Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-01-2013

Desbandada panista y linchamiento meditico

Eduardo Ibarra Aguirre
Forum en Lnea


La prdida real y tambin para efectos formales de ocho de cada 10 militantes y miembros adherentes del Partido Accin Nacional, corroborada oficialmente al concluir el proceso de refrendo de la militancia, es dada en llamarse desbandada.

No se equivocan los colegas. Pero a los dirigentes les causa migraa la palabra y hacen denodados esfuerzos discursivos por atemperar los efectos de los resultados que en el caso del Distrito Federal la prdida es de nueve de cada 10 militantes, y junto a los estados de Mxico, Veracruz y Jalisco, donde en conjunto presuman de contar con 500 mil afiliados, ahora con dificultades llegan a los 100 mil. Sin embargo, Panistas en Causa estima que en el caso capitalino permanece inflado el padrn, oficialmente ya reconocido, para favorecer a Mariana Gmez del Campo, la sobrina poltica de Felipe Caldern.

Variaciones defensivas sobre el mismo tema: En el PAN no alcanzo a ver una desbandada (Gustavo Madero). No hay un partido en desbandada (Santiago Creel, el de Los verdaderos demcratas que desde la Presidencia desaforaron al que llamaban, clasistamente, el seor Lpez). Existe una campaa de linchamiento contra el PAN porque le estn cobrando una de las definiciones fundamentales del Pacto por Mxico, que es la de acabar con los poderes fcticos, y se est haciendo a partir de una brutal campaa de distorsin y de manipulacin (Javier Corral).

El mismo senador que se atrevi a denominar cobarde a Caldern cuando an despachaba en Los Pinos, explica que la dirigencia puso fin a una ficcin que se mantuvo por una dcada y que no habamos querido reconocer y se fue inflando coyunturalmente por dirigentes locales para ganar asambleas o convenciones. Padrn que al estar alterado hasta el punto de que en slo una semana de 2009 el entonces presidente del panismo Csar Nava (Vamos a guanajuatizar al PAN!) incorpor a 500 mil mexicanos, violentaba la voluntad de los panistas a la hora de tomar decisiones, pero Corral lo reduce a un asunto de qurum, que en este caso sera de coro.

El problema no es privativo del partido que encabeza Madero Muoz desde que a partir de 2010 gan a Caldern Hinojosa (y su apadrinado Roberto Gil) la presidencia del blanquiazul. Enseguida la negociacin que dej fuera del Comit Ejecutivo a los escuderos del hoy becario en Harvard. Despus la agenda y el calendario para replantear al partido tras la debacle electoral. Ms recientemente la interlocucin con Enrique Pea y el Partido Revolucionario.

Con el exitoso camino andado, el supuestamente gris Madero no puede, o s puede pero no debe, subestimar alcances y lecciones arrojadas por el proceso de actualizacin del padrn panista. Es preciso que tome nota en serio de las notabilsimas ausencias de hombres y mujeres del poder fctico, de las lites de los tres poderes de la Unin y hasta de la farndula y el deporte, si en verdad busca trascender la retrica y hacer del anuncio de que el PAN recuperar la Presidencia en 2018, algo ms que una frase.

La dirigencia blanquiazul dio el paso y ahora ya sabe que 1.5 millones de militantes abandonaron sus filas as sea en el papel, y que cuenta 369.034, con todo y que Panistas en Causa critic el mecanismo de refrendo, pues evadi su responsabilidad de auditar el padrn y sancionar a los autores de afiliaciones corporativas y fraudulentas.

Otro problema, acaso el ms importante, es la facilidad con que los afiliados entran y salen de un partido, en dependencia de si est o no en el gobierno, lo que obliga a revisar la simplona tesis de los ciudadanos ejemplares y la partidocracia perversa.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter