Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Revoluciones en el mundo rabe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-11-2012

La potencias internacionales ante la crisis siria

Salameh Kayleh
Al Hayat


Tras el objetivo de la Liga rabe, retomado despus por Kofi Annan, de alcanzar un alto el fuego para poder emprender el dilogo y avanzar hacia un perodo de transicin, la Misin de Lakhdar Brahimi, se ha fijado como objetivo la realizacin de una tregua de Aid el-Adha. Sin duda, este panorama resume desde el punto de vista internacional, es decir, de los estados capitalistas que se entrometen en la crisis siria la situacin en ese pas.

En pocas palabras, esta situacin es un reflejo de la evolucin de las potencias occidentales y las tomas de posicin de todos los estados imperialistas y regionales. Ya sea la posicin ruso-china ejerciendo su derecho a su veto en el Consejo de Seguridad a la vez que apoyan encarnizadamente al poder sirio (Rusia, en particular, cree que as defiende sus intereses e imagina que la permanencia del poder actual le asegurar jugosos contratos econmicos y la dominacin de Siria), o la posicin de Irn que, segn las repetidas declaraciones de sus altos responsables, adems de tener un discurso intransigente en defensa del poder sirio, le ofrece su apoyo militar. Irn trata de salvar su alianza de la resistencia que se despliega de Tehern a Beirut [Hezbol] pasando por Bagdad y Damasco. Es por eso que desarrolla una defensa indefectible al poder sirio a pesar de los crmenes sanguinarios de ste, cuyas consecuencias alcanzarn a sus famosos aliados.

Puede que los rusos vean esta batalla como una lucha a vida o muerte, pero en realidad es una batalla a muerte porque, seguramente, pondr fin a la presencia rusa en Siria, a pesar de que Barack Obama declarara a principios de ao que Rusia debe apadrinar la transicin en Siria y reconociera que en el actual reparto mundial de influencias Siria est bajo la rbita de Rusia.

Aunque la situacin mundial le otorga una oportunidad de ensueo para reforzar su presencia internacional y para mantenerse en una regin que, en tiempos de la Unin Sovitica, era su patio trasero, constatamos que Rusia es la ms estpida de las potencias imperialistas debido a que ni siquiera ha contemplado encarrilar la crisis a travs de un cambio que habra garantizado e incluso habra reforzado su papel una vez que el grupo mafioso en el poder en Siria se hubiera girado hacia Occidente, en busca de contrapesos para establecer nuevas relaciones con l.

Pero, probablemente, sea la naturaleza de las posiciones internacionales, y en especial las occidentales, lo que lleva a los rusos a esta posicin tan estpida. Ms en concreto, el que los Estados Unidos hayan aparecido como mirando de reojo, a distancia, lo que est ocurriendo en Siria, con una posicin ambigua y poco firme, sin que apareciera ninguna posicin clara y contundente como ocurri en el caso de Tnez o Egipto. Los Estados Unidos han dejado clara su posicin contraria a una intervencin militar e incluso a tomar parte en el armamento del Ejrcito Libre y siquiera han tenido el coraje de inmiscuirse directamente en la crisis siria. Se retiran del Prximo Oriente para proteger Amrica del peligro chino. Sus prioridades se han desplazado hacia la regin del Pacfico y el declive de su economa impide que su fuerza militar pueda imponerse al mundo tal y como lo intentaron tras la cada de la Unin Sovitica. Los Estados Unidos ya no se consideran capaces de ser determinantes en el Prximo Oriente y su prioridad para el futuro se sita en la defensa de sus intereses petroleros en el Golfo. No han encontrado necesario intervenir directa ni indirectamente en la cada del rgimen sirio. Ms an cuando lo que quieren hacer en Siria, repitiendo la "experiencia" de lo hecho en Irak pero sin intervencin miitar directa y que consiste en destruir Siria a travs de alimentar los conflictos comunitarios, y desintegrar el ejrcito y el estado, lo est haciendo finalmente el propio rgimen sirio. As pues: que Siria se autodestruya, que se desarrolle el conflicto comunitario y que Rusia herede un estado sin ningn inters! Esto significa que Estados Unidos no debe apoyar una intervencin para derrocar el rgimen, ni presionar a otros estados para que lo hagan, ni apoyar a la oposicin armada para que lo haga ella, porque eso pondra fin al conflicto.

Europa est empantanada en una crisis econmica que augura una gran depresin y quiz revoluciones en el sur de su periferia, lo que le imposibilita impulsar ninguna iniciativa importante en torno a Siria. Por su parte, Turqua est confusa porque no desea la cada del rgimen, pero la crispacin extrema del poder sirio le ha forzado a la ruptura. No estaba interesada ni en una intervencin militar ni por una alianza internacional para intervenir porque contaba con hacer de Siria un aliado para su objetivo de convertirse en una potencia internacional que dominara en Oriente. Turqua est totalmente perdida: a veces cede a determinadas presiones pero luego se niega a ir ms lejos, porque la anarqua en Siria le perjudicara e ira contra sus intereses.

As pues, no slo no existe una posicin internacional comn para una salida a la crisis Siria, incluso que existen posiciones encontradas: la americano-europea y la ruso-chino-iran. Turqua busca un acuerdo con Rusia e Irn ms que la alianza con los Estados Unidos. Por el momento, sin ningn resultado. De ah que la misin de Brahimi, al igual que la anterior de Annan, no tiene ningn futuro. Se trata ms de una misin orientada a gestionar la crisis que a ofrecer una solucin. Lo que le lleva a Brahimi a realizar propuestas tan ridculas es su deseo de ganar tiempo y poder decir que las cosas avanzan

Por lo tanto, el contexto internacional no permite una intervencin para resolver la crisis o llevar a la cada del poder. Los pases capitalistas estn ms por la continuidad del conflicto, por la extensin de la destruccin y de las matanzas e incluso por el conflicto comunitario. Los rusos y los iranes tienen inters, por su parte, en la perennidad del poder sirio, incluso si ello implica todas esas destrucciones y matanzas, incluyendo un conflicto comunitario. Por supuesto, esta es una visin trgica. Pero al principio nadie se planteaba el papel de la comunidad internacional para "encarrilar" la crisis o para derrocar al poder. Se trataba sobre todo de la voluntad popular por derrocar el poder. Cuando este pueblo se lanz a la calle el 15 de marzo de 2011 enarbol la consigna El pueblo quiere la cada del rgimen"; no se rebel contra el poder para exigir a los dems que lo tumbaran.

A pesar de toda la violencia, la destruccin y la fuerza que utiliza el rgimen, a fecha de hoy est claro que se debilita cada vez ms rpidamente y que ya no es capaz de imponer su ley en numerosas regiones sirias; que la revolucin avanza a pesar de todo lo que le rodea.


Salameh Kayleh fue detenido el 24 de abril de 2012 por agentes del rgimen de Assad en Barzeh, un barrio de Damasco. Fue liberado despus de tres semanas de detencin y expulsado a Jordania. Dio entonces entrevistas sobre las torturas que sufri en los servicios de informacin del ejrcito del aire, en el distrito de Al Umawiyin, e incluso en el hospital militar. Salameh Kayleh naci en la ciudad palestina de Bir Zeit, cerca de Ramal. Tras sus estudios en Bagdad, se instal en Damasco. Es autor de numerosos escritos sobre el nacionalismo rabe, el imperialismo y la actitud inaceptable de una gran parte de la izquierda rabe frente a los regmenes dictatoriales. Salameh Kayleh haba sido encarcelado ya en 1992. Pas cuatro aos en prisin. Fue torturado y sometido a aislamiento. Su proceso tuvo lugar en 1996 y fue condenado a ocho aos de prisin. Fue liberado en marzo de 2000 tras haber pasado los dos ltimos aos de crcel en la prisin de Tadmor, descrita por l como un campo de concentracin. Sufre un cncer. Desde su salida, prosigue su combate por la justicia social y las libertades polticas en Palestina, en los pases rabes y en Siria. Declaraba en mayo de 2012: Si pudierais ver la fuerza moral de los jvenes detenidos, incluso tras haber sufrido horribles torturas, comprenderais que ese rgimen no puede sobrevivir".

Fuente original: http://alencontre.org/moyenorient/syrie/la-treve-de-laid-et-la-gestion-de-la-crise-syrienne.html

Traduccin: Faustino Eguberri para VIENTO SUR

Publicado en el diario Al Hayat y traducido del rabe para A lencontre por Jihane Al Ali.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter