Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-01-2013

Per
El movimiento social rural actual

Martin Scurrah y Anthony Bebbington
CETRI


Un fenmeno de los ltimos quince aos es la proliferacin de organizaciones de alcance nacional que pretenden representar y defender los intereses y derechos de la poblacin rural. Al mismo tiempo, la mayor parte de los conflictos sociales en el pas ocurren en las reas rurales. Tanta efervescencia de actividades polticas en las zonas rurales, representa el surgimiento de un nuevo movimiento social rural (MSR)? Cunta influencia tiene en el Per actual?

En qu consiste un movimiento social rural? Un movimiento social es un proceso de movilizacin y de construccin discursiva que es sostenido a travs del tiempo y del espacio y que busca un cambio en las relaciones de poder en la sociedad. Adems de actores formalizados, como sindicatos y organizaciones sociales, incluye personas y redes populares que emplean formas ms nebulosas, descoordinadas y cclicas de accin colectiva y protesta. Un movimiento social va ms all de una sola organizacin.

El desafo de representar lo rural

Lo rural es igualmente complejo: su economa est muy diversificada (es mucho ms que agropecuaria); tiene una poblacin con pies tanto en la ciudad como en el campo; es, pero no es solamente, campesino; es, pero no es solamente, indgena; es, pero no es solamente, empresarial. Adems de ser diverso y complejo, el campo peruano es un escenario de procesos de importancia clave para el pas: all se ubican los glaciares en pleno proceso de descongelacin, las industrias extractivas tan debatidas, las reas de conservacin biolgica y social, los campos de produccin de coca, los territorios indgenas y mucho ms. Ser con referencia al campo que se definir gran parte del futuro del Per.

En tal contexto, representar los intereses de lo rural en su totalidad, se vuelve un desafo abrumador, una representacin que se da por momentos, pero no de una manera sostenida. El Per tiene una larga historia de luchas campesinas desde la poca colonial, con la rebelin de Tpac Amaru, y durante todo el periodo colonial, cuando haba constantes luchas por la tierra y el agua contra el sistema de la hacienda y sus precursores. Sin embargo, no haba una organizacin que pretenda representar y defender a las comunidades campesinas a nivel nacional hasta la fundacin de la CCP [1], en 1947. Luego, en las dcadas de los sesenta y setenta, estas luchas dieron como fruto al proceso de reforma agraria (RA) que transform las estructuras agrarias con el rompimiento del sistema de haciendas, el reconocimiento legal de las comunidades campesinas y nativas y la creacin de empresas asociativas.

La complejidad de las organizaciones rurales

En el periodo pos-RA de las dcadas de setenta y ochenta se vio la fundacin de la CNA, en 1974, para defender a los beneficiarios de la RA, especialmentea aquellos en las empresas asociativas; de la Jnudrp, en 1983, en representacin de los usuarios de riego; y de Aidesep, en 1979, y de Conap, en 1987, para defender a las comunidades de la Amazona.

Finalmente, en tiempos ms recientes, durante la lucha contra la dictadura de Fujimori y despus del retorno a la democracia, ha habido una proliferacin de organizaciones sociales rurales: la ANPE, en 1998, para representar a los agricultores orgnicos; la Conacami, en 1999, para defender a las comunidades frente a las empresas mineras; la Cunarc, que representa a las rondas campesinas; la Femucarinap, en 2008, y la Onamiap, en 2010, en defensa de los derechos de las mujeres rurales; y, ms recientemente, la Alianza de Gremios y Organizaciones Agrarias y el Pacto de Unidad de Organizaciones Indgenas.

A travs de estos tres periodos, la defensa de los intereses y derechos rurales ha pasado de luchas locales y regionales relativamente aisladas, a una presencia nacional mediante organizaciones nacionales. Los movimientos sociales con bases rurales han pasado de una situacin de relativa subordinacin a partidos polticos y de alianzas con ONG nacionales e internacionales, a una creciente autonoma con asesores bajo su control directo; y la representacin nacional se ha complejizado, pasando de unas pocas organizaciones nacionales que pretendan representar a todas las comunidades campesinas o nativas, a un nmero creciente de organizaciones nacionales representando intereses especficos y diferentes (mujeres; ronderos; las comunidades enfrentando a la minera; los regantes; los agricultores orgnicos, etc.).

Hoy, las bases de un eventual MSR comprenden gremios y organizaciones sociales como la CCP y la CNA; alianzas como Conveagro y la Alianza de Gremios y Organizaciones Agrarias; aliados entre ONG y otras, como Cepes y SER; acadmicos y funcionarios del Estado simpatizantes; redes, como la RedGE y Crece, etc.

La debilidad de las organizaciones rurales nacionales

Esta mayor complejidad y presencia con dimensin nacional, junto con la creciente diversidad del campo, ha contribuido a una fragmentacin, con alianzas minoritarias y sin ningn mecanismo que coordine los esfuerzos de las organizaciones o articule en una sola plataforma los reclamos, las necesidades y las propuestas de los distintos sectores de la poblacin rural. Como consecuencia, la mayor visibilidad a nivel nacional no ha sido acompaada por una mayor influencia. En una reciente conferencia de prensa, representantes de la campaa Crece sealaron que, a pesar de que 60% de los alimentos que se consumen proviene de la pequea agricultura, el porcentaje de inversiones en el presupuesto nacional ha ido declinando de 2.8% en 2008 a 2.4% en este ao, y el presupuesto de Agrorural ha disminuido de S/.179 millones en 2010 a S/.111 millones en 2012 [http://www.Servindi.org/actualidad/ 76749]. Las polticas pblicas siguen favoreciendo lo urbano, la minera y la agroexportacin, sobre la pequea y mediana agricultura. El mismo presidente Ollanta Humala ha categorizado la pequea agricultura y ganadera como actividades renovables arcaicas, muy artesanales, del siglo XIX [2].

En octubre de 2012, la Defensora del Pueblo indic que mientras 70% de los conflictos ocurren en reas rurales, ninguno se refera a una organizacin rural nacional [3]. Esta ausencia de las organizaciones rurales nacionales parece reflejar la queja frecuentemente escuchada de una falta de organicidad en las organizaciones y una brecha entre los problemas, necesidades y luchas locales y regionales y la dirigencia nacional. Las dirigencias nacionales tienen dificultades para desarrollar plataformas y discursos coherentes que logren abarcar los reclamos de sus bases, y menos an para lo rural en su conjunto. Como consecuencia, no presentan una visin y programa de cambio y desarrollo que pueda, por un lado, unificar los esfuerzos de los distintos actores rurales y, por otro, presentar propuestas que provoquen la reaccin de los dems actores nacionales y que generen cambios en las polticas pblicas y estructuras nacionales.

El movimiento social rural hoy en el Per tiene una presencia y una visibilidad mucho mayores, y la poblacin rural, con toda su diversidad y complejidad, est mejor representada a nivel nacional que en el pasado. Sin embargo, su capacidad de influir en el debate nacional y en las polticas pblicas sigue padeciendo de limitaciones importantes. Falta que las organizaciones puedan tejer alianzas con otras, que asuman agendas de lo rural en su totalidad y no solo representen intereses especficos.

Notas

[1] Organizaciones sociales mencionadas: Confederacin Campesina del Per (CCP), Confederacin Nacional Agraria (CNA), Junta Nacional de Usuarios de los distritos de riego del Per (Jnudrp), Asociacin Intertnica de desarrollo de la Selva Peruana (Aidesep), Confederacin de Nacionalidades Amaznicas del Per (Conap), Asociacin Nacional de Productores Ecolgicos (ANPE), Confederacin Nacional de Comunidades Afectadas por la Minera (Conacami), Central nica Nacional de Rondas Campesinas del Per (Cunarc), Federacin Nacional de Mujeres Campesinas, Artesanas, Indgenas, Nativas y Asalariadas del Per (Femucarinap), Organizacin Nacional de Mujeres Indgenas, Andinas y Amaznicas del Per (Onamiap), Convencin Nacional del Agro peruano (Conveagro).

[http://www.Servindi.org/actualidad/ 76749]

[2] Entrevista en el diario espaol El Pas (18- 11-2012).

[3] Reporte Mensual de Conflictos Sociales N. 104, Defensora del Pueblo, octubre de 2012.

Fuente: http://www.cetri.be/spip.php?article2900&lang=es



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter