Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-11-2012

La marcha por el respeto y la dignidad de los discapacitados llega a Valencia tras 10 das y 200 kilmetros de ruta
Marea roja contra el hachazo a la discapacidad

Enric Llopis
Rebelin


Primero, pago inmediato de la deuda contrada, por parte de la Generalitat Valenciana, con los centros y servicios de la discapacidad y enfermedad mental. Segundo, paralizacin del nuevo plan de financiacin para centros de discapacitados en 2013. Y tercero, creacin de una mesa negociadora con trabajadores, asociaciones, usuarios, familiares y administracin- para resolver el futuro del sector.

Son los tres puntos reivindicados por la marcha en defensa de los derechos de las personas discapacitadas y contra los recortes e impagos del Consell. Ataviados con camisetas rojas, los manifestantes han recorrido ms de 200 kilmetros por siete comarcas del Pas Valenciano, desde Villena (Alicante), hasta las puertas del Palau de la Generalitat, en Valencia, donde llegaron ayer. Diez das de lucha por el respeto y la dignidad (lema de la marcha) de discapacitados y enfermos mentales.

Manos arriba, esto es un atraco, Esta marcha, s nos representa, La discapacidad no se vende, se defiende, Respeto y dignidad, para la discapacidad y A por ellos, eran algunas de las proclamas con las que centenares de personas discapacitadas, familiares, trabajadores del sector y ciudadanos en general, rechazaban en el centro de Valencia los planes de la Generalitat.

Asun Muoz, trabajadora de ASPADIS en Alicante y miembro de la marcha, denunciaba, mientras sostena la pancarta de cabecera, que las polticas perversas de este gobierno y sus recortes en bienestar social, nos retrotraen a la situacin de hace 40 50 aos. Apuntaba un caso particularmente grave, el de los centros especiales de empleo, nica va, a da de hoy, para que las personas con discapacidad puedan acceder a un puesto de trabajo ordinario; el recorte en las rdenes de para estos centros los aboca en muchos casos a un Expediente de Regulacin de Empleo (ERE).

Agripa Hervs, trabajador del Centro San Rafael de Alicante, resaltaba la unin y la emocin suscitada por los diez das de marcha, frente a las polticas reaccionarias del PP en el Pas Valenciano, que nos sitan muy cerca del fascismo. En el campo de la discapacidad, con el plan de financiacin de 2013 habr centros ocupacionales, residencias, centros de da o de atencin temprana que tengan que cerrar sus puertas.

A trabajadores, padres y usuarios les movilizan causas objetivas. La Conselleria de Bienestar Social adeuda en la actualidad ms de 15 millones de euros a centros y servicios que atienden a personas discapacitadas o con enfermedad mental; adems, el nuevo plan de financiacin de la conselleria para 2013 prev un recorte de otros 15 millones de euros. Se introduce asimismo el repago para usuarios de los centros y sus familias; y se anulan los conciertos con entidades sin nimo de lucro, para sustituirlos por subvenciones (lo que aumenta el grado de discrecionalidad).

La diputada de EUPV-IU por Alicante, Esther Lpez, presente en la marcha, denunci la asfixia a la que se ven sometidos entidades y centros por los impagos del Consell. Adems, hay centenares de trabajadores del sector con varias nminas sin cobrar.

Si los centros mantienen su actividad, y tanto usuarios como familias reciben la atencin necesaria, es gracias a la voluntad de los trabajadores, que realizan sin cobrar su labor diaria. Uno de los casos paradigmticos es el del Centro Ocupacional Capaz, de Novelda, donde hace 10 meses que los trabajadores no cobran los salarios. Estn adems sometidos a un ERE y han convocado, a modo de protesta, una huelga indefinida.

Dos trabajadores del Centro Ocupacional del Maigm, en el municipio de Sant Vicent del Raspeig (Alicante), denuncian la angustiosa de su centro: la Generalitat Valenciana nos adeuda cerca de 500.000 euros, cantidad que corresponde a ocho meses. Los recortes ya han afectado a programas formativos, de insercin laboral, musicoterapia o equinoterapia, entre otros. Y se fijan asimismo en la estrategia de fondo: pretenden asfixiar a las entidades sin nimo de lucro, que gestionan estos centros mediante conciertos con la Administracin, para que entren en su lugar grandes empresas privadas a repartirse el pastel . La meta final es la privatizacin; pretenden hacer lo mismo que en la sanidad y la educacin.

Pero la cuestin no radica exclusivamente en los recortes presupuestarios o en la insolvencia de la conselleria. Hay, adems, un problema de prepotencia en el que todos coinciden. Cuando una delegacin de la marcha se dirigi el pasado mircoles a Presidencia de la Generalitat, para entregar el manifiesto con las tres reivindicaciones bsicas, ningn alto cargo del Consell hizo acto de presencia. Al da siguiente, algunos portavoces de la marcha fueron desalojados de las Cortes Valencianas cuando pedan respeto y dignidad para las personas discapacitadas.

Aunque tambin es un problema de prioridades. Los servicios sociales figuran, aun en los tiempos de vacas flacas, muy por detrs de los fastos. El mismo da que la marcha por la dignidad y el respeto transcurra por las calles de Alicante, el DOCV (boletn oficial de la Comunitat Valenciana) public un acuerdo por el que se ampliaba en 45 millones de euros el capital social de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, que suscribi ntegramente la Generalitat como nico socio.

Si el nuevo modelo de financiacin y los impagos condenan a muchos trabajadores del sector, sobre las familias usuarios tambin se cierne la poda. Se les impone el repago, a unas economas ya muy menguadas por la crisis, el paro y los recortes. Una madre (prefiere el anonimato) que llega desde Alicante no se anda con remilgos: Hay gente que ha tenido que sacar a sus hijos de los centros; y ahora nos anuncian esto. Que se vayan a la mierda!, y ponlo as, exclama.

Aade que es madre de cuatro hijos. Una de ellas, de 39 aos, padece sndrome de Down en un 75%. Esto me pilla mayor; llevo toda la vida peleando, primero, cuando llevaba a mi hija a la guardera, despus al colegio y finalmente al centro ocupacional. En la familia siempre hemos priorizado los ahorros de mi hija, para que en el futuro cuente con un colchn; y ahora nos imponen el repago, que se aplica de modo proporcional a la renta. Sin embargo, reconoce que hay casos mucho ms desesperados que el suyo.

Otra madre, que viaja desde Alcoi, explica que hace cuatro aos se le aprob la ayuda para el cuidado en casa de su hijo, con una discapacidad psquica del 78%. Todava est a la espera de la resolucin y, por tanto, del cobro. Le acompaa otra madre, tambin de Alcoi, que vive con su hermana y un hijo, ambos con sndrome de Down. Al centro ocupacional donde acude su hermana no le paga la conselleria, se lamenta. Desde agosto tampoco percibe la ayuda para el cuidado de su hijo, que adems ha visto reducida en un 15%. Y el estado, asimismo, ha dejado de cotizar a la seguridad social por las cuidadoras. No hace falta ya ni que me paguen.

Resume el oscuro panorama Juanjo Prez, cuidador del centro de ASPRODIS para discapacitados psquicos en Elda. Los centros ya no podemos aguantar ms. Con el nuevo modelo de financiacin, muchos programas de atencin precoz, integracin laboral, ocio y terapia en las residencias dejarn de llevarse a cabo. Se deteriorar la calidad de vida de los chavales ; de hecho, muchos de ellos tendrn que volver a su casa con la aplicacin del repago; con lo que aumentar el riesgo de exclusin, advierte.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter