Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Nueva masacre en Gaza
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-11-2012

La ONU tiene poco que celebrar el 29 de noviembre

Yakov M. Rabkin
Alai


Cuando viva en Jerusaln, en el camino a mi clase de Torah siempre marchaba por una calle sinuosa llamada "Kaf-tet be-november", o sea "29 de noviembre". El nombre de esa calle conmemora un acontecimiento que sucedi en las Naciones Unidas (ONU) hace sesenta y cinco aos. Eso puede parecer sorprendente, ya que la mayora de los israeles son hoy en da ms bien desdeosos de la ONU. El presidente del gobierno actual se refiere a la ONU como un "teatro del absurdo" y "un lugar sombro para mi pas". En realidad, Israel ha optado por ignorar docenas de resoluciones de la ONU que piden el retorno de los refugiados palestinos y la retirada de Israel de los territorios conquistados en 1967.

Qu sucedi el 29 de noviembre de 1947? Ese da, la Asamblea General de la ONU decidi la particin de Palestina en dos estados, uno rabe y otro judo, y la internacionalizacin de Jerusaln. En un raro momento de unidad, los Estados Unidos y la Unin Sovitica apoyaron la resolucin. Entre otros, la apoyaron tambin Islandia, Costa Rica y Nueva Zelanda. Sin embargo, todos los estados limtrofes de Palestina votaron en contra de la resolucin, que hacia caso omiso de la voluntad de la mayora de la poblacin del pas y de toda la regin, y que era una receta segura para la violencia crnica. El reciente derramamiento de sangre en Gaza es slo el episodio ms reciente en ese drama interminable.

Pero la mayora de los sionistas vieron la votacin en la ONU como una victoria rotunda para su movimiento. En lugar de integrar la sociedad existente en Palestina, desde el inicio los colonos sionistas haban llevado la poltica de desarrollo separado. La ONU asign al futuro Estado sionista el 55 por ciento del pas, en el que los judos -sionistas, no sionistas y antisionistas- constituan entonces apenas ms de un tercio de la poblacin, y posean el 7 por ciento de la tierra. Desde 1947, los sionistas trataron de ocupar "el mximo de territorio con un mnimo de rabes". Cientos de miles de rabes fueron expulsados o aterrorizados para que abandonaran sus hogares entre 1947 y 1949. Desde entonces el ejrcito israel ha conquistado toda la Palestina de 1947, es decir, el territorio entre el ro Jordn y el Mediterrneo. Y por eso, una vez ms los judos se encuentran en minora en ese territorio, segregados de la mayora rabe.

Cuando en noviembre de 1917 el gobierno britnico aprob la idea de convertir Palestina en hogar nacional de los judos, uno de los ms prominentes polticos britnicos judos, Edwin Montagu, la rechaz de manera tajante, ridiculizando la idea misma de que los adeptos del judasmo en diferentes pases pertenecieran a una nacin independiente. De hecho, los judos en los pases occidentales, cualquiera fuera su actitud frente al sionismo, no han emigrado a Israel en nmeros significativos. Lo contrario es cierto: hay muchos ms israeles que viven en Estados Unidos y Canad que judos norteamericanos en Israel.

En lugar de proporcionar un refugio seguro, Israel se ha convertido en el lugar ms peligroso para los judos. Muchos advirtieron de esa consecuencia. Hannah Arendt, refugiada alemana en Nueva York e intelectual sionista, escribi en vsperas de la declaracin unilateral de la independencia de Israel:

E incluso si los judos fueran a ganar la guerra.... los "victoriosos" judos vivirn rodeados por una poblacin rabe totalmente hostil, y encerrados dentro de fronteras cada vez ms amenazantes, absorbidos en su autodefensa fsica [...] Y todo esto sera el destino de una nacin que, sin importar cuntos inmigrantes todava podra absorber y hasta dnde se extendern sus fronteras seguira siendo un pueblo muy pequeo y superado en nmero por vecinos hostiles.

Sin saberlo Hannah Arendt hizo eco al rabino antisionista Amram Blau, quien acus a los sionistas de no tener respeto alguno por la vida humana: "ellos han demostrado ser irresponsables, extendiendo su dominio sobre zonas de la Tierra Santa habitadas por rabes, y por consiguiente haciendo que todo el mundo rabe entre en conflicto con la comunidad juda".

En realidad, no hay otro tema que divide a los judos tan profundamente como la cuestin de Israel. A diferencia de los judos, los sionistas cristianos -varias veces ms numerosos que todos los judos del mundo-, constituyen hoy la ms poderosa fuerza a favor de Israel en los Estados Unidos.

La conflagracin reciente confirma que el Estado de Israel, militarmente superior y gozando de la impunidad, puede hacer irrelevantes las resoluciones de la ONU, desdear el derecho internacional, pero no puede traer la paz a tan sufrido pas. Por haber abierto en 1949 la puerta a esa tragedia, la ONU tiene poco que celebrar este 29 noviembre.

- Yakov Rabkin es catedrtico de historia en la Universidad de Montreal. Su libro ms reciente "Contra el Estado de Israel: historia de la oposicin juda al sionismo" (Planeta) ha sido publicado en doce idiomas.

URL de este artculo: http://www.alainet.org/active/59867


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter