Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-01-2013

Centro Botn: humillacin y excesos

Fernando Merodio
Rebelin

En 1936 otro Emilio Botn, padre de ste, hua a Suiza, abra una cuenta e ingresaba parte del patrimonio familiar; mientras Valdecilla, educacin, trabajo asalariado... se caen a trozos


El mar, un trastlntico, un grito: El capitalismo se hunde!. Un nuevo aullido: Los banqueros y los ricos primero! Certero, El Roto hace evidente la humillacin del resto. Emilio Botn, banquero experto, atribuye ese hundimiento a los excesos de la banca; sorprendido, acudo al Diccionario y leo que exceso es lo que se sale de los lmites de lo ordinario o de lo lcito, abuso, delito o crimen que fija diferencias consistentes en sobrepasar lo establecido como normal. Por una vez y sin que sirva de precedente estoy de acuerdo, de pe a pa, con el banquero, ejemplo de reprobable exceso, y como s que humillacin es todo lo que denigre en pblico la cultura , pensar, raza, sexo , economa ,... de otro, compruebo que, cuando habla o acta, el banquero nos humilla y es muy errneo culpar de lo que ocurre, slo, a los polticos.

Teora. Cre en la justicia, esencial concepto maleable gestionado por humanos, creencia que, como casi todas, era errnea. En 1978, ya vivido, lea Estrategia judicial en los procesos polticos, libro de Jacques Vergs, defensor de la argelina Djamila Bouhired, de los palestinos que secuestraban aviones, del criminal nazi Klaus Barbie, de Carlos "El Chacal, del camboyano Pol Pot y los Jemer Rojos,..., abogado que pona su razonable inteligencia (dicen que) perversa al servicio de deslegitimar toda pretensin de que aquellos tribunales impartan justicia, marcando diferencias entre la estrategia de ruptura y la de connivencia en los juicios, explicando que en los de connivencia el acusado respeta las reglas del juego, mientras en los de ruptura se convierte en acusador del sistema injusto y concluyendo que, cuando los procesos se sacan de la semiclandestinidad de los juzgados y se hacen pblicos, los de ruptura son mucho ms eficaces para el defendido y sus ideas; cita como ejemplos los de Prometeo, Scrates, Jess, Juana de Arco, Dimitrov, que ridiculiz a Goering tras el incendio del Reichstag, Fidel Castro por el asalto al cuartel de Moncada, el juicio de Nuremberg, muestra del fracaso de pretender hacer un gran proceso-espectculo,...

Excesos humillantes. Publica el New York Times que en 1936, guerra civil, otro Emilio Botn, padre de ste, hua a Suiza, abra una cuenta e ingresaba en ella parte importante del patrimonio familiar, dicen que hoy ms de 2.000 millones de euros, creando una fundacin que, gran invento, los administrase. Dinero hurtado a los famlicos espaoles de la guerra, los aos 40, 50, 60,..., que produca en Suiza slo al banquero, sus hijos, nietos,..., la familia. Vueltos tras ganar la guerra, no trajeron aquel dinero hasta ayer, tras pagar una miseria y haber hecho crecer aqu su riqueza por medios que hacan menos libres e iguales al resto. Hoy, no contentos y mientras Valdecilla, educacin, trabajo asalariado,... se caen a trozos, nos humillan al pretender perpetuarse a nuestra costa en una pirmide, un colosal, ilegal fraude que, a su nombre, sin generar trabajo ni ser culto, nadie se engae!, quieren que, adems, se apropie de nuestra memoria ciudadana, la baha. Trabajo y cultura son otra cosa.

Condiciones objetivas. Canta Franco Battiato en la bellsima Prospettiva Nevski que cuando un viento a treinta grados bajo cero / barra las desiertas avenidas y los campanarios (...), con mi generacin pas el invierno y, al tiempo que los Botn llevaban dinero a Suiza, con el cine de Eisenstein, por la revolucin, / estudibamos cerrados en un cuarto, lo que nos ense / cuan difcil es descubrir en la penumbra el alba. S, con tal experiencia, que es urgente dar respuesta a la pregunta que, en 1902 y Rusia, se formulaba Lenin, Qu hacer? , conocer los hechos, valorarlos, discutir en las calles con los nuestros, buscar sin encontrar certezas, actuar junto a los que, luchando, han perdido tantas veces en la historia. Conciencia de clase, hay que evitar los pequeos territorios, las falsas prioridades innecesarias o las insanas nostalgias que remueven la prehistoria y ocultan las (pre)ocupaciones importantes. No debemos dejarnos distraer por las mentiras, tenemos que pensar en lo de ahora, 2013, valorar los humillantes excesos del banquero que avalan los polticos, ver si en ellos hallamos esas condiciones objetivas que buscbamos hace aos, motor de lucha por lo nuevo y, as, derrotar, como a los ricos y corruptos que pretendan perpetrar el atropello elico, cualquier intento de humillacin y exceso de esos bancos que quieren destruir, para ganar ellos, muchos ms miles de puestos de trabajo asalariado.

Resistencia. Deca Robespierre, a quien debemos parte esencial de la hoy exange libertad igualitaria, que los pueblos no juzgan como los tribunales, no formulan por escrito sus sentencias, lanzan rayos y aada que castigar a los opresores de la humanidad es clemencia y perdonarlos, barbarie. Todos sabemos que el mausoleo que el banquero quiere construirse es, adems de ilegal, radicalmente injusto y, si nos queda un adarme de dignidad en la catstrofe, deberemos luchar contra la humillacin de todos sus excesos, seguros de que siempre nos podremos integrar, de pi y en lucha, en grupos de partisanos resistentes Bella ciao!!, siempre.

Fernando Merodio es Abogado

www.asturbulla.org

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter