Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-11-2012

El xito y la dignidad de la huelga obrera y ciudadana internacional del 14N en Barcelona

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


En el momento en que escribo esta nota, la polica, los antidisturbios del los mossos desquadra, han hecho acto de presencia. Golpean y persiguen a los participantes en una de las manifestaciones que ha recorrido las calles cntricas de la ciudad. Varias furgonetas giran a toda velocidad y en contra direccin por algunas manzanas del ensanche. No puedo dar ms detalles .

Entro en otros vrtices del 14N barcelons.

Los piquetes represivos y desinformativos, el lado oscuro pero bien visible de la fuerza patronal, los huracanes del miedo agitados desde instancias patronales y emprendedoras cuidadito, cuidadito con lo que hacis: la calle est ah bien cerquita y nos sobran candidatos- no han conseguido evitar una autntica y masiva rebelin obrera y ciudadana. Otra ms.

El articulo antiobrero de la sionista Pilar Rahola, la bigrafa de Artur Mas-Moiss, ha ayudado lo suyo. La intervencin al medioda del ministro-banquero De Guindos ha completado la obra de su colega. Arrojan lea y ms lea a la indignacin acumulada. Le pagan para eso. Son de los suyos.

Las empresas y calles de ciudades y pueblos de Espaa, de Portugal y de otros pases europeos se han llenado de trabajadores en lucha y de otros muchos ciudadanos que han apoyado las justas reivindicaciones de la jornada, un vivir de pie sin arrodillarse, una muestra de dignidad, de resistencia, de no conformarse con la barbarie social y econmica (y poltica tambin: la liquidacin de nuestras demediadas democracias) a la que quieren conducirnos. El canto a la libertad de Labordeta ha sonado en todos los rincones y ha estado bien presente en todos los corazones.

Desconozco cifras de huelguistas y manifestantes. No es necesario entrar en ellas.

La manifestacin de esta tarde en Barcelona es de las que se recuerdan. No habitar el olvido en ella. Ha sido una de las grandes concentraciones obreras y ciudadanas de la ciudad de Francesc Layret, Federica Montseny, Manuel Sacristn y Francisco Fernndez Buey.

La jornada ha sido un xito. Y lo ha sido independientemente del nmero de huelguistas y del numero de manifestantes, o del consumo de energa en las horas puntas. Tanto da.

Por qu? Por lo siguiente.

Esta maana hemos concelebrado un acto de apoyo a los trabajadores en huelga de hambre -llevan diez das con total silencio informativo!- de Telefnica. Han hablado, en primer lugar, Gabriela Serra, Arcadi Olivares y Miren Etxezarreta. Con cosas que decir, con sustancia, con datos y sealando caminos que es necesario transitar. Como siempre.

Luego han hablado, a pesar de su debilidad, cuatro de los compaeros que siguen en huelga de hambre. Marcos, el trabajador despedido, Lauren, Josep, Albert. Espero no olvidarme de ningn nombre. No sera justo, sera imperdonable.

Orles decir lo bsico, lo esencial, que los sindicatos no estn para admitir barbaridades ni lo inexorable; que no vale eso de que esto es lo que hay y hablemos de otra cosa; que sus condiciones, que nuestras condiciones laborales, sociales, econmicas, las conquistas que alcanzamos-y que intentan robarnos poco a poco- no cayeron del cielo, sino que fueron fruto del esforzado combate de otros compaeros y compaeras que defendieron con riesgos y esfuerzos su dignidad y sus derechos; que el deber de todos nosotros es dejar a nuestros hijos, a nuestros nietos un mundo justo y no una pltora miserable de injusticia y explotacin; que nos va en ello todo: la dignidad, la salud, la educacin, la cultura, la vida. Y que no podrn: no pasarn, no pueden pasar. El mundo que anuncian ellos, Telefnica, las grandes corporaciones y sus servidores polticos, el mundo que abonan, es el reino del no ser, de la injusticia, del desprecio a millones y millones de seres humanos. No seremos conducidos a ese mundo de infamia.

Uno de los trabajadores ha recordado un dictum de Kant: las cosas tienen pecio (que no siempre coincide con su valor autntico), los seres humanos tenemos dignidad y debemos estar vigilantes en conservarla. La barbarie acecha permanentemente.

Ellos, los trabajadores en huelga de hambre, han dado muestra de todo ello, de la inmensa dignidad que abonan diariamente con su ejemplo. En el da de hoy, la ciudadana, los trabajadores barceloneses, han estado a su altura.

Ha sido en este da de otoo y con esta rebelda de siempre.

PS: No he odo a ningn representante de los llamados sindicatos mayoritarios hacer referencia alguna a la huelga de hambre de los trabajadores de Telefnica. Como si no existieran. Se suman, parecen sumarse tambin, al silencio informativo institucional. Por qu? Hay alguna explicacin de su actitud que no beba de su sectarismo, de su prepotencia, de algn estpido clculo sindical, del no acercarse a los sindicalistas radicales, del desprecio a sus crticos, de un supuesto realismo verdaderamente irreal o incluso de la simple y despreciable inhumanidad?

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter