Portada :: Cultura :: Leer
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-09-2012

Resea de El negocio del hambre, de Felipe L. Aranguren

Jess Aller
Rebelin


Es indudable que una de las expresiones ms inhumanas del rgimen econmico impuesto en el mundo en nuestros das es la muerte de hambre en un solo ao de muchas ms personas que las asesinadas en los campos de exterminio nazis. Los detalles de esta masacre son sin embargo bastante desconocidos y es por ello que la edicin reciente de un libro cargado de datos y argumentos y que abordan la cuestin de forma clara resulta enormemente valiosa. Nos referimos a El negocio del hambre del socilogo y poeta Felipe L. Aranguren (Icaria, 2012), un iluminador viaje por los crculos de este infierno, cuyos captulos breves y demoledores no se dilatan en circunloquios. Sintetizar a continuacin los distintos aspectos tratados en la obra.


El escenario

Nos encontramos ante un mercado de alimentos que est en gran parte en manos de multinacionales que funcionan con criterios de pura rentabilidad. Instituciones como la Organizacin Mundial de Comercio, el Fondo Monetario Internacional o el Banco Mundial operan en realidad al servicio de estas empresas. El resultado: 1000 millones de personas en nuestro planeta en situacin de inseguridad alimentaria y 30 millones de muertes al ao (muchos de ellos nios). Tengamos en cuenta sin embargo que slo con lo que se tira en el primer mundo podra alimentarse al doble de la poblacin que pasa hambre.


Las grandes corporaciones imponen sus precios a travs de la manipulacin del mercado e incrementan sus beneficios condenando a la pobreza a los agricultores en muchos casos. Impiden adems la sindicacin de los trabajadores, llegando para ello al asesinato. Se ha impuesto de este modo un esquema en el que pases del tercer mundo que se autoabastecan son obligados a producir para el primer mundo y comprar a este los alimentos procesados. La consecuencia de esto es la pauperizacin de muchas naciones y el hambre. Empresas qumicas y de maquinaria agrcola y semillas intervienen tambin para maximizar ganancias, haciendo que el uso indiscriminado de pesticidas, aditivos, conservantes, etc. suponga un riesgo para la salud.


Biocombustibles y transgnicos

La irrupcin de los biocombustibles ha agravado enormemente el problema. Por ejemplo, el precio del maz se ha multiplicado en pocos aos por 2. La tica es vencida por la lgica del mercado. Los animales y plantas manipulados genticamente son objeto de patentes que generan dividendos. Nada escapa al hambre de Moloch. Pero se carece de datos acerca de los efectos sobre la salud humana de consumir seres vivos tratados de esta forma. Hoy da los alimentos, fertilizantes, etc. se producen en un contexto global de mxima rentabilidad slo a corto plazo. Al mismo tiempo, se destruyen ecosistemas y economas locales y se provocan millones de vctimas mortales.


Pesca

Segn Greenpeace, el 49 % de la pesca mundial es ilegal, no declarada y no regulada. En la actualidad se imponen tcnicas que deterioran gravemente los ecosistemas e impiden la recuperacin de los caladeros, adems de arruinar a los pescadores que utilizan artes tradicionales. Condenados al hambre, los que defienden sus derechos son tildados de piratas.


Acaparamiento de tierras

El acaparamiento de tierras es otro problema. Pases como Corea del sur, China o los pases rabes compran grandes extensiones en frica, Sudamrica y Asia. As se producen biocombustibles y alimentos para la exportacin. La poblacin local es gravemente perjudicada, al ser expulsados o tener que trabajar en psimas condiciones. Los que tratan de organizarse para defender sus derechos pacficamente son asesinados. Las elites se lucran. El caso de Colombia es paradigmtico: deportaciones, miseria, miles de muertos.


Agua

La privatizacin del agua que se est produciendo en muchos lugares significa que un recurso insustituible, y con frecuencia escaso, es sometido a las leyes del mercado, el imperio de la codicia. Las empresas hacen su negocio y las protestas de los agraviados son reprimidas, muchas veces salvajemente.


Especulacin con alimentos

La causa de la hambruna de 2007 y 2008 hay que buscarla en catstrofes naturales exacerbadas por la dictadura financiera que padece el mundo. No es cierto que exista una escasez real de alimentos, lo que hay en realidad es un encarecimiento debido a la especulacin. La crisis inmobiliaria ha llevado a los desalmados que gobiernan el planeta a traficar con alimentos. Las fluctuaciones aumentan las ganancias y quienes quieren hacer negocio saben bien como provocarlas. Slo en 2010, el precio de arroz pas de 400 a 1000 $ la tonelada. Entre 2005 y 2008, el precio de los alimentos subi casi un 80 %.


Commodities

Las commodities son los productos en bruto que luego han de ser elaborados: petrleo, alimentos, metales, granos o ganado. En los ltimos aos son objeto de movimientos especulativos cada vez ms intensos que multiplican los precios. El mecanismo es complejo y se explica en detalle en el libro, pero sintticamente podemos decir que el mercado financiero ha hincado el diente a las commodities, y estas se han convertido en meros instrumentos para producir dividendos. A nadie le importa que la muerte de millones de personas sea un efecto colateral de esto.


Soberana alimentaria

En un captulo final del libro se reflexiona sobre este concepto, que reivindica el derecho de los pueblos a definir sus propias polticas de produccin, distribucin y consumo que garanticen la alimentacin de la poblacin. Diversas organizaciones trabajan en la actualidad para disear estrategias concretas que podran frenar la deriva catastrfica que sufrimos y revertir la situacin.

En el imperio de un infame Moloch que se alimenta de sangre humana, se trata de promover ideas tan justas y sensatas como:

1) Condonacin de la deuda odiosa de los pases empobrecidos.

2) Fomentar el derecho a la propiedad de la tierra por parte de los campesinos.

3) Desarrollar formas de cultivo sustentables y respetuosas con el medio ambiente.

4) Crear legislacin internacional que penalice la especulacin con alimentos.


Esta es una agenda que puede parecer utpica, pero es estrictamente necesario que las medidas que podran paliar la situacin actual estn planteadas de forma clara. Slo esto pondr de manifiesto el carcter inhumano y criminal de los gobiernos e instituciones que sabotean cada da estos esfuerzos.



Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter