Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-02-2013

La CELAC y las luchas contra el neoliberalismo (I)

ngel Guerra Cabrera
Rebelin


Los pases de Amrica Latina y el Caribe hicieron historia al acordar en la Rivera Maya, Mxico (2010), la constitucin de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeos (Celac). Significaba que los 33 Estados de la regin se reunieran por primera vez en una organizacin sin Estados Unidos ni Canad y que en su gran diversidad hablaran a una sola y soberana voz en el concierto mundial de naciones. Su trayectoria hasta hoy, los pronunciamientos de su I Cumbre en Santiago de Chile (28/1) y la eleccin unnime de Cuba para encabezarla hasta la II cumbre de La Habana (2014), as lo demuestran. Esta decisin, indicando a Washington el apoyo latinocaribeo a Cuba y los clamorosos reclamos que debi escuchar Obama sobre la argentinidad de las Malvinas y contra el bloqueo y la ausencia de la isla en la llamada Cumbre de las Amricas de Cartagena (2012) sealan el crucial giro poltico de Amrica Latina y el Caribe.

La CELAC es el proyecto de unin poltica, econmica, cultural y social ms importante de nuestra historia contempornea seal en memorable carta a la reunin de Santiago el presidente Hugo Chvez. Nadie ms indicado para hacer esta valoracin que quien ha entregado todo su talento y dotes de lder para conseguirlo. En la Cumbre de Amrica Latina y el Caribe sobre Integracin y Desarrollo, Brasil(2008), con la capacidad de convocatoria del presidente Lula da Silva se dio el primer paso, dijo entonces su homlogo Ral Castro, y la reunin constitutiva, preparada exquisitamente por la diplomacia chavista, se realiz en la capital venezolana (2011). All se adoptaron la Declaracin y el Plan de Accin de Caracas, as como otros documentos previamente sometidos al consenso de todos los gobiernos participantes. En ellos, como en los adoptados en Santiago esta semana se advierte una manera de pensar y un lenguaje propio humanistas y solidarios, alejados del cosmopolitismo y la tecnocracia neoliberales.

Y es que la Celac no es fruto de una decisin burocrtica o cupular. Slo fue posible como resultado de un nuevo y superior captulo de la lucha de emancipacin de los pueblos de Amrica Latina. Cuando se anunciaba el fin de la historia y las polticas neoliberales parecan eternas, nuestros pueblos cambiaron la geografa poltica y el sentido comn que pareca prevalecer entonces en la regin. Lo hicieron a partir del estremecedor caracazo (1989) y la rebelin cvico-militar encabezado por Chvez (1992), pasando por el levantamiento indio de Chiapas (1994) y otros potentes combates populares que condujeron al advenimiento de gobiernos defensores del inters nacional y popular en Venezuela, Brasil, Argentina Bolivia, Uruguay, Ecuador y Nicaragua. La Celac es resultado de la aparicin de estos gobiernos, de la rebelin antineoliberal que los entroniz y de un acumulado cultural a favor de la unidad como nica va de independencia. Alargando la perspectiva histrica, es tambin consecuencia de cinco siglos de luchas populares y se asienta en la solidez de las dos grandes civilizaciones de los pueblos originarios de Amrica Latina y el Caribe y en el fecundo mestizaje indo-latino-africano. Encarna el postergado e indispensable objetivo unitario de Bolvar, de Mart y de muchos de nuestros prceres.

La cumbre de Santiago muestra una Celac en trance de consolidarse que inspira justificado optimismo aunque sera ingenuo suponer que estar exenta de escollos. Los sectores burgueses ms entreguistas en cada pas harn todo lo posible por poner palos en la rueda. Estados Unidos intentar aprovechar las evidentes diferencias de criterio en su interior para dividirla. En la organizacin estn los pases de la Alba as como Argentina, Brasil Y Uruguay, -que se oponen al libre comercio- y estn Mxico, Colombia, Per y Chile, agrupados en la Alianza Pacfico, que persisten por ahora en esa frmula fracasada y socialmente ruinosa. Sin embargo, ambos grupos estn demostrando la capacidad de trabajar juntos enfatizando en lo que los une y no en lo que los separa.

Ral lo defini as en Santiago: Entre nosotros hay pensamientos distintos e, incluso, diferencias, pero la CELAC ha surgido sobre el acervo de doscientos aos de lucha por la independencia y se basa en una profunda comunidad de objetivos. No es la CELAC, por tanto, una sucesin de meras reuniones ni coincidencias pragmticas, sino una visin comn de la Patria Grande latinoamericana y caribea que solo se debe a sus pueblos.

Twitter: aguerraguerra

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter