Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-12-2012

Juicio La Perla
Mis padres lucharon por una patria justa, libre y soberana

Katy Garca
Prensared


El 24 de junio de 1976, cuando tena 4 aos, Alejandro Rossi fue secuestrado junto a su madre Ramona Cristina Galndez de Rossi (27) en las inmediaciones del Parque Sarmiento. Ambos fueron trasladados alcampo de concentracin La Perla. A los pocos das, l fue restituido a su familia, mientras que Cristina permanece desaparecida. Alejandro es querellante en la causa Romero que investiga los secuestros y asesinatos de 107 vctimas.

Es algo que no se te borra ms. De esa situacin tan dolorosa recuerdo que en la zona del Dante, pararon varios autos y se bajaron unas personas. Mi mam corri y perdi un zueco en la barranca. Nos agarran a los dos, a ella la meten en un auto adelante. A mi me toman del abrigo que me haba regalado mi abuela paterna y me introducen en otro, atrs. Los dos llorbamos, pero me preocup por el zapato perdido y por que le salt el botn a mi camperita.

De esta manera, Alejandro Rossi le cont a Prensared la traumtica experiencia que le toc vivir junto a su madre el 24 de junio de 1976, cuando con apenas cuatro aos, ambos fueron secuestrados en las inmediaciones del Parque Sarmiento para luego ser trasladados al campo de concentracin La Perla.

A los pocos das del secuestro, Alejandro fue restituido a sus familiares, pero su madre Ramona permanece desaparecida y precisamente su hijo es querellante en la causa Romero, que investiga los secuestros y asesinatos de 107 vctimas.

Hoy, padre de familia, Alejandro es secretario gremial del Sindicato Argentino de Televisin y militante de la agrupacin H.I.J.O.S.

En su relato de aquel estremecedor momento, Alejandro manifest que se despert en ese lugar desconocido. Pregunt donde estaba y le dijeron que en una guardera pero l puso en duda esa respuesta porque no haba banquitos ni mesita.

Le dieron sopa y estuvo en una oficina, dentro de la cuadra, en la zona de los baos. No sabe exactamente cuntos das permaneci hasta que se despert en la casa de sus abuelos, en Villa El Libertador.

Hace seis aos volvi a entrar al lugar ya convertido en espacio de memoria. Como si fuera ayer lo identific. Uno de los guas le dijo que no poda ser. Luego se comprob que era como el deca.

Cuando la abuela comenz a preguntar dnde estaba su hija a quien apodaban Negrita fue amenazada. De inmediato, lo enviaron junto a su ta, una nia de 14 aos, a la casa de unos parientes en Despeaderos. Mi vida fue la de un chico sin padres y nunca ms se habl del tema, resumi.

Uno de los testigos, Piero Di Monti, confirm en sede judicial la presencia del nio, hijo de Cristina Galndez de Rossi. Tita (Buitrago) nos contaba que haba una criatura. A la madre la pusieron detrs de los biombos, pero haba sido torturada; al chiquito lo llevan con los parientes, este era el nico caso en el que haba una criaturadeclar. (1)

Patricia Astelarra, sobreviviente y testigo, pudo verlos en el campo de concentracin y dio cuenta de la situacin en sus testimonios. Negra brava ya vas a ver, record que le dijo el torturador Luis Alberto Manzanelli al descubrir que en su cartera tena un recibo de pago de alquiler y le peg una trompada en la boca.

Jams olvidar que cuando nos tuvieron en la oficina para llevarnos en el camin, la puerta se abri un momento y pude ver a Cristina, contra la pared de un hall de ingreso junto a otros dos (cautivos). Estaba atada de pies y manos, amordazada y vendada. Intentaba gritar algo que, por la mordaza, no se entenda. Una imagen y un gemido que voy a llevar clavado en m hasta el da que me muera, explica, Astelarra, en el libro La Perla de Ana Mariani y Alejo Gmez (2)

La espera

Cuando se hizo grande sinti la necesidad de procesar lo vivido porque adems mantena intacta la esperanza de que ella regresara. Creo que an no hice el duelo por la prdida y en ese proceso encontr un lugar donde calmar mis ansiedades. Empiezo a participar en HIJOS, donde sigo con ms ausencias que presencias por mi trabajo y mis responsabilidades, afirm.

Despus de las leyes de Punto final y Obediencia debida pens que la impunidad seguira para siempre. Pero la lucha sigui y el gobierno tom la decisin poltica de hacer justicia. Voy a estar eternamente agradecido por lo que hizo Nstor Kirchner y seguramente la historia dir que le dio una bocanada de justicia a la patria, analiz.

El dirigente sindical quiere dejar sentado que no hubo una guerra. Fue un genocidio que el estado llev adelante mediante un plan sistemtico de exterminio de militantes populares, no de subversivos como dicen los represores , seal.

Celebr la decisin del gobierno de impulsar a los derechos humanos como una poltica de estado. No hablo solo de los delitos de lesa humanidad sino de los derechos a la salud, la vivienda, la educacin y la insercin de todos los sectores expulsados del sistema. Es por lo que lucharon mis padres y uno tiene la obligacin moral de entender este momento histrico, opin.

Patriotas, no subversivos

Creci sin su padre que fue abatido en 1972 en Buenos Aires. Haba nacido en Zrate, militaba en la Juventud Obrera Catlica. En los setenta se vino a vivir a Crdoba junto al cura tercermundista Vctor Acha, en Villa Libertador. All la conoci a Negrita, modista y militante barrial con quien se casa. Ambos militaban en Montoneros.

Ahora, que los responsables de la desaparicin de su madre sern juzgados, se siente tranquilo porque lo acompaan su familia, el colectivo Tiempo latinoamericano, con Vitn Baronetto a la cabeza, a quien sus nenas llaman Nono; sus compaeros de Hijos y del gremio.

Mis hijas son muy chicas, preguntan y sienten que va a haber justicia por su abuela y en eso mucho tiene que ver mi compaera Sandra, un bastin que me banca y me acompaa, afirma.

Para m, mis padres son hroes porque lucharon pensando en los dems. De grande lo comprend, comenta y al toque recuerda que durante la pubertad pensaba Para qu me trajeron al mundo? Ahora que sus hijas le reclaman ms presencia confa en que lo entiendan despus. Mis padres lucharon por una patria justa, libre y soberana. Cuando pienso en eso, se me infla el pecho de orgullo. Mis padres no eran subversivos, eran patriotas, concluye.

Se reanuda el juicio

Desde el martes y hasta el jueves se completar la ltima semana del ao del Juicio La Perla, que tras la feria judicial se retomar en febrero de 2013. Se prev que en este tiempo se concluya la lectura de la acusacin a los imputados: policas, militares y espas, que en total suman 45.

Notas:

1- http://www.pparg.org/pparg/carceles/cordoba/cordoba_capital/

2- La Perla, Historia y testimonios de un campo de concentracin, Ana Mariani y Alejo Gmez Jacobo. Cap. Una vida de 80 mil dlares (Pag.59) Editorial Aguilar, 2012.

Fuente: http://www.prensared.org/10090/mis-padres-lucharon-por-una-patria-justa-libre-y-soberana



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter