Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-12-2012

Por temor al rechazo social en el ao electivo
El gobierno de Chubut congel el Marco Regulatorio Minero

OPI Chubut


El Gobernador Martn Buzzi, a partir de su asuncin, estuvo lanzado a cumplir una orden presidencial indiscutible: abrir la provincia a la megaminera. Los esfuerzos del mandatario, ayudado por el Intendente de Comodoro y otros Intendentes del interior no encontraron mayores escollos en el plano poltico, pero s lo encontraron en la poblacin. El rol fundamental que jugamos los medios de comunicacin, en la difusin de los entretelones y los conflictos, fue motivo suficiente para cajonear el Marco Regulatorio Minero, para no desviar la opinin pblica en contra de los candidatos oficialistas, en el 2013.

El gobierno de Chubut se ha metido en un problema del que nadie o muy pocos le haban advertido. Solo la prensa libre y entre ella nos incluimos, hemos podido predecir las implicancias negativas que tena en la ciudadana una campaa tan abierta a favor de la megaminera, ocultando intencionalmente, las serias complicaciones que produce la actividad, constituyendo esa actitud, una suerte de complicidad institucional con las empresas o al menos con la poltica nacional de minera a cualquier costo.

Esta avanzada sin lmites que emprendi Buzzi para instalar la megaminera en Chubut cont con varios elementos que, indudablemente, no fueron analizados en su plenitud o bien fueron sobreestimados. Entre estos elementos encontramos una fuerte cultura aniti-minera, nacida a la sombra de los andes en Esquel y derramada en el resto de la provincia, alcanzando las costas atlnticas en los ltimos dos aos, cuando la arremetida minera, arreci sobre la meseta central sin pausa.

Otro de estos puntos que no fueron tenidos en cuenta, fue la prensa libre. Aconsejado, el gobernador, que podra accionar sin problemas en funcin de la poca repercusin que tienen las crticas antiminera (como sucede en Santa Cruz, por apata pblica) descart de plano cualquier opinin en contrario, sobre los daos ambientales y fsicos de la megaminera y despleg una fuerte campaa meditica (a travs de los medios pagos) tratando de suplantar el mensaje apocalptico por el de manual, que impone un reconocimiento a las bondades de la actividad, la mano de obra que otorga, el desarrollo que consigue para la regin, los avances sociales que se proponen, sin decir nada sobre los aspectos negativos que oculta.

El creciente descontento social, las manifestaciones pblicas de sectores chubutenses que se oponen a la minera, tuvo su mxima tensin el da que frente a la legislatura provincial, el gobierno de Martn Buzzi no tuvo mejor idea que pedirle a los integrantes de la UOCRA que le dieran una manito para desalojar a los manifestantes del No a la Mina. Heridos por la patota organizada de la construccin, que bajaron de colectivos y camionetas armados de palos y cadenas, varios llegaron al hospital con mltiples secuelas de la brutal golpiza, lo cual le indicaba a Buzzi, que la cuestin era mucho ms compleja de lo que le haban hecho creer y que haber recurrido a las patotas como fuerza de choque, para no intervenir con la polica por los costos polticos que le acarreara, fue el peor error que pudo cometer.

A partir de all, en reunin poltica con sus ms allegados colaboradores, el gobernador decidi enfriar la cuestin minera, previendo que el ao 2013 se ver visiblemente afectado por este fenmeno de resistencia pblica y por lo tanto, debilitar cualquier intento por realizar una campaa sin sobresaltos ni consecuencias negativas para los candidatos a las elecciones legislativas.

Esto tambin ha tenido su lado negativo para Buzzi, ya que las empresas comprometidas en los trabajos de cateos y exploracin, que a su vez han puesto mucho dinero para cubrir el rojo contable de algunas comunas y para lograr consenso social, se ven contrariadas por la falta de manejo poltico que demostr el gobierno, quien, de acuerdo a las fuentes consultadas en el sector minero se manej con torpeza y demasiada soberbia, en una provincia que ya sabemos es muy resistente a la minera y ms a la megaminera; eso parece que no lo evalu Buzzi ni Di Pierro, que es un tipo que conoce muy bien de estas cosas, aclar nuestra fuente muy vinculada a una destacada empresa de servicios.

Un ejemplo de lo que decimos es que en Gastre la minera Argenta, curs 60 telegramas de despidos a personal contratado, por cuanto advierte que si bien el 2012 est perdido, en el 2013 no existe certeza de que puedan comenzar las labores de explotacin, debido a las dudas polticas que se han generado en el gobierno, hecho que fue convalidado con el envo del Marco Regulatorio de Minera, al freezer de la legislatura.

Las mismas fuentes destacaron que el gobernador minimiz el papel de la prensa, interpretando que son pocos lo que se oponen al desarrollo minero y en la idea de que el mensaje siempre es el mismo. Sin embargo, en este punto, el anlisis tiende a contradecir esta opinin de Buzzi, porque si bien los medios crticos a la actividad no somos tantos, la vinculacin en red de los mismos y la inmediatez de las comunicaciones, hace que el mensaje se multiplique exponencialmente en la provincia y el mundo, logrando que otras voces se sumen y se universalicen las mismas y se conozcan los hechos de una manera ms efectiva. Inversamente a lo que piensa Buzzi y el gobierno nacional, el mensaje oficial o pro-minero, suele ser el que ms retardo sufre, porque es, en general, es rechazado por el lector libre, que busca en la informacin independiente un rasgo menos caracterizado con la impronta del inters corporativo que tienen los mensajes enviados, tanto desde los gobiernos, como desde las empresas.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter