Portada :: Mentiras y medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-01-2013

Con el hurto de nuestro dominio por parte de la multinacional yanqui, repentinamente hemos quedado desconectados de una parte importante de nuestros lectores
Romper el cerco a Canarias Semanal

Rebelin


Canarias Semanal apareci como peridico digital hace ahora ocho aos. Durante este lustro y medio hemos venido informando, de manera regular, sobre aspectos que tanto la prensa de papel como una buena parte de la digital suelen omitir de sus pginas. Se trata, pues, de una tarea muy laboriosa y no exenta de riesgos.

En el repertorio de los temas a lo que hemos ofrecido una mayor cobertura no han faltado aquellos considerados por otros medios como intocables tabes. La continuidad de la prctica de la tortura en no pocos establecimientos policiales del Estado espaol, la monarqua como sutil continuidad del rgimen que la precedi; la farsa del actual parlamentarismo amaado, la denuncia de la corrupcin viniera sta de donde viniera; las operaciones de recolonizacin de frica por parte de Europa y los EE.UU.; la trayectoria de un monarca heredero del ltimo dictador fascista europeo, etc., han formado parte durante todos estos aos del abanico de temas ms trabajados por esta revista digital. Simultneamente, hemos intentado que el rigor en la informacin que ofrecamos fuera acompaado de un mnimo de calidad en la presentacin, porque estimamos que esta no debe ser un patrimonio exclusivo de las clases sociales hegemnicas.

Pensamos que todo ello ha podido contribuir a que Canarias Semanal ronde en la actualidad una media de visitantes que oscila entre los cinco y seis mil lectores diarios. Aproximadamente un milln ochocientas mil visitas anuales. No es sta, ciertamente, una cifra espectacular en comparacin con la que tienen otros medios digitales. Pero en este caso el nmero tiene especial significacin, porque la mayora de nuestros lectores - dentro de su variada pluralidad - coinciden en demandar el tipo de informacin que estamos ofreciendo. Y ello, desde el punto de vista poltico, es un hecho muy valioso.

NOS DEJAN SIN DOMINIO

Justamente cuando celebrbamos haber conseguido nuestros todava modestos objetivos ha venido a interponerse en nuestra andadura un grave tropiezo. Hasta hace un ao el digital Canarias Semanal estaba alojado en el servidor estadounidense Yahoo. Cuando en noviembre del 2011 decidimos trasladarnos a un nuevo servidor, tanto desde este ltimo como desde esta revista digital reclamamos a los yanquis la devolucin de nuestro dominio "canarias-semanal.com". Pese a nuestros insistentes llamados para que se realizara dicha devolucin, solo obtuvimos el silencio por respuesta. Ahora, hemos sabido que Yahoo ha vendido nuestro dominio a un empresario checo. En cuanto nos apercibimos de la situacin, procedimos con toda urgencia para adquirir otro dominio. Nuestra direccin es canarias-semanal.org. Sin embargo, las repercusiones de este imprevisto cambio han sido demoledoras. Durante estos ltimos das miles de nuestros lectores han estado siendo re direccionados hacia a otra pgina donde aparecen anuncios y propaganda.

SIN OBSESIONES CONSPIRANOICAS

Como consecuencia de esta nueva situacin no nos hemos puesto a especular con la posibilidad de que estemos siendo vctimas de una conspiracin yanqui que esconde el propsito de acabar con una revista digital, ubicada en un archipilago del Atlntico norteafricano. No obstante, s queremos llamar la atencin de nuestros lectores acerca del seguimiento estrecho al que est siendo sometida esta revista por parte del Ejrcito de los EEUU. Es algo que nuestros lectores pueden constatar directamente. En la parte superior derecha de la cabecera de la revista se encuentra situado un pequeo mapamundi a travs del cual se detectan los puntos geogrficos desde los que Canarias-semanal.org est siendo visitada en ese momento. Si pinchan sobre l, ste se ampliar en una nueva pgina. Si a continuacin pasan el cursor sobre dos puntos situados en el centro del golfo de Guinea, en frica, frente a la antigua colonia espaola de Fernando Poo, les aparecer una nota en la que se informa que desde esos dos puntos martimos se han realizado 800 visitas a nuestro peridico digital, y que tales visitas han sido realizadas desde "FPO/Armed Forces Pacific, United States".

Cul es la causa de tan sorprendente seguimiento? La "curiosidad" de un despistado marine estadounidense de izquierdas que durante ocho meses consecutivos nos ha estado siguiendo cotidianamente desde un portaaviones yanqui, adscrito al Africom, y estacionado de forma permanente en el Golfo de Guinea? No tenemos, en efecto, ninguna explicacin para entender este permanente seguimiento por parte de la "United States, Armed Forces Pacific", pero teniendo en cuenta la sofisticada trama construida por la Inteligencia de ese pas, cualquier cosa es esperable de quienes tienen como primordial objetivo someter al planeta a su frreo control.

ROMPER EL CERCO

Con el hurto de nuestro dominio por parte de la multinacional yanqui, repentinamente hemos quedado desconectados de una parte importante de nuestros habituales lectores. Aunque ya hemos emprendido en la red las primeras acciones para tratar de recuperar la relacin con nuestros lectores, creemos que es esencial la participacin activa y solidaria de stos para lograr romper el cerco al que - sea cual fuere su origen y sus motivaciones - nos encontramos sometidos.

Nuestro trabajo de proporcionar una informacin alternativa no lo entendemos como una accin altruista y desinteresada. La elaboracin de este digital es una accin poltica y comprometida, que no es poco. La actualizacin diaria de nuestros contenidos no est dirigida a proporcionar el deleite o el entretenimiento de nuestros lectores. El motivo de nuestro esfuerzo es crear conciencia, movilizar, facilitar el compromiso de la gente con la sociedad. Justamente por ello, en estos momentos de serias dificultades nos sentimos con derecho a urgir de los lectores que acceden al digital su apoyo movilizador.

CMO MOVILIZARNOS PARA ROMPER EL CERCO?

Hay varios procedimientos de urgencia que se nos ocurren para intentar que Canarias Semanal pueda restablecer rpidamente la comunicacin con sus lectores. Al margen de aquellos que puedan sugerir o poner en prctica ellos mismos, nos atrevemos a sugerir estos dos:

1) Difusin masiva en las redes sociales - Facebook y Twitter principalmente - de la nueva direccin de Canarias Semanal entre aquellos amigos y grupos a los que estemos conectados en estas redes.

y 2) Debajo del titular principal de este artculo figura un pequeo icono con el smbolo de un sobre de correo. Si se pincha sobre l saldr un cuadro destinado a insertar las direcciones de amigos y conocidos a los que se puede enviar esta pgina. Esa es otra forma de contribuir a romper el crculo de aislamiento que ha provocado el hurto de nuestro dominio.

Seguramente existirn otros procedimientos que puedan contribuir a que el digital supere en pocos das la actual situacin. Pero bastara con que pusiramos en marcha los ya indicados para que en solo en unas fechas pudiramos quebrar el cerco.

http://canarias-semanal.org/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter