Portada :: Mentiras y medios :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-11-2012

El amor a la libertad, la huelga del 14N y los informativos de TV3

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Francisco Fernndez Buey elabor a finales de la dcada del pasado siglo un dossier para una exposicin del Centro de Cultura Contempornea de Barcelona [CCCB]. Faros del siglo XX era su nombre. Titul su antologa Marx por Marx [1].

Tras una breve pero sustantiva introduccin -que iniciaba, marxistamente, con las palabras siguientes: Desde la muerte de Marx los filsofos y los polticos prioritariamente a interpretar su obra de distintas maneras marxistas -, FFB clasificaba su seleccin en rtulos como Emociones, Reformar la consciencia, Marx crtico del marxismo, La revolucin de las mayoras, Mundanizar la filosofa, Teora y necesidades del pueblo. Etc.

El segundo de estos rtulos Amar la libertad- incluye tres textos del joven Marx. Los dos primeros son de 1841:

La carta de naturaleza de la prensa libre es el vigor de su carcter, la racional y moral naturaleza de la libertad. En cambio, la prensa sometida a censura se distingue por la falta de carcter, por la confusin propia de la libertad; la pena sometida a censura es un monstruo civilizado, un aborto perfumado

La libertad no promete hacer perfectos a los hombres o a los pueblos. La libertad no es en absoluto una perfeccin. Pero es de tontos difamar el bien aduciendo que ste es solo determinado bien y no todo el bien, o porque ste es tal bien y no tal otro bien. Si la libertad fuera todo el bien ella misma hara superfluas todas las dems funciones de un pueblo y al pueblo mismo.

El tercer texto marxiano es de 1842: Tambin la libertad de prensa es una belleza y para poder defenderla hay que haberla amado. Lo que amo verdaderamente es aquello cuya existencia siento como una necesidad, como algo que me hace falta para vivir, como algo sin lo cual mi ser no se realiza ni encuentra tranquilidad, como algo sin lo cual mi vida no puede ser completa.

Los trabajadores de TV3 han hecho huelga el 14N. Creo que es una de las pocas televisiones pblicas que han seguido la convocatoria.

No todos, eso s.

Los editores de las informaciones de TV3 desconozco sus nombres-, por presiones o por decisin propia, no han iniciado el informativo del medioda dando cuenta de ello, de la huelga de los trabajadores de la casa, y aproximndose de forma justa, equilibrada y objetiva a la huelga obrera y ciudadana europea de este mircoles. No, en absoluto. Imgenes de neumticos quemados, coches de policas, abran la informacin. No es necesario apuntar qu ha podido quedar en la retina y en la mente de unos televidentes que, en general, estn algo o muy alejados (se les educa televisamente para ello) de las organizaciones obreras, de su lenguaje, de su historia, de sus luchas, de sus procedimientos.

Ni que decir tiene que tampoco han dicho ni una sola palabra de la lucha de los seis compaeros, de los seis trabajadores de Telefnica que estn en huelga de hambre exigiendo la justa readmisin de su compaero Marcos Andrs (uno de los huelguistas).

Es ya su dcimo da. Nada de nada, ni una sola noticia. Se imaginan qu diran, con qu noticia abriran si una ciudadana barcelonesa o tarraconense, pongamos por caso, estuviera slo un da en huelga de hambre vindicando el derecho a decidir (como dicen los dirigentes de CiU en una expresin nada inocente que se ha hecho hegemnica otra ms- en el lenguaje del imaginario nacionalista).

Por qu entonces esa ausencia? Por qu esas imgenes manipuladoras?

El joven Marx (hablando de la libertad de prensa, ahora hablaramos de la libertad informativa) y el maduro Francisco Fernndez Buey, un marxista sin ismos pero con mucha pasin razonada, dieron en el clavo: no aman la libertad de informacin, no la sienten como una verdadera necesidad, como algo que hace falta para vivir, como algo sin lo cual la vida no puede ser completa. Son hubieran dicho Gramsci y Sacristn- pingos almidonados.

La prensa, la televisin sometida a censura se distingue por la falta de carcter. Marx + FFB de nuevo. Esa prensa, esa televisin sometida a censura, es un monstruo civilizado. Es la voz de unos amos sin alma, de gentes que dicen estar por el derecho a decidir.

A decidir realmente, qu?

Notas:

[1] Documentacin que ser depositada en la Biblioteca Central de la Universitat Pompeu Fabra.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter