Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-12-2012

El Salvador
Naciones Unidas y los Asocios Pblico Privados

Julia Evelyn Martnez
Rebelin


Tenemos que pasar de la responsabilidad de los negocios al

negocio de la responsabilidad

Ban Ki-Moon (2008)


En das recientes, el Coordinador del Sistema de Naciones Unidas en El Salvador ha hecho un llamado a la Asamblea Legislativa a aprobar sin demora el Anteproyecto de Ley de Asocios Pblico Privados (APP), un proyecto de ley que ha sido elaborado, discutido y consensuado en el seno del Consejo Econmico Social (CES), curiosamente con el apoyo tcnico y financiero del Naciones Unidas. De acuerdo a la cobertura de prensa que se dio a estas declaraciones, el funcionario en mencin justific su intervencin pblica en el asunto debido a la obligacin moral que le asiste como representante de Naciones Unidas al mismo tiempo que ha ofrecido sus buenos oficios para disipar dudas o fantasmas detrs de las paredes de estos asocios, creados por quienes no conocen la realidad de este mecanismo de promocin de la inversin nacional y extranjera.

Qu inters puede tener Naciones Unidas en la aprobacin de una Ley como la de los APP que lleve a su mximo representante a pronunciarse con tanta vehemencia? La respuesta a esta pregunta se remonta a 1999, cuando el entonces Secretario General de la ONU propuso ante la lite empresarial global, la creacin de la iniciativa Pacto Global como un marco de accin encaminado a la legitimacin social de los negocios y de los mercados. Esta iniciativa fue aprobada al ao siguiente por la Asamblea General de dicho organismo, y se procedi a su constitucin con una membresa inicial de 44 empresas transnacionales (ETN) que en ese momento enfrentaban serios cuestionamientos de movimientos sociales y de comunidades por su actuacin en contra de los derechos humanos, derechos laborales y/o por daos al medio ambiente.

La mayora de las empresas que forman parte de esta iniciativa proceden de Francia, Espaa, Estados Unidos y Brasil, y entre los pases que ms contribuyen a su presupuesto destacan aquellos con empresas transnacionales con ms presencia e influencia en las cadenas productivas y financieras globales: Suecia, Noruega, Suiza, Dinamarca, Espaa, Alemania, Reino Unido, Italia, Finlandia, Francia, Corea del Sur, Colombia, China y Brasil. Entre el selecto grupo de las 40 ETN que firmaron el pacto global se encontraban Coca Cola, Nike, Adidas, Novartis, MacDonald, Nestl, BBVB, Endesa, Microsoft, Repsol y Shell.

La propuesta de Kofi Anan era bastante simple, pero de un gran impacto meditico para lavar la reputacin de las ETN, especialmente en el contexto de las crticas a la globalizacin que haban comenzado a surgir a finales de los aos noventa. En sntesis, se definieron 10 principios en las reas de Derechos Humanos, Normas Laborales, Medio Ambiente y Lucha contra la corrupcin. Estas normas son de acatamiento voluntario, y las corporaciones nicamente deben presentar un informe anual de progresos en el cumplimiento de los principios del pacto, no sujeto a verificacin ni tampoco a sanciones por incumplimiento.

Esta particular forma de autoevaluacin, tiene como resultado informes de Naciones Unidas extremadamente complacientes con este tipo de empresas. As, un informe avalado por Naciones Unidas en junio de 2011 seala que: Las grandes empresas y las que cotizan en bolsa tienen un mejor desempeo en materia de derechos humanos y laborales, medio ambiente, y lucha contra la corrupcin, que las medianas y pequeas compaas. Estos resultados no sorprenden a nadie cuando se seala a continuacin que las conclusiones del informe estn basadas en una encuesta completada de manera annima por 1.200 empresas que forman parte de la iniciativa.

El apoyo poltico de Naciones Unidas a las ETN tambin incluye el establecimiento de alianzas para mejorar la imagen de estas corporaciones. Por ejemplo, pese a que se considera que la comida chatarra es una de las principales causas de la obesidad infantil, UNICEF mantiene una alianza con McDonalds para la celebracin del Da de la Niez, y a pesar que las mujeres que venden bebidas en las cadenas minoristas de las ETN estn desprovistas de derechos laborales y trabajan extensas jornadas, ONUMUJERES ha establecido una alianza global con Coca Cola para promover el empoderamiento econmico de las mujeres.

Una dcada despus, el nuevo secretario general de la ONU Ban Ki -Moon, en medio de la recesin econmica desatada por la crisis de las hipotecas y el billonario rescate de la banca transnacional, hizo un llamado a profundizar en el Pacto Global para involucrar a las ETN al mbito de la cooperacin internacional. Sus palabras fueron: Nuestro tiempo exige una nueva constelacin en la cooperacin internacional: gobiernos, sociedad civil y sector privado trabajando juntos en torno al bien comn mundial. A partir de este llamado, tom fuerza la propuesta de promover el modelo de los APP; mediante los cuales, los Estados permiten la entrada de capitales privados en la financiacin de obras pblicas destinadas a satisfacer necesidades de servicios pblicos al mismo tiempo que se les garantiza condiciones favorables para el retorno de estas inversiones.

En economa hay un viejo adagio que advierte que no hay almuerzo gratis. Una rpida revisin de algunas disposiciones incluidas en el anteproyecto de ley de APP sugiere que la invitacin a almorzar formulada por Naciones Unidas puede resultar con una factura demasiado elevada para el pas.

De acuerdo a este proyecto de ley, los APP son acuerdos entre una institucin pblica y una empresa privada destinados a construir, ampliar y/o dar mantenimiento a bienes u obras de propiedad pblica que forman parte de la infraestructura pblica (aeropuertos, carreteras, puertos) o que estn destinados a la prestacin de servicios pblicos (agua, electricidad, recoleccin de desechos) o a servicios de inters nacional (investigacin, desarrollo tecnolgico). Estos asocios tienen diferentes modalidades, siendo la ms comn entregar a una empresa privada una obra pblica para que la construya, ample, equipe, repare o le de mantenimiento. A cambio, la empresa privada recibe la concesin de la obra construida o del servicio pblico hasta por un periodo de 40 aos.

Por qu hacen esto las empresas privadas? El artculo 5 del proyecto de ley nos da la respuesta. Durante el perodo que dure la concesin, las empresas recibirn un flujo de ingresos que no solo repondr la inversin realizada, sino que les garantizar obtener una rentabilidad conforme a la tasa de ganancia de mercado. Cmo se financia esa ganancia? En los contratos autofinanciables la ganancia se lograr a partir del cobro de tarifas o valores cobrados a los usuarios. En el caso de los contratos co-financiados, se financiar de partidas del presupuesto general de la nacin, los que a su vez pueden provenir de la recaudacin de impuestos y/o de deuda pblica. Dicho en otras palabras: la ciudadana y el Estado tendrn que pagar de sus presupuestos la ganancia privada, que no tendran que pagar si la obra fuera gestionada directamente por el Estado.

Por otra parte, en el artculo 48 se establece que cuando la concesin de obra pblica involucre bienes nacionales de uso pblico, esta deber someterse a la aprobacin de la Asamblea Legislativa, donde solo podr aprobarse o rechazarlse. Pero se advierte que si la Asamblea no se pronuncia dentro de un plazo de 45 das, la empresa privada tendr derecho a recibir una indemnizacin que ser financiada de un fondo que estar disponible en el Banco de Desarrollo, y que ser alimentado de diversas fuentes, tales como un aporte inicial del Estado; aportes especiales del Estado e instituciones autnomas, as como por fondos de la cooperacin internacional. En este caso, tambin se financia la ganancia de las empresas de fondos pblicos que podran dedicarse a satisfacer necesidades econmicas y/o sociales de la ciudadana.

Seguramente las reflexiones realizadas en este escrito tienen una alta probabilidad de ser descalificadas por los idelogos y tecncratas de los APP y/o de ser tildadas como fantasmas detrs del muro o el producto de la paranoia de quienes no entienden o le tienen miedo al progreso. Sin embargo, antes de tomar una postura al respecto, no estara de ms que los intelectuales orgnicos y la dirigencia del Partido Frente Mart para la Liberacin nacional (FMLN) y del movimiento social popular se tomen el tiempo de descubrir la esencia que se esconde detrs de la apariencia de los APP. Todava es tiempo de darse cuenta que los APP podran representar no slo el fin de los bienes pblicos sino el fin de los bienes comunes.

Bibliografa

Romero, Miguel y Pedro Ramiro (2012); Pobreza 2.0, editorial Icaria, Barcelona.

Hernndez Zubizarreta y Pedro Ramiro; El negocio de la responsabilidad (2009). Icaria, Barcelona.

La Prensa Grfica. 22 de noviembre de 2012: ONU pide a los diputados discutir la ley de asocios

Julia Evelyn Martnez es profesora de economa de la Universidad Centroamericana Jos Simen Caas (UCA) de El Salvador.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter