Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-12-2012

Edwards y su pandilla

M.C.D
Punto Final


La Fundacin Paz Ciudadana cumpli veinte aos manipulando las polticas de seguridad del gobierno de turno. Su creador, Agustn Edwards Eastman, propietario de la cadena de diarios El Mercurio, puede estar satisfecho. Ha creado una instancia muy influyente con una inversin muy baja. Un salpicn de empresarios, polticos, policas y militares reunidos en defensa del modelo neoliberal y que aplaude a dos manos al viejo conspirador.

Que Edwards -culpable del ms grave delito que puede cometer un ciudadano: traicin a la Patria- sea presidente vitalicio de la Fundacin, permite pensar que en realidad es su dueo. En sus diversas instancias -presidencia, vicepresidencia y tesorera, directorio, asesores y consejo consultivo-, rene una suerte de cuerpo escogido de la clase dominante. Desde Bernardo Matte, hasta Guillermo Luksic, Horst Paulmann, Julio Ponce Lerou, Alvaro Saieh y Alberto Kassis, entre los empresarios; los concertacionistas Jos Joaqun Brunner, Oscar Guillermo Garretn, Enrique Correa, Eugenio Tironi, Sergio Bitar, Soledad Alvear y Edmundo Prez Zujovic y los derechistas Alberto Espina (RN) y Jaime Orpis (UDI) conforman la corte de lame-culos de Agustn.

Como conspirador contra el presidente Salvador Allende y cmplice de la intervencin norteamericana que pidi personalmente a Nixon y Kissinger, Edwards percibi que el problema de la delincuencia sera importante al terminar la dictadura. Tanto por causas socioeconmicas como por circunstancias polticas provocadas por la represin de los militares y servicios de seguridad.

La Fundacin Paz Ciudadana demostr desde el inicio que serva una orientacin reaccionaria. Punitiva y clasista, imitaba modelos como el norteamericano, con cerca de tres millones de presos -en su mayora negros y latinos-, pero que ve aumentar a diario la delincuencia. La criminalidad en Chile tambin tiene races sociales y culturales que no se pueden diluir con ms crceles.

Los cuatro gobiernos concertacionistas hicieron del adulo a Edwards y su Fundacin un ritual que sus presidentes de la Repblica cumplan hacindose presentes en cada aniversario. Esta vez Piera tuvo al menos el buen gusto de enviar a su ministro del Interior y Seguridad Pblica, Andrs Chadwick, escoltado por los directores de Carabineros y de Investigaciones, tambin sbditos de Agustn.

Pocos das despus, en el Regimiento Buin, Edwards recibi la condecoracin Cruz Ejrcito Bicentenario que le entregaron el comandante en jefe del ejrcito, Juan Miguel Fuente-Alba y el jefe de la II Divisin Motorizada, general Mario Messen. Tambin tocaron condecoraciones el ex presidente Aylwin -otro activo conspirador en 1973- y el ex ministro y dirigente del PPD, Francisco Vidal. Edwards tiene tambin un grado honorario en la Armada.

El ilustre traidor a la Patria ha logrado cerrar el ciclo de la impunidad perfecta. Se ha convertido en el capo de una pandilla que le garantiza honores en vida y salvas funerarias maana, ya sea que gobierne sta o la otra derecha. Y, como si fuera poco, recibe condecoraciones de los ejecutores del golpe que l prepar en Washington. Manuel Contreras y otros delincuentes similares no han corrido la misma suerte.

 

Publicado en Punto Final, edicin N 772, 7 de diciembre, 2012


www.puntofinal.cl


 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter