derivados altamente apalancados que provocaron la crisis financiera no tienen nada que ver con el financiamiento de empresas. Los bancos no solo arriesgan los depsitos de sus clientes en juegos de apuesta sino ponen en peligro la estabilidad financiera del pas y su futuro econmico.

Con la mirada puesta en la cercana crisis del dlar, que destruir el sistema financiero internacional, los presidentes de China, Rusia, Brasil ySudfrica y el primer ministro de India se reunieron el mes pasado para discutir la formacin de un nuevo banco que proteja sus economas y comercio contra los errores cometidos por Washington y la Unin Europea. Los cinco pases, conocidos como BRICS, se proponen comerciar entre ellos en sus propias monedas y dejar de depender del dlar. El hecho de que Rusia, los dos gigantes asiticos y las mayores economas de frica y Suramrica estn abandonando la rbita del dlar enva un poderoso mensaje de falta de confianza en el manejo de los asuntos financieros por parte deWashington.

Es irnico que el resultado de la desregulacin financiera en EE.UU. sea lo contrario de lo que prometieron sus defensores del libre mercado. En lugar de firmas financieras altamente competitivas que vivan o mueran solo por su habilidad sin intervencin gubernamental, tenemos una concentracin financiera sin precedentes. Bancos enormes, demasiado grandes para quebrar, envan ahora sus prdidas multibillonarias a Washington para que las paguen los contribuyentes estadounidenses fuertemente endeudados cuyos ingresos reales no han aumentado en 20 aos. Los banksters se llevan fortunas en bonificaciones anuales por su xito en la socializacin de las prdidas de los bancos del libre mercado y la privatizacin de los beneficios hasta el punto de que ni siquiera pagan impuestos a la renta.

En EE.UU. loseconomistas del libre mercado, impulsaron la avaricia y permitieron que se le diera rienda libre. Desprestigiarn las desastrosas consecuencias el capitalismo en la misma medida que el colapso sovitico desprestigi el socialismo?

Sobrevivir la propia civilizacin occidental al terremoto financiero que ha producido la desregulacin de Wall Street?

Es irnico, en realidad, que EE.UU., el hogar del pueblo indispensable, est frente a nosotros como posible candidato a que su gobierno sea el responsabledel colapso de Occidente.

Paul Craig Roberts fue editor del Wall Street Journal y secretario adjunto del Tesoro de EE.UU. Su ltimo libro, How the economy was lost, acaba de ser publicado por CounterPunch/AK Press.

Fuente original: http://www.counterpunch.org/2012/05/21/bet-on-collapse/

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter