Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-01-2013

La cumbre de Santiago, la Celac y la CIA

Carlos Fazio
Rebelin


Desde Washington y la embajada de Estados Unidos en Santiago de Chile, la Agencia Central de Inteligencia (CIA), mueve sus hilos. El epicentro de la guerra meditica de saturacin es la capital chilena y los objetivos principales de la campaa de desestabilizacin son el presidente de Cuba, Ral Castro Ruz y la I Cumbre de la Comunidad de Estados de Amrica Latina y el Caribe (Celac).

Enmarcadas en la crisis econmico-financiera mundial, este fin de semana Santiago ser la sede de dos reuniones de jefes de Estado y de gobierno de Latinoamrica y Europa comunitaria. Representantes de ms de 60 pases de los dos bloques regionales se reunirn a discutir una agenda economicista impuesta por las potencias de la vieja Europa. Y sin duda saldrn a relucir las contradicciones y divergencias que se derivan de conceptos tales como democracia, esto es, la democracia directa, participativa y soberana versus la democracia formal, bajo control de las corporaciones y la banca oligrquica; el buen vivir y los derechos de la Madre Tierra contra la mercantilizacin de la naturaleza y de la vida, y aquella que opone la integracin y solidaridad de los pueblos con la injusticia social derivada de las contrarreformas estructurales neoliberales diseadas, condicionadas e impuestas a rajatabla por el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y el Tesoro estadunidense, aplicadas por la mayor parte de los gobiernos de ambas regiones.

A partir de las grandes manifestaciones de protesta contra la ortodoxia del libre mercado en pases como Grecia, Irlanda, Espaa, Italia y Portugal, la buena letra de Jos Manuel Barroso y Herman Van Rompuy, presidentes de la Comisin Europea y del Consejo Europeo, respectivamente, sobre la gobernanza econmica, el desarrollo sostenible, la inversin para el desarrollo y la responsabilidad social de las empresas no dejan de ser meros giros retricos. En rigor, lo que quieren las corporaciones europeas es disputarle a Estados Unidos, en su tradicional patio trasero, el acceso a los mercados y las materias primas ( litio, petrleo, gas shale , biodiversidad, el acufero Guaran, segundo reservorio de agua dulce del mundo y la Amazona, pulmn que oxigena al resto del planeta) . Pero dado que son socios en las nuevas aventuras militares imperialistas y neocoloniales en varias partes del mundo, no es eso lo que le preocupa tanto a Estados Unidos, de sus aliados de la OTAN.

La renovada campaa de terrorismo meditico de la CIA y la extrema derecha continental est dirigida a sabotear la Cumbre de Santiago, porque no quiere permitir que la Celac, el mecanismo intergubernamental de concertacin poltica y cooperacin latinoamericano-caribeo fundado en 2011 en Caracas, se consolide y desarrolle un nuevo esquema integracionista regional sin la presencia de los intereses hegemnicos de Estados Unidos. Y menos, que Ral Castro y Cuba asuman el domingo la presidencia pro tmpore del nuevo organismo, que tiene entre sus races dos procesos integracionistas dinmicos: la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra Amrica (ALBA, 2004) y la Unin de Naciones Suramericanas (Unasur, 2008). Procesos, los tres: ALBA, Unasur y Celac, que tuvo entre sus principales arquitectos a Hugo Chvez, blanco, tambin, en la coyuntura, de la campaa de terrorismo meditico y de desestabilizacin en Venezuela, de la CIA, CNN, el diario El Pas de Madrid y la prensa afiliada a la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP).

Para sabotear, ensuciar e intentar descarrilar la cumbre de Santiago, el Departamento de Estado y la CIA han recurrido a sus viejos alfiles de la derecha chilena, entre ellos varios dirigentes y legisladores de la Unin Demcrata Independiente (UDI), de Renovacin Nacional (RN), la Democracia Cristiana, la Corporacin 11 de Septiembre (que rene a ex militares pinochetistas) y sectores conservadores del Partido Socialista, que das pasados iniciaron una ofensiva en contra de Cuba, personalizada en Ral Castro.

En particular, destaca el senador Ignacio Walker, presidente de la Democracia Cristiana, quien representa al llamado sector Los Prncipes. Walker −hermano de Patricio, tambin senador−, es un poltico conservador que mantiene posturas contrarias a la Revolucin Cubana, apoyando a la fantasmagrica DC en la isla y a otros grupos disidentes, y quien todava califica con el viejo lenguaje de la guerra fra, como dictadura al gobierno cubano. Ignacio Walker fue canciller durante el gobierno de Ricardo Lagos y represent las posturas ms derechistas, anti cubanas y anti bolivarianas. Trabaja de la mano de Gutenberg Martnez, uno de los lderes derechista de la DC, quien presidiendo la OCDA desarroll una sistemtica poltica anticubana bajo el patrocinio de Washington y de la Fundacin Konrad Adenauer, de Alemania.

La UDI es el partido generado desde las filas del pinochetismo. Varios de sus dirigentes y parlamentarios fueron funcionarios de la dictadura militar. Y como la DC de Walker y Martnez, tiene una poltica de abierta confrontacin contra Cuba, Venezuela y Bolivia. En la emergencia, la UDI y la DC fueron articuladas por la CIA a travs del funcionario diplomtico de la misin de Estados Unidos en Santiago, Lawrence Corwin, con otra organizacin de fachada, el Centro para la Apertura y el Desarrollo de Amrica Latina (Cadal), que funciona como una base de operacin anticastrista desde Buenos Aires, Argentina. El senador Patricio Walker es miembro activo de Cadal y sin duda instig a su hermano Ignacio en sus diatribas contra Ral Castro y Cuba.

Al team desestabilizador de Washington en Santiago se suma otra organizacin subversiva, la ONG denominada Cuba Independiente y Democrtica (CID), de Huber Mattos, cuyo operador en Chile es Mijail Bonito Lovio. El propio Bonito Lovio declar que la Democracia Cristiana lo invit a conducir el foro Promocin de la Solidaridad Democrtica Internacional, en el marco de la cumbre de Santiago. Organizado por Bonito Lovio y Micaela Hierro Dori, de Cadal, el foro inici el 24 de enero en la Universidad Adolfo Ibez, que dirige Gutemberg Martnez. El objetivo es sacar a la luz un grupo parlamentario que tratan de orquestar contra Cuba, Venezuela y Bolivia: la ultraderechista Alianza Parlamentaria Democrtica de Amrica (APDA).

En realidad, el jefe visible de la campaa de terrorismo meditico es Lawrence Corwin, oficial de la CIA que trabaj en campaas de desestabilizacin en Cuba entre 1998 y 2001. Pero Corwin cuenta con otro socio en Santiago, el consejero de la Embajada sueca en Chile, Andrs Ingemar Cederberg, quien durante su estancia en La Habana entre 2005 y 2010, destac tambin por su actividad injerencista y tiene excelentes vnculos con la CIA y CADAL. Gastados como estn a estas alturas los shows anticubanos de la CIA, el objetivo ahora es cuestionar la credibilidad y viabilidad de la Celac, en un intento por obstaculizar la consolidacin y desarrollo del nuevo esquema de integracin regional que est al margen de la tutela de Washington.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter