Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-11-2012

Un recorrido por tierras emergentes

Assis Moreira
Biodiversidadla.org

Traducido del portugus para Rebelin por Susana Merino


Segn el Deutsche Bank un recorrido por tierras agrcolas llev a inversores extranjeros a adquirir, por lo menos 83 millones de hectreas en pases en desarrollo entre 2000 y 2010.

Brasil es uno de los objetivos de la codicia extranjera liderada por China, Arabia Saud, Catar, Bahrin y los inversores estadounidenses. Las compras de tierras brasileas alcanzaron un total de 2,6 millones de hectreas en ese perodo. Para los bancos el objetivo de los inversores es garantizarse el acceso a los alimentos y al agua.

Un recorrido por tierras agrcolas llev a los inversores extranjeros a comprar por lo menos 83 millones de hectreas en pases en desarrollo en el perodo 2000/2010, de acuerdo con el anlisis del Deutsche Bank basado en datos de Land Matrix, una base pblica de datos sobre negocios de este tipo.

Pero al mismo tiempo lo hicieron inversores brasileos que tambin compraron tierras en frica, especialmente en Sudn, con el propsito de sembrar soja, algodn y otros productos agrcolas, pero las preferencias son seguir apostando fichas a los pases vecinos, Paraguay y Bolivia. Las inversiones globales se basan en tendencias a largo plazo como las del creciente consumo de alimentos y combustibles es un escenario de limitadas disponibilidades de tierras cultivables, agua y energa. De acuerdo con el banco alemn el objetivo de esos inversores es asegurarse el acceso a los alimentos y al agua adems de obtener beneficios financieros como activo alternativo. Gran parte de la produccin de esas tierras se destina a la exportacin.

Dos tercios de los pases objeto de estas transacciones tendrn un aumento del consumo de agua de ms del 12% debido a estas grandes compras de tierras.

Ante la falta de transparencia de este tipo de inversiones el banco considera confiables por lo menos la mitad de las transacciones registradas, lo que significa que los extranjeros han comprado 32,7 millones de hectreas, o sea el equivalente a la suma de los territorios de Alemania, Blgica y Holanda, el 7% de las tierras agrcolas del planeta.

El estudio pone de relieve que si entre los inversores privados se destacan los estadounidenses, entre los estatales son los del Golfo Prsico. Pero ltimamente los que aumentaron sus compras en el exterior son pases como China (en gran parte estatales), Brasil, Surfrica y la India, entre los emergentes asiticos. El amplio desarrollo de los emergentes tambin se considera un sntoma de las nuevas tendencias de las relaciones Sur-Sur.

Para el Deutsche Bank, las inversiones privadas en agricultura en otros pases tiene sentido, ya que hasta 2050 se necesitar invertir en promedio unos 83.000 millones de dlares anuales para aumentar la produccin actual en un 50%.

En frica las compras realizadas por extranjeros entre 2000 y 2010 equivalen al 4,8% de las tierras agrcolas del continente, es decir un rea equivalente a Kenia. En Amrica Latina los extranjeros han comprado, segn dicho estudio un 1,25% de las tierras agrcolas mientras que en Asia el porcentaje es del 1,1%.

La mayora de los objetivos de esas transacciones, son los pases exportadores de alimentos en bruto, con gobiernos dbiles en el sector tierras y otros problemas como la corrupcin.

El banco seala significativos riesgos asociados a las inversiones en tierras agrcolas. El principal desafo es el respeto de los derechos econmicos y sociales de las poblaciones locales, as como la preservacin de la sostenibilidad ambiental.

Pero para el Deutsche hay evidencias de que tambin pueden funcionar modelos de cooperacin entre inversores y pequeos agricultores, un ejemplo es la garanta de compra de la produccin. De acuerdo con esa institucin, las asociaciones como esas pueden beneficiar a la productividad y reducir la pobreza sin tener que transferir las tierras necesariamente.

Para los financistas, dice el banco, las inversiones en tierras agrcolas son atractivas por varios motivos. Comenzando por la buena perspectiva de lucro a largo plazo ante el previsto incremento de la demanda de alimentos y a la subida de los precios. La renta vara dependiendo de la regin y del tipo de renta y puede llegar a un 20% en frica y hasta un 30% en Brasil.

Como consecuencia de la escasez de tierras y a pesar de las limitaciones de adquisicin de tierras a los extranjeros en Brasil los precios estn subiendo. Algunos negocios como la captacin de carbono y otros servicios ambientales (biodiversidad, disponibilidad y calidad del agua etc.) pueden encarecer todava ms esos valores.

La compra de tierras en pases en desarrollo de frica y Amrica Latina tienen como origen bsico el intento de los grandes mercados consumidores de asegurarse la materia prima agrcola para su consumo domstico. Pero lo que posibilita las grandes compras en esos continentes son los precios de la tierra.

En los EE.UU., donde no existen restricciones para la compra por extranjeros, los precios de la hectrea cultivable oscilan entre 10.000 y 20.000 dlares segn la regin. Lo mismo sucede en Europa. En ese rango de precios los rditos de la inversin en tierras agrcolas se reduce mucho, dirigiendo inevitablemente la vista de los inversores a pases ms baratos, explic Jonathan Lassers, presidente del Ariel Investmetn Management de Uruguay, en un reciente seminario sobre el tema celebrado en Singapur.

De acuerdo con Lassers el arrendamiento de tierras de calidad, por ejemplo en Ucrania, es de 100 dlares por hectrea, y en Polonia y Rumania de 200 dlares por hectrea.

En Brasil existen restricciones en la compra de tierras por extranjeros, la organizacin de control determina que su participacin en propiedades rurales debe ser inferior al 50%. La limitacin quita liquidez al mercado pero los precios estn en alza. Segn Vicente Ferraz, director tcnico del Informe econmico-FNP la hectrea llega a costar 16.300 reales en Santa Catarina, 3.000 en Baha y 4.000 en Mato Grosso.

Reportaje de Assis Moreira publicado en el peridico Valor el 16 de noviembre de 2012.

Fuente: http://www.biodiversidadla.org/Principal/Secciones/Documentos/Uma_corrida_por_terras_de_emergentes

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter