Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Revoluciones en el mundo rabe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-12-2012

Estados Unidos busca a su nuevo hombre en El Cairo

Olga Rodriguez
eldiario.es


El presidente egipcio Mohamed Morsi puede ser el nuevo hombre de Estados Unidos en El Cairo. A estas alturas ya ha demostrado fidelidad a Washington en los dos asuntos que ms preocupan a la administracin Obama: el tratado de paz de Camp David y el modelo econmico del pas.

1.- El modelo econmico:

Durante aos los dirigentes de los Hermanos Musulmanes obtuvieron popularidad rechazando y criticando el intervencionismo econmico occidental, las injerencias del Fondo Monetario Internacional y, por supuesto, el sionismo israel y el apoyo de Occidente a las polticas de Israel. Si no cumplo, no me obedezcis, advirti Morsi cuando se postulaba como candidato presidencial. Ahora, tan solo seis meses despus, su popularidad se ha visto menguada en ciertos sectores, y sus promesas parecen olvidadas.

Cuando an estaban en el Parlamento, los Hermanos Musulmanes se movilizaron en contra de las 'ayudas' del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial, y ahora las acogen en forma de prstamo de 4.800 millones de dlares, denunciaba esta semana el activista y periodista egipcio Hossam El-Hamalawy.

Que a Estados Unidos y al poder financiero internacional les importa qu modelos econmicos adopten otros pases no es ningn secreto. No hay ms que ver cmo a lo largo de las ltimas dcadas se ha intervenido de forma ms o menos invasiva en diversas naciones -a veces con doctrinas del shock incluidas- con el simple objetivo de asegurar ventajas para la inversin extranjera y anular cualquier posibilidad de oveja descarriada que pudiera surgir en zonas como Latinoamrica o el tan preciado tablero de ajedrez de Oriente Medio, donde las grandes potencias han llegado a disputarse liderazgos mundiales.

Ya hace un ao, la embajadora estadounidense en El Cairo afirmaba que el apoyo de la Hermandad a la economa de libre mercado 'era esperanzadora'. Ahora, el presidente Morsi, procedente de la Hermandad musulmana, se ha mostrado decidido a cerrar un acuerdo para acatar las imposiciones del Fondo Monetario Internacional a cambio de 4.800 millones de dlares. El FMI est esperando a ver cmo se desarrolla el referndum constitucional que se vota este sbado para dar el ok al prstamo.

2.- El Tratado de Camp David:

Egipto firm la paz con Israel en 1978, con Estados Unidos como mediador e impulsor del acuerdo. Aquella rbrica libr a Israel de un enemigo regional y le dej el camino libre para impulsar la ocupacin de los territorios palestinos. Washington recompens a ambos con suculentas ayudas militares que se mantienen a da de hoy.

Tel Aviv incumpli parte de sus compromisos adquiridos en los acuerdos de Camp David, pero eso fue -y es- lo de menos para la comunidad internacional occidental. Lo importante era tener atado a un pas (Egipto) que, si fuera libre y organizara un referndum para decir s o no a su alianza con Israel, probablemente elegira dar la espalda a Israel mientras ste continuara ocupando ilegalmente territorios palestinos.

Por eso, cuando estallaron las revueltas de 2011 y Hosni Mubarak vio tambalear su trono, Tel Aviv puso el grito en el cielo.

Ahora, tras unos primeros meses de tanteo, Estados Unidos respira tranquilo. Morsi no ha amenazado pblicamente con romper Camp David y de hecho se ha comprometido a mantenerlo vigente, ha colaborado con el Ejrcito israel en la lucha contra bandas armadas en el Sina y ha sostenido acuerdos estratgicos con Washington en materia militar y de espionaje.

La mediacin de Morsi durante los ataques militares israeles a Gaza, arropada por la administracin estadounidense, ha servido para garantizar el sello de la alianza con Estados Unidos. Clinton y Obama felicitaron pblicamente a Morsi, y l aprovech para anunciar el 'decretazo', por el que se garantizaba inmunidad ante cualquier decisin judicial.

Mientras tanto (y no por casualidad) la revista estadounidense Time elega a Morsi para su portada, con una extensa entrevista en pginas interiores en la que calificaba al presidente egipcio como el hombre ms importante de Oriente Medio. "Usted est ahora en el escenario mundial", le dice el entrevistador.

Morsi supo extraer beneficios del momento y se apresur a acelerar el proceso para la aprobacin de la Constitucin, ya sin el poder judicial como obstculo. El panel redactor de la Carta Magna, integrado por sus aliados islamistas, anunci que el borrador estaba listo y se fij la fecha del 15 de diciembre para la celebracin de un referndum en el que los egipcios tienen que decir s o no al texto constitucional.

El 'decretazo' de Morsi y el borrador de la Constitucin desataron la indignacin en importantes sectores de la sociedad egipcia y de la oposicin poltica. La tensin, la presin, los enfrentamientos, las manifestaciones, obligaron finalmente a Morsi a recular y a retirar el 'decretazo'. Pero el resto del proyecto sigue adelante: el referndum se celebra, como estaba previsto, este sbado 15 de diciembre. El nico cambio es que habr dos jornadas de votacin; la segunda est prevista para el 22 de diciembre.

Diversos sectores egipcios acusan a Estados Unidos de estar dispuesto a apoyar a Morsi a cualquier precio, a cambio de que ste garantice el statu quo regional y el mantenimiento de los acuerdos de paz de Camp David entre El Cairo e Israel.

"Queridos estadounidenses, las milicias de la Hermandad Musulmana estn otra vez amenazando a los pacficos manifestantes. Es un alto el fuego en Israel merecedor de nuestra sangre?", se preguntaba hace unos das en Twitter el conocido bloguero Mahmoud Salem, alias Sandmonkey, en referencia al apoyo de Washington al presidente egipcio como mediador para conseguir el alto el fuego en Gaza.

Queridas potencias mundiales, no permitiremos un 'escenario Jomeini' en Egipto, no importa lo que mucho que os gustara. Dejad de apoyar a vuestro dictador, deca esta semana Philip Ritz, activista egipcio e impulsor del colectivo Mosireen.

Con esta frase, Ritz haca referencia a los acontecimientos ocurridos en el Irn de 1979, cuando estall una revolucin en la que los grupos de la izquierda jugaron un papel importante. El temor a que el socialismo tomara las riendas del pas persa llev a Estados Unidos, Reino Unido y Francia a apoyar el regreso a Tehern del ayatol Jomeini desde su exilio en Pars. Lo que poda haber sido una revolucin socialista deriv en una revolucin islmica. Algunos activistas egipcios temen que se produzca una situacin similar en su pas.

"Estados Unidos e Israel preferirn siempre a los Hermanos Musulmanes antes que el triunfo de una revolucin socialista en Egipto", me coment en El Cairo ya hace unos meses la veterana feminista egipcia Nawal El Saadawi.

Que en Egipto se hayan producido nuevos casos de represin contra manifestantes, que Morsi haya incumplido promesas, que el borrador de la Constitucin egipcia que se vota en este referndum permita juzgar en tribunales militares a civiles, que ponga serios obstculos a la creacin de sindicatos independientes, que limite la libertad de expresin e informacin o que no prohba de forma explcita la discriminacin por razones de gnero, sexo, origen o religin, no tiene por qu preocupar a Estados Unidos y sus aliados, mientras El Cairo siga prometiendo fidelidad a Washington.

Como ya hace un ao deca la propia embajadora estadounidense en Egipto, los acuerdos de paz de Camp David son absolutamente fundamentales para la paz en toda la regin. Si no tienen xito, las dems cuestiones sern inmateriales. Es realmente importante, no tiene por qu ser una gran historia de amor, pero tiene que ser una relacin pacfica.

Todo lo dems, es secundario para la realpolitik estadounidense. Lo sabe bien Arabia Saud, esa monarqua absolutista con la que Occidente mantiene excelentes relaciones polticas y comerciales.

Si los Hermanos Musulmanes "cumplen", Washington tendr en ellos un aliado regional, amigo a su vez de Qatar y de Hams. Si no "cumplen", siempre estar el plan B: el Ejrcito egipcio, hasta ahora fiel servidor de Estados Unidos en la sombra. Son estos dos escenarios contra lo que luchan y protestan diversos movimientos sociales impulsores de las revueltas de 2011.

Fuente original: http://www.eldiario.es/zonacritica/gran-historia-amor-relacion-pacifica_6_78802143.html


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter