Portada :: Mentiras y medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-01-2013

Venezuela, la revolucin bolivariana y los buitres que acechan

Andrs Martnez Lorca
Rebelin


A juzgar por lo que cuentan a diario los grandes medios de comunicacin, en Espaa parece que no hay nada de qu preocuparse. Sin embargo, segn la oficina europea de estadstica (Eurostat), Espaa super en noviembre pasado la alarmante cifra de seis millones de trabajadores en paro, lo que representaba el 26,6 % de la poblacin activa. El paro juvenil se elev hasta el 56,5%. En ambos casos, distanciada del resto de pases, ocupa el vergonzoso primer puesto del continente europeo en esta negra estadstica. Las perspectivas para el ao que comienza son pesimistas sin remedio: congelada la inversin, disminuido severamente el consumo y agotado el ahorro familiar, contina la recesin de la economa nacional y aumenta la pobreza de las clases populares.

La poltica de recortes en el gasto pblico (en especial, en sanidad, cultura y educacin), de facilitar el despido barato, de reduccin de los salarios, de privatizaciones del sector pblico y de incremento de los impuestos indirectos ─iniciada en 2010 por el presidente socialista Jos Luis Rodrguez Zapatero y corregida y aumentada por el presidente conservador Mariano Rajoy─, ha dado ya al pueblo espaol su amargo fruto de escasez, pobreza y marginacin. Estos dirigentes del bipartidismo borbnico todo lo dan por bien empleado con tal de salvar a los bancos culpables de la crisis (ms de 50.000 millones de euros han recibido ya y ms de 50.000 trabajadores de este sector quedarn en el paro con los despidos que se anuncian) mientras siguen al pie de la letra y de modo despiadado las consignas ultraliberales de la troika (Banco Central Europeo, Fondo Monetario Internacional y Comisin Europea).

Un insensato neoliberal, exdirector de los diarios econmicos Expansin y Actualidad Econmica, se ha atrevido a decir en alto lo que, semana tras semana, hace el gobierno del PP: Hay que arrasar con el Estado del Bienestar (). El Gobierno debe aprovechar el choque actual para impulsar una revolucin. () Hay que reformar por completo nuestro sistema poltico y econmico para limpiar el pas Hay que extirpar el tumor [de lo pblico] desde la raz [1] . Como se ve, todo un programa reaccionario que hace suspirar a los idelogos de la FAES, con Aznar a la cabeza.

Pero volvamos a los ecos deformados de la realidad ibrica. Para esos medios que silencian las causas de la crisis en Espaa y edulcoran la corrupcin generalizada del poder, aqu no pasa nada. Comprubenlo en los insoportables programas de la televisin pblica y privada que compiten entre s en cotilleos, banalidades, cine violento y loas sin fin al cazador de elefantes. Se repite as una vez ms el viejo estribillo franquista de Espaa sin problema. El problema est en Venezuela.

Venezuela, Chvez y la Revolucin Bolivariana

 

Pasados a un segundo plano los ataques a Fidel Castro, una vez perdida la esperanza de destruir el socialismo en Cuba, Hugo Chvez se ha convertido en los ltimos aos en la obsesin enfermiza de los medios espaoles. No hay tertuliano de radio o televisin que se precie, ni columnista de peridico con afn de brillar que no insulte al presidente de la repblica de Venezuela. Hace unos meses pronosticaban que sera derrotado por el esculido Henrique Capriles: tuvieron que adobar aprisa y corriendo la derrota de su candidato y devaluar en lo posible la victoria de Chvez. Despus, con el presidente enfermo y alejado de la lucha electoral, vinieron las elecciones regionales y la contundente victoria de los candidatos bolivarianos del PSUV. Est claro que en circunstancias difciles el pueblo venezolano sigue apoyando con firmeza el proceso revolucionario inspirado y dirigido por el comandante Chvez. Confiamos y deseamos que el presidente bolivariano tenga larga vida; pero, en cualquier caso y pese a quien pese, la revolucin ha echado races en Venezuela y ser el pueblo, como siempre, quien garantizar su futuro en la lucha poltica y en el trabajo diario.

Dando muestras una vez ms de su bajeza moral, la oposicin venezolana y sus mentores de ultramar slo confan ahora en una evolucin negativa de la salud de Chvez para pescar en ro revuelto y recuperar el poder que perdieron en las urnas. Confundiendo sus turbios deseos e intereses con la realidad y mostrando de nuevo la miseria de su proyecto poltico, la oligarqua local y sus voceros dan por muerto al nuevo Bolvar aunque ste, como Fidel, parece que tiene siete vidas como los gatos.

Sin esperar la decisin de la Asamblea Nacional y sin conocer el dictamen del Tribunal Supremo, estos caballeros neoliberales ya haban fijado de antemano la fecha de toma de posesin para el nuevo mandato e incluso haban decidido sustituir al presidente constitucional convaleciente de una intervencin quirrgica. Los mismos que rechazaron la Constitucin bolivariana blanden ahora alguno de sus artculos olvidando el conjunto de las disposiciones legales en ella contenidas para tales supuestos y pretenden impedir el normal funcionamiento de las instituciones legislativa y judicial del Estado, ignorando sus decisiones sobre el tema. Para la desacreditada oposicin venezolana de lo que se trata con todas estas artimaas es de montar un golpe de Estado blando que, en el colmo de la estupidez, fuera ejecutado por los propios dirigentes del PSUV.

Estos oligarcas criollos, ahora como antes, no conciben la nacin sino como una finca de su propiedad a la que hay que explotar. Pablo Neruda retrat bien a sus antepasados en unos versos del Canto General que no han perdido actualidad:

Mientras temblaban las praderas

con el galope de Bolvar,

o de OHiggins (soldados pobres

pueblo azotado, hroes descalzos),

vosotros formsteis las filas

del rey, del pozo clerical,

de la traicin a las banderas,

pero cuando el viento arrogante

del pueblo, agitando sus lanzas,

nos dej la patria en los brazos,

surgsteis alambrando tierras,

midiendo cercas, hacinando

reas y seres, repartiendo

la polica y los estancos.

 

 

 

El vuelo de los buitres: un progresista global al ataque

 

No se crea que los enemigos declarados de la revolucin bolivariana se encuentran en Espaa slo dentro de la derecha tradicional y entre los nostlgicos del franquismo. Muchos de sus ms fieros crticos proceden de la desteida socialdemocracia, del neoliberalismo rampante y del acomodaticio progresismo hispano que floreci entre rosas y flores en la transicin. Uno de estos ltimos ha vomitado en das pasados su odio hacia Chvez a travs de las ondas de la cadena SER, perteneciente al grupo PRISA [2]. Miguel ngel Aguilar ha mostrado una vez ms por qu, tras haber sido director de la agencia EFE durante el gobierno de Felipe Gonzlez, est ligado desde su creacin a Telecinco (mejor llamada Telecirco), perteneciente al grupo italiano Mediaset propiedad de Silvio Berlusconi, como jefe de programas, comentarista poltico y tertuliano, adems de seguir siendo colaborador habitual del diario global El Pas, de la Cadena SER y de Televisin Espaola (TVE).

Al igual que la mayora de los programas de Telecinco podemos calificarlos de manera objetiva como telebasura, as podemos llamar radiobasura al telegrama radiofnico de Aguilar. Su indignacin progresista no le permite preguntarse por Honduras y Paraguay, vctimas de sendos golpes de Estado tramados por el imperio y ejecutados por la oligarqua local. nicamente le preocupan aquellos pases latinoamericanos como Cuba, Venezuela y Argentina que eligieron un camino de independencia y dignidad nacional. Su posicin al respecto se aleja de la tarea propia de un periodista para asumir sin recato alguno la visin sectaria de una oligarqua criolla que teme ms a su pueblo que a la peste.

Por otra parte, resulta de una desfachatez sin lmites pretender identificar el franquismo con la Revolucin Bolivariana. No entrar a refutar semejante engendro porque el nico elemento que lo sustenta es el odio.

Finalmente, como Miguel ngel Aguilar parece haber adquirido el don de la adivinacin en sus largos aos de periodismo al calor del poder, le sugiero que consulte en su bola de cristal algo ms prximo, como, por ejemplo, la duracin previsible del gobierno del recortador Mariano Rajoy o el futuro del rgimen borbnico, tan admirado por l.

 

La ignominia de El Pas y su exclusiva fotogrfica mundial

 

Despus de escribir las anteriores lneas, salta el escndalo provocado por el diario El Pas al publicar en primera pgina y en exclusiva mundial una falsa foto del presidente Chvez entubado en un quirfano. Que un peridico como ste, estrecho aliado del PSOE y considerado serio, y al que algunos ingenuos siguen considerando todava baluarte de la democracia espaola, se atreva a semejante manipulacin tras reconocer sus propios responsables que no haban confirmado la veracidad de semejante imagen ─ tomada en realidad de un vdeo que circulaba en internet desde 2008 y cuyo protagonista era un enfermo annimo ─ muestra la bajeza moral y profesional a que ha llegado el diario global y desnuda su verdadero rostro. Todo vale contra la Venezuela bolivariana y contra su presidente constitucional, Hugo Chvez.

Los buitres de los medios transnacionales han picado carroa antes de tiempo en su afn por liquidar a un digno jefe de estado que no fue nombrado a dedo por un dictador sino elegido de manera democrtica en sucesivas ocasiones por su pueblo. En una nota autoexculpatoria el diario global intenta ocultar su evidente responsabilidad echando la culpa no a su torpe direccin sino a Cuba. La foto que El Pas nunca debi publicar (pero que s public, aadimos nosotros) titula la direccin del peridico su amago de disculpa en el amargo trance de reconocer el ridculo mundial que han hecho y el fiasco de su encubierto intento de desestabilizacin poltica de Venezuela.

No fue un error, ni un patinazo sonoro propio de la prensa amarilla. Fue algo ms profundo: una nueva muestra de la ceguera a que conduce el odio del imperio y sus fieles servidores hacia los gobiernos de izquierda latinoamericanos. La inmunda y falsa fotografa de El Pas pasar sin duda a la historia de la ignominia en la prensa mundial.

 

 

 



[1] Miguel ngel Belloso, Sin compasin, diario Expansin, 18-7-2012. En un texto anterior este propagandista neoliberal defini con claridad su posicin clasista en el ttulo mismo del artculo: Estoy, naturalmente, con los ricos, Expansin, 3-10-2011. Esperanza Aguirre, lideresa del PP y estrecha colaboradora del exilio cubano en Miami, siendo presidenta de la Comunidad de Madrid reconoci sus mritos por la causa─ capitalista, por supuesto─, al nombrarlo representante de dicha Comunidad en el Consejo Econmico Social (CES) junto a otros ilustres miembros del radicalismo rampante de los idelogos del ultraliberalismo(en expresin del historiador Eric Hobsbawm), como Luis de Guindos, actual ministro de Economia y Amando de Miguel.

 

 

 

 

[2] Estas fueron sus miserables palabras: Telegrama de Miguel ngel Aguilar a Hugo Chvez. Seor presidente de la Repblica de Venezuela, difcil ser que le llegue este mensaje en la situacin de coma inducido en que se encuentra, sala de trnsito hacia lo desconocido, qu difcil retirarse, designar sucesor y abdicar sin haber sido coronado. La suerte del chavismo ser tan perecedera como la del stalinismo, el maosmo o el franquismo. Vino la desestalinizacin, la desmaoizacin, la desfranquizacin, se adivina la deschavizacin y est cantado el final del castrismo. Slo perdura el peronismo para desgracia interminable de los argentinos y medro personal de Cristina Fernndez y sus afines. Venezuela merece ms.

 


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter