Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-01-2013

Hace 22 aos fue ultimada en un rescate la periodista Diana Turbay Quintero
Un drama en medio del proceso de la Constituyente que prohibi la extradicin

Roberto Romero Ospina
Rebelin


El cartel de Medelln estaba en pleno furor. Eran los tiempos de la ofensiva de Pablo Escobar, su jefe, por impedir a toda costa la extradicin. Incluso era tan perentorio el reclamo, que hicieron popular la consigna de preferimos una tumba en Colombia a una crcel en Estados Unidos.

Con el secuestro de la periodista Diana Turbay Quintero, hija del ex presidente Turbay y de la promotora social Nydia Quintero, el capo le apuntaba fuerte a poner de rodillas al establecimiento metindose con lo intocable.

Bajo el engao de una entrevista con la comandancia del ELN, el cartel de Medelln orquest el plagio, llevndose a Diana, a tres periodistas ms del noticiero de TV Criptn, entre ellos Azucena Livano, hoy presentadora del noticiero del Senado, y dos camargrafos.

Todos ellos haban viajado a una zona de Antioquia donde supuestamente iban a ser recogidos por un comando del ELN.

El 30 de agosto de 1990 la conocida comunicadora y su grupo fueron llevados a una de las fincas de Escobar. Por semanas no se tuvo noticia de los secuestrados, incluso la familia Turbay tom contacto a travs de intermediarios con Alfonso Cano, comandante de las FARC, para interceder ante el ELN pues se segua creyendo que estaba en manos de esa agrupacin.

No pas un mes para saberse la noticia: Diana y su equipo estaba en manos de Escobar, quien se negara siempre a entablar conversaciones con la familia Turbay a pesar de todos los intentos que hizo la madre, Nydia Quintero.

El secuestro, que tena conmocionado al pas, se haba dado en medio de la intensa campaa por la eleccin de la Asamblea Nacional Constituyente, prevista para el 9 de diciembre de 1990. Csar Gaviria haba sido elegido ese mismo ao despus del asesinato de quien se perfilaba como el presidente, Luis Carlos Galn, asesinado precisamente por el cartel de Medelln, que ahora se meta con una de las ms encumbradas familias del pas.

Gaviria intensific las operaciones de rescate, a pesar de las reiteradas splicas de la familia de Diana para que no lo hiciera.

Al presidente le imploraba que no fuera a realizar un rescate que pusiera en peligro la vida de Diana. Los generales con los que hablamos nos aseguraron siempre que un rescate no estaba contemplado. Pero hubo un rescate y ella muri. En ese momento, en ese estado de desesperacin y de ira profunda, porque hicieron el operativo que haba rogado que no se hiciera, fui muy dura con el Gobierno. Dije que le atribua igual responsabilidad a Escobar como a quienes ordenaron ese operativo, record doa Nydia en unas declaraciones a El Tiempo hace dos aos cuando se cumplieron los veinte aos de la muerte de su hija.

El 25 de enero de 1991, cuando apenas faltaban once das para la instalacin de la Asamblea Nacional Constituyente, tuvo lugar un operativo de rescate del Ejrcito en cercanas de Copacabana, en Antioquia. Cuando los secuestradores ordenaron que los plagiados subieran por una colina ante la presencia de los soldados, varios disparos dieron blanco en la humanidad de Diana Turbay. Un helicptero recogi su cuerpo pero lleg a un centro mdico sin signos vitales.

El crimen de Diana Turbay ocup la atencin de todo el pas. Como la ocupara los meses siguientes los debates en la Constituyente donde se impuso fcilmente, por cierto, la no extradicin de nacionales como lo exiga Escobar, pero que en todo caso era una divisa que apuntaba a la defensa de la soberana nacional, que incluso tena el apoyo de personalidades tan importantes como Garca Mrquez, de toda la izquierda y los movimientos sociales y desde siempre.

Ms tarde vendra todo la farsa de entrega de Pablo Escobar, preso en la Catedral, bajo unos leoninos acuerdos con el presidente Gaviria, el mismo que se neg a suspender los opertivos militares de rescate de Diana Turbay.

Y el secuestrador de Diana Turbay, que la retuvo casi cinco meses, responsable ltimo de su muerte, en el fallido rescate a sangre y fuego, finalmente obtuvo su preciado trofeo poltico, la no extradicin, tras centenares de asesinatos que continan en la impunidad.

Sin embargo el Congreso, a travs de una reforma constitucional promulgada el 17 de diciembre de 1997, tumb al artculo 35 que prohiba en envo de nacionales para ser juzgados en Estados Unidos, a pesar de que sus principales delitos como crmenes de lesa humanidad, fueron cometidos en territorio colombiano.

Horacio Serpa, en ese entonces ministro del Interior del presidente Samper, y copresidente de la Asamblea Constitucional que vot la no extradicin, dira que su prohibicin, tras esos seis aos, no haba impedido el fin del narcotrfico y la violencia justificando as la reforma.

Han pasado 16 aos del cambio constitucional que introdujo de nuevo la extradicin y 22 del crimen de Diana Turbay, sacrificada en esta danza macabra, y ya han sido enviados ms de 500 colombianos a las crceles norteamericanas, entre algunos guerrilleros como Simn Trinidad.

Sin embargo, el negocio del narcotrfico est ms activo y rentable que nunca mientras los principales capos extraditados, responsables de la muerte y persecucin de miles de colombianos, escurren el bulto de sus acciones amparados en que su principal delito fue el narcotrfico.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter