Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-01-2013

No al pago de la deuda ilegtima. No debemos, no pagamos

Janire Landaluze y Mikel Noval
Rebelin

La semana prxima, concretamente los das 23 y 24 de enero, el sindicato ELA, mayoritario en Euskal Herria, celebrar su decimotercero Congreso Confederal bajo el lema Lankidetu!. Entre las resoluciones a adoptar, nueve en total, se encuentra una relativa a la auditora de la deuda. La importancia del tema lo merece. La transcribimos a continuacin.



 

Vivimos en deudocracia. La deuda pblica se ha convertido en un instrumento de dominacin poltica para justificar las polticas de recortes ms brutales y para imponer un reparto ms injusto de la riqueza.

La deudocracia consiste en generar un elevado nivel de deuda pblica (deuda privada pasa a ser deuda pblica), convertir en acreedores a quienes han causado la crisis, y dar prioridad al pago de la deuda sobre todo lo dems. Esto provoca una importante reduccin del gasto social sobre todo en las dotaciones econmicas destinadas a la sanidad, la educacin, las prestaciones sociales, los servicios sociales, la vivienda, etc. deteriorando la calidad de los servicios pblicos. Es una estrategia que atenta contra la poblacin, contra los sectores sociales ms castigados (personas en paro, pensionistas, mujeres, inmigrantes,...) y que beneficia al capital.

Existe una opinin generalizada de que las deudas, tengan el origen que tengan, se tienen que pagar. Sin embargo, es necesario analizar los motivos que han llevado a crear la deuda. La deuda de los gobiernos ser ilegtima, tal y como lo recogen el derecho y la prctica internacional, si procede de prstamos que atentan contra la dignidad de la vida de las personas y/o ponen en peligro la convivencia pacfica entre los pueblos. Son deudas ilegtimas las basadas en decisiones injustas, que no se ajustan al inters general y tomadas a espaldas de la ciudadana, aspecto que justificara su impago.

Las instituciones, tanto las del estado espaol como las de Hego Euskal Herria, han aumentado en los ltimos aos sus niveles de deuda pblica. Este aumento es debido a:

El XIII Congreso de ELA constata, por tanto, que el aumento de la deuda pblica nada tiene que ver con el aumento del gasto social. Teniendo en cuenta el origen de esta deuda se puede adelantar que en gran medida es una deuda ilegtima.

El Congreso considera necesario realizar auditoras ciudadanas de la deuda pblica. La auditora de la deuda es un proceso en el que se analiza el origen de las deudas, por qu se generaron, para qu sirvieron, a quines beneficiaron, su transparencia, posibles irregularidades, etc. Se trata de determinar qu parte de la deuda contrada es legtima y qu parte no lo es, para posteriormente declarar el impago de la parte ilegtima. No es un proceso de lites, debe contar con una gran participacin social (popular, y tambin de personas expertas) en el que los gobiernos deben colaborar, siendo transparentes, dando la informacin y documentacin necesaria para llevarla a efecto. Se trata del control democrtico de los asuntos pblicos.

El impago de la deuda ilegtima no es una quimera. Tenemos experiencias en el siglo XXI, como son la de Argentina en 2001, Ecuador en 2007 o Islandia en 2011. Es posible hacer frente a la dictadura de los mercados, del poder econmico y financiero, y primar el bien comn sobre la avaricia de quienes nos han llevado a la actual crisis del sistema capitalista.

A su vez, la auditoria de la deuda y el impago de la parte ilegtima permiten cuestionar desde la raz el actual modelo econmico. Pero no basta con declarar el impago de la deuda ilegtima. Es necesario cambiar radicalmente el actual modelo econmico, ya que de lo contrario la deuda se volver a generar al servicio de los poderes econmicos y financieros, y se seguirn agravando las injusticias econmicas, sociales y medioambientales. Se requieren medidas como una drstica reforma fiscal, que d marcha atrs en la poltica fiscal neoliberal de las ltimas dcadas; una fuerte regulacin del sector financiero, prohibiendo la especulacin y los parasos fiscales; banca pblica; la reduccin del tiempo de trabajo sin reduccin salarial y con creacin de empleo compensatorio; el buen vivir, superando el actual modelo de crecimiento, del todo insostenible.

El XII Congreso de ELA resuelve:

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter