Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-01-2013

La seguridad del Atlntico Sur

Ral Zibechi
Programa de las Amricas


Si nosotros no nos ocupamos de la paz y la seguridad del Atlntico Sur, otros se van a ocupar. Y no de la manera que nosotros deseamos: con una visin de pases en desarrollo que repudian cualquier actitud colonial y neocolonial, dijo el ministro de Defensa de Brasil, Celso Amorim, durante la VII Reunin Ministerial de la Zona de Paz y Cooperacin del Atlntico Sur (ZOPACAS) realizada el 15 y 16 de enero en Montevideo [1].

En la misma reunin, el canciller brasileo Antonio Patriota dijo que el mundo camina hacia una multiplicidad de centros de poder y que est en curso un proceso de difusin del poder mundial, con el reconocimiento creciente del papel que est siendo desempeado por los pases en desarrollo. Agreg que es imperioso preservar el Atlntico Sur de la introduccin de armas nucleares y otras armas de destruccin en masa [2].

Brasil y sus aliados en la regin, incluyendo a sus amigos africanos, decidieron revitalizar un instrumento como la ZOPACAS que durante largo tiempo no jug ningn papel. La alianza de 24 pases atlnticos sudamericanos y africanos incluye dos pases que integran los BRICS (Brasil y Sudfrica) y Argentina que integra el G-20, y fue revitalizada ante los vertiginosos cambios que est viviendo el mundo, la crisis que atraviesa Guinea Bisau [3] y la inestabilidad en Repblica Democrtica de Congo.

De este modo los pases con ms visin estratgica como Brasil buscan seguir abriendo espacios para el multilateralismo, ante el avance de la poltica de Washington que consigui que algunos pases del Pacfico establezcan la Alianza del Pacfico para dificultarle a Brasil una salida fluida a ese ocano. La creacin de la Alianza del Pacfico en abril de 2011, y formalizado el 6 de junio de 2012, entre Mxico, Colombia, Per y Chile es, como seala el economista peruano Oscar Ugarteche, un contrapeso a la influencia brasilea en Sudamrica [4].

En opinin del economista, los tres gobiernos sudamericanos tienen en comn no haber firmado el acta de constitucin del Banco del Sur, no tener acuerdos comerciales con el Mercosur del cual son slo observadores, tener TLCs firmados con Estados Unidos y carecer de un sector industrial nacional significativo. Ugarteche concluye que el nuevo bloque sirve no para competir sino para bloquear la integracin regional que propone la Unasur.

Cooperacin Sur-Sur


La Zona de Paz y Cooperacin del Atlntico Sur fue creada el 27 de octubre de 1986 por iniciativa de Brasil con el apoyo de Argentina, en momentos en que ambos pases estaban gobernados por fuerzas conservadoras, Jos Sarney y Ral Alfonsn eran los presidentes. Est integrada por 24 pases en los que se hablan cuatro lenguas oficiales: espaol, portugus, ingls y francs [5]. El objetivo es la cooperacin y mantener al Atlntico Sur sin armas nucleares.

La constitucin de la ZOPACAS fue aprobada por Naciones Unidas con los votos en contra de Estados Unidos, Blgica, Francia, Italia, Japn, Luxemburgo, Pases Bajos, Portugal y Alemania. Aunque en los hechos la nueva alianza estaba orientada contra la presencia sovitica en el Atlntico Sur, la negativa de los pases del Norte muestra un claro rechazo a la cooperacin Sur-Sur.

Por el contrario, la creacin de organismo internacional fue apoyada con entusiasmo, por los sectores nacionalistas y en particular por el pensamiento estratgico de Brasil. Guilherme Sandoval Ges, coordinador de la Divisin de Asuntos Geopolticos y Relaciones Internacionales de la Escuela Superior de Guerra, concluy que Brasil dio un paso significativo para neutralizar la estrategia continental de Estados Unidos al crear la ZOPACAS.

En un trabajo publicado en la revista terica de ese centro, dijo que la alianza tiene un importante papel para neutralizar una posible iniciativa de Estados Unidos de crear la Organizacin del Tratado del Atlntico Sur (OTAS), que consolidara la hegemona norteamericana en esta importante regin geo-estratgica [6].

Para evitar la subordinacin geopoltica de la regin, defiende el liderazgo benigno brasileo en Amrica del Sur, lo que convierte a la regin en espacio vital para el fortalecimiento internacional de Brasil y su insercin multipolar en varios frentes de cooperacin internacional con la Unin Europea y el bloque asitico [7]. Si estos pasos no se concretaran, Sudamrica sera apenas un objeto de la explotacin econmica de Washington sin autonoma poltica.

Sin embargo, desde su creacin la ZOPACAS tuvo escasa actividad. Muchas dificultades conspiran contra la posibilidad de convertirla en un foro dinmico y resolutivo. La presencia de 21 pases africanos que hablan cuatro idiomas y pertenecen a alianzas regionales diferentes, ha sido el principal obstculo a superar. Hacia seis aos que no se reuna y es la primera vez que acuden ministros de defensa.

En diciembre de 2010 la cancillera organiz una Mesa Redonda en Brasilia con el objetivo de revitalizar la ZOPACAS. Se identificaron reas para el desarrollo de proyectos comunes: mapear y explorar los fondos marinos, proteger y preservar los recursos del mar, transporte martimo y areo, seguridad portuaria, cooperacin en defensa y combate a crmenes transnacionales [8].

Despegarse del Norte

Como se sabe, en los ltimos aos la mayor parte de los pases sudamericanos vienen construyendo diversos espacios de integracin y coordinacin econmico, poltica y militar como el Banco del Sur, Unasur y el Consejo de Defensa Suramericano (CDS). Este proceso se aceler con la crisis mundial y el descubrimiento de grandes reservas de petrleo y gas en Venezuela y el mar de Brasil.

Uno de los ejes de la defensa de los pases sudamericanos pasa por el Atlntico. El canciller Patriota, de Brasil, record en la reunin de Montevideo que el Atlntico tiene cada vez mayor importancia por el descubrimiento de enormes reservas minerales y petrolferas, por sus abundantes recursos en biodiversidad y porque el 95% del comercio exterior brasileo pasa por ese ocano [9].

La seguridad de cada uno de estos pases, y Brasil es la sexta economa del mundo, pasa por evitar que otras potencias se hagan presentes en el Atlntico Sur. Por eso la reaccin de Brasil a las pretensiones de la Cumbre de Lisboa de la OTAN, celebrada el 19 y 20 de noviembre de 2010, que supuso el reconocimiento de que la alianza militar se ha convertido en una fuerza con vocacin de intervencin global [10].

Brasil respondi ante lo que consider una posicin militarista de Estados Unidos. El 10 de setiembre el ministro de Defensa Nelson Jobim mostr su preocupacin por el riesgo de que la OTAN pueda realizar incursiones armadas en el Atlntico Sur, al que defini como rea geoestratgica de inters vital para Brasil [11]. El ministro fue claro al sealar que es necesario separar las cuestiones del Atlntico Norte de las del Sur, que merecen respuestas diferenciadas, tanto o ms eficientes y legtimas cuanto menos involucren a organizaciones o Estados extraos a la regin.

Asegur que las razones por la cuales se cre la OTAN dejaron de existir ya que desapareci la amenaza que representaba la Unin Sovitica. Denunci que la OTAN se convirti en instrumento para el avance de los intereses de su miembro principal, los Estados Unidos, y critic de modo frontal la extrema dependencia europea de las capacidades militares norteamericanas en el seno de la OTAN, lo que le impide constituirse en un actor geopoltico a la altura de su peso econmico [12].

El 3 de noviembre, en la apertura de la VII Conferencia de Seguridad Internacional Fuerte de Copacabana (Rio de Janeiro), patrocinada por la Fundacin Konrad Adenuer de Alemania, el ministro de Defensa Nelson Jobim dijo que Brasil y Sudamrica no pueden acepar que Estados Unidos y la OTAN se arroguen el derecho de intervenir en cualquier parte del mundo y, de modo particular, de cortar la lnea que separa al Atlntico Norte del Sur [13].

Rechaz la idea de soberanas compartidas sobre esta regin que maneja el Pentgono: Cul es la soberana que Estados Unidos quiere compartir, la de ellos o la nuestra?. Dijo ms: No seremos aliados de Estados Unidos para que ellos mantengan su papel en el mundo y asegur que la poltica internacional no puede ser definida a partir de la perspectiva que convenga a los Estados Unidos [14].

Rechaz conversar sobre el Atlntico Sur con un pas que ni siquiera acepta la soberana martima brasilea de 350 millas, reconocida por Naciones Unidas. Jobim defendi que Brasil y los dems pases sudamericanos construyan un aparato disuasorio para enfrentar las amenazas extra-regionales, que es uno de los ejes de la Estrategia Nacional de Defensa de Brasil, capaz de enfrentar todo tipo de desafos, diplomticos y militares, convencionales o no.

Cooperacin y negocios


El Plan de Accin de Montevideo, aprobado en el VII Encuentro Ministerial de la ZOPACAS, define siete reas de trabajo inspiradas en las mismas directrices definidas por la Mesa Redonda de 2010. En el rea de Defensa hace un llamado a los pases miembros a fortalecer sus capacidades navales y areas y promueve la realizacin de ejercicios militares conjuntos en el Atlntico Sur [15].

En paralelo, el ministro Celso Amorim propuso a los integrantes de la alianza compartir la experiencia brasilea en el levantamiento de plataformas continentales, capacitacin en salvamento y rescate en el mar, operaciones de paz y vigilancia martima [16]. Debe recordarse que entre los pases africanos del Atlntico hay algunos de los principales productores de petrleo del mundo, como Nigeria y Angola.

Si los acuerdos avanzan tal como est previsto y si la Marina de Brasil contina su constante proceso de modernizacin y expansin, la ZOPACAS puede convertirse (al igual que la Unasur y el CDS), en piezas de un paraguas regional que garantice su independencia. La intervencin unilateral de un pas del Norte, como Francia en Mali, por poner un ejemplo reciente, es algo que Brasil y Argentina quieren evitar.

Por eso el canciller Patriota dijo en Montevideo, en referencia a la situacin que atraviesa Guinea-Bisau, que la crisis que vive hoy ese pas es ejemplo de una situacin con implicaciones serias sobre el espacio del Atlntico Sur ante el cul no podemos permanecer indiferentes y defini el conflicto como muy prximo a Brasil [17].

Hay otras razones para una alianza de este tipo, que no vienen en los comunicados oficiales, como la creciente presencia econmica de Brasil en frica. Slo en Angola se instalaron 200 empresas brasileas que en 2007 eran responsables del 10 % del PIB [18]. La afinidades culturales, histricas y lingusticas explican el inters de los empresarios de Brasil en los pases lusfonos africanos.

Odebrecht, la mayor constructora brasilea y la 24. del mundo, tiene 20 mil empleados en Angola, construy la mayor hidroelctrica del pas y est levantando un complejo agroindustrial para producir etanol, azcar y energa elctrica, adems de una segunda hidroelctrica, lneas de trasmisin, avenidas y la reforma de las redes de agua y saneamiento en las ciudades [19].

En total son 32 emprendimientos en manos de Odebrecht que es la primera empleadora privada del pas. Lula visit Angola tres veces en los ltimos cinco aos. Desde 2000 ingresaron en el pas otras constructoras como Camargo Corra, Queiroz Galvo y Andrade Gutierrez, tambin apoyadas con crditos del gobierno. En los ltimos aos Angola se convirti en pieza clave en la expansin de las multinacionales brasileas.

Por eso los medios especializados en Brasil se congratularon por la revitalizacin de la ZOPACAS, que consideraron uno de los mayores triunfos de la diplomacia brasilea [20]. An as consideraron que se trata de un ambicioso movimiento para el cual probablemente la Marina de Brasil, la nica verdaderamente importante en el Atlntico Sur, an no est preparada para enfrentar.

Ral Zibechi es analista internacional del semanario Brecha de Montevideo, docente e investigador sobre movimientos sociales en la Multiversidad Franciscana de Amrica Latina, y asesor a varios grupos sociales. Escribe el Informe Mensual de Zibechi para el Programa de las Amricas www.cipamericas.org/es.


Recursos


Defesanet, ZOPACAS ou Mar Brasilis I, 18 de enero de 2013, en http://www.defesanet.com.br/defesa/noticia/9354/DNZOPACAS-ou-MARE-BRASILISLula-e-o-MD

Guilherme Sandoval Ges, Por onde andar a Grande Estrategia Brasileira?, Revista da Escola Superior de Guerra, Rio de Janeiro, julio-diciembre, 2008

Ministerio de Defesa, ZOPACAS. Amorim prope aes para fortalecer cooperao em Defesa, Montevideo, 16 de enero de 2013.

Ministerio de Defesa, Texto-base do discurso de Ministro Antonio de Aguiar Patriota, Montevideo, 15 de enero de 2013.

Oscar Ugarteche, El Bloque del Pacfico desde la integracin estratgica, 26 de abril de 2011 en http://alainet.org/active/46100

Notas:


[1] Ministerio de Defesa, ZOPACAS. Amorim prope aes para fortalecer cooperao em Defesa, Montevideo, 16 de enero de 2013.

[2] Ministerio de Defesa, Texto-base do discurso de Ministro Antonio de Aguiar Patriota, Montevideo, 15 de enero de 2013.

[3] El 13 de abril de 2012 un grupo militar sublevado secuestr tanto al exprimer ministro Carlos Gomes Jnior como al presidente en funciones, Raimundo Pereira, antes de que se celebrara la segunda vuelta de las elecciones presidenciales.

[4] Oscar Ugarteche, El Bloque del Pacfico desde la integracin estratgica, 26 de abril de 2011 en http://alainet.org/active/46100

[5] Por orden alfabtico son: frica del Sur, Angola, Argentina, Benin, Brasil, Cabo Verde, Camern, Repblica del Congo, Costa de Marfil, Gabn, Gambia, Ghana, Guinea, Guinea-Bisau, Guinea Ecuatorial, Liberia, Namibia, Nigeria, Repblica Democrtica del Congo, Santo Tom y Prncipe, Senegal, Sierra Leona, Togo y Uruguay.

[6] Guilherme Sandoval Ges, Por onde andar a Grande Estrategia Brasileira?, Revista da Escola Superior de Guerra, Rio de Janeiro, julio-diciembre, 2008, p. 60.

[7] Ibid., p. 61.

[8] Ministerio das Relaes Exteriores, 9 de diciembre de 2010 en http://www.itamaraty.gov.br/sala-de-imprensa/notas-a-imprensa/mesa-redonda-da-zona-de-paz-e-cooperacao-do-atlantico-sul-zopacas-brasilia-6-e-7-de-dezembro-de-2010

[9] Ministerio de Defesa, 15 de enero, ob. cit.

[10] Strategic Concept. For the Defence and Security of The Members of the North Atlantic Treaty. Organisation, en www.nato.int/lisbon2010/strategic-concept-2010-eng.pdf

[11] Importante Jobim lana o Mare Brasilis, en Defesanet, http://www.defesanet.com.br/dn/17SET10.htm

[12] Ibid.

[13] Ministro da Defesa ataca estratgia militar de EUA e Otan para o Atlntico Sul, Folha de So Paulo, 4 de noviembre de 2010, en http://www1.folha.uol.com.br/mundo/825261-ministro-da-defesa-ataca-estrategia-militar-de-eua-e-otan-para-o-atlantico-sul.shtml

[14] Ibid.

[15] Plano de Ao de Montevidu, 16 de enero de 2013 en http://www.defesanet.com.br/geopolitica/noticia/9323/ZOPACASPlano-de-Acao-de-Montevideu

[16] Ministerio de Defesa, 16 de enero de 2013, ob cit.

[17] Agencia Angola Press, 21 de enero de 2013, en http://www.portalangop.co.ao/motix/pt_pt/noticias/africa/2013/0/3/Brasil-aponta-conflito-entre-maiores-desafios-Atlantico-sul,de6f6842-0d0f-4e7d-9262-ba78eba7cc11.html

[18] Brasil testa papel de potncia global em Angola, BBC, 17 de setiembre de 2012 en http://www.bbc.co.uk/portuguese/noticias/2012/09/120917_angola_especial_abre_jf.shtml

[19] Laos com presidente e obra durante a guerra marcam atuao da Odebrecht em Angola, BBC, 20 de setiembre de 2012, en http://www.bbc.co.uk/portuguese/noticias/2012/09/120917_odebrecht_angola_sub1_jf_ac.shtml

[20] Defesanet, 18 de enero de 2013, en http://www.defesanet.com.br/defesa/noticia/9354/DNZOPACAS-ou-MARE-BRASILISLula-e-o-MD

Fuente: http://www.cipamericas.org/es/archives/8858



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter