Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-10-2012

La degeneracin moral de EE.UU.

Paul Craig Roberts
Information Clearing House

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


El 31 de mayo de 2010, el gobierno derechista de Israel envi fuerzas militares para abordar en aguas internacionales los barcos de ayuda a Gaza de la Flotilla Libertad organizada por el Movimiento Libre Gaza y la Fundacin Turca por los Derechos y Libertades Humanas y Ayuda Humanitaria. Los israeles asesinaron a sangre fra a 8 ciudadanos turcos y a un ciudadano estadounidense. Muchos ms fueron heridos por las fuerzas de la nica democracia de Medio Oriente.

A pesar del asesinato de su ciudadano, Washington se puso inmediatamente de parte del demencial gobierno israel. Los turcos reaccionaron de otra manera. El primer ministro de Turqua, Erdogan, dijo que los siguientes barcos de ayuda seran protegidos por la marina turca. Pero Washington retuvo a su ttere y le pag para que se callara. En otros tiempos, los turcos eran un pueblo bravo. Hoy son marionetas de Washington.

Lo presenciamos durante la semana pasada. El gobierno turco permite que unos islamistas de fuera de Siria, organizados por la CIA e Israel, ataquen ese pas desde territorio turco. En varias ocasiones un proyectil de mortero ha cado, segn informes noticiosos, si los creis, justo dentro de la frontera de Turqua. Los militares turcos han utilizado la excusa para lanzar descargas de artillera hacia Siria.

Los que con buen motivo ya no creen a los medios estadounidenses y occidentales o a los gobiernos de EE.UU. y Occidente, piensan que los obuses de mortero fueron disparados por agentes estadounidenses o israeles, o por los rebeldes que apoyan, a fin de proporcionar a Turqua la excusa para comenzar una guerra de la OTAN contra Siria. Una invasin o ataques areos de la OTAN aprobados por la ONU, como en Libia, han sido bloqueados por rusos y chinos. Pero si Siria y Turqua van a la guerra, la OTAN debe ayudar a su miembro, Turqua.

Una vez ms vemos que los pases occidentales dominan y masacran facilmente a los pases musulmanes porque stos no seapoyan entre ellos. En lugar de apoyarse mutuamente, los gobiernos musulmanes aceptan sobornos para que apoyen a las fuerzas cristianas/sionistas del bloque occidental.

Washington lo sabe, por lo cual Washington inici la reivindicacin de su hegemona mundial en Medio Oriente musulmn.

En Occidente, el ministerio de Propaganda sigue hablando de la revuelta siria. No hay revuelta alguna. Lo que ha pasado es que EE.UU. e Israel han equipado con armas y han enviado a Siria a islamistas que quieren derrocar el gobierno secular sirio.

Washington sabe que si consigue destruir al gobierno sirio el pas se disolver en facciones en conflicto como Irak y Libia.

Los Estados tteres de Europa y el de Japn forman, por supuesto, parte de la operacin de Washington. No habr quejas por su parte. Pero por qu el resto del mundo acepta que Washington interfiera en los asuntos soberanos de otras naciones hasta el punto de invadirlas, enviar drones y equipos de asesinato y de masacrar a vastas cantidades de ciudadanos en siete pases?

Significa esta aquiescencia que el mundo ha aceptado la afirmacin de Washington de que es el pas indispensable con derecho a gobernar el mundo?

Por qu, por ejemplo, permiten Rusia y Venezuela que el gobierno de EE.UU. financie su oposicin poltica?

El Estado monopartidista estadounidense no tiene oposicin poltica. Pero imaginad que la tuviera. Tolerara Washington el financiamiento de su oposicin por Rusia o Venezuela? Obviamente no. Los que se oponen a EE.UU. con dinero extranjero seran arrestados y encarcelados, pero no en Venezuela o Rusia, pases donde, al parecer, la traicin es legal.

El 8 de septiembre, Hugo Chvez derrot a su oponente financiado por EE.UU., Henrique Capriles, por 54% contra 44%.

Sera un margen de victoria sorprendente en una eleccin presidencial en EE.UU. Sin embargo, en su reeleccin anterior, Chvez gan por un 63%. Obviamente, el dinero de Washington y las actividades de propaganda de las Organizaciones No Gubernamentales financiadas por EE.UU. lograron influenciar a losvenezolanos y reducir el margen de victoria de Chvez en un 9%. La interferencia de Washington es una barrera masiva para la dirigencia de otros pases. Un 44% del pueblo venezolano sufri un lavado de cerebro o fue demasiado estpido para votar por el candidato de su propio pas y vot por el candidato de Washington.

Es extraordinario que un 44% de los votantes venezolanos haya votado por convertirse en un Estado ttere de EE.UU., como Turqua, Inglaterra, Francia, Alemania, Italia, Espaa, Irlanda, Portugal, Eslovaquia, la Repblica Checa, Polonia, los pases blticos, Escandinavia, Canad, Japn, Corea del Sur, Australia, Mxico, Blgica, Taiwn, Colombia, Pakistn, Yemen. Probablemente he olvidado unos pocos.

Como me dijo una vez un alto funcionario del gobierno: El Imperio nos cuesta mucho dinero. Washington tiene que pagar a sus tteres para que representen a Washington en lugar de sus propios pueblos.

Washington, en su arrogancia extrema, olvida que su control es comprado, no querido. Los tteres de Washington han vendido su integridad y la de sus pases por un lucro asqueroso. Cuando se acabe el dinero, se acabar el imperio.

Para entonces el pueblo estadounidense estar tan corrompido como los dirigentes extranjeros. En su resea de The United States And Torture, editado por Marjorie Cohn (New York University Press, 2011) en Independent Review de otoo de 2012, Anthony Gregory escribe:

En el EE.UU. de Reagan, un tema comn en la retrica de la Guerra Fra era que los soviticos torturaban a la gente y la detena sin causa, obtena confesiones falsas mediante una violencia cruel, y haca lo indecible a detenidos que eran impotentes contra todo el peso despiadado del Estado comunista. Como en el caso de cualquier otro mal, la tortura diferenciaba a los malos, los rojos, de los buenos, el pueblo estadounidense y su gobierno. Sin embargo, por imperfecto que sea el sistema de EE.UU., tena estndares civilizados que el enemigo rechazaba.

En 2005, un ao despus que se filtraran las fotos de las torturas de Abu Ghraib, sondeos estadounidenses mostraron que un 38% haba sucumbido ante la propaganda de que la tortura se justificaba en algunos casos. Despus de cuatro aos ms de propugnacin neoconservadora de la tortura, un sondeo de Associated Press, inform en 2009 de que un 52% de los estadounidenses apoyaba la tortura.

Al parecer la tortura fue un instrumento de la poltica de guerra fra de EE.UU. En la Escuela de las Amricas, que oper en Panam y despus en Fort Benning, Georgia,entrenaron en la tortura a mlos ilitares latinoamericanos. Sin embargo, fue una operacin clandestina. Hubo que esperar hasta el rgimen neoconservador Bush para que algunos abogados del Departamento de Justicia (sic) de EE.UU., graduados de las mejores escuelas de derecho, escribieran memorandos legales justificando la tortura a pesar de leyes estatutarias de EE.UU. e internacionales que prohben la tortura, y para que el presidente y el vicepresidente de EE.UU. reconocieran abiertamente y justificaran la tortura. Algunos de los criminales que escribieron esos memorandos ensean ahora en prestigiosas escuelas de derecho. Uno fue nombrado al aparato judicial federal y ahora es un juez que sentencia a otros por sus ofensas.

Podemos concluir con Anthony Gregory que no solo los regmenes polticos extranjeros son corrompidos por el mal de Washington, sino tambin los propios estadounidenses. Nada demuestra mejor la degeneracin moral de la cultura poltica estadounidense que el asunto de la tortura de EE.UU.

Washington todava se disfraza y se pone el sombrero blanco de la tica y la mayor parte del resto del mundo cobra por participar en la mascarada.

Paul Craig Roberts fue editor de The Wall Street Journal y secretario asistente del Secretario del Tesoro estadounidense. Es autor de HOW THE ECONOMY WAS LOST , publicado por CounterPunch/AK Press. Su ltimo libro publicado es Economies in Collapse: The Failure of Globalism, publicado en Europa en junio de 2012.

Fuente: http://www.informationclearinghouse.info/article32711.htm

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter