Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-10-2012

Golpe del Estado militarizado, policial y armamentista

Estitxu Martnez de Guevara
Rebelin


En estos tiempos revueltos que vivimos en los que, con la excusa de la denominada crisis (inmenso e impune robo a la mayora para el enriquecimiento de unos pocos), se est procediendo a un brutal proceso de recorte de derechos y libertades (sociales, polticos, laborales, econmicos... tanto individuales como colectivos) asistimos asombradas al muro de silencio que se ha levantado sobre una cuestin que, aunque no se recoja en los grandes medios de (des)informacin, nos parece tan evidente como preocupante: un proceso de profunda militarizacin econmica y poltica al que no parece exagerado calificar de (auto)golpe de Estado contra la poblacin y sus intereses y necesidades. Y no hablamos slo metafricamente.

El militarismo ms vociferante

As, y comenzando por los trazos de brocha ms gorda, en los ltimos meses han vuelto a escucharse lo que en tiempos se denominaba ruido de sables, que vienen a ser llamamientos ms o menos velados por parte de algunos militares a que sea el poder militar el que tome el mando de la situacin o, al menos, se erija en la herramienta para poner orden en una patria que se desmembra. La cuestin la inici el coronel de infantera (retirado) Francisco Alemn afirmando que La independencia de Catalua? Por encima de mi cadver y el de muchos. () La situacin actual es muy parecida a la del 36, pero sin sangre. Por desgracia, los datos nos indican que la situacin no har sino empeorar en los prximos meses y aos () Hay margen para tener fe en el orgullo, el honor y el compromiso patritico de millones de espaoles que tal vez estn hoy somnolientos, pero que ante la exigencia de defender Espaa, no dudaran en ofrecer sus preciosas vidas. Los militares los primeros. Al menos todos los que yo conozco.

A stas declaraciones le han seguido otras que, aunque no de tan grueso calibre, s llaman a la actuacin militar bajo el manto de la Constitucin para impedir que se acabe con la unidad de la patria. As lo han hecho, entre otros, el general de brigada (retirado) del Cuerpo de Infantera de Marina Agustn Rosety Fernndez de Castro, el coronel de La Legin Mariano Caas, el coronel, Jos Lus Garca-Conde Gmez, o el comandante de Artillera Jos Luis Fuentes Garca.

La importancia de estas declaraciones y de lo que puedan significar ha sido reseada por el Teniente General del Ejrcito de Tierra Pedro   Pitarch ex jefe de la Fuerza Terrestre-: Por otra parte, los militares (incluyendo los retirados) son extraordinariamente sensibles a los fenmenos polticos como el que nos ocupa hoy. Por eso, intranquilizan algunas actitudes verbales de momento, que se perciben en personas o grupos directa o indirectamente relacionados con el mundo militar. () Pero que no se engae nadie sus pronunciamientos reflejan estados de opinin y lneas de pensamiento muy arraigadas en amplios sectores de las FAS.

Justo en este contexto es cuando el Capitn General de todos los Ejrcitos espaoles se descolg en su pgina web con un llamativo texto en el que, entre otras cosas, afirma con rotundidad que no son tiempos de quimeras, y que, parece dirigido a calmar los nimos revueltos de la tropa. El propio Teniente General Pitarch das despus reconoce que si esta declaracin (y otras como las de Rajoy) hubieran tenido lugar antes quiz yo me habra ahorrado este post. Habr que seguir atentas a lo que nos depara un mes de octubre lleno de fechas sealadas (el da 12 la Hispanidad, y el 21 los resultados electorales vascos que todo apunta a que van a provocar ms que urticaria en el patrioterismo espaol) Parece que bajan muy revueltas las aguas del militarismo ms vociferante y con la irracionalidad armada nunca se sabe.

El militarismo ms pernicioso

Pero, con ser preocupante la situacin ya descrita, mucho ms grave nos parecen los efectos que ya estamos padeciendo de un militarismo silencioso y soterrado (que tampoco recogen los medios oficiales), sibilinamente camuflado en tiempos de crisis. Porque, en una situacin como la actual en que administraciones de todo rango recortan salvajemente los presupuestos y plantillas dedicadas a atender los derechos y necesidades ms bsicas de las empobrecidas poblaciones, resulta especialmente obsceno observar cmo los presupuestos militares y policiales, as como sus plantillas, quedan al margen de esos recortes (o les son muy minimizados), al mismo tiempo que, junto al continuo cierre de empresas y negocios, el sector de los mercaderes de la muerte, los fabricantes de armamento y sus ventas y exportaciones obtienen unas tan copiosas como espeluznantes cifras de negocio. Veamos algunos clarificadores ejemplos.

Comenzando por las cifras ms generales, si tomamos los presupuestos estatales iniciales de lo que se denomina en ellos reas de gasto y observamos la evolucin de lo destinado en el trienio 2010 a 2012 a la llamada Produccin de bienes pblicos de carcter preferente (que agrupa ni ms ni menos que a Sanidad, Educacin y Cultura), observamos que su presupuesto se ha reducido en un 28,2%, mientras que el destinado en conjunto a las subreas de Defensa y Seguridad Ciudadana e Instituciones Penitenciarias, el recorte ha sido slo del 9,3%, es decir, una tercera parte. Pero concretemos un poco ms.

 

Millones Euros

 

Por reas de Gasto de los Presupuestos Generales del Estado

2010

2012

2012/2010

Produccin de bienes pblicos de carcter preferente

Inicial1

3.911

2.810

-28,2%

Subreas de Defensa y Seguridad Ciudadana e Instituciones Penitenciarias

14.993

13.599

-9,3%

Para no complicar mucho el asunto, tomando como referencia los presupuestos iniciales de esos tres aos (2010-2012), la cantidad destinada al conjunto de los ministerios de la Administracin espaola se ha reducido en un 24,3% (de 92.091 millones a 69.691), mientras que la destinada al presupuesto de Defensa (que no es sino una tercera parte del gasto militar, pues el resto se esconde entre otras partidas presupuestarias) se ha reducido en un 17,9%. (de 7.965 a 6.316), es decir, se ha reducido una cuarta parte menos en Defensa.

 

Millones Euros

 

Presupuestos estatales

2010

2012

2012/2010

Total Ministerios

92.091

69.691

-24,3%

Ministerio Defensa (Inicial)

7.695

6.316

-17,9%

M. Interior (Inicial)

8.070

7.702

-4,6%

Pero esos son los presupuestos iniciales, y la realidad es muy otra, porque sucede que durante el transcurso de los 9 primeros meses de 2012, al presupuesto inicial de Defensa se le ha sumado la aprobacin de crditos extraordinarios por valor de 2.537 millones, lo que supone un aumento del presupuesto inicial en un 40,2%!, de los que 754,7 van para misiones militares en el extranjero y 1.782,8 para pagar a las empresas la adquisicin de nuevo armamento, en lo que se puede interpretar como un claro intento de compensar el descontento militar con la adquisicin de nuevos juguetes, pues este ltimo crdito extraordinario ha sido aprobado en el Consejo de Ministros del pasado 7 de septiembre, en pleno debate pblico sobre lo que iba a suponer de la Diada del 11 de septiembre.

 

Millones euros

Presupuesto Inicial M Defensa 2012

6.316

Crditos extraordinarios aadidos hasta Octubre de 2012:

Para misiones militares en el extranjero

754,7

Para pagos a empresas militares

1.782,8

Incremento hasta Octubre sobre el Presupuesto Inicial

2.537,5

(+40,2%)

Si fijamos la vista en lo referente al presupuesto inicial del Ministerio del Interior la cuestin es an ms escandalosa, pues en ese trienio su reduccin ha sido tan slo del 4,6% (de 8.070 a 7.702) una sexta parte de la padecida por el conjunto de Ministerios. Y con un agravante que no debemos olvidar, y que tampoco se est recogiendo en el debate pblico: tras aos de aguantar el maniqueo argumento de que el alto coste de la lucha antiterrorista impeda aumentar el gasto social, justo ahora que ese gasto debera desaparecer, resulta que es el gasto social el que sufre los recortes, mientas que el gasto policial apenas tiene modificaciones. Ms an: mientras la inmensa mayora de las plantillas pblicas estn congeladas en los ltimos aos sin tan siquiera cubrirse las bajas y jubilaciones, se han convocado 45.300 plazas de policas y guardia civiles desde 2005. A la vista est que no slo no se han recortado tras el cese de la actividad armada de ETA, sino que para 2013 volvern a ser los nicos que podrn convocar plazas. Sin la excusa de ETA al Estado militar y policial se le caen las ltimas caretas tras las que se esconda.

Situacin similar padecemos por lo que corresponde a la Administracin de la CAPV. Mientras se restringe el acceso a las prestaciones sociales destinadas a las personas desempleadas, con empleos precarios o pensiones mnimas (slo en el ltimo ao se reducen las cuantas de las ayudas sociales en un 7%) y el presupuesto del Departamento de Cultura sufre un recorte del 12,1% en el cuatrienio 2009-2012, durante ese mismo trienio el presupuesto de Interior lo ha hecho slo en un 4,2%, de 688 a 659 millones, esto es una reduccin de 29 millones, cuando slo las partidas destinadas a servicios de escoltas a personas amenazadas por ETA y la de la vigilancia y la seguridad de inmuebles con riesgo de atentados, sedes de partidos y sindicatos suponan en 2010 ms de 100 millones de euros.

Presupuestos del Gobierno Vasco

2009

2012

2012/2009

Interior

688

659

-4,2%

Cultura

305

268

-12,1%

Igual sucede con la plantilla de la Ertzaintza pues, a pesar del alto el fuego de ETA, en los ltimos dos aos han pasado por la Academia de Arkaute ms de 520 nuevos alumnos.

Se incrementa el negocio de los mercaderes de la muerte

Por si todo lo anterior fuera poco, hay otra palmaria demostracin de que crisis y militarismo van de la mano y se retroalimentan mutuamente. Mientras en los ltimos aos se cuentan por millares las quiebras y cierres de empresas vascas, hay un sector productivo que, sin que nadie parezca fijar el foco sobre l, aumenta su produccin y beneficios y multiplica sus exportaciones: las empresas de produccin militar, que se dedican a hacer mayor negocio en los tiempos de incremento de la militarizacin.

Ese militarismo rampante impulsado por las Administraciones tiene una de sus caras ms obscenas en el impulso de la industria militar, especialmente en el apoyo incondicional a sus exportaciones, muchas de ellas dirigidas a los pases a los que luego alardearn de mandar misiones humanitarias cargadas de armamento, se que ocasiona los efectos colaterales en forma de muertes de inocentes que pagan con sus vidas las operaciones de paz de los ejrcitos pacificadores.

As, por lo que respecta al Estado espaol, el montante de las exportaciones de armamentos, desde el ao que se declar oficialmente el inicio de la crisis econmica, esto es, 2008, se ha incrementado ni ms ni menos que en un 160%, pasando de los 934 millones de ese 2008 a los 2.430 de 2011.

Algunas de las empresas que se han beneficiado de este mercadeo de la muerte son las principales productoras vascas de armamento, ITP, SENER y SAPA. Ello ha supuesto que ITP, en estos tiempos en que las empresas vascas padecen de grave crisis, durante el periodo 2009-2011 haya incrementado sus beneficios en un 41% (de 41 a 58 millones) siendo su sector de Defensa, el nico que durante ese periodo ha aumentado ao tras ao su facturacin. SENER, aunque en menor medida, tambin ha aumentado en ese periodo sus beneficios (de 74,6 a 80,3 millones) y su facturacin (de 937 a 1.160)

 

2009

2011

2011/2009

ITP beneficios

41

58

+41%

ITP Defensa ventas

188

191

 

SENER ventas

937

1.160

+23,8

SENER beneficios

74,6

80,3

 

Por lo que se refiere a SAPA, podemos ponerla como ejemplo del descarado apoyo que las diversas Administraciones dedican a este repugnante sector industrial. Durante el periodo 2009-2011 las empresas del grupo han recibido al menos 16 ayudas por parte de las Administraciones espaola, vasca y gipuzkoana, que se traducen en 817.125 euros en subvenciones directas, 9 millones en avales y ms de 34 millones en prstamos. Entre estos cabe significar por su importancia el prstamo de 30 millones de euros concedido mediante la aprobacin ex profeso del Real Decreto 1098/2011, quien tras aclarar que SAPA PLACENCIA, S.L., es una de las empresas espaolas ms antiguas del sector de la defensa y participa en la mayora de los principales programas de armamento del Ejrcito de Tierra, aade que el prstamo tiene un carcter singular dado que la empresa SAPA OPERACIONES, S.L., ofrece un entorno empresarial singular de excelencia y proyeccin internacional. Qu pensarn los centenares de empresas que han tenido que cerrar sus puertas (mandando al paro y la exclusin social a sus plantillas y sus familias) porque no encontraban quien ayudara a financiar sus negocios!

Ayudas concedidas a las empresas del Grupo SAPA durante el trienio 2009-2011

Empresa del grupo

Cundo

Quin

Qu

Cunto

         

SAPA

2009

Secretara de Estado de Investigaciones

Prstamo

464.758

SAPA

2009

Secretara General de Industria

Prstamo

1.741.244

SAPA

2009

Ministerio de Industria

Subvencin

1.865

SAPA

2009

Programa INNOTEK Gobierno Vasco

Subvencin

80.975

SAPA

2009

Programa GAITEK Gobierno Vasco

Subvencin

45.000

Centro Excelencia PID

2009

Programa SAIOTEK Gobierno Vasco

Subvencin

85.000

         

SAPA

2010

Secretara de Estado de Investigaciones

Prstamo

179.960

SAPA

2010

Secretara General de Industria

Prstamo

1.905.530

SAPA

2010

Ministerio de Industria

Subvencin

3.569

SAPA

2010

Programa GAITEK Gobierno Vasco

Subvencin

153.717

Centro Excelencia PID

2010

Programa SAIOTEK Gobierno Vasco

Subvencin

190.000

         

SAPA

2011

Ministerio de Ciencia e Innovacin

Prstamo

30.000.000

SAPA

2011

Departamento de Industria, Innovacin, Comercio y Turismo del Gobierno Vasco

Aval

9.000.000

SAPA

2011

Programa GAITEK Gobierno Vasco

Subvencin

48.999

SAPA

2011

Diputacin Foral de Gipuzkoa

Subvencin

50.000

Centro Excelencia PID

2011

Programa SAIOTEK Gobierno Vasco

Subvencin

158.000

TOTAL:

34.291.492 euros en prstamos

9 millones de euros en avales

817.125 euros en subvenciones directas

Concluyendo

A la vista de los datos aportados creemos que se entender mejor nuestra afirmacin inicial de que estamos padeciendo, por parte de las diversas instituciones, algo que se podra calificar de golpe de Estado militarizado, policial y armamentista contra los intereses y necesidades de la poblacin. Y a pesar de la crudeza y gravedad que esos datos reflejan, es casi imposible encontrar reflejo en el debate pblico, pues otra de las libertades secuestradas es la de expresin, muchas veces en forma de autocensura ms o menos impuesta, incluyendo a las denominadas personalidades intelectuales crticas.

Pensamos que, en esta ocasin de forma ms especial, estamos ante un momento en el que las poblaciones debemos protagonizar la tarea de oponernos frontalmente a este golpe de autoritarismo militarizado que se nos est imponiendo de forma subrepticia, en buena medida a costa de impulsar el miedo colectivo y el egosmo individual. La coartada de una crisis, que no es ms que el intento de unos pocos por seguir asegurando sus grandes beneficios a costa de empobrecer cada da ms a las poblaciones (tanto locales como de los pases a los que vienen esquilmando desde hace dcadas), les est sirviendo como coartada para reforzar las polticas de recorte de derechos y libertades bsicas, al tiempo que potencian sus guardias pretorianas ante la posibilidad de que las poblaciones se revuelvan, dada la perspectiva de condena a un presente sin futuro. Y esta lnea poltica es aplicable tanto a las personas como a los pueblos que osen defender su libertad individual y colectiva.

Creemos que en este momento es imprescindible que Euskal Herria, como pueblo, e individualmente, vuelva a demostrar su convencimiento antimilitarista. Para ello es necesario recuperar el espritu insumiso que tan buenos resultados nos ha dado, y buscar canales de solidaridad y compromiso que le den forma. Pongmonos a ello, pues es mucho y fundamental lo que est en juego.

Estitxu Martnez de Guevara, en nombre del Colectivo Gasteizkoak

Nota:

1 Incluye: Sanidad, Educacin y Cultura

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter